FANDOM


S1
Rokoshi

Rokoshi

Rokoshi adulto

Apodo Rokoshi
Sexo Masculino
Raza Saiyan
Creador Sting
Debut Próximamente...
Series donde aparece Dragon Ball Fanon
Estado Vivo
Rokoshi es un personaje creado por Sting para ser utilizado en torneos. Por unos meses solo participó en torneos, pero ahora también está inscrito en Dragon Ball Fanon.

Apariencia

APARIENCIA FÍSICA

Rokoshi mide aproximadamente 1.74 y pesa 66 kg y su contextura es musculosa, pero no siendo exageradamente musculoso. Al ser un Saiyan, él parece mucho más joven de lo que es, puesto que su raza envejece menos rápido, así que Rokoshi tiene la apariencia similar a la de un humano de 25-27 años. Su piel es de un tono canela clara y su cabello es corto, de un tono rojizo muy oscuro y acaba en punta, pero con un largo mechón que le llegaría a la mandíbula y le taparía siempre parte de la cara. Su mirada da una sensación intimidatoria con la que suele amenazar a sus enemigos sin necesidad de palabras o acciones. Sus iris son de un color marrón y sus ojos son de aspecto rasgado.

VESTIMENTA

Al ser un Saiyan que ha vivido en muchos planetas, ha llevado distintas vestimentas, pero a pesar de eso, intenta siempre llevar su Armadura de Combate Saiyan, a la cual le ha aplicado distintas mejoras. Su armadura consta de un material elástico y muy resistente, pero con una textura cómoda al tacto de la piel siendo esta de un color gris oscuro, que le cubre todo el cuerpo menos las manos y la cabeza y parte del cuello, una armadura muy resistente que le cubre el tórax y el abdomen, de color blanco con detalles naranjas, botas del mismo color y guantes naranjas.

Entre las mejoras de la armadura de combate se encuentran:

Gran resistencia al cambio de temperatura: Al ser una armadura tan tecnológica, tiene sensores que pueden detectar la temperatura interior del usuario y del ambiente, así proporcionando al portador una temperatura ideal.

Resistencia a la gravedad: Tiene la capacidad de proteger al usuario de una gravedad muy alta o muy baja.

Gran comodidad y ligereza

Escudo de ki: Si el usuario cae inconsciente, la armadura puede detectarlo, así formando una semi-esfera translúcida hecha de ki alrededor del cuerpo de éste protegiéndolo ante cualquier amenaza.



Personalidad

Al ser niño, Rokoshi poseía la personalidad típica Saiyan, fue un niño violento, peleón y orgulloso, que siempre se peleaba con los demás y veía a los demás como inferiores, debido a su enorme poder y potencial a pesar de que era un extranjero en su planeta. A menudo utilizaba los animales nativos de su primer planeta para matarlos, para satisfacer su ego. Aún así siempre se interesó por las artes marciales desde pequeño, ya que quería ser siempre el más poderoso a pesar de ser procediente de una raza distinta a la Eratiana.

Básicamente, él tuvo que mantenerse fuerte y orgulloso para sobrevivir al entorno hostil al que se sometió cuando creció.

De pequeño siempre tuvo que sentir una gran discriminación y un gran rechazo, ya que todos los Eratianos lo veían como un monstruo. Una vez, cuando iba por la calle, Rokoshi fue visto por un pequeño niño Eratiano, el cual se asustó mucho y corrió para avisar a su padre, Rokoshi no le tomó más importancia, sin embargo el padre del pequeño sí lo hizo. Trajo una especie de bastón que producía electricidad para aturdirlo, sin embargo no hizo ningún efecto en el pequeño Saiyajin que siguió indiferente, pero la gente se dio cuenta del "invasor" por lo que vino más gente que se tapaba la boca en sorpresa a lo que estaban viendo. Rokoshi ya se sintió más extrañado con esa actitud, pero tuvo que seguir fuerte, varios Eratianos lo fueron a atacar, lo cual ya empezaba a mosquear a Rokoshi. Como la gente veía a Rokoshi como un ser extraño, al verlo enojado, todos se empezaron a reír de el y a pegarlo con palos, aunque no hicieron efecto los golpes, sí las risas por lo que provocó una gran ira en su interior ya que estaban atacando su orgullo de Saiyajin. Solo tuvo 10 años cuando asesinó a sangre fría a varias docenas de habitantes para irse a vivir en los solitarios y fríos bosques del planeta, eliminando a cualquiera que entre en su entorno. Aunque los Eratianos lo veían como inferior, el comportamiento Saiyajin del pequeño hacía que Rokoshi viese a los Eratianos como seres despreciables y débiles, no quería volver a encontrarse a ninguno de estos seres. Él vivía en soledad, y quería pagarlo con los bosques y la hermosa naturaleza del lugar ya que pensaba que así se podría vengar del planeta que tantos años lo maltrató, pero tras un día tener un gran ataque de rabia y haber incendiado muchas  hectáreas de árboles se sintió exhausto y se tumbó en el suelo en el medio del desastre que había provocado. Tras unos minutos empezó a llorar desconsoladamente y se sintió mal por pagarlo con los verdaderos culpables y por hacer daño a seres bonitos y sobre todo inocentes que no tenían ninguna culpa.

Se sentía en paz, y rechazaba el contacto. Sin embargo nunca se esperó que su madre lo buscara de vuelta a los 13 años. Es ahí cuando su personalidad empieza a ser más calmada, y cambia por completo cuando su madre adoptiva lo vuelve a buscar.

Su personalidad a partir de ahí cambia, siendo más inteligente y hasta sintiendo algo de remordimiento por lo que hizo en el pasado. Aprendió a valorar y respetar la naturaleza y al prójimo. Aprendió que la inteligencia superaba a la fuerza, por lo que empezó a aprender mucha tecnología y a practicar artes marciales y el uso de ki para poder ir a otros planetas, ya que allí siempre lo recordarían como ''el niño asesino''.

Tras muchos años de ir viviendo experiencias e ir madurando su personalidad se reconvirtió a una personalidad es sabia y pacífica, no busca entrar en combates innecesarios, pero para salvar a sus queridos y a su universo lo hará con gusto. Al ver su primer planeta atacado, este se llenó de ira e hizo todo para defenderlo.

Rokoshi es alguien totalmente opuesto a su especie, en vez de ser belicoso y brutal, él es pacífico y piadoso. Solo le gusta la batalla cuando se hace desde el respeto y nadie busca matar a nadie. Además, es una persona agradable y alegre, pero no es alguien exaltado, ya que piensa que ser así puede ser molesto para los demás. Es una persona a la que le gusta hablar e interactuar con los otros seres vivos y la naturaleza, a la que busca proteger. Tiene muchísimos conocimientos sobre todo su universo, adquirido al buscar sus verdaderos orígenes, es conocedor de toda la historia de los Saiyans y Freezer.

En resumen, se le podría considerar como alguien bondadoso, amable, pacífico y justo.

ENTORNO DE COMBATE

En el combate se muestra sumamente cauteloso y es un gran estratega, suele estar calmado y no busca hacer daño a nadie. Suele utilizar movimientos lo suficientemente poderosos como para dejar noqueado a un oponente sin provocarle ningún tipo de heridas. Sin embargo, si alguien intenta hacer daño a su universo, alguno de los planetas en los que ha vivido, o a su familia, se deja llevar por la ira y por sus instintos Saiyan primigenios, al punto de convertirse en Super Saiyan y utilizar toda su fuerza y poder para torturar a sus enemigos brutalmente.

Pasado e historia

【-INFANCIA, NIÑEZ E HISTORIA DE LESUTT-

Rokoshi, al igual que Goku, nació en el seno de una familia Saiyan, pero los padres de Rokoshi eran de clase media-alta, por lo que poseían un poder relativamente alto. Siempre fueron compañeros de Bardock en sus misiones, y lucharon y dieron todo en la legendaria batalla contra Freezer, sin embargo, sus esfuerzos fueron fútiles, ya que como sabemos, el planeta fue destruido a manos del emperador, para acabar con los Saiyajin, o al menos eso pensaba que pasaría, ya que Goku y muchos otros Saiyans desconocidos para el mundo de Dragon Ball fueron enviados a distintos planetas con el fin de sobrevivir al genocidio de su raza y volver a formar una civilización Saiyan.

_______________________

Freezer ha declarado la guerra al Planeta Vegeta.

La historia de Lesutt comienza cuando éste se entera de la destrucción del planeta Vegeta a manos del maligno demonio del hielo que ya todos conocemos. Al ser uno de los subordinados más importantes del rey Vegeta, fue uno de los primeros Saiyajin en enterarse de la traición cometida. Ésto fue un shock para todos los habitantes del planeta ya que de repente tenían que luchar por su raza, pero sobre todo lo fue para Lesutt, ya que el padre de Rokoshi fue básicamente el que mantenía las ''buenas relaciones'' entre Freezer y los Saiyajin. Lesutt movía los hilos porque era uno de los altos mandos del Rey Vegeta debido a su inteligencia sobresaliente, ampliamente superior a la media Saiyajin. Lesutt al enterarse se quedó completamente pálido y el Rey Vegeta estaba confuso al ver eso.

Vegeta: Lesutt, despierta, ahora no hay tiempo para sorpresas ni para lapsus.

Lesutt: Para ti no, señor, pero a mí... que soy el responsable de lo que va a suceder, esto es una gran sorpresa desagradable. Puse el culo de nuestra raza ¿para qué? ¿para algo de maquinaria?

Vegeta: Para la supervivencia de la raza. De no haber firmado el tratado Freeza nos hubiera pulverizado.

Lesutt: Puede que tú lo veas de esa manera, y yo también lo vi así, pero ¿qué pensará el orgulloso Saiyajin promedio? Vendimos nuestra especie por sobrevivir un par de años más. Si se produce algún tipo de revuelta perderemos la mínima oportunidad de hacer algún tipo de daño a Freeza.

Vegeta: Lesutt... los Saiyajin... somos tontos. Esa es nuestra naturaleza, quizá esa naturaleza ya estaba escrita, quizá nuestro destino era morir al fin y al cabo.

Lesutt se quedó pensando en qué hacer, pero era muy soberbio como los que lo querían muerto, y no se iba a dejar influenciar por lo que unos idiotas pudieran pensar sobre él. No iba a llorar, no, definitivamente no. 

'quizá nuestro destino era morir al fin y al cabo.'

Lesutt sabía que su vida se iba a acabar ese mismo día, y decidió acabarlo todo, sin embargo lo que no iba a permitir que se acabase era el apellido y el legado de la familia. Su hijo era lo que más amaba en el mundo y confiaba en él para que pudiese superar sus capacidades. Vió que varios Saiyajin estaban preparando unas pequeñas naves con sus hijos e hijas. Lo suficientemente pequeñas para mantener un niño en posición fetal y con la suficiente tecnología como para mantener a sus hijos en un estado de sueño y alimentados, así que tomó a su hijo, se enmascaró, para que nadie le pudiese parar los pies y lo puso en una de aquellas cápsulas.

Lesutt: Hijo... sobrevive.

Cápsula: COMENZANDO: FASE DE SUEÑO

Esas fueron las últimas palabras que dirigió a su hijo antes de dejar caer unas lágrimas en la estructura de la cápsula. Rápidamente se alejó sin mirar atrás para no llorar aún más. Fue al campo de batalla donde se estaban preparando miles de soldados y habitantes comunes. Sean de clase alta, media, baja; ancianos y jovenes; hombres y mujeres. No había plan ni estrategia, solo un gran puñado de guerreros dejándose llevar por la ira y venganza. Muchos morían por las ráfagas de ki de Freezer y sus soldados cada segundo. Lesutt fue esquivando las ráfagas de Freezer. El cual vió que solo un soldado podía esquivar sus ataques.

Freezer: Traed a ese simio aquí. Es especial.

Subordinado: ¡Sí, señor!

Rápidamente fue secuestrado por las fuerzas de Freezer y fue traído al interior de la nave de Freezer. Lo primero que vió fue la inmensa tecnología de la nave. Estaba llena de botones y palancas que ni conocía de su existencia. Vio al emperador y con toda su fuerza le atinó un golpe en el costado de la cara, el cual solo sirvió para romperse a sí mismo la mano.

Freezer: Tranquilo, Saiyajin. ¿Serías tan amable de decirme tu nombre, guerrero?

Lesutt: Lesutt.

Freezer: Interes-

Lesutt: ¿Por qué haces esto? ¿POR QUË?

Freezer: No quiero hacerlo, pero hay unos intereses que cumplir. Aunque seáis de una raza inferior, me asombra vuestra fuerza que sale de vuestro orgullo, y en cierta manera, me agrada. Pero algunas cosas se tienen que hacer.

Lesutt: ¡Los Saiyajin... nos vengaremos, idiota!

Freezer: Hm hm hm... Creo que necesitas decir tus últimas palabras. Es algo que te concedo por tener el honor de ser ejecutado a manos del más poderoso sujeto del universo, ¡FREEZER!

Lesutt: Rokoshi...

Freezer: ¿Hm?

Lesutt: Rokoshi, hijo, venga a nuestra raza... estoy orgulloso de ti. Freezer: Bueno, adiós.

Lesutt solo sonrió mientras veía que un brillo se acercaba a su cuerpo. Sonreír confiando en que Rokoshi pudiese parar los pies de Freezer algún día, para acabar pulverizado segundos después.

E𝙨𝙩𝙚 𝙩𝙚𝙭𝙩𝙤 𝙨𝙚 𝙥𝙪𝙚𝙙𝙚 𝙡𝙚𝙚𝙧 𝙖𝙥𝙖𝙧𝙩𝙚 aquí

_______________________

Rokoshi cayó en un planeta con gran vegetación, había una especie de árboles, estos tenían un tronco marrón, pero con unas hojas azuladas, y pasto del mismo color a su alrededor. Cuando cayó la nave, pasaron unos segundos y la puerta se abrió soltando una cantidad de humo y vapor. Él empezó a gatear por el pasto, y se encontró una cabaña en medio. De ella salió una mujer humanoide, de avanzada edad, tenía la piel de un tono verdoso-grisáceo y un solo ojo, por lo que era muy distinta a Rokoshi. Ésta vió al bebé y lo llevó a su casa y lo cuidó como si fuera su propio hijo.

Rokoshi era escandaloso y cuando se enfadaba siempre liberaba una gran cantidad de poder, pero a pesar de eso la mujer Eratiana, que se refirió a Rokoshi como ''niño extraño'' lo cuidó. Ella siempre lo intentó educar asimilándolo a su cultura.

A la edad de 3 años vió la luna llena y se convirtió en Ozaru por primera vez, y destrozó toda esa zona del bosque y su casa, pero no le pudo hacer nada a su madre ya que está se ocultó e intentó ocultarlo a él también de las autoridades del lugar.

Rokoshi siempre que salía a la calle asustaba a los habitantes nativos de ese lugar, estos le tiraban piedras y palos, con el fin de alejarlo, todo con unos 7 años, él siempre intentaba defenderse de los ataques mientras se enfrentaba a hordas de gente, pero el Saiyan aún de pequeño tenía un gran poder, al contrario que los Eratianos. Sufría un gran acoso por los niños de su edad, lo que provocó que a los 10 años hiciese una matanza, aniquilando a 48 habitantes, para luego irse a vivir a los bosques.

En el bosque con el tiempo fue pasando de una personalidad destructiva con todo a unad tranquila y amable con la naturaleza, pero destruía a cualquier Eratiano que se encontraba. Le encantaba estar allí y anotaba cualquier detalle que tenía. Aprendió a vivir solo por su cuenta, únicamente acompañado por la flora y fauna que lo rodeaba, pero a los 13 años su madre lo volvió a buscar, así se dió cuenta que no todos los Eratianos eran malvados y que podía creer en ellos.

Adquirió una gran inteligencia y habilidad al vivir 3 años con la única compañía de la naturaleza y de manera autosuficiente, y se llevaba muy bien con su madre, pero a pesar de eso sabía que no podía seguir allí, por lo que en 2 años aprendió las artes marciales casi a la perfección de un maestro oculto llamado Haoar y no solo eso, sino que aprendió muy rápidamente las tecnologías que habían en ese planeta, tanto que empezó a fabricar su armadura Saiyan a partir de su vieja armadura que había en su nave al momento de llegar a ese planeta.

【-ADOLESCENCIA, JUVENTUD ADULTA E HISTORIA DE ERATIA-

A la edad de 15 años hizo su primera nave. Era muy pequeña pero se podía sobrevivir en ella, se fue tras despedirse de su madre llorando. Pasó vagando en el espacio un mes para aterrizar en un planeta, llamado Tierra.

Ese planeta era un grandísimo centro tecnólogico, tuvo que mezclarse con los habitantes natales del lugar, pero nunca le fue difícil ya que los habitantes solo se asustaban al ver su cola, por lo que se la cortó, sin embargo no le dolió mucho. Ahí se pasó aprendiendo y entrenando un año, y aprendió a comerciar.

Él se hizo muy conocido en la Tierra, y era visto como una especie de Ashtar Sheran por los más conspiranoicos del lugar. Rokoshi comprendió que estaba en un planeta que no era suyo así que no le dió mucha importancia. Se hizo famoso por ser un alienígena, pero tras la llegada de Goku y otros luchadores ya no era tan estigmatizado. En ese tiempo la tierra había entrado en contacto con algunas especies extraterrestres y había colonizado Marte y varios pequeños planetas cercanos más.

Rokoshi entró en contacto con la élite y al ver que un guerrero poderoso había entrado en la Tierra se asustaron y le dieron poder y riqueza, lo que usó para el comercio con planetas.

_______________________

Connie Francis - I Will Wait For You

Connie Francis - I Will Wait For You

(Para mayor inmersión)

Pasó vagando de planeta en planeta comerciando con estos, adquiriendo una gran fortuna a la tiernísima edad de 25 años, conociendo culturas y tecnologías. Pero aún sentía la necesidad de volver a Eratia, su primer planeta natal.

Rokoshi pensó que sería necesario ver a su madre y a su planeta de nuevo, para ver en qué se había convertido pero su peor pesadilla se hizo realidad.

Rokoshi: Q-qué dem-

Al ir allí se encontró con lo peor que se podía imaginar, los hombres siendo asesinados, las mujeres y los niños también. Se encontró ciudades destrozadas al paso de unos piratas espaciales a lomos de bestias gigantescas, habitantes de un planeta desconocido.

Rokoshi pensó que debía buscar a su madre adoptiva tras ver esa masacre, la buscaba por todos lados a gran velocidad pero no había manera de encontrarla. No pensaba en nada más e ignoraba los gritos de ayuda que producían los inocentes habitantes para llamar a Rokoshi, el guerrero volador. 

Niño Eratiano: ¡Ayuda! No nos dejes morir...

Padre del niño: Oqaze, ve con tu madre y escóndete en algún búnker de la gran ciudad. ... ¡VAMOS, OQAZE!

Niño: No podemos abandonarte, papá...

Padre: Hijo, tú tienes toda la vida por delante, y mi deber como padre es proteger y salvar a mi familia cuando sea necesario.

Rokoshi nunca supo cuál fue el desenlace de aquella conversación, solo veía fuego y cuerpos sin vida, algunas bestias cayeron, pero en muy poca cantidad comparadas con los Eratianos, Rokoshi trataba de ignorar todo lo que en ese momento estaba sucediendo ya que quería concentrarse en su objetivo, buscar a su madre por la zona en la que pensaba que se encontraba la Eratiana pero no había ni rastro de ella. Pensó que estaba en un búnker ya, pero no estaba completamente seguro y no se la quería jugar pensando en esa posibilidad. Pasó horas buscándola, sin comer ni descansar, había recorrido aproximadamente una zona del tamaño de la mitad de Estados Unidos, si comparásemos la superficie cubierta con una de la Tierra. Iba y volvía a puntos que ni conocía inmerso en la desesperación. Finalmente ya no pudo más.

No podía pensar nada, solo quería llorar desconsoladamente por no poder ver ni despedirse de su madre. No sabía si estaba muerta todavía pero se dejó caer en el pesimismo. Se le agotó la energía y se acabó cayendo en un campo de la hierba azul-verdosa característica del planeta.

Rokoshi: Mamá... ¡MAMÁ VEN! Ma...má... Necesito... 

Las palabras ni siquiera le salían bien por la boca, tartamudeaba, tosía, lloraba, se estaba ahogando en sus lágrimas como un bebé. Era el estado más vulnerable de Rokoshi. Recordó a su madre y varias escenas en las cuales su madre se encargó de su hijo. Cuando estaba en el estado de Ozaru, y su madre se arriesgó la vida para llevar al pequeño Saiyajin a un bosque donde no destruiría la ciudad. Cuando tenía 8 años y su madre lo ocultaba de la policía local para que no le hiciesen nada a su hijo, cuando tenía 11 años e irónicamente pedía la ayuda de esas mismas autoridades para encontrar a Rokoshi, un año tras su fuga. Cuando a los 13 lo encontró finalmente y le hizo su comida preferida nada más llegar a su casa. El primer plato de comida real que había tomado en 3 años.

De pronto ya no sentía una incontrolable tristeza, sino más bien una fuerte furia.

La escena cambia a otra de destrucción en la cual se encuentra uno de los invasores, subido a una feroz y terrorífica bestia del tamaño de un dinosaurio. Tenía una cabeza parecida a la de un dragón y ojos del más profundo color rojo. El invasor tiene un avanzado aparato el cual supuestamente utiliza para comunicarse.

Soldado: Comandante, ¿cuántos habitantes quedan vivos en esta ciudad?

Comandante: 62000 vivos. 13200000 muertos. Se calcula que de 62000 mil 54000 están escondidos, soldado. El general ha dado órdenes de mandar un últimatum: Esclavitud o muerte.

Soldado: Ya hemos emitido la señal. Los pocos que quedan vivos se niegan, comandante.

Comandante: Hm. Matadlos.

El contador iba bajando.

61292

59340

58991

Era casi imposible que la madre de Rokoshi haya sobrevivido.  Rokoshi se levantó y se fue caminando para observar el mundo destruído, ya había soltado todas sus lágrimas. Ya no habían Eratianos por las calles ya no se escuchaban gritos, nada más que casas siendo quemadas y algún rugido de los salvajes animales que habían contribuido a la destrucción del planeta. De pronto un soldado aparecío detrás suya y le lanzó una ráfaga de ki, pero que era muy débil para hacerle algún tipo de daño.

Soldado: ¡Oi! Tú no eres de este planeta. ¿Cuál es tu nombre?

Rokoshi: Me llamo Rokoshi, y sí soy de este planeta.

Rokoshi procedíó a levitar elevándose a la altura de ese soldado. A alta velocidad, lo agarró del cuello y lo bajó de esa bestia.

Rokoshi: Lo único que veo es que habéis declarado la guerra a mi planeta, y me habéis declarado la guerra a mí.

Rokoshi en un movimiento apretó el cuello del soldado tan fuerte que lo aplastó, matándolo al instante. Después formó una espada de ki y decapitó al gigante animal al que estaba montado sin decir nada. Estaba decidido a matar a todos los invasores. Fue caminando hasta que se encontró con la más dantesca escena posible. Miles de Eratianos muertos en la plaza principal de la ciudad. No solo estaban muertos sino también se vieron señales de torturas. Cuerpos desmembrados, quemados, huesos en el suelo.

Rokoshi: Ya... se acabó. ......... YAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHH

Un poderoso ki se hacía notar en aquella plaza. Las rocas se levantaban del suelo, los edificios se destruían aún más en frente de semejante poder. Una imponente aura de ki se desarollaba alrededor suya. Rokoshi sentía que iba a explotar y varias ráfagas de ki consecutivas salieron del cuerpo de Rokoshi. Se dió cuenta de que se reflejaba una luz en un charco de sangre y luego se dió cuenta de que aquella luz venía de él. Se había transformado en Super Saiyajin.

Con ese nuevo poder se desencadenó y volvió a su personalidad primigenia empezando a torturar a todos los que habian atacado Eratia de la peor forma posible. Tras unas horas masacrando a miles de soldados tomó a uno y le preguntó donde se encontraba su líder o su general.

Rokoshi: Dime dónde está tu líder.

Soldado: ¡Jamás!

Rokoshi: Éste es tu hijo, ¿verdad?

Rokoshi agarró de la mano a un adolescente que se encontraba detrás de el conductor, y con su espada de ki le rebanó un dedo de la mano.

Rokoshi: Sé que te da miedo perderle, soldado. Dime dónde está tu líder para matarlo, o mataré a tu inocente hijo y también a tu líder. 

Soldado: .... Está en la ciudad costera de Kilea. 

Rokoshi se fue a toda velocidad, y llegó en unos pocos minutos a esa ciudad. Aquí no había tanta muerte. Aún había vida por la calle, aunque esa mínima vida solo trataba de escapar de su amenaza. Rokoshi contempló el paisaje de destrucción que se encontraba a su alrededor para ver si el general se encontraba ahí. Ahora no podía salvar uno a uno a los ciudadanos pero soltaba alguno que otro disco de ki. No fue difícil encontrar al general, que se encontraba confiado en una criatura distinta a las otras. Esta se encontraba volando a una buena altura. Pero Rokoshi se le acercó.

Rokoshi: Para esto, general.

General: JAJAJA. ¿Estás loco? ¡Apártate y déjame disfrutar del espectáculo!

Rokoshi ya tuvo suficiente y le golpeó tan fuerte que le desfiguró la cara completamente. Lo golpeó tantas veces que ya ni se sabía lo que era. Era una pasta hecha de los componentes del ser humano. Vió que en la cabeza de la criatura habían varios botones, pero lo más importante que había era una especie de megáfono. Dió un aviso a todos los soldados:

Rokoshi: Esta nave ha sido interceptada por Rokoshi, un Saiyajin que no nació aquí, pero que vivió aquí 15 años. Fue maltratado por todos los ocupantes de la zona, visto como un sucio animal que había que exterminar. Tendría todo el derecho del mundo a hacer lo que estáis haciendo pero... todos estos habitantes tienen familias, gente que ama, que daría su misma vida por ellos, así como vosotros. Rokoshi... acaba de limpiar una gran zona de invasores y a matar al general. La misión ha fallado, soldaditos.

Rokoshi empujó al ave en el que estaba montado hacia el suelo. Solo para ver en el cielo una gran horda de aquellas gigantes bestias, que ahora tenían alas escapar del planeta. Pronto ya no habían más.

Los Eratianos salieron de sus escondites esparcidos por el planeta. Pero Rokoshi nunca vió a su madre adoptiva.

Los Eratianos reconocieron que él fue de pequeño fue un asesino, pero ahora lo reconocen como el salvador de su pueblo. Al huir los invasores volvió a su estado base, Rokoshi estaba exhausto y vio las ovaciones de su planeta. En parte se sentía orgulloso por la hazaña y por salvar Eratia, pero también decepcionado consigo mismo por perder el control y torturar de semejante forma a los invasores.

_______________________

Después de la invasión Eratiana, Rokoshi siguió con su trabajo, formando un gran imperio de 12 planetas en 2 sistemas solares distintos y defendiendo sus planetas en contra de sus amenazas y continuos saqueos, teniendo una gran fortuna. Ya había logrado todo a sus 31 años a base de duro trabajo y fuerza de voluntad. Al darse cuenta de eso al principio se sintió bien con sus objetivos logrados, pero tras pensarlo detenidamente se dio cuenta de que al final no le quedaba nada más por que luchar. Eso sumado a la soledad que tenía en una casa del planeta YK-82910 que tenía en su imperio (con 10 planetas habitados de 12, estos siendo habitados por 7 razas distintas) lo llevó a una profunda depresión ya que pensaba que nada más lo entusiasmaba ni lo hacía sentir emoción alguna y tendría que vivir por otro siglo hasta morir. Se aburría y se deprimía demasiado, por lo que su mente se llenó de pensamientos malvados, ya que pensaba que destruir vidas lo llenaría, sin embargo rápidamente recuperó la consciencia y se dio cuenta de que eso solo lo haría sentir peor. Después recordó que una de sus pasiones era luchar, como la de todos los Saiyan, así que volvió a la Tierra después de 16 años.

【-ADULTEZ E HISTORIA DE LA ACADEMIA-

Allí conoció a un tal Son Goku, que con gusto pelearía contra él, ganando el Guerrero Z sin mucha dificultad. Rokoshi fue inspirado por el héroe de la Tierra así que se propuso utilizar este poder y su gusto por la pelea además de tener una gran inteligencia para crear su propia academia de artes marciales, con la cual iría preparando nuevos héroes y salvadores del universo como él.

Se pondría a sí mismo como ejemplo a seguir ya que a base de sacrificios como traicionar su malvado instinto Saiyan, tener que vivir años maltratado, aprender a vivir solo en un bosqué y aprender a admitir los errores que él mismo ha cometido; y a base de logros como alcanzar un grandísimo poder y la transformación del Super Saiyan, siendo el líder de 80 billones de seres vivos repartidos por una docena de mundos, proteger un planeta que lo veía como un monstruo y mucho más. Educó a todos sus estudiantes, que venían de todo el universo a base de cuatro valores fundamentales: el respeto, la disciplina, el compañerismo y el valor. Siguió así toda su vida, mientras aprendía él mismo también, por fin algo le llenaba y le hacía sentir importante.

Después de formar su gran academia, pasó muchos años felices viviendo en un paraíso, pero además con un deber que hacer, todo estaba bien, Rokoshi se hacía poderoso y el universo se estuvo estabilizando, sin embargo, debido a la creación de la escuela de héroes, como así la llama, la destrucción en el universo se redujo, lo cual podría parecer bueno, pero el éxito que tuvo irónicamente  fue demasiado, ya que al derrotar a razas conquistadoras y destructoras, los habitantes de los planetas no solo se volvían progresivamente más inofensivos, sino que también los fallecimientos decrecían para luego tener un hacinamiento en el universo 7.

Esto hizo que hubiera un desequilibrio en el universo, el cual alertó a Wiss, para avisar al Dios de la Destrucción, Bills, de que deberá destruir a estos seres por el bien del equilibrio del universo. Bills no tuvo ganas de ir a ninguno de los planetas de Rokoshi, ya que realmente quería ver al Super Saiyajin God en la tierra, por lo que mandó a una organización creada por Kaioshin para mantener una igualdad entre la creación y destrucción del universo. Esta organización se acercó con un puñado de soldados enmascarados en un par de días a la residencia de Rokoshi. Estos entraron, de manera muy sigilosa, por las ventanas de lo que se podría considerar una gran mansión. Estos iban con unos bastones eléctricos iguales a los Eratianos, solo que muchísimo más potentes y eficaces. En la gran casa, vivían todos los nuevos héroes del universo, cada uno con su propio poder especial. Los misteriosos sujetos se encargaron de noquear a los soldados, ya que su tarea no era provocar ninguna masacre, sino acabar de la manera más rápida. Al noquear a todos, los 5 sujetos enviados por la desconocida organización rodearon a Rokoshi, el cual fue afectado emocionalmente, ya que estos sujetos le recordaron lo que pasaba en su infancia. Rokoshi intentó luchar pero el pensamiento negativo fue un gran hándicap. Al final, los sujetos raptaron a Rokoshi y lo encerraron en una celda.

Rokoshi no entendía nada de lo que pasaba, ni tampoco el lenguaje de los secuestradores por lo que estaba asustado y confundido, los soldados de antes se desenmascararon, mostrando que estos eran Saiyajins, de igual manera que Rokoshi. Al ver eso, nuestro protagonista se sorprendió. Estos soldados le explicaron todo lo que debían hacer, pero sin mencionar a Bills. Estos decían que eran gobernados por un ente incorpóreo, lo cual era una patraña, ya que no podían hablarle a nadie del dios de la destrución. Uno de estos soldados propuso la idea de convencer a Rokoshi para unirse a ellos, pero este rechazó sin dudarlo, ya que debía volver a la academia cuanto antes. Los secuestradores y Rokoshi se llevaron bien, ya que Rokoshi era tratado como uno más, incluso le dejaron ver la academia con una especie de bola de cristal. Al final, los Saiyajins le dejaron ir, después de 6 meses debido a que sentían compasión por alguien con la misma sangre, pero le avisaron que si alteraba el equilibrio del universo lo destruirían junto a su academia.

Rokoshi, al irse, volvió a su mansión en andorra en su planeta, pero al volver estaba muy disgustado. Los héroes se peleaban entre ellos por dominar la institución y ya no había realmente ninguna misión. Todo se dividía en clases según el poder y las relaciones entre "héroes" Rokoshi sintió que había fallado, sin embargo, no se sumergió en la tristeza, mas se mostró desafiante ante la anarquía que reinaba aquel lugar. Cuando todos vieron al Saiyajin parecia que se paró el tiempo, en vez de estar todo hecho mierda todos estaban quietos y conversando, pero solo era una ilusión ya que los Saiyajins enmascarados mostraron lo que estaban pasando.

Rokoshi dio un discurso diciendo que al irse todo perdió el control progresivamente, que la anarquía reinaba en la academia, y en ese planeta por las consecuencias que dejaron. Rokoshi regañó a los provocadores de ese desastre, diciendoles que lo que habían hecho era todo lo contrario a sus principios, y recordando el verdadero motivo por el cual la academia se fundó. Dió a todo el mundo dos opciones, irse de la academia para siempre (exilio), o volver a la academia original. Todos fueron regañados al final, pero les perdonó si volvían a unirse. Al final, todo volvió a estar como al principio de la academia, pero indirectamente se daban menos misiones.

Técnicas

TRANSFORMACIONES

Ozaru: En esta transformación el usuario se asemeja mucho a un gran gorila gigante, pero teniendo un tamaño mucho mayor, largos colmillos y ojos de un color sangre. Rokoshi pierde la capacidad de razonar en este estado, por lo que se convierte en una bestia destructora. Para transformarse en Ozaru debe haber una Luna llena, que emite rayos Blutz, que forman una reacción en la cola del Saiyajin. En este estado su poder se multiplica por 10.

Rokoshi únicamente tuvo este estado una vez de pequeño, a los 3 años, destrozando todo a su paso.

Super Saiyajin Fase 1: En la forma base, el cabello tornará un color rubio y se erizará, la iris de sus ojos adquirirán un color azul verde o turquesa, la musculatura aumentará levemente y su personalidad será violenta y explosiva acompañada de una luminosa aura dorada.

Cuando logran desatar un nivel de energía determinado. Normalmente los Saiyan alcanzan este estado tras un momento de rabia, ya sea de dolor o al enfadarse mucho, desatando todo el poder y van acumulando energía lo cual les provoca un cambio tanto a nivel energético como a nivel corporal, lo que provoca que su poder se incremente 50 veces el poder en estado base. Rokoshi puede controlar esta transformación perfectamente, por lo que su personalidad no se ve alterada.

Super Saiyajin Fase 2: En esta forma, el pelo de Rokoshi se eriza aún más, su aura adquiere destellos de energía eléctrica, su musculatura aumenta levemente, y su personalidad se vuelve aún más violenta y agresiva, sin embargo, a Rokoshi solo lo afecta un poco lo último, tratando únicamente de jugar más con su rival y llegando a querer lastimar a su enemigo.

HABILIDADES

Uso del ki: Rokoshi, al igual que la mayoría de Saiyajins puede moldear el ki a su gusto para lanzarlo contra su rival en distintas direcciones.

Vuelo: Como su nombre indica, es capaz de volar gracias al ki, pero sin restricción de tiempo o cansancio.

Detección del ki: El usuario puede detectar el nivel de poder de sus oponentes, sin ninguna necesidad de tener un rastreador.

Ocultar el ki: Puede reducir su ki para no ser detectado.

Cuerpo a cuerpo: Posee grandes habilidades para la lucha cuerpo a cuerpo, así como sabe más o menos manejar armas como espadas, dagas, etc.

TÉCNICAS PROPIAS

Torment Cannon: Cuando Rokoshi utiliza esta técnica, se posiciona en frente de su enemigo a una gran velocidad, lo que provoca que su enemigo se sorprenda y debido a ese instante de sorpresa Rokoshi aprovecha para golpearlo en el abdomen, para luego posicionar una mano sobre el pecho de su contrincante y formar un rayo de ki en forma de ''tubo'' lo suficientemente pequeño como para no asesinar a su rival, sino hacer mucho daño. Rokoshi suele preguntar a su rival si está arrepentido o si volverá a hacer daño a inocentes, para luego perdonarlo la mayoría de las veces.

KO: Rokoshi carga y comprime energía en un punto tan pequeño de la palma de su mano que no se puede ver. Después de eso se la aplica a su rival el cual queda inconsciente en el suelo. Para utilizar esta técnica se debe cargar previamente y no ser descubierto desde que se carga hasta que se aplica. Esta es la técnica más común de Rokoshi y la que más suele utilizar.

Ring of Doom: Como su nombre indica, con esta técnica el usuario forma un anillo de ki de un tamaño determinado con una altura considerable, lo suficiente como para que los usuarios no puedan escapar fácilmente. Este anillo va empequeñeciendo progresivamente su diámetro y la parte de arriba del anillo se conecta para que los atrapados dentro del círculo queden completamente encerrados dentro. Es en este momento de desesperación cuando Rokoshi hace un gesto con la mano derecha para que el anillo quede reducido a un punto, el cual se llevará a los que queden atrapados, los cuales en el peor de los casos quedarán completamente calcinados. En este punto, Rokoshi hace otro gesto y hace explotar el punto restante. Solo puede realizar esta técnica mientras se encuentra en estado SSJ o SSJ2.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.