Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki



Nydaq es un personaje creado en conjunto por los usuarios Gond SS y Kyylla.


Biografía

En un principio fui un emprendedor, entusiasta y empedernido adolescente con ansias de tener un futuro prospero; iniciando mis estudios en una academia para policías, con la idea de crear un mundo mejor, y logrando recibirme en el margen de tiempo indicado; ya para entonces cumplí mis 25 años, siendo el más joven graduado en ese año, posteriormente comencé las prácticas en el sector policial designado. Olvidé mencionar que para entonces pasaron algunos siglos desde que la utilización de la energía vital, también conocida como ki, se encontraba prohibida, debido a que existían criminales que al aprender sobre esta causaban grandes estragos en el centro de las ciudades, hoy en día cualquiera que supiera un mínimo de información sería castigado según su nivel de conocimiento, llegando hasta ser sentenciado a muerte.

La situación que viví tras graduarme no fue del todo sencilla, lleno de esperanzas de finalmente estar en camino para alcanzar mi ideal inicié motivado mi trabajo policial, sin embargo fue entonces cuando tuve un encuentro con la horrible realidad a la que me enfrentaba, en la academia alcanzaba a destacar sobre los demás, lo cual solo aumentaba mi motivación, sin embargo la situación fue bastante diferente, al encontrarme trabajando en el sector Anti-Ki nunca fui tomado en cuenta para ningún trabajo serio, siendo completamente inútil y perdiendo cada vez más ese sueño infantil de avanzar a base de solo esfuerzo.

Aunque, no sé si por suerte, por destino, o por algún pendejo divino que pensó que alguien como yo se merecía más, logré obtener una oportunidad para demostrar mi máximo potencial. Fue una tarde en la agencia, mientras realizaba papeleos que me dieron, al a vez que pensaba si debería pedir una re-asignación a otro departamento o quedarme aquí a pudrirme como escoria, cuando la oportunidad se presentó al entrar a la agencia en forma de un hombre alto, vestido con una gabardina y un sombrero oscuro que no dejaba ver su rostro, sin embargo con dar un pequeño vistazo a su mano, pude notar un extraño sello me permitió identificar a aquel invitado. Dicha marca pertenecía a la última organización que pretendía continuar con la manipulación sobre el ki, y no solo eso, sino que tenía enfrente a uno de los mejores usuarios y miembro directivo de la asociación oculta, el cual nunca pudo ser capturado por la agencia, o al menos hasta el momento.

Realicé un análisis rápido, no todos mis compañeros se habían percatado de su presencia, sin embargo dar un aviso era una pésima idea, ya que podría hacer explotar todo el lugar. Le daba mil vueltas a la situación en cuestión de microsegundos revisando la situación, derrotarlo no era una opción, sobre todo no teniendo habilidad en combate... sorpresa fue la que me llevé cuando me entregó un sobre en papel madera el cual me quedé observando, estaba claro que era una invitación especial, levanté la mirada al querer preguntar el motivo de dicha entrega pero ya no estaba, se había esfumado. ¿Qué hacer? Podría ser una trampa, tal vez solo habían elegido un objetivo aleatorio dentro de la policía al que matar para demostrar su poderío... o no, podría ser otra cosa completamente diferente...

Empecé a considerar mi situación en ese momento, no tenia amigos, mi familia no vivía, el trabajo no me estaba gustando, no tenia nada que perder, mientras que por otro lado, si hacía caso a esta situación y aceptaba la invitación podría obtener datos útiles que permitiera derrotar a la banda más peligrosa de todas, información que facilitaría una posible misión para detenerlos. No solo se eliminaría el principal grupo terrorista, sino que también obtendría el prestigio y respeto entre mis compañeros, accediendo de esa forma a verdaderos trabajos, como trabajos de campo, infiltraciones, misiones importantes donde podría demostrar todo mi máximo potencial.

La carta estaba escrita en código, poseía varios mensajes secretos y supe que debía resolverlos, supuse que sería alguna clase de prueba o sencillamente para asegurarse que su base no sea encontrada por el primer idiota que lo leyera. Desde ese momento todo mi tiempo libre fue gastado en resolver aquel algoritmo, fijándome en cada detalle, los símbolos que había, su posicionamiento, la forma del papel. Mis años en la academia me ayudaron pero no lo suficiente, tuve que realizar largas investigaciones sobre culturas antiguas y lenguajes olvidados, hasta que finalmente pude resolver el mensaje, era una dirección.

Sin dudarlo y bastante emocionado escondí micrófonos entre mi vestuario, los cuales se conectaban de manera inalámbrica a grabadoras, y marché a aquella dirección, sin esperarme lo que terminaría encontrando ahí. No más llegar visualicé un par de francotiradores sobre el tejado, y unos matones en la entrada, de aspecto corpulento y mirada feroz... un lobo solitario no tendría oportunidad, por lo que decidí dejar mi arma reglamentaria dentro del vehículo, antes de que me vieran como una amenaza aún mayor. Bajé temeroso pero firme, sin intentar ocultar mi presencia y yendo directamente hacia la puerta, esperando alguna señal de cese el fuego contra mí.

Al notar que no parecía haber una recepción hostil contra mí, caminé lentamente hasta la entrada. Sin embargo, a medida que avanzaba sentía a los francotiradores apuntándome, en cualquier momento podrían mover un solo dedo y acabar con mi vida, pero no me detuve, intentaba seguir de manera firme y reflejar mi seguridad sobre mi accionar.

Finalmente llegué hasta el acceso donde me esperaban esos matones, quienes fácilmente superaban los 2 metros y tenían una mirada penetrante, acompañados por su musculatura claramente superior, cumpliendo de manera efectiva el objetivo de infundir temor. A pesar de tener miedo, no debía demostrarlo y que se revelara mi debilidad, y con seguridad mostraría aquella invitación, confiando en que seria suficiente para mostrar lo que hacía en ese lugar. Para sorpresa, al ver ellos el sello de la carta me abrieron paso sin mencionar ni una palabra, es así como aún tembloroso presioné el picaporte y abrí la puerta reforzada de acero, esperando lo peor...

Encontré allí a seis personas exactamente, todos sentados en una mesa redonda, atentos a mi reciente ingreso. Estaba sin habla y la idea sobre convocar a toda la estación de policía en el lugar me recorría la mente una y otra vez, aún sabiendo lo pésimo que era esa idea. Finalmente desistí, yo estaba solo en esto y así seguiría. Observe a esos seis sujetos, tomándome mi tiempo para analizarlos a todos, ver factores distintivos, sus rasgos físicos, cualquier marca visible, cualquier cosa que pueda ser una pista para cazarlos en un futuro, suponiendo que ese futuro exista.

Tras ello solo tomé aire, calmándome para finalmente mirar a aquellos sujetos y decir la frase que cambiaría toda mi vida: - Recibí y resolví la invitación, aquí estoy. ¿Qué quieren de mí? -. Esperándome cualquier respuesta excepto la que me dio uno de los sentados en el medio de aquella sala: - Queremos que te unas a nosotros -. "¿Por qué me necesitaban?" "¿Por qué yo exactamente?" y otras variantes eran el tipo de pregunta que me imaginaba formular, no tenía sentido yo era un agente de la ley y ellos prófugos, el simple hecho de apoyarlos era absurdo, obviando mi falta necesaria de habilidad en la manipulación de energía para ser parte de ellos. Mi mente repentinamente se puso en blanco y ahí es cuando entendí... que me habían noqueado y transportado a otro lugar...

Reacciono instintivamente en el exacto momento en el que me quitan la bolsa de la cabeza y la tenue luz de las lamparas iluminan mi rostro, sin embargo no era un interrogatorio, era un almacén abandonado donde parte de ellos entrenaban. Ellos me estaban mostrando su día a día al enseñarme esto, vivir en lugares abandonados, con poca luz y seguramente sin ninguna condición salubre e higiénica... estaban muriendo.

Aunque no tenía sentido, según los reportes recibidos, se trataba de una organización económicamente poderosa, debido a que gracias a la utilización del ki lograban dominar perfectamente peleas clandestinas y obtener grandes cantidades de recursos en base a esto, por lo que ninguna de estas condiciones tendría que ser normal tomando en cuenta dichas información. Sabía que había algo oscuro detrás de todo esto.

Una voz grave irrumpe entre mis pensamientos, y reaccionando de manera instintiva retrocedí en dirección opuesta de la dirección en la que venía. Llevé rápidamente mi mano a los bolsillos donde usualmente guardaba mi arma, lógicamente no encontré nada, más allá de la grabadora que por alguna razón seguía ahí.

Actuando de manera mucho más racional levante la mirada para ver al poseedor de aquella voz, identificándolo como uno de los sujetos de la sala, más importante, aquel quien planteo la idea de unirme a ellos, pudiéndolo ver más claramente pude ver más rasgos físicos, no era muy musculoso ni parecía tener aspecto muy amenazante, viéndose como una persona común, sin embargo sus nudillos y claras heridas eran señales de haber participado en múltiples combates, supuse que algo así debía ser gracias a la misteriosa energía, al extraño poder que era el ki.

Sin tener más tiempo para analizar la situación, el sujeto volvió a hablar, presentándose y mencionando ser el examinador de una prueba; quise pedir más información pero antes de poder hablar su mano disparó una esfera de un color amarillento, pareció como si se hubiera formado de la nada, sin embargo lo peor era que se dirigía hacia mí, accioné simultáneamente moviéndome a un lado, provocando que el ataque impacte contra la pared. Tras volver a visualizar al atacante, noté como su mano parecía preparar otra de sus habilidades, ya no había nada que hacer, no podría seguir cuestionándome nada y simplemente actuar.

Nuevamente, disparó contra mí, pero al estar preparado realicé un movimiento de esquive en perpendicular a la dirección de la esfera, centrado en eso decidí aprovechar esos pocos segundos que se tardaba en generar otro ataque para empezar a correr, si avanzaba de manera recta era probable que me diera, debía asegurarme de ser un objetivo difícil de acertar, empezando a moverme en espiral teniendo a mi oponente como eje. A cada momento me acercaba precavidamente mientras continuaba esquivando sus disparos, sin embargo la distancia se acortaba y la puntería incrementaba más y más, por más que mi plan pudiera estar funcionando terminaría agotado antes de acercarme.

Decidí buscar cualquier pista o patrón que me permitiera tener una ventaja. Pasaron unos segundos más hasta que me percaté de algo evidente, solo disparaba cuando era seguro no dañar a alguien que no fuera yo. Aprovechándome de este punto débil, llegué a acertar un golpe e inmovilizarlo, gracias a que poseía una musculatura superior.

Inmediatamente me explicó que solo se trataba de una prueba, comprobando mi dignidad y análisis en pos de poder aprender sobre la manipulación del ki, con el objetivo unirme a aquella banda. Lo que vino a continuación fue la historia de la organización, pero al terminar esperaron una respuesta por el ofrecimiento inicial, a lo cual contesté con una negación, dejando a todos sorprendidos. Supongo que fue por mi nerviosismo, debido a que di una respuesta inmediata sin pensar en las consecuencias, sin embargo no pude detenerme a pensar en ello ya que mi vista se había nublado. Al despertar, me encontraba en mi departamento, no habían acabado conmigo y no logré sacar conclusiones obvias del motivo por el cual aún respiraba.

Habían pasado dos semanas desde lo sucedido y todavía no había encontrado ninguna pista sobre ellos; así es, la fábrica abandonada no se encontraba allí, en su lugar se encontraba un pantano llano sin rastro de haber una edificación anteriormente, no sé cómo lograron limpiar el lugar pero si ellos pudieron hacer eso en una noche, no quisiera imaginar si se pusieran realmente serios.

Eventualmente, dediqué gran parte de mi tiempo a la investigación personal sobre el ki, la cual mantenía en secreto, o de lo contrario sería ejecutado. Buscando y buscando, encontré en varios textos antiguos menciones de extraterrestres con vasta experiencia en el control y manejo del mismo, conocidos como los "guerreros de cabello dorado", quienes llegaron en cápsulas espaciales a devastarlo todo, pero en un momento, y por razones desconocidas, dado decidieron ayudar a la Tierra a enfrentar diversas amenazas. Sin embargo, mi mayor incógnita radica en el motivo de la prohibición y censura de la energía interna.

Finalmente lo inevitable ocurrió, fui citado a la oficina del comisario, con miedo accedí, sentía mi corazón latiendo con cada paso mientras me acercaba, noventa latidos por minuto, salí del ascensor, cien latidos, me comencé a acercar a la puerta por el largo pasillo, ciento cinco, ciento diez, a unos pocos pasos sentí mi corazón a ciento veinte y cuando llegué a la puerta y esta se comenzó a abrir sentí como si fuera a explotar, mis piernas temblaban y sentía un frió sudor recorriendo mi nuca, hasta que la puerta se terminó de abrir y entre a aquella oficina.

Pude sentir esa mirada sobre mí, en ese momento no hizo falta la explicación, aunque el motivo de mi despido fue otro, los constantes intentos fallidos de capturar a la conocida organización fueron los causantes, por lo que mi principal fuente de información quedaría clausurada. Tras dejar mi placa y arma me marché, con un cúmulo de sensaciones que en general solo podía describir como frustración total.

Volví a mi casa, me preparé un café sin ganas, el cual no me moleste en beber. Fui al baño, me lavé la cara y en el espejo, por un momento, vi la mirada de aquel adolescente optimista deseoso de cambiar al mundo hasta que se desvaneció para mostrar la del adulto derrotado y vencido, lo que me provocó una angustia que terminó al derrumbarme en el suelo.

Varios días después, encontré un extraño paquete en mi cocina, y mientras me acercaba para abrirlo, de un momento a otro mi cuerpo se movió por sí solo, esquivando un ataque de energía. Estaba desconcertado, y ni siquiera entendía cómo había logrado reaccionar y percibir el peligro al mismo tiempo, pero no había tiempo para eso, volteé para confrontar al atacante, logrando someterlo sin que este ofrezca mayor resistencia, lo cual me permitió exigir respuestas. Logrando averiguar de esta forma que se trataba de un miembro de la organización, enviado para comprobar mis avances en el manejo del ki, y justificando mi accionar al explicar que fui drogado al encontrarme inconsciente en su guarida, con una sustancia capaz de generar un ki forzado. No mucho tiempo después, comenzó a explicarme la historia que no debía ser contada, la que el gobierno ocultaba, y a pesar de saber que era todo intencional, la intriga pudo conmigo.

Hace varios años, el uso del ki era común, y unos peculiares guerreros conocidos como los Guerreros Z utilizaban esta energía para defender al planeta de múltiples amenazas, por lo cual este grupo se volvió una celebridad entre la población. Aprovechando esto, la dueña de la Corporación Cápsula, Bra Jr., comenzó un proceso para volverlos la imagen de la compañía, resultando un éxito, y aumentando los ingresos de la empresa. Al notar esto, las empresas rivales comenzaron a crear sus propios usuarios de ki, y poco a poco la cantidad de guerreros utilizando energía iba aumentando exponencialmente; no solo empresas, sino criminales, ejércitos militares, todo el mundo. Los guerreros ya no usaban ese poder para pelear contra malvados extraterrestres, o seres dimensionales, ahora era entre los propios humanos y esos valores inquebrantables acabaron por romperse en una guerra de proporciones bíblicas, guerra que acabó con gran parte de la humanidad. Finalmente los vencedores asesinaron a todos los usuarios de ki, para que finalmente nadie supiera aprender a controlarla de la manera tradicional.

Los descendientes de aquellos vencedores conformaron el gobierno actual, un gobierno autoritario, que impone censura total sobre tema, asesinando a miles de personas solo por mostrar cierto interés en aprender, dando lugar a diversos grupos de resistencias quienes intentan replicar el ki de diferentes formas, con armas, drogas, entre otras. Eventualmente, todo fue en vano y terminaron aniquilados, dejando como única y última resistencia a la mencionada organización.

Tras esa explicación el sujeto se retiró de mi casa, dejando aquel paquete. Encontrando en su interior una gran cantidad de drogas, que decidí no utilizar, como tampoco confiar en su historia, que podría ser verdad, pero no confió ciegamente en la gente, y menos si me atacan sin previo aviso.

Pasaron varias semanas en las cuales continué mi investigación, revisando varias fuentes para comprobar o revelar el engaño. Sin embargo, mi búsqueda llamó la atención del gobierno, quienes optaron por silenciarme. En el operativo realizado contra mí, aparecieron alrededor de veinte miembros fuertemente armados y con blindaje corporal, viéndome obligado a consumir esa droga en exceso, al punto de deformar mi cuerpo. Logré vencer a un gran costo, mi vida ahora depende continuamente de la energía artificial, pero pude comprobar la veracidad de la historia. Mis heridas se fueron lentamente cerrando, quedando solo mi mano marcada, y cuando me encontré casi recuperado huía del lugar, transformándome en un fugitivo... en un nómada.

"Cuando entre a la policía tenia el sueño de ser un guerrero quien lucha por la justicia, ahora mismo cumplo ese sueño, solo que defiendo mi propia "justicia"." (frase)

Apariencia

En apariencia, es un adulto joven de tez blanquecina, midiendo 1,80 metros de altura, y de complexión atlética, llegando a pesar alrededor de 80 kg. Su cabello es corto y de color rojizo oscuro en el centro, y a medida que se llega a las puntas se va aclarando, mientras que sus puntas son de un color marrón café, a su vez presenta un largo mechón rojo llamativo que cuelga sobre sus ojos; presenta una coloración celeste en su iris, aunque por la sobre exigencia a la energía artificial, suelen sangrarles, notándose las venas de los mismos.

En vestimenta, lleva una camisa azul marino de mangas cortas, haciendo juego con sus guantes del mismo color, los cuales tienen expuesta la parte superior de las manos. Encima de la camisa lleva un chaleco táctico color grisáceo con bordes de cuero marrón y detalles metálicos, además de llevar un cinturón policial del mismo color que el chaleco, y pantalones negros, que comparte conjunto con sus botas negras militares.

Personalidad

Como se muestra en su historia, inició siendo un soñador, el cual se dedicaba al estudio y al entrenamiento con el fin de ayudar a hacer cumplir la justicia dictada por la ley, la seriedad y el enfoque en su trabajo es algo que a cualquiera inspiraría, sin embargo poco a poco fue mermando aquella férrea ideología. Demostró que ante el peligro al que se enfrentaba siempre iba de frente, buscando patrones, siguiendo cierta lógica. Tras descubrir ciertas falencias en el sistema tras su encuentro con la organización, utilizó aquella determinación para su propia investigación, logrando ciertos avances, hasta el momento de su despido. Así como también demostró su valentía al decidir consumir aquella extraña droga, confiando plenamente en la banda criminal, con el fin de sobrevivir al ataque del gobierno que defendía.


Destrezas

Como oficial y detective entrenado, posee varias habilidades referentes a los mencionados trabajos. Tales como una excelente puntería con diferentes armas de fuego; técnica en el combate cuerpo a cuerpo, o con arma blanca, llegando a liberar su agilidad innata; e inteligencia, lógica y razonamiento ante cualquier adversidad, buscando una solución que lo beneficie.


Energía artificial

La "energía artificial" fue creada como un suplemento para ser utilizado por personas sin entrenamiento sobre su energía interior, y que por ende, se les impida utilizarla de manera natural. Por consecuente, se utilizan drogas capaces de emular el proceso para crearla, sin embargo estas afectan al cuerpo, lo fuerzan a bombear sangre de manera apresurada, junto con una sobreexigencia del sistema nervioso, es entonces cuando el cuerpo reacciona sufriendo daños internos, entre los más visibles se encuentra el sangrado nasal y los derrames en los globos oculares. Sin embargo, a pesar de todo, es un tipo de energía que sin importar cuánto tiempo se utiliza o en cuántas cantidades, es imposible tener un control absoluto, llegando a incrementar imprevistamente su poder destructivo.

El exceso de consumo de los suplementos, provoca una deformación temporal en el resto del cuerpo, tales como incremento en la masa muscular, deformación en los nervios y articulares, daño cerebral y vascular.

Habilidades

Seis Puertas del Caos

Símbolo: Técnica: Descripción:
Símbolo A - Nydaq.png Puertas del Caos - Asesinato Genera una armadura que recubre completamente su cuerpo, incrementando su fuerza, velocidad y resistencia. La misma provoca daño crítico con cada golpe que se realiza, llegando a poder matar a su rival. Aunque como consecuencia, sufre un terrible desgarro muscular, y desgaste total en su cuerpo, debido a la perdida de nutrientes y proteínas.
Símbolo T - Nydaq.png Puertas del Caos - Masacre Al incluir esteroides anabolicos a los suplementos, su fuerza incrementa aún más todavía, anulando casi por completo el cansancio, reaccionando con brutalidad e ira contra sus adversario. Como consecuencia de tal presión, sus sentidos empiezan a fallar, su sistema nervioso se debilita más, y sus energías se acaban al ignorar el cansancio.
Símbolo R - Nydaq.png Puerta del Caos - Genocidio El poder ahora concentrado en la manipulación de energía, el potencial de sus ráfagas incrementa en grandes cantidades, devastando todo lo que se cruce entre sus disparos. Su consecuente es el trastorno de ki tardío, provocando espasmos en su cuerpo y una inmenso dolor.
Símbolo E - Nydaq.png Puertas del Caos - Exterminio Liberando agujas de energía desde su la posición de sus uñas, logra acabar con la vida de sus objetivos sin dejar rastro, con este ataque silencioso, mortal y desvaneciente. Tras realizar esto, el dolor en sus manos se vuelve insoportable, ya que por cada aguja que dispare recibe el mismo dolor, dañando sus articulaciones de manera permanente si se utiliza sin descanso, por lo que necesita disparar en intervalos de tiempo.
Símbolo U - Nydaq.png Puerta del Caos - Aniquilación Moldeando la energía artificial a su antojo, solo se encontraría limitado por su imaginación y su conocimiento. Sin embargo, entraría en un agotamiento mental al tener que mantener la forma de lo que genera en su mente, a su vez, los músculos de sus brazos y piernas se empiezan a cansar tras un tiempo.
Símbolo P - Nydaq.png Puerta del Caos - Desolación Al acumular la energía residual de los suplementos en forma de aura, la misma empieza a incrementar su tamaño, aunque también depende de la cantidad de droga consumida. Eventualmente, es liberada como un estallido sónico que provoca quemaduras tóxicas a quienes lo rodean en un radio amplio. Abusar de esta técnica conlleva a terminar en un estado de coma vegetativo, así que es necesario utilizarlo en menor cantidad.

Curiosidades

  • El símbolo de cada habilidad significa una letra, conformando la palabra "PUERTA" de manera invertida.
  • Tanto como la primer puerta como la cuarta, poseen la letra inicial del nombre de la variante.
Advertisement