Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki

Este artículo ha ganado los Golden Freezer Awards









★★★★☆

S4.png

Sugoki y Bamber son un dúo de personajes del usuario DenCosmic, siendo el par màs característico del usuario, habiendo sido creados para participar únicamente en Torneos, teniendo grandes desempeños, pero que posteriormente serían los protagonistas del primera arco de Cosmic Legends.

Vista General

Etimología

El nombre de Sugoki proviene directamente de dos palabras de origen japonés: Sugo (すごい), palabra que tiene el significado de "prodigioso" y Chiteki (知的な), la cual significa "intelectual". Estas palabras son las que dan origen a su nombre debido a su principal característica, la inteligencia, y siendo que esta destaca desde que el tsufuru es un niño pequeño, siempre se le consideró un prodigio.

Por otra parte, el nombre del Metalman deriva de un origen mucho más simple, ya que, al igual que Magetta de Dragon Ball Super, obtuvo su nombre de famosos robots (Maginzer Z y Getter Robo), en este caso de Bamber vendría directamente de 2 robots del anime, siendo estos: Baron Rojo (del anime homónimo) y Chamber (de Suisei no Gargantia).

Apariencia

Sugoki

Sugoki es un tsufurujin de un aspecto que podríamos llamar "normal", siendo de estatura promedio entre los de su raza, precisamente midiendo 154 centímetros. Su piel es de un tono beige grisáceo, y su cabello de color marrón (estando usualmente bastante despeinado), es decir, características que presentaban la gran mayoría de habitantes del Planeta Plant. Lo único destacable en cuanto al aspecto físico se refiero, serían sus ojos, los cuales son verdes, en contraposición de los típicos ojos marrones o grises de los tsufuru.

Su complexión física no resalta para nada, algo que no es de extrañar proviniendo de una raza que no destaca en este aspecto, sino más bien por el lado intelectual. A la vista está su cuerpo que denota que además de pequeño no se encuentra preparado para el combate.

Por lo general, suele llevar una armadura que fue creada por el mismo, en base a una que poseían los saiyajines, siendo que antes de esto vestía simples ropajes de tela. Esta armadura se compone de una camiseta spandex de color negro, la cual se adapta a las dimensiones del cuerpo, mientras que por encima estaría la coraza que, además de similar a la de los soldados de Freezer, destacaría por sus colores plateados y dorados, además de detalles negros. Su pantalón también es negro, mientras que guantes y botas son de un color blanco tirando a gris, con detalles en dorado. Para finalizar, en la parte izquierda de su armadura muestra el símbolo tsufurujin, compuesto por una especie de rombos con 2 líneas superiores y por debajo de esto un par de rombos más pequeños, todo de un color gris oscuro.

Bamber

La apariencia de Bamber sería bastante simple, siendo la de un Metalman corriente, teniendo la única característica destacable, su tamaño, siendo bastante más pequeño y por consiguiente, menos resistente que el resto de su raza. El ser robótico poseía una dura coraza, teniendo la parte inferior un color ocre mientras la superior sería como un gris plata, además de poseer el cristal en su pecho que dejaría ver la lava de su interior. Sus manos y pies serían de color lila azulado, mientras su ojo sería celeste grisáceo.

Posee un tubo en su cabeza el cual le permite expulsar humo del calor que se encuentra dentro de él, al mismo estilo que una chimenea, la cual también se encontraría en cada uno de sus hombros, con la misma función. Sus manos tendrían 4 garras retráctiles, mientras sus pies serían grandes y cuadrados.

Luego de conocer a su amigo, este último le haría varios cambios en su apariencia, siendo la más evidente la aparición del símbolo tsufurujin en medio de los cristales, así como la restauración de varias partes.

Personalidad

Sugoki

Desde pequeño se caracterizó por ser débil físicamente y miedoso, lo cual contrarrestaba con su brillante inteligencia siendo tan solo un niño. Era de los más populares en toda la ciudad, pero nunca dejó su humildad y timidez, por lo que los pocos "amigos" que hizo solo interactuaban con el en la escuela. Obviamente estos "amigos" tan solo eran tan cercanos por interés para aprovecharse de la ingenuidad e inocencia del pequeño para utilizar su inteligencia a su favor. Además, Sugoki nunca se abstuvo de ayudar a sus compañeros, era muy (demasiado) generoso, cosa que le pasaba factura.

Con la muerte de Bamber se tornó mucho más serio, frío e incluso cínico, tomó más valentía y ya lograba hacerse valer por si mismo, y llegó al punto del egocentrismo, pero este cambio repentino sería pasajero, ya que luego de un tiempo volvió a ser el mismo de antes, con el agregado de esta valentía y audacia.

Bamber

Los Metalman siempre destacaron por su sensibilidad hacia insultos, a pesar de su gran dureza física, y esto es algo que no faltaba en Bamber. De hecho, Bamber era bastante más sensible, y no ayudaba su baja estatura, siendo poco más de 2 metros, bastante bajo del promedio.

Por lo que Bamber pasaba su tiempo solo, no le agradaba pasar el tiempo con sus similares, y a los demás tampoco les agradaba "perder" su tiempo con él. Pero eso si, cuando tenía que defender a alguien que no fuera él, haría todo lo posible para hacerlo.

Ideología

Concepto del Personaje

ConceptoYCreración.png
El personaje base para su diseño y técnicas, entre otros, claramente es Magetta y su raza presentada en Dragon Ball Super. La idea principal siempre fue crear al Metalman como personaje principal, pero antes de publicarlo y gracias a una idea repentina se decidió reestructurar el artículo, siendo el personaje principal Sugoki, un Tsufuru normal, pero muy inteligente y estratégico, algo que son de las cosas que más le gustan que tenga un personaje al creador (Claros ejemplos son Shikamaru o Gowther).
SugokiFacesss.png

Frases

Sugoki

No soy inteligente por tener ideas brillantes, lo soy por aplicarlas mejor que el resto.
— Sugoki cuando alguien critica su inteligencia.
Tengo un IQ de 210, es decir 210 más que tú.
— El tsufuru antes de un combate
Tienen 3 segundos para irse por donde llegaron, o serán exterminados...
— Sugoki hacia los soldados de Freezer


Relaciones

Personaje Relación
Berirazu Panpapparu (Papá de Sugoki) Sugoki siempre tuvo una buena relación con su padre, desde pequeño lo acompañó a hacer todo tipo de investigaciones, por lo que en su lugar de trabajo era más que conocido como el hijo de aquel famoso científico del Planeta Plant. La muerte del hombre causó muchos traumas en el niño, aunque estos se desarrollaron más adelante, ya en su juventud, entendiendo lo difícil que era para un chico como él subsistir por su cuenta.
Owaries Los owaries fueron la raza que ayudaron a Sugoki luego de sus diversos viajes interplanetarios. Fueron los que le otorgaron un lugar que pudo llamar hogar después de haber abandonado Plant hace ya muchos años, mientras que el tsufuru les brindó una gran protección y avance tecnológico como agradecimiento.

El chico terminaría encariñándose por los pequeños seres, cuidando de su planeta como si fuese el suyo, pero luego de diversas invasiones sabía que lo mejor era abandonarlos, ya que de lo contrario más y más ataques llegarían y terminaría igual que en sus últimos planetas visitados.

Freezer (y la OIC) Lo cierto es que Sugoki nunca pudo presenciar en persona a aquel ser que le hizo la vida imposible, pero aún así le tenía un odio tan grande que cada vez que escuchaba su nombre una mirada de odio aparecía en su rostro. Por el otro lado, el tirano conocía al tsufuru y sus hazañas, y de hecho, intentó enviar algunos soldados con el fin de reclutarlo para su ejército, pero nunca fue posible.

Las grandes victorias de Sugoki frente a los escuadrones pusieron su nombre como uno de los más buscados en la Organización Interplanearia de Comercio, tanto que incluso el mismo Freezer quiso tomar cartas en el asunto, pero no tuvo la necesidad de hacerle frente ya que sabemos como terminó

Curiosidades

  • La idea de unir los dos artículos de Sugoki y Bamber surgió al pensar que por si solos no son tan interesantes y lo que les hace especiales es su historia y relación entre ellos.
  • Eso provocó que se tuviera que hacer 1 personaje más, bastante apurado: Deneb.
  • El apellido de Sugoki, "Panpapparu" deriva de la fruta en japonés, ananá: パイナップル (Painappuru).

Historia

Sugoki Panpapparu era un pequeño tusufurujin, nacido en el Planeta Plant, hogar de dicha raza e hijo de una joven de una familia poco adinerada y un científico muy reconocido del planeta. Los Tsufurus siempre destacaron por tener una tecnología superior a la de la raza promedio, teniendo infraestructura y armas de un nivel considerable.

De hecho, el pequeño niño fue incentivado por su padre y todo su entorno a ser un científico, de hecho a la edad de 5 años ya acompañaba a su padre al trabajo observando y aprendiendo diariamente, además de que en su academia era de los más populares por su inteligencia.

Cuando el joven tenía 9 años, y los tsufurus pasaban por un muy buen período, llegaron unas pocas naves, muy rústicas y en mal estado, de las cuales bajaron unos seres que se autodenominaban saiyajines. Dichos saiyajines habían sido los pocos sobrevivientes del Planeta Sadala y llegaron en busca de refugio, al menos temporal. Y para su fortuna, fueron bien recibidos por los tsufurujines, quienes les otorgaron refugio, comida, etc.

Con el tiempo la población de saiyajines aumentó, y las intenciones de irse de allí desaparecieron, lo que causó que ambas razas llegaran a un acuerdo donde se dividirían el planeta a la mitad, aunque los tsufurujines se quedaron con la mejor parte tanto en recursos como en tecnología.

Esto último causó muchas tensiones, que tiempo después desencadenaron en una gran guerra, la cual comenzó con una clara ventaja de los tsufurus debido a su armamento, pero gracias a la Luna llena que descubrirían, los saiyajines lograrían darle la vuelta, alzándose con la victoria.

Muchos tsufurus murieron (entre los que estuvo la madre de Sugoki), otros fueron encarcelados, y otros como los científicos fueron obligados a trabajar para la raza vencedora, siendo que ese fue el destino de Sugoki y su padre.

Un día, en el lugar donde el padre de Sugoki y este último trabajaban un soldado saiyajin llegó e intentó separarlos, para así enviar al pequeño a una zona alejada, algo que enfadó al científico, quien se reveló, intentando atacar, pero sería fácilmente derrotado y su hijo sería llevado por el soldado. A causa de esto se comenzó a vigilar de mucho más cerca al inventor, el cual solo tenía permitido ver a su hijo en un tiempo determinado al día, pero que sería suficiente para explicarle su nuevo plan, huir de ese planeta.

Luego de varios días trabajando arduamente, a escondidas de los soldados vigilantes, el científico lograría crear una pequeña nave donde podrían viajar ambos, y una noche cuando todo había sido acordado, decidieron partir. Sacó la nave silenciosamente y configuró todo lo necesario, ingresó a su hijo el cual estaba durmiendo, y cuando estaba a punto de subirse él fue interceptado por un soldado saiyajin.

El padre de Sugoki se asustó e intentó entretenerlo con unas preguntas mientras configuraba todo a sus espaldas, pero el soldado entendió de que se trataba y ordenó al señor a alejarse de allí. Sabiendo lo que ocurriría si daba un paso más, decidió cerrar la puerta de la nave con su hijo dentro y apretando una serie de botones esta saldría disparada, mientras el científico recibía un disparo en su pecho que terminaría con su vida.

La nave tardó unas cuantas horas en llegar a un planeta desconocido, y el agresivo aterrizaje provocaría que Sugoki despertara. El niño no entendía porqué se encontraba solo, y que había ocurrido con su padre, lo que lo dejó en shock por un buen tiempo.

Pasaron los días y el pequeño se negaba a aceptar que su padre no llegaría, pero también se las tuvo que ingeniar para sobrevivir en un planeta que carecía totalmente de recursos, parecía un basurero, habían naves destruidas, montones de basura, desde trozos de metal o plástico hasta animales en descomposición, había llegado al Planeta Kalces.

Luego de varios días más, sobreviviendo a base de ser un ser carroñero, y escarbar hasta el fondo de los montones de basura para conseguir un trozo de comida o algo de abrigo, encontró una ciudad, o eso parecía, aunque las "casas" eran cajas de metal, negras, sin ningún distintivo, y en dicha ciudad vivían los Metalman, una raza de seres robóticos, que destacaban por ser poco sociables y se pasaban todo su día trabajando en organizar y eliminar la basura que llegaba a su planeta.

Esto ocurría debido a que el Planeta Kalces era conocido como el basurero universal, siendo que todas aquellas razas que no daban a más con la condición de su planeta enviaban la basura hacia allí, y de hecho esto favorecía a los Metalman ya que se alimentaban de dichos desperdicios.

Sugoki se adentró en la ciudad y los observó por varios días, pasando totalmente desapercibido, aunque luego de un tiempo sería visto frecuentemente, aunque nunca atrapado debido a la lentitud que caracterizaba a la raza. Esto causó que los Metalman decidieran darle el trabajo de perseguir y erradicar al pequeño invasor al único ser que no tenía las condiciones para trabajar con la basura: el "pequeño" y "débil" Bamber.

Bamber era un Metalman que destacaba por ser muy pequeño en comparación a sus compañeros, lo cual además lo convertía en alguien débil, ya que levantar los grandes montones de desechos le era muy desgastante.

El Metalman no logró encontrarlo luego de buscarlo varias jornadas, pero una noche avistó al tsufuru durmiendo en un callejón, al cual se acercó lentamente. Debido al ruido que generaba, Sugoki se despertó y se llevó un gran susto, pero Bamber, viendo lo inofensivo que era, intentó calmarlo, algo que el niño entendió, tal vez por su buen manejo con las máquinas.

Viendo que no sería nada peligroso Bamber lo ayudó y le brindó refugio así como le conseguía comida, algo que el joven agradeció y de a poco fueron convirtiéndose en grandes amigos.

Meses pasaron y el par de amigos fue afianzando su relación cada vez más, pero todo cambió un día, un día en el que una nave llegó al Planeta Kalces. La llegada de la nave provocó que todos los habitantes se reunieran a su al rededor, incluidos Bamber y Sugoki, y los que descenderían de la misma serían un grupo de 4 seres humanoides, con una armadura... El tsufurujin reaccionó al instante, eran saiyajines.

Los saiyajines exclamaron que venían por órdenes de la Organización Interplanetaria de Comercio y que les dieran todos sus recursos ya que en los próximos días el planeta sería erradicado. Esto sorprendió a todos, sobretodo a Sugoki que se escondió y comenzó a sollozar mientras su amigo lo intentaba consolar.

Viendo que los Metalman se negaban a otorgar sus recursos tan fácilmente los saiyajines se retiraron, pero volverían un par de días después, esta vez con 3 naves aún más grandes, las cuales comenzarían a disparar sin piedad a las ciudades más importantes. Bamber y Sugoki se habían alejado lo más posible de las urbes, por lo que no resultaron dañados, pero los líderes del planeta no vieron otra opción que entregarse ya que por el contrario serían aniquilados con facilidad.

Los saiyajines confiscaron todo lo que pudieron y también aprovecharon por encarcelar a todo Metalman o habitante del planeta, por órdenes del Emperador del universo, por lo que el par de amigos solo pudo esconderse mientras el resto era maltratado gravemente.

Llegó un momento donde prácticamente nadie además del pequeño tsufurujin y el débil Metalman se encontraban en el planeta, por lo que el escuadrón de los 4 saiyajines descendió para confirmar de que ya era hora de erradicarlo, pero sabiendo que era su última oportunidad, Sugoki saltó al frente reclamando por su planeta, su raza e incluso por su padre.

Esto último causó las risas en el escuadrón, quienes sorprendidos por ver un tsufuru allí se decidieron a llevarlo a la nave, pero serían interceptados por Bamber, quien golpearía a uno de ellos derribándole rápidamente. Al ver que el Metalman sería mayor amenaza que el niño, dejarían a uno de los saiyajin a cargo de este y los otros 3 se centrarían en Bamber, quien a duras penas podía resistir las embestidas.

La batalla continuó por un largo período en el cual los saiyajines se notaban superiores pero poco podían hacer frente a la resistencia del Metalman, pero todo cambió cuando el cuarto saiyajin amenazó con quitarle la vida a su mejor amigo si continuaba. Esto en vez de calmarlo, lo único que hizo fue enfadarlo aún más, y en una embestida veloz golpeó con su puño al soldado, el cual salió disparado soltando a Sugoki y golpeando su cabeza contra el piso, muriendo en el acto.

Los otros 3 saiyajines se asustaron debido a esto y vieron que no tenían mucha oportunidad sino se tomaban esto en serio por lo que utilizando sus lunas artificiales se convirtieron en Ozharu y ampliaron su ventaja. El combate se desarrolló con un Bamber intentando proteger a Sugoki, mientras los 3 monos gigantes lo golpeaban fuertemente.

Pero todo finalizó en un intercambio potente, uno de los saiyajines ya había caído inconsciente debido al gasto masivo de ki, mientras los otros 2 lanzaron un Chou Makouhou combinado, el cual dejó muy aturdido al Metalman. Posteriormente conectaron una serie de golpes que le hicieron caer, pero un ligero golpe en el pie de uno de los Ozharu provocaría que este cayera encima de Bamber.

Todo esto ocurría mientras Sugoki, un poco más alejado, gritaba mientras lágrimas caían de su rostro, sabiendo que nada podía hacer. Observó como los 2 saiyajines caían inconscientes, pero no llegaba a ver a su amigo, por lo que se acercó cautelosamente, encontrándose con lo peor...

Bamber había muerto, se encontraba totalmente devastado, su pecho abollado, uno de sus brazos desprendidos y una mirada perdida, todo se había terminado.

Sugoki optó por arrastrar el cuerpo de su amigo a un lugar seguro, sabiendo que sería peligroso estar allí cuando los saiyajines despertaran, pero que a su vez debía diseñar un plan para irse lo más rápido posible ya que el planeta sería destruido.

Observando la gran nave en la que los saiyajines habían llegado, se dio cuenta que tenía todo lo que necesitaba allí mismo, pero sabiendo que no podía utilizar esa misma nave ya que sería descubierto por la OIC, por lo que rápidamente entró a la nave y se llevó todo lo que necesitaría para irse de allí.

Casi un día fue lo que necesitó el prodigio tsufurujin en construir una pseudo-nave, al menos lo suficientemente adecuada para huir, y cuando estaba a punto de partir tomó la decisión de llevarse consigo el cuerpo de su amigo fallecido, no podía abandonarlo allí.

Aterrizó en un planeta cercano solo de forma temporal, con el objetivo de mejorar su nave y poder utilizarla manual y frecuentemente. En este período también comenzó a cuidar y reparar el cadáver de Bamber, el cual pasó a verse mucho mejor que antes, y Sugoki lo llevaba consigo siempre que se desplazaba hacia un nuevo destino.

Fue interceptado un par de veces por soldados de Freezer, pero lejos de meterse en problemas tan solo huía hacia otro planeta, hasta que un día logró terminar definitivamente su nave para así poder buscar un destino lo más lejos posible donde podría descansar en paz.

Luego de un buen tiempo viajando llegó a un planeta por demás interesante... Planeta Owari, Galaxia HRBS, hogar de los Owaries. Sugoki se adentró en un planeta que denotaba tener una importante cantidad de población y una infraestructura considerable, lo cual le extrañó ya que no había sido conquistado por la OIC.

Al llegar fue recibido por los Owaries, quienes eran unos seres pequeños e inofensivos, pero que se mantuvieron alerta al ver llegar una nave desconocida. Sugoki intentó comunicarse y los habitantes del planeta entendieron que llegaba en busca de paz, por lo que le ofrecieron quedarse, siempre y cuando no causara problemas.

Una vez establecido en un humilde hogar, o al menos a lo que él llamaba hogar, ya que era una habitación sin más, pasó el tiempo y el tsufuru como agradecimiento a la raza que lo refugió comenzó a preparar nuevas instalaciones y mejoras para la ciudad en la que prácticamente todos los Owaries vivían. La pequeña ciudad se transformó en una metrópolis con alta tecnología, pero debido a esto también fabricó sistemas para mantenerla oculta así como métodos de protección en caso de una llegada invasora.

A su vez, en su casa, poco a poco le tomó más cariño al cuerpo de Bamber, por lo que no pasó mucho tiempo para que empezara a refaccionarlo, además, sabiendo que sus capacidades de combate no eran las mejores, vio en el cuerpo de su mejor amigo una oportunidad para poder luchar por si mismo, razón por la que fue mejorándola en el sentido de la batalla, agregando capas de metal que le ayudaban a protegerse, cañones, taladros, y un sinfín de herramientas, así como un método que le permitiera ingresar y manejarlo desde adentro.

Como era previsible, llegó el día en el que una nave de Freezer aterrizó en el Planeta Owari, ya que a pesar de todos los métodos de camuflaje intentados por el joven, era muy complicado ocultar un planeta y más difícil aún uno con la infraestructura que ahora tenía el mismo. En dicha nave se encontraban 4 soldados de la armada de Freezer, los cuales bajaron y comenzaron a acercarse a la ciudad central, sabiendo que tenían mucho para obtener de allí.

Una alarma sonó en la casa de Sugoki ni bien la nave entró en la atmósfera, algo que alertó al chico, quien ordenó evacuar a los habitantes de la ciudad mientras se subía en el cuerpo de Bamber para enfrentar al escuadrón. En las puertas de la ciudad tsufurujin y soldados de Freezer cruzaron miradas, y estos últimos ordenaron que les dejara seguir su camino o sufriría las consecuencias.

Sugoki estaba muy enfadado de saber que otra vez la OIC podía arruinarle todo una vez más, por lo que lo negó rotundamente, algo que enfadó a los soldados, que atacaron sin dudarlo. Las balas de ki eran una caricia para el duro y resistente cuerpo de Bamber, el cual sacó dos cañones desde su espalda y disparó sin dudar, la rabia de Sugoki le había hecho perder el control, siendo que uno de los disparos daría en el pecho de un soldado, atravesándole al instante.

El tsufuru se aterró por unos momentos al pensar que había matado a alguien, pero los recuerdos de los saiyajines matando al Metalman se le vinieron a la cabeza, lo que le provocó un ataque de rabia y atacó con un golpe de su brazo izquierdo, seguido de otro con el derecho que le causarían la muerte a otro soldado.

Rápidamente los otros 2 trataron de escapar aterrados, pero Sugoki se dio media vuelta y sacando un taladro desde su brazo derecho golpeó a uno y rompió su armadura, para luego con una Onda de ki desde su cabeza, matarlo. Pero cuando quiso ir por el otro, vio la nave salir de la atmósfera, se le había escapado, y no sabía si eso le tranquilizaba o le enfadaba aún más.

Días pasaron y Sugoki se dedicó a calmarse debido a lo ocurrido, el rencor lo había consumido, y la mejor manera para hacerlo era seguir planificando. Sabiendo que tendría que escapar de ese planeta ya que sería perseguido por la OIC, dedicó todo su tiempo a mejorar la protección y el camuflaje del planeta, dejándolo totalmente impenetrable, para posteriormente despedirse entre agradecimientos.

Vagó por varios planetas, intentando huir del emperador Freezer, período en el que se enteró de que la raza saiyajin había sido erradicada, algo que por muy feo que fuera, le alegraba un poco. Y así pasaron unos años, un tiempo en el cual Sugoki no vivió tranquilo pero al menos no fue encontrado, hasta que...

Se encontraba en un planeta casi inhabitado, descansando ya que pensaba partir en poco tiempo a un nuevo destino, cuando vio llegar una nave, una nave que claramente era de la OIC pero era mucho más grande que las que había visto antes. Sabiendo que no tenía escapatoria se preparó para el combate, y de la nave bajaron 5 seres que portaban la característica armadura pero que se notaban más fuertes que los que había visto anteriormente. Estos se acercaron y comenzaron a realizar unas poses extrañas dirigiéndose el joven, autoproclamándose como el escuadrón más fuerte de la armada de Freezer... "Las Fuerzas Especiales Ginyu".

Estos mencionaron que lo habían estado buscando por mucho tiempo, ya que se les había asignado la tarea de asesinar al tsufurujin que montaba un metalman y que había vencido 2 escuadrones completos del ejército, y luego de felicitarlo por esto se prepararían para la batalla.

Sugoki se alejó y lanzó un líquido verde al piso, su saliva de ácido, pero Burter tomó la iniciativa corriendo velozmente hasta su espalda y golpeándole ligeramente. El golpe no surtiría mucho efecto, pero lo aturdiría un poco, lo suficiente para que Jeice y Recoome comenzaran a atacar simultáneamente.

El tsufurujin no sabía como responder a tales embestidas por lo que realizó un Survival Turn para sacárselos de encima. Ginyu dio un paso adelante y lanzó un ataque de ki con ambas manos, el cual iba a ser repelido con facilidad, pero Guldo detendría el tiempo y causaría que se llevara el golpe de lleno.

Luego de varias horas de batalla continua, donde la ventaja iba de un lado para el otro el combate quedó en un 1 vs 1, ya que Guldo, Jeice, Burter y Recoome habían caído agotados o derrotados, mientras Ginyu y Sugoki se mantenían de pie. Un par de ataques contundentes dejarían al chico en clara desventaja, y cuando quiso responder, el sistema operativo de Bamber no respondería, viendo que algún golpe lo habría dañado. Esto último lo asustó y seguido de eso se llevaría varios golpes más por parte del líder del escuadrón, quien disfrutaba bastante el curso del combate.

Viendo que no tenía alternativa, se dispuso a dejar su vida con el fin de llevarse consigo la vida de los soldados más fuertes del emperador del universo, por lo que estaría listo para su ataque final, el Final Blast. Realizó un par de comandos y un botón salió del interior de la armadura, pero que al presionarlo nada ocurriría, el cuerpo estaba totalmente dañado.

Sin nada que hacer vería como la armadura se iba destrozando poco a poco, mientras el resto de los miembros del escuadrón volvían a la batalla y la daban por finalizada cuando con un ataque en conjunto destrozarían la parte inferior de Bamber...


Lo último que Sugoki vio fue una luz, la luz del ataque que erradicaría el planeta, y lo mataría instantáneamente... Aunque el cuerpo de Bamber seguiría rondando por ahí...

FIN

Otro Mundo

Sugoki recordó todo lo que vivió, como su padre dio su vida para protegerlo, todo lo que tuvo que pasar en soledad y el como tuvo que hacer frente a las adversidades, y sobretodo su encuentro con su amigo, Bamber, hasta llegar a su muerte.

Aunque cuando se dio cuenta, el seguía razonando y recordando a pesar de que él mismo sabía que su cuerpo había sido calcinado y desintegrado poco a poco, pero por alguna extraña razón estaba consciente, aunque no parecía poder sentir nada.

Se mantuvo con los ojos cerrados hasta que sintió como que aterrizaba, abriéndolos y encontrándose con un demonio de gran tamaño, piel roja, barba negra y un traje de color violeta, sentado en una especie de escritorio, y con un semblante serio.

"Emm... Sugoki Panpapparu, bienvenido, buen combate allí abajo" dijo el ser desconocido, algo que sorprendió al joven, quien intentó evaluar la situación, pero se le hizo imposible, parecía un cuento de hadas o algo por el estilo, el sabía que había muerto pero un ogro gigante con traje le daba la bienvenida a quiensabedonde.

Preguntó donde estaba, y qué estaba haciendo allí, lo cual fue respondido de forma tajante: "Bienvenido al Otro Mundo, tú estás muerto", con esto confirmó su teoría, pero antes que pudiera emitir un comentario más, fue interrumpido por el gigante, quien dudó a donde mandarlo, ya que había asesinado a muchos, pero todos del Imperio de Freezer.

Sugoki rápidamente preguntó por el tirano, pero Enma Daiosama lo miró seriamente, explicando que había sobrevivido, algo que le dolió mucho al tsufuru que se había sacrificado para detenerlo y pensar que no pudo hacerlo fue devastador, pero cuando sus ojos se pusieron llorosos, fue nuevamente interrumpido... "Antes que nada, hay alguien que estuvo esperándote..."

Una puerta se abrió y allí apareció Bamber, con un lenguaje corporal que demostraba felicidad, comenzando a hacer ruidos que recordaban a sollozos. Sugoki quedó paralizado y cuando se dio cuenta de lo que ocurría saltó hacia su amigo, abrazándose entre los dos, y llorando de felicidad.

AHORA SI, FIN.

Evolución

Bamber desde un principio destacó por ser alguien introvertido, y realmente no tuvo una gran evolución en su personalidad, más que la confianza que ganó gracias al amigo que había conseguido. Incluso esta confianza se había limitado a su relación con Sugoki, ya que se mantuvo como motivo de burlas hasta el día de la invasión, y de hecho, ese día demostraría lo mucho que había cambiado, dando todo de si para defender a lo único que tenía.

Por otra parte, la evolución de Sugoki es algo que pudimos ver a una escala mucho más grande, desde un principio se notó como un prodigio de su raza, además de proceder de un linaje de intelectuales que lo habían catalogado como una verdadera promesa para el progreso tecnológico del Planeta Plant, pero la muerte de su padre y por consiguiente su escapatoria hacia el planeta Metalman fue un punto de inflexión en su vida.

Pasó mucho tiempo sobreviviendo a base de extraños seres y frutos, los cuales, para su fortuna, no eran aprovechados por los residentes de dicho planeta, pero se sintió muy triste, ya que seguía siendo un niño que no estaba teniendo ningún tipo de contacto con alguien hace ya bastante. Por eso su relación con Bamber fue de gran importancia desde un principio, Sugoki ganó confianza, se notaba mucho más feliz, pero todo cambiaría "ese día".

Posterior a la muerte de Bamber, el joven se dedicó a cuidar del cadáver de su amigo, algo que normalmente veríamos como extraño, pero él no lo pensaba así, y su objetivo pasó a ser vengar a los que hicieron eso a su amigo, empezando con la mejora de su cuerpo para posteriormente ser utilizado como armadura.

Otra vez los años de desolación fueron varios, pero para su fortuna logró encontrar un planeta donde sería recibido con amabilidad y gratitud, parecía que todo volvería a estar bien, Sugoki hacia lo que gustaba, podía vivir en una sociedad, aunque realmente se había vuelto demasiado solitario, prefería observar a los Owaries charlar y disfrutar por las cámaras que hacerlo él mismo.

Este fue solo un paso para lo que se convertiría posteriormente, ya que la nueva invasión por parte de los dos escuadrones provocaría en Sugoki un sentimiento de melancolía, pero a su vez mucha rabia que sería descargada sobre ellos, incluso guardando sus cuerpos fallecidos y sonriendo al verlos de vez en cuando.

Se volvió alguien aún más misántropo e insociable, se encerraba en su hogar, el cual irónicamente era el único que no había remodelado, en el centro de una increíble ciudad repleta de edificios construidos y planificados por él, y como agradecimiento para la especie que le había ofrecido dicho lugar, decidió que lo mejor era abandonarlos para que la llegada de Freezer en su busca no les afectara.

Realmente los nuevos años que pasó vagando por el espacio no fueron tan perjudiciales para su salud mental como las anteriores ocasiones, disfrutaba de estar sólo y tranquilo, observando las estrellas, y no perdía un solo segundo para planificar todo lo que haría en cada una de las oportunidades cuando se enfrentara al tirano Freezer, teorizando su aspecto, habilidades, momento en el que llegaría, etc.

Y eso mismo fue lo que lo destacó en toda su vida, ya que siempre fue alguien muy inteligente, y que sabía mantener la cabeza fría la mayoría de las ocasiones, aunque cuando más le hubiera gustado hacerlo no pudo, pero supo aprender de ello.

Incluso cuando se encontraba en desventaja, o cuando su muerte era más que próxima, solo pensó y planteó sus hipótesis de cual era la decisión correcta, tomando la mejor sin duda alguna, aunque para su mala fortuna, le faltaban muchos años de entrenamiento y progreso para alcanzar al Emperador del Universo.

Cronología

  • Año 551: Los saiyajines llegan al planeta Plant.
  • Año 723: Comienza la guerra Saiyajin-Tsufurujin.
  • Año 725: Nace Sugoki.
  • Año 729: Finaliza la guerra Saiyajin-Tsufurujin, con victoria para los primeros. Los tsufurujines sobrevivientes se refugian de forma subterránea.
  • Año 731: Los saiyajines se alían con Freezer y su ejército.
  • Año 733: Muere Berirazu, Sugoki escapa de Plant.
  • Año 734: Sugoki llega al planeta de los Metalman.
  • Año 735: Sugoki conoce a Bamber, se hacen buenos amigos.
  • Año 737: Bamber muere a manos de un escuadrón de la OIC. El Planeta Vegeta, antiguo planeta Plant, es destruido por Freezer.
  • Año 740: Sugoki llega al planeta de los Owaries.
  • Año 745: Nuevas invasiones, el tsufuru logra hacerles frente. Sugoki huye del planeta Owari.
  • Año 751: Sugoki muere a manos de las Fuerzas Especiales Ginyu.

Técnicas y Habilidades

Sugoki como tal no posee técnicas, pero ha desarrollado sus habilidades con respecto a utilizar la armadura del Metalman.

Técnica Clase Imagen Descripción
Saliva de Ácido Adquirida por Sugoki
SalivaDeAcido.jpg
Por lo general, los Metalman poseen su característica "Saliva de Lava", pero al morir Bamber y dejar de producirla, Sugoki se encargó de dotar a la armadura de la lluvia ácida del Planeta en el que se encontraba, la cual puede seguir produciéndose gracias a los avances que le dio Sugoki.
Ráfaga de Ki Habilidad básica
KiBamber.png
Obviamente también tiene el control de su propio Ki, así como la capacidad de manifestarlo como ráfagas u ondas de Ki. Esto, a su vez, es el primer paso para manifestarlo de diferentes maneras posteriormente.
Absorción de Ki Típica de su raza
Energy Absorption.png
Otra de las habilidades otorgadas por el tsufuru, obteniendo la habilidad de absorber el Ki y acumularlo para utilizarlo posteriormente.
Dreel Adquirida por Sugoki
Espada Taladro Episodio 17.PNG.png
Gracias a la inclusión de Sugoki colocando un taladro en una de sus manos, la cual puede salir o 'esconderse' cuando le plazca, con este taladro es capaz de romper prácticamente cualquier cosa.
Survival Turn Habilidad básica
SurvivalTurn.png
Es una de las habilidades básicas del cuerpo del Metalman, esconde sus piernas y junto a sus brazos estirados comienza a girar llevándose puesto todo lo que se ponga delante de él.
Final Blast Técnica final
FinalBlast.PNG
Cuando se encuentra totalmente sin oportunidades de vencer y está muy dañado, puede optar por realizar una explosión enorme que se lleva consigo todo a su paso, obviamente muriendo en el acto.
Holobyl Adquirida por Sugoki
Giphy-1.gif
En principio, Bamber podía realizar está técnica con un gas a alta temperatura, pero luego de las mejoras de Sugoki puede utilizar un gas casi mortal como defensa.

Mejoras

Las mejoras otorgadas por Sugoki hacia el ya muerto cuerpo de Bamber serían claves para la supervivencia del mismo, las cuales fueron:

  • Un par de taladros, uno en cada brazo.
  • Dos expulsores de humo/ácido en cada hombro, y dos más en la espalda.
  • Un sistema operativo (Tal como lo es Jarvis para Ironman).
  • Varias capas del mismo material del que está construido su cuerpo, en base a los otros cadáveres de los Metalman.
  • Los brazos tenían la capacidad de estirarse, lo cual tuvo como consecuencia un punto frágil a la altura de su hombro y con esto su muerte.
  • Capacidad de autodestrucción con alcance masivo, posiblemente destruyendo más de un planeta con esto.

Objetos

Bamber no posee objetos característicos más allá de su cuerpo, el cual parece ser un conjunto de herramientas o máquinas, pero Sugoki es conocido por manejar todo tipo de herramientas o sustancias, sin tener una específica consigo en todo momento.

Nivel de pelea

Hay que tener en cuenta que Sugoki no era especialmente un buen guerrero, de hecho, era bastante débil, caso contrario al de Bamber, que perfectamente podría vencer a los soldados de rango más bajo en el ejército de Freezer sin ninguna dificultad. Luego de la muerte del Metalman, el tsufuru aprovecharía su cuerpo llegando a un nivel inimaginado, potenciando todas sus características, pero teniendo un nivel bastante similar.

Muchos años pasaron para que el joven consiguiera la capacidad de absorber el ki de otros seres mediante el cuerpo de su amigo, lo que lo haría un guerrero muy fuerte y de temer incluso para los guerreros más fuertes del universo.

  • Sugoki niño: 31.
  • Sugoki joven: 60.
  • Bamber joven: 4.000.
  • Sugoki-Bamber: 5.120.
  • Sugoki-Bamber (Final): 13.000.

Instrumental

Apariciones extra

Batallas

Rival(es) Resultado Notas
PLANETA METALMAN
Escuadrón de Freezer Victoria Muerte de Bamber.
EXILIO
Escuadrón de soldados (saiyajines) Victoria Ninguna.
Fuerzas Especiales Ginyu Derrota Muerte.

Participación en torneos y concursos

Historial

Evento Resultado
1ª TDP 3er puesto
GFA 2019 (Mejor héroe) Perdedor
1ª FEL (2019) 4to puesto de zona
2ª TDP Semifinales
2ª Teamkaichi Ganador
GFA 2020 (Mejor anti-héroe) Ganador
2ª UFB 4tos de final
2ª FEL (2020) 3er puesto
3ª FEL (2021) En curso...

Estadísticas

Contexto Victorias Empates Derrotas Efectividad
Canonismo 2 0 1 66,6%
Torneos 24 1 8 72,7%
Total 26 1 9 72,2%

Galería

Agradecimientos

  • A Leah por la imagen de Sugoki dentro de Bamber.
  • A Lapiz por la imagen de Sugoki adulto.
  • A Allez por las tablas de batallas y participación en torneos.
  • A Kyo y Crim por los encabezados.

Referencias


Advertisement