Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki
SistemaestrellasDestacado2.png

Neru (ネル) es una Saiyana de sangre pura sobreviviente a la destrucción del Planeta Vegeta. Creada en unión por los usuarios BladeLlamaradaAzul y Kyomist10.

Etimología

Su nombre de nacimiento sigue la secuencia de denominaciones Saiyan. Siendo Fenneru (フェンネル, Fen'neru) proveniente de Fennel, hinojo en ingles. Y su abreviatura Neru (ネル, Neru) tendría el mismo significado que su nombre real. Solo que con distinta representación visual de la palabra. Pero dentro de otro sentido del japonés Neru (寝る) vendría siendo dormir.

Concepto y creación

Junto a Blade buscamos dar una personaje que sea agradable para la vista de los demás. Que cuando sea leída, se sienta bueno hacerlo, que sea interesante y fresco.

Si bien en la wiki hay muchos Saiyan y Neru hace parte de esos tantos. Pero no queremos que haga parte de ese montón, nos gustaría que haga el "contraste" a los demás. Desde un principio no teníamos muy claro qué hacer, pero sabíamos al menos que era una Saiyan potencialmente con una buena estructura para llevar a cabo.

Apariencia

Neru es una chica Saiyan de tez blanca que mide 1,65 m. Es físicamente esbelta y mejor desarrollada para el combate que una mujer promedio con un peso de aproximadamente 65 kg. Posee ojos negros y una larga melena negra erizada y alborotada.

Viste un Gi azul con una cinta blanca alrededor de su cintura, y una especie de shorts negros debajo del Gi. También usa unos calentadores que cubren desde debajo de sus rodillas y parcialmente sus pies, estando atados por cintas blancas. Al ser una Saiyan, Neru posee una cola cafe. Y como accesorios lleva un par de vendajes en sus manos y en su busto.

Cuando todavía vivía en la naturaleza, tenía un aspecto más sucio, estando descalza y portando únicamente una gran pieza de cuero animal que apenas lograba cubrirla y se sostenía desde su hombro. Se notaban sus múltiples cicatrices y marcas, que más tarde serían tratadas por los monjes para dejar su piel más limpia y lisa.

Súper Saiyan Falso

Durante este estado la piel de Neru obtiene una coloración amarillenta, su cabello se eriza así como se eleva y se vuelve de color rojizo por el reflejo del aura en su pelo negro da esta ilusión, perdiendo el iris de sus ojos y volviéndolos totalmente blancos. Aparte de las irises de los ojos, sus pupilas también desaparecen.

Super Saiyan

Obteniendo la transformación del super saiyajin su cabello se vuelve amarillo con una melena que contiene pequeños rayos dorados a lo largo de si. Sus ojos obtienen ese característico color turquesa de la transformación, mientras que sus cejas y cola toman aquel tinte el cual recorre su melena.

Super Saiyan Caótico

En su estado de Super Saiyan Caótico los cambios apreciables durante esta transformación son varios en cuanto apariencia del Super Saiyan Fase 1, sosteniendo aun esa melena amarilla prominente pero mas fresca que su antecesora siendo su peinado prácticamente igual al que tiene en estado base a diferencia del que tiene en SSJ1, que es más erizado y desprolijo, también manteniendo aquel color amarillo en sus cejas y obteniendo un feroz color rojizo en sus ojos. Siendo en esta transformación donde su cola no esta presente.

Personalidad

Niñez

Durante su infancia, solía ser una niña feliz pero asustadiza, llena de curiosidad y un aprecio hacia la naturaleza, pero limitada por su miedo. Adoraba pasar tiempo con su familia y prefería mantenerse cerca de ellos, pues le hacían sentir más segura.

Adolescencia

Al crecer en un ambiente salvaje y solitario, donde tenía que valerse de sí misma, aprendió a sobrevivir mediante sus propios métodos, volviéndose una cazadora y recolectora natural de gran talento. Se volvió más arisca, fría y agresiva, por tener que escapar o enfrentarse con animales salvajes todo el tiempo. Desarrolló también un desagrado a los humanos, a quienes ve como invasores de su territorio y no como otros animales del ecosistema.

Madurez

Poco a poco, ha logrado adaptarse mejor a la sociedad, aprendiendo sobre sus bases y volviéndose alguien más civilizada. Tolera mejor a las personas a su alrededor y ha logrado convivir con otros. Habiendo llegado a la adultez, demuestra ser alguien divertida, un tanto impulsiva, pero con un corazón amable que se mantuvo escondido bajo su duro exterior todos estos años. Sigue aparentando ser alguien muy inocente que no se fija tanto en la malicia de otros hasta que amenazan su seguridad o la de sus seres queridos, por los cuales se preocupa profundamente.

Cuando llega al punto de perder la paciencia, es cuando su naturaleza salvaje e imparable sale a relucir, actuando como una depredadora sagaz y feroz que no dejaría escapar ninguna presa. Por otro lado, su genética saiyajin le genera deseos de lucha constantes y de aumentar su fuerza a niveles cada vez más altos.

Cabe resaltar que sus actividades favoritas son tomar siestas, cazar, comer a montones y practicar artes marciales. En el último tiempo también se ha centrado en mejorar su vocabulario, practicando frente a su reflejo para acercarse cada día más a su meta de hablar como una persona normal.

Lenguaje no verbal

Expresa bastante tan solo con su mirada, sus pupilas se dilatan en sobremanera cuando está muy entretenida o disfrutando de algo, pero se achica cuando es sorprendida o se encuentra ante un peligro. Antes tenía el hábito de ronronear cuando se sentía feliz o segura, porque sentía relajante, pero recientemente lo ha abandonado. Su cola también sirve para expresar sus sentimientos, manteniéndose baja cuando está triste, alta cuando está alegre, ondeando cuando está expectante y erizándose cuando se asusta o se siente muy mal.

Lenguaje verbal

Siendo una persona criada en la misma naturaleza, originalmente se comunicaba a través de gruñidos o "maullidos" únicamente, pero tras ingresar cómo una estudiante en el Dojo del Gato, aprendió a hablar de forma más humana, empleando palabras reales y formando oraciones lo mejor que puede. Por su situación de niña salvaje, a Neru se le dificulta expresarse cómo lo haría alguien que ha sido educado desde temprana edad, refiriéndose a sí misma en tercera persona y dejando sin conjugar verbos como "ser".

Relaciones

Persona Relación Tipo de Relación
Maestro La relación con su maestro era muy cercana, similar a una padre e hija. Al recordar poco de sus padres, su maestro era lo más cercano a un familiar junto a sus compañeros de dojo. Le dio mucho trabajo al monje pero nunca le pareció una carga, siempre procuró protegerla y que los demás la trataran como a una igual, con respeto, tolerancia y consideración. Aquello que no sabía se lo enseñó con mucha entrega y corazón. Con el tiempo, Neru forjó fuertes lazos con su sensei, quedando devastada al ver como su vida era arrebatada por el Androide V, pero aun llevándolo junto a ella para impartir la Disciplina del Gato. Buena
Hyō Era uno de los aprendices del templo que más la tenían en mal concepto, siempre procuraba hacerla menos e incluso sabotearla cuando menos se lo esperaba. Pero para Neru, en el fondo, Hyō era un buen compañero que solo quería demostrar sus capacidades y que se sentía intimidado frente a sus capacidades como artista marcial. Ella sabía que en realidad no era malo, así que lo trataba de forma amable, sus sabotajes no eran más que entrenamientos o bromas que se hacían los amigos, su sacrificio fue honorable desde el punto de vista de Neru. Buena
Compañeros de Dojo En general, al principio su relación no era muy cercana con todos sus compañeros de dojo. Algunos le tenían miedo por que parecía algo inhumana, otros le tenían envidia por como el maestro intentaba enseñarle sus mejores técnicas y ayudarla a ser mejor que ellos. Neru tampoco les guardaba rencor así como con Hyō. A pesar de no ser muy cercana con algunos, comenzó a reforzar lazos ciertamente con un pequeño grupo, algunos la envidiaban, otros se alegraban de que hubiera una mujer en el dojo, y otros intentaban entenderla, siendo al final la muerte de todos algo importante en su corazón. Buena
Androide V No le conocía de nada, pero el ver como el dojo estaba en ruinas y como sostenía a su maestro a punto de morir, Neru no pudo sentir más que ese sentido de hacer justicia así como enfrentar al Androide, se desquitó al arrancarle los brazos y lo asustó de muerte para que no volviera a lastimar a nadie. Si todavía tuviera un problema con él, lo buscaría para seguir castigándolo, pero Neru sabe que por más que se desquite con V, las personas que él mató se quedarán muertas, así que no serviría de nada. Claramente quedó la herida en su corazón por ver a quienes eran lo más parecido a una familia para ella muertos, a causa del androide, pero su nuevo objetivo tras eso era seguir adelante con su vida, y dejar el dolor de la pérdida atrás. Mala
Hakusai y Suika Sus padres, fueron lo más hermoso que tuvo de pequeña, no recuerda mucho de ellos. Pero los amó con todo el corazón, ellos siempre intentaron estar con su hija y darle una mejor vida que en su planeta rodeada de guerra y peligros. Para Haku y Suika, su hija era lo mas preciado en la vida, el fallecer para que ella viviera lo hicieron sin dudarlo. Buena

El origen y el destino

La vida de esta Saiyan se remonta, a sus padres. Suika, su madre, una hermosa Saiyana alejada de esa personalidad bélica y característica de los de su raza y Hakusai, su padre, un gallardo Saiyan con una actitud dura como un roble, pero con amor y humildad desbordante de su corazón. Ambos no querían esa vida llena de batallas, sangre y muerte para su pequeña, a la cual bautizaron Fenneru, no querían a su hija perdida en el mundo de las guerras.

Así que ambos optaron por dejar atrás aquella vida que les aguardaba en su planeta y partieron al lugar que mejor les pareciera para criar a su pequeña. La Tierra, un lugar hermoso rodeado por una gran diversidad, en la cual ellos creerían que se adaptarian. Pero fue un craso error...

Al impactar sus naves en aquel misterioso planeta, lo primero que los recibió fue un enardecido y hambriento pterodáctilo, que al nada más verlos se les abalanzó abriendo sus fauces para tragarlos, pero así como aquel animal estaba ansioso por comer, Haku no dudó en defender a su familia regresándolo de un puñetazo por donde vino. El animal al verse superado, se marchó, dando vueltas mientras planeaba mareado. Hakusai simplemente estaba enojado y para Suika verlo así era algo lindo en su sobreprotector marido.

Los Saiyan se instalaron en una casa de madera en estado deplorable, con moho por todos lados, pero es mejor tener algo que nada. Los próximos 9 meses se dedicaron mucho a esa casa para tenerla en mejores condiciones para su Fenneru. Había llegado el momento y ya era hora de que la misma naciera. Haku recibió a su hija entre sus brazos, la veía con cariño, amor y regocijo. El Saiyan padre se acercó a su esposa y le besó la frente, acercando a la hija de ambos para que la pudiera ver. Era una escena hermosa, familiar y acogedora.

Tanto Suika como Hakusai, tenían planeado vivir el estilo de vida humano. Crearon un campo y consiguieron semillas, tubérculos y vegetales para plantar. Consiguieron madera para construir sillas, camas e instrumentos de cocina. Su vida hasta ahora era tranquila, pacífica. Nada mejor que eso, era lo que ansiaban tanto y se cumplio. Mientras el padre iba a cazar, la pequeña niña se quedaba con su madre a jugar. Su juego favorito eran las escondidas, dia tras dia jugaban lo mismo y aun así no era aburrido.

A pesar de considerar la tierra sana para su conveniencia. Suika pasaba por una terrible infección causada posiblemente por el repentino cambio de atmósfera, su salud empeoraba cada vez más y a Hakusai lo único que se le ocurria era que se quedara reposando en casa junto a Fenneru mientras se recuperaba y él salía a buscar tratamiento para su enfermedad. De repente los efectos se hicieron más fuertes, su respiración era poca y veía borroso. No lo soportaba más. La madre de Fenneru salió de la pequeña casa de madera en busca de ayuda urgente junto a su hija en un pueblo cercano. La gente salía corriendo al verlas y otros las llamaban monstruos, pues sus colas no eran buenos indicios para los pueblerinos y las creían yokais que venían a aterrorizar su villa. Al solo ser una mujer debilitada y una pequeña niña sin conocimiento de batalla, lograron atrapar a ambas y amarrarlas mientras decidían qué hacer con temor a que les cayera una maldición.

Haku regresó a casa con un par de plantas, no veía a Fenneru jugando o a su esposa descansando en cama. ¿Donde podrían estar? Las buscó por toda el área cercana pero nada, temió lo peor así que voló en busca de ellas al pueblo humano. Lo único que veía era una muchedumbre y una red atrapando su cuerpo en un instante. Eso no podía detenerlo ni en broma por lo que salió de ella en un instante, pero lo que sí podía era su hija y su esposa. Al verlas este se puso frío. Solo se rindió y cayó arrodillado al suelo, no tenía opción, pues lo amenazaban con terminar las vidas de quienes más amaba.

Los humanos separaron a la familia Saiyana. Haku fue a dar a un agujero profundo, mientras se moría de hambre y sed su cuerpo se debilitaba pero su espíritu seguía en pie, no perdía las esperanzas de reunir las pocas fuerzas que le quedaban y escapar de ahí para liberar a su familia. Por otro lado, Suika al estar enferma, provocaba el rechazo de sus captores. Los humanos pensaron matarla para que no contagiara a los demás aldeanos, entretanto alejaban su hija de su lado considerando qué hacer con la misma. La madre no podía hacer más que lamentarse al ser apartada de su familia, sin embargo era mayor el sentimiento de querer liberarse para salvar a su esposo e hija.

Logrando escaparse de aquello que la apresaba e intentando moverse lo mas rápido posible para encontrar a su familia, pero el estado deplorable en el que se encontraba no le dejaría llegar muy lejos, ya que cuando intentaba encontrar a Fenneru su hija, el patriarca de la aldea descubriría su intento de escape, la localizaría acompañado de guardias y amenazo a esta con matar a la pequeña si no volvía a la prisión.

Los guardias que seguían al patriarca retendrían a Suika, pero esta comenzaría a gritar como si no hubiera un mañana. Llamando la atención de su marido, escuchando sus gritos mientras forcejeaba, escaparía finalmente de su abismo volando a toda velocidad y derribando a los guardias que tocaban a su esposa, pero el patriarca de la aldea al verse en peligro atraparía a Suika con un látigo y la apresaría en el acto. Hakusai, lleno de furia mientras su esposa ya se estaba rindiendo, escuchaba como ella le decía que tomara a Fenneru y huyeran. Pero el Saiyan se negaba rotundamente a dejar a su mujer atrás, aun asi el miedo a que le hicieran algo a su hija también chocaba con ello y lo confundía. El patriarca empezó a amenazarlo con ahorcar a Suika si no retrocedía y volvía al agujero, sintiéndose cada vez, más desesperado y como sus energías se acababan poco a poco.

El humano rodeaba sin cesar el cuello de la mujer para empezar a asfixiarla, haciendo que Haku se asustara más, cuando vio que Suika ya no aguantaba, dio un gran grito y arremetió volando hacia el patriarca. Sin embargo se tropezó con uno de los guardias que se puso en medio, y terminó destruyendo gran parte de la pared del edificio. Aturdido por el golpe y cansado por el consumo de energía, Hakusai intentaba recomponerse mientras observaba el precipicio en el que se ubicaba la aldea, los humanos tiraron a un lado a la asfixiada e inconsciente mujer y empujaron a Hakusai al fondo del mar el Saiyan intentaba recuperar la consciencia en medio del aire para volar y salvarse, pero ya no le quedaban fuerzas y cedió al frío abrazo de la muerte.

Viva pero sin nadie

Fenneru había quedado a merced de la soledad y el peligro. Su llanto era fuerte e irascible, padecía hambre y frio. Pero gracias al destino una chica escuchó y atendió su llanto. Al encontrarla, la chica sintió pena al ver una bebé en medio de un arbusto, ¿quién sería capaz de permitir tal bajeza? Solo había un problema, o mejor dicho, no había visto la cola heredada de su raza. Al presenciarla, se llenó de temor y la lanzó por ahí con horror. Salió corriendo despavorida, y la bebé, para su infortunió, quedó una vez más... sola.

La pequeña Saiyan se pasó ratos llorando, unos gateando y otros por ahí intentando tomar la comida de otros animales, buscándola a través del olor. Solo logró conseguir unas bayas, jugueteó y comió aquellas, hasta que la Luna llena hizo acto de presencia. La pequeña quedó encantada con el brillo del astro, aplaudiendo y riendo, hasta que empezó la manifestación de su metamorfosis, o en otras palabras la aparición de Ōzaru. Poco a poco se fue transformando hasta tener la apariencia de una mona gigante. Al ya estar totalmente transformada, lanzó un aullido al aire y como si fuera poco no pasaría desperdiciada, siendo notada por aquellos que asesinaron a su padre.

Al ver a un mono gigante no evitaron atacar, pero esta vez necesitarían más de un dardo y pocas balas para tumbarla. Cegada por el hambre y la agresividad, Fenneru comenzó a aplastar y quitar de su paso todo lo que le estorbaba en la búsqueda de comida. En la acción, la Saiyan agarraba humanos y los engullía en sus fauces.

Era una total masacre, O más bien de forma indirecta una venganza. Fenneru estaba cobrando el asesinato de su padre sin saberlo. Pero de ahora en adelante solo sabía que tenía que comer y destruir.

La luna llena se había disipado frente a un pueblo totalmente destruido, sin sobrevivientes. Regresando la infante a su estado base, y quedando agotada después de tanto ajetreo y de darse tal banquete. Al siguiente día esta había despertado en medio de todo el caos, explorando a gatas lo que había creado. El tiempo iba pasando y a cada paso o gateo que daba Fenneru se desarrollaba a base de fiereza.

La bestia

Fenneru había pasado la mayor parte de su adolescencia y niñez viviendo en una cueva, sobreviviendo a base de su transformación Ōzaru, frutas y comida de otros animales. No conocía lo que era tener unos padres o una familia. Se comunicaba a través de gruñidos y expresiones corporales. Su aspecto, actitud y personalidad se resumían en los de una persona salvaje, plantando trampas en cualquier rincón para atrapar lo que fuera y cenar, luchando como un animal con tal de subsistir.

Un día tranquilo en el que Neru andaba por su montaña, sintió la presencia de unos intrusos irrumpiendo en su territorio. Eran un grupo de monjes que estaban de expedición por la montaña, para acercarse a la naturaleza y observar su belleza. Ella logró sorprenderlos y atrapar a la mayoría de novatos con una de sus trampas, pero el maestro la atrapó e inmovilizó con un golpe seco a la altura de la nuca. Al ver que era una chica salvaje que se había criado sola en la montaña, se apiadaron de ella y decidieron llevarla a su monasterio para educarla. Pero la fiereza de la misma lo impedía, era tanto así que cuando llegaron al monasterio y soltarla empezó a atacar y morder a cada monje en su camino. Así que tuvieron que encerrarla en una especie de calabozo con el fin de retenerla mientras se calmaba.

Ese fue el error más grande que cometieron. Al sentirse amenazada y rodeada de tantos ojos al mismo tiempo. Fenneru se encontraba en un estado de locura y furia misma, gruñía, golpeaba los barrotes, sacaba sus manos para intentar atrapar a algún monje. Hacía de todo y su paciencia se acaba. La Saiyan apretó sus dientes y lanzó un grito desbordante de ira al aire, presentando cambios en su cuerpo como la desaparición del iris y pupilas de sus ojos, la elevación de su cabello, así como la adopción de una especie de color rojo-café en el mismo debido al reflejo del aura, perteneciente a esta transformación, y la obtención de un color amarillento bronceado en su piel, llegando así al estado del Falso Supersaiyano.

NeruSSJFalso.png

El maestro solo la miraba con certeza y seguridad. Se apresuró a gran velocidad hasta su torso y le propinó un patada en el mismo. Neru aún se mantenía en pie sorprendiendo a todo el monasterio e incluso al maestro. Este esbozo una sonrisa rodeo su cuerpo de un aura azulada y se lanzó una vez más contra la Saiyan. Pero esta tomo una una iniciativa mas rapida que aquel hombre, golpeando el suelo para de tal acción alzar las rocas por mera fuerza de impacto. Golpeando estas para dirigirlas como proyectil a su contrincante, el maestro pasó a gran velocidad sobre las mismas, utilizandolas para impulsarse hacia Fenneru, girar sobre su propio eje y poner fin a la contienda con una certera patada a la altura de la sien...O eso era lo que se preveía. Al la Saiyan recibir el golpe tomó al maestro y lo estampo en el suelo como si fuera un trapo. Cargo una endeble onda de ki e intentó por su parte finiquitar la batalla, pero era una inexperta usando aquella transformación, además era una "regla" ya predilecta en la misma, quedando sin energías al mismo tiempo y cayendo arrodillada en el suelo.

Los monjes se acercaron con cuidado a prestar ayuda a su maestro. Mientras otros encadenaban a fuertemente a Fenneru. La doparon para evitar que despertara un tiempo durante sus arranques de ira.

Un mañana

3 meses transcurridos tras su llegada al monasterio, le enseñaron a leer y escribir, a hablar apropiadamente, y un poco de modales, y lo más importante, artes marciales. Había adoptado el nombre de "Neru". Y al poco tiempo ya había vencido a casi todos los monjes en entrenamiento, pero no pudo contra el mejor estudiante. Este logró esquivar todos sus ataques fácilmente y la inmovilizó agarrándola de la cola, para rematarla con un golpe seco que la dejó en el suelo. Neru quedó afectada por esa derrota y no pudo dormir esa noche, así que cuando todos estaban acostados se levantó sigilosamente y salió del edificio para irse a entrenar sola en el bosque.

Todo iba bien hasta que se dio cuenta de que era una noche de Luna llena, quedándose cautivada por esta, termina transformándose en Ozaru y causando tanto barullo como para despertar a los monjes durmientes. Todos salieron a intentar inmovilizar a la mona gigante, pero eran lanzados lejos y heridos al mismo tiempo.

El estudiante que la había vencido y el maestro se dieron cuenta de que ese mono podría tener que ver con la novata, y que si su teoría era correcta su debilidad estaría en la cola, así que se organizaron todos para agarrar al mono de ahí y detenerlo, lo suficiente como para que el monje maestro le aplicará un sello que lo durmiese. Al caer dormido, el mono reveló ser Neru al volver a su forma Saiyan, y al quedar desnuda por haber roto su ropa en la transformación, el maestro los envió a todos de vuelta al monasterio mientras este trataba a la chica junto a su mejor estudiante.

Tras repasar las cosas el maestro le colocó un sello especialmente elaborado para que sintiese un profundo rechazo a los poderes de la transformación Ozaru al mirar directamente a la Luna cuando estuviese llena, y así evitarían que se transformara.

Como una verdadera artista marcial

Pasado un buen tiempo, Neru y el mejor alumno del dojo, Hyo, habían alcanzado un nivel totalmente distinto al del resto de estudiantes de la Disciplina del Gato, por lo que su maestro decidió que ya estaban listos para representar a su escuela en el Torneo Mundial de Artes Marciales que se celebraba cada ciertos periodos, reuniendo a los mejores peleadores de todo el mundo. La Saiyan estaba muy emocionada por dicha oportunidad, y continuó entrenando día y noche sin parar para no decepcionar a sus compañeros. Sin embargo Hyo la veía como a alguien inferior intentaba cada oportunidad que tenia para distraerla o sabotearla, poniendo rocas en sus botas e incluso escondiendo su Gi. Algunos le apoyaban al ser con el que mejor se llevaban, otros la defendían pero eran mas los que querían hacerla caer. Neru no los veía como enemigos y el maestro cuando se daba cuenta de estos sabotajes trataba de explicarle a la Saiyan lo que sucedía de una manera tranquila. El maestro reprendía a sus estudiantes por sus actos ya que Neru como todos ellos era una estudiante, sus atributos solo la hacían especial al igual que todos, porque todos tenían algo especial, no era suficiente para ellos y menos para Hyo.

Llegado el día, viajaron a la Isla Papaya dónde se celebraría el torneo. El primer rival de la Saiyan era un karateka, era muy obstinado y confiado de si mismo. Pero su poder no era ni la mitad de grande que el de Neru, esta era mas atenta en cuanto a movimientos. Dando un golpe tan rápido en aquel karateka que ni tiempo tuvo para defenderse, gracias a sus habilidades tanto Neru como Hyo avanzaban fácilmente hasta las semifinales, dónde se encontraría cara a cara con el contrincante más fuerte del torneo, la estrella de la Escuela de la Grulla: Juro el invencible.

Neru combatió brutalmente contra él, poniéndose mutuamente contra las cuerdas, y teniendo que recurrir a su transformación para vencerlo y sacarlo de la plataforma. El peleador parecía enfadado por su derrota, guardándole rencor por haberlo vencido con algo que él consideró trampa, algo inhumano. No cabía duda de que se volverían a cruzar sus caminos en un futuro, y tendrían una revancha.

En la final se enfrentó a Hyo, los primeros minutos sus puños, patadas y todo tipo de golpes chocaban con fiereza. Hyo ya había presenciado lo fuerte que era su compañera de Dojo yéndose ya a la ofensiva sistemática golpeando a Neru en puntos ciegos intentando derribarla, pero la Saiyan no era tonta y sabia como doblegar a Hyo a quién logró superar esta vez gracias a que centró su entrenamiento en compensar sus debilidades, sorprendiéndolo con ataques de cola y zarpazos que lo dejaron fuera de combate. Así fue como se alzó la campeona de dicho torneo, llevando la gloria a su escuela después de tantos años de derrotas.

Karma fatídico

Cuando regresó al templo, le impresionó notar que la puerta estaba destrozada, como si alguien hubiera entrado a la fuerza. Se apuró a ingresar, mientras buscaba el rastro del ki de sus compañeros. Pudo sentir una débil señal venir de la sala principal, hacia la cual se dirigió corriendo. Mientras se aproximaba, se encontró con varios cuerpos tirados, gravemente heridos e inmóviles. Se acercó a uno y le preguntó gritando qué es lo que había pasado, pero no obtenía respuesta.

Todos estaban muertos, y eso la asustaba más. ¿Quién irrumpió tan solo para asesinar a un pacífico grupo de monjes? Debía de ser alguien poderoso y con un corazón malvado, pero no conseguía detectar más que un ki que se debilitaba más y más a cada momento, no tenía tiempo que perder.

Se acercaba rápidamente a la entrada de la sala principal, dobló la esquina y después de frenar justo en frente, deteniéndose tras un desliz, lo vio. Quedó atónita en el lugar, mientras observaba como un enorme humanoide ahorcaba con su gran mano a su maestro, con todos sus alumnos tirados por el lugar, algunos enterrados en el suelo, clavados en las paredes o llenos de agujeros. Aunque podía fácilmente confundirse con un humano, la Saiyana estaba segura de que lo que se encontraba ahí, en ese momento, no tenía ni una pizca de humanidad visible.

Era muy grande, como de dos metros, tenía músculos muy gruesos, una mirada fría y asesina, y una mano de apariencia más metálica que la otra. Aún con todo esto, lo que más la tenía intrigada es que no podía sentir el ki de esa cosa, del asesino que había acabado con la vida de tantos hombres, sin saber aún con certeza por qué razón, y ahora mismo estaba interrogando al último que quedaba con vida, aparentemente.

"Dímelo de una buena vez, ya destruí tu dojo, acabé con tus alumnos y tengo tu vida en mis manos, ya no tienes nada que perder. Responde, ¿Dónde está el monstruo de la cola de mono?"
Dijo el humanoide, apretando cada vez con más fuerza.

Al maestro apenas le quedaban fuerzas para hablar, todavía no comprendía cómo es que todos sus guerreros fueron vencidos tan rápido. Solo le quedaba un atisbo de esperanza, si sus pupilos ya no podían levantarse, solo podía aguantar hasta que su discípula más fuerte regresara, y eventualmente los salvara. Pero no, eso era lo que ese monstruo despiadado quería.

Una onda de ki explotó en el rostro de aquel ente, sin provocarle daños notables pero sí cegando su vista. Cuando el humo frente a él se despejó, el anciano que sostenía en su mano ya no estaba ahí. Sus ojos se abrieron de par en par al ver cómo el maestro era lenta y gentilmente entregado al suelo, por una mujer de gi azul, pelo oscuro alborotado y, por supuesto, una claramente visible cola de mono.

"Ahora estar seguro, maestro. Tranquilo, Neru se encargará. Neru ser fuerte, poder manejarlo."
Expresó Neru, con una voz gentil que transmitía tranquilidad.

El hombre de avanzada edad cerró sus ojos y le dedicó una sonrisa de orgullo a su alumna. Ella se preparó, poniéndose en postura de pelea, mientras la amenazante figura temblaba, pero no de miedo, sino de ansia. Su oscura presencia llenaba la gran habitación, repleta de cuerpos tirados por todo el suelo y estrellados en las paredes. Neru prefería tratar el asunto en otro lugar, pero antes de nada, intentó razonar. Le preguntó quién diablos era, qué quería, por qué había atacado el dojo, qué era lo que buscaba.

"Tú me lo quitaste todo. Me arrebataste mi vida... Aquella criatura que destruyó lo que más quería... Sin duda, eres tú."
El invasor, acusando con claro rencor en sus palabras.

La Saiyana no lo comprendía del todo, buscaba en su memoria pero no lograba deducir qué era lo que había hecho para desatar la ira de ese tipo, ni siquiera recordaba haberlo visto antes. La mirada confundida de la chica solo acrecentaba más y más la furia del asesino.

"Parece que no lo recuerdas... ¿A cuánta gente has matado que no te tomas la molestia de recordar los rostros de tus víctimas? Bien... Entonces te lo diré."
Continuó, tratándola como a una genocida.

Esas palabras solo hacían que se sintiera más pérdida. ¿Qué hablaba ese tipo sobre matar? Si él había acabado con todos sus compañeros sin misericordia alguna y no mostraba señales de arrepentimiento visibles.

"Esta, es la historia de un niño lleno de sueños y esperanzas, de origen humilde pero con un futuro prometedor. Vivía en un tranquilo pueblo, en medio de la naturaleza, pero a su corta edad descubrió que se le daba bien la tecnología. Sus padres trabajaron para reunir el dinero suficiente para mudarse a la ciudad y darle la educación necesaria para que su genio aflorase... Tristemente, eso no fue lo que pasó. Unos monstruos con cola de mono atacaron aquel pueblo, y aunque los aldeanos lograron acabar con dos de ellos, su fiera cría fue la culpable de la masacre total, la destrucción de cada edificio y la muerte de cada humano... Excepto uno."
En sus palabras se sentían la tristeza, y la sed de sangre.

La artista marcial empezó a entender de a poco la historia. Ella sabía que tenía una transformación que no podía controlar y que había sido sellada, pero no recordaba haber destruido ninguna aldea estando en forma de mono gigante. Ahí estaba el detalle que se le escapaba, quién destruyó ese pueblo había sido la cría, o sea que los otros dos eran probablemente sus progenitores, sus padres. Padres, los que pensaba que nunca había conocido. Los recuerdos empezaban a invadir su mente, no tenía nada claro y solo veía cosas pasar.

Su conciencia regresó a la Tierra cuando escuchó chispas y sonidos metálicos. Su instinto le avisó, y por reflejo empezó a saltar, dando volteretas por el lugar y esquivando las balas disparadas por el brazo que había revelado ser una especie de ametralladora gatling convertida en extremidad, qué poseía aquel individuo en su cuerpo. Mientras evitaba los proyectiles, reducía la distancia hasta estar detrás de él.

Comenzó a tantear su velocidad y resistencia, golpeándolo y moviéndose al instante para no ser alcanzada. Sin duda estaba hecho de algo duro, más bien parecía que sus propios nudillos comenzaban a sangrar, manchando sus vendas de rojo, y aunque la velocidad del gigante dejaba qué desear, el arma de su brazo sin duda parecía peligrosa.

Llegando a la conclusión de que los puñetazos eran inútiles, no le quedó más opción que emplear el ki. Mientras continuaba dándole vueltas, le lanzaba repetidas ondas de ki rápidas para intentar detener dañar su arma o el resto de su cuerpo, pero no se le notaba ni rasguños. Cuando terminó justo en frente de él, a punto de recibir un ataque, dio un salto girando en el aire para quedar detrás de su espalda.

El siguiente movimiento estaba claro. Ya había comprobado que con las garras de su Tomcat era incluso capaz de rebanar metales, así que canalizando la energía azul en sus manos, formó las zarpas con las que sorprendió al asesino, causándole la primera herida significativa de toda la batalla. Esto claramente lo enfureció, y echó a la Saiyana hacia atrás con una onda expansiva de ki liberada.

Habiendo caído al suelo, no llegó a levantarse antes de recibir un gancho que la elevó en el aire, seguido de un duro puñetazo que la enterró en la pared. Todo se volvió borroso y la sensación de dolor la envolvió, parecía que no podía moverse más, pero la adrenalina la llenó y sus pelos se erizaron al escuchar la gatling girar otra vez. De un salto alcanzó el techo, e impulsándose con sus piernas volvió a estar a rango cuerpo a cuerpo del hombre metálico.

Antes de darle oportunidad siquiera de volverla a golpear, la guerrera liberó una gran cantidad de energía que venía concentrando en su mano, sorprendiéndolo con una ráfaga de ki abrumadora. Después de unos momentos de esfuerzo, empujándolo mientras este se resistía, Neru intentaba derribarlo moviendo la dirección de su ráfaga, pero su enemigo parecía simplemente inamovible. Sentía cómo estaba gastando más ki del que le convenía, pero no tenía mucho más que hacer aparte de seguir presionando.

El monstruo de metal logró detener el retroceso respondiendo con su propia ráfaga de ki. Parecía superar la de Neru, quién era la que ahora se veía acorralada. La vuelta del combate la puso aún más contra las cuerdas, si tan solo un simple puñetazo hizo que sus huesos crujieran, una ráfaga de estas dimensiones podía desintegrarla por completo si se descuidaba. Desesperada, empezó a pensar en una salida, miró hacia todos los lados pero escapar era muy arriesgado, en cambio vio los montones de cuerpos faltos de vida de sus compañeros, y la furia la consumió nuevamente.

Su aura se intensificó, sus ojos se tornaron blancos y la energía inestable del Súper Saiyan Falso comenzó a emanar de ella. Su ráfaga se desató, volviéndose más grande, pasando de ser la Hunting Claw a la Unchained Claw. Consiguió superar la ráfaga de su enemigo, sobreponiéndose a él y rompiendo su equilibrio finalmente. Terminó llevándoselo por delante y arrasandoncon una pared del dojo, llevando la pelea afuera. Respirando agitadamente por la cantidad de energía que acababa de consumir, igualmente empezó a correr por la abertura que acababa de crear, impulsada por su espíritu de lucha y la sangre que le hervía.

Saltó y emprendió el vuelo, empezó a buscar por toda la zona con su mirada, intentando localizar al objetivo, pero una fuerte onda de ki la agarró desprevenida, derribándola por detrás. Su transformación se acabó y cayó al suelo con los ojos cerrados, estrellándose contra el piso. Mientras intentaba abrirlos, escuchó un sonido metálico que se hacía cada vez más fuerte, como si se acercara. El monstruo la agarró del cuello y la levantó, mirándola directamente. La apaleó un par de veces más sin soltarla, hasta que escupió sangre.

"¿Tú... Quién... Ser? ¿Qué... Querer... Tú?"
Expiró Neru, aferrándose a la vida, aún llena de incógnitas.
"¿Yo? Hmph, puedes llamarme... Androide V, v de venganza, que es lo que busco cumplir. Vengar la muerte de todos los que asesinaste y evitar que sigas impune. Te has resistido mucho hasta ahora, monstruo, pero te llegó el fin."
Finalmente se presentó, reafirmando su objetivo.

Su mano se acercó a la cara de la Saiyana. Podía verse el resplandor cegador de una ráfaga de ki a punto de ser liberada. No le quedaban fuerzas ni para golpearlo con su cola. Había perdido mucha energía y su cuerpo ya no le respondía por el dolor. Todo parecía indicar que ya se había acabado, no logró salvar a sus aliados, no logró proteger su dojo, no pudo ganar esta batalla sola tan siquiera ni usando todo su poder. Pero podría ser que esto es lo que merecía, por todos los males que hizo o causó. Tal vez todo tenía sentido al final. No quería aceptarlo, no quería irse, pero si era la razón, tal vez estaba justificado.

"¡Suéltala ahora mismo!"
Tales palabras se oyeron provenientes del interior del dojo.

Junto a aquel grito, una onda de ki impactó el rostro del Androide V. Normalmente no le habría causado grandes daños, pero dio justamente en lo que sería el equivalente a su ojo izquierdo. Tras esto recibió una ráfaga directo al torso que hizo que soltase a Neru, cayendo esta al suelo nuevamente. Desde ahí, alcanzaba a divisar a alguien saliendo del dojo por aquella gran abertura. Era su viejo compañero Hyo, parecía ligeramente herido, pero lleno de ganas de luchar.

"Estaba 500% seguro de que había acabado ya con todos los artistas marciales pertenecientes al dojo. Tú eres tan solo la escoria que sobró."
El androide lo insultó, tratándolo como a un inútil.
"¡No te perdonaré el haber asesinado a mis hermanos! ¡Hoy caerás ante la honorable Disciplina del Gato, monstruo sin corazón!"
Exclamó con orgullo, listo para pelear hasta morir.

Hyo empezó a preparar su mejor técnica, intensificando su aura hasta alcanzar el tope de su nivel de poder, y haciendo que esta tome forma de un felino salvaje la disparó como una ráfaga hacia el androide. Este se mantuvo firme y estoico, y cuando el ataque se acercó, lo disipó tan solo con una onda expansiva. La decepción en Hyo apenas tuvo tiempo de manifestarse cuando este salió disparado por la misma onda, volando hasta acabar de nuevo dentro del dojo. Se empezó a levantar con un dolor en la espalda y la cabeza por la caída, pero apenas vio venir lo que se avecinaba.

"Esta vez me aseguraré de no dejar ninguna sobra."
El androide soltó antes de realizar su ataque.

El brazo ametralladora del Androide V empezó a cambiar de forma, volviéndose algo más similar a un cañón, dentro del cual concentró una esfera de ki que explotó como una ráfaga gigantesca. La Saiyana observó desde la tierra como el dojo en el que había aprendido a leer, escribir, hablar, socializar, comer usando palillos, practicar artes marciales y dónde pasó los años más tranquilos de su vida era incinerado y desintegrado hasta las cenizas.

"Bien... Ya no nos molestarán más, se acabaron las interrupciones."
Finalizó, preparado para continuar con la tortura.

El Androide V notó un brillo proveniente desde atrás de él, se volteó y vio a Neru levántandose del suelo como si nada. Su cara tenía una expresión de enojo e impotencia increibles, su pelo se levantaba como si hubiese viento debajo de él, y tanto su aura como su cola y cabello empezaban a tomar un color rubio o quizá dorado. Liberó un grito ensordecedor mientras sus ojos se volvían blancos como lo eran durante la transformación que ya conocía, pero luego de liberar toda la energía que aún tenía reservada, pero multiplicada por cincuenta veces, su vista se tornó azul.

Ahí estaba de pie, la tierra y el polvo se levantaban a su alrededor. Debajo de sus labios aún habían rastros de sangre, al igual que en lo rojo de los vendajes en sus puños cerrados. Crujió sus dientes y arremetió contra el androide antes de que este pudiera reaccionar. Disparó una Hunting Claw más brillante de que nunca, levantando a su enemigo en el aire, elevándolo hasta disipar la técnica. Apareció en un parpadeo encima de él y lo remató con una patada, enviándolo al suelo otra vez. Ya ahí lo aplastó con un codazo.

Sus golpes ahora sí lograban hacerle daño, finalmente había hecho que soltase quejidos y gritara de dolor. Lo que llevaba como ropa se había empezado a romper más, dejando ver mejor sus partes metálicas. Continuo atacándolo en un frenesí imparable, no lo dejaba ni respirar. Con la velocidad que normalmente desplegaba, combinada con la fuerza que ahora poseía, el Androide V no tenía escapatoria de una Super Saiyan recién descubierta. Finalmente le dio un respiro, y este cayó arrodillado.

"Tú... Cómo es que... ¡¿De dónde sacaste tanto poder tan rápido?! No... No tiene sentido..."
Habló lleno de desesperación e incredulidad, con ojos abiertos de par en par.
"Tomaste todo de Neru."
Dijo de forma seca, mirándolo mientras se oía el ruido de su aura activa.
"¡¿Eh?!..."
Se había quedado sin palabras ya.
"Tú ser fuerte porque Neru tomó todo de ti, ¿Verdad? Neru ahora ser fuerte por haberlo perdido todo... Neru lo siente, no haber querido quitártelo todo, no haber querido que esto pasara, pero Neru no poder perdonar esto. Haber amado a compañeros de dojo, y ellos ahora muertos, para siempre."
Las lágrimas brotaban sin cesar de sus ojos, pero su voz no se quebraba por más que hablara.

El Androide V todavía intentaba procesar todo el miedo que sentía cuando la guerrera se acercaba lentamente hacia él. La mayoría de sus sistemas de movimiento habían dejado de funcionar, no podía escapar. Neru puso sus manos sobre él, pensó que le doblaría el cuello o lo acabaría con un ataque de ki, pero lo siguiente fue un dolor indescriptible. Usando ambas manos y la cola, la artista marcial arrancó su brazo izquierdo y lo lanzó por ahí. Cables, sangre y otros componentes y líquidos caían del nuevo agujero en su cuerpo. Gritaba, agonizaba, pero ahí no se acabó. Cuando apenas terminó de gritar, su otro brazo también fue arrancado, dejándolo manco. Tras esto, cayó al suelo de cara.

"Tú jamás volver a tomar vidas. ¿Entendido? Sino, Neru encontrarte y matarte sin pensar dos veces."
Dictó su veredicto, advirtiéndole de no repetir sus errores.

La Saiyana procedió a levantar a su confundida víctima, se elevó en vuelo, y con toda su fuerza lo lanzó hacia el horizonte, cayendo dónde su vista no alcanzaba a discernir. Neru volvió a la tierra, echó un suspiro y su pelo volvió al color de siempre, su aura se disipó y cayó de espaldas. Estaba exhausta y tuvo que tomarse un descanso, durmiéndose del cansancio.

Ya tenía todo listo para partir. Había decidido emprender un viaje por el mundo, para conocerse mejor y sanar las heridas de su corazón, continuar superándose como luchadora y algún día reconstruir la escuela del Gato como una maestra consagrada. No sabía con certeza adónde debía dirigirse, pero sí recordó que tenía un asunto que zanjar, por lo que marcó rumbo hacia la Escuela de la Grulla, para reencontrarse con un viejo rival. Llevaba consigo los recuerdos de sus amigos y allegados, que calentaban su corazón durante su solitario viaje. Había conseguido un gi nuevo para reemplazar el viejo que había quedado destruido por su última batalla, el que tenía ahora reflejaba mejor su estado como única maestra viva de la Disciplina del Gato.

Tenía la expectativa de encontrarse con múltiples guerreros poderosos en su travesía, pues sabía que no los había conocido a todos aún, y que ellos le ayudarían a volverse más fuerte, que era lo que buscaba. Fuera adónde fuera, lo importante es que siempre se aseguraba de mantener una sonrisa, dejando una buena impresión en todos los pueblos exóticos y grandes ciudades que visitaba, todos recordarían a la chica gato de la cola de mono: Fenneru.

Estilo de Combate

Salvaje

Al principio, demuestra una forma de pelear más primitiva y acelerada, con poco control en sus acciones y actuando por inercia, sin pensar mucho en estrategias. Reparte golpes sin medir su fuerza y se aproxima a sus objetivos a toda velocidad, sin moderación alguna. Se mueve más por sus propios instintos, con observaciones rápidas en sus rivales para intentar encontrar sus puntos débiles y atacarlos ahí. Debido a su forma tan poco sutil de atacar, puede llegar a morder a su oponente, rasguñarlo con sus uñas o tirar de su cabello con tal de infligirle algún daño. También tiene la tendencia de saltar por todos lados, intimidar con su mirada fija o posicionarse con sus manos en el suelo como si fuese un animal a cuatro patas, como si de un gato montés se tratase.

En entrenamiento

Habiendo aprendido las bases del arte marcial real y manejando mejor ahora el uso del Ki, presenta una clara mejora en su forma de combatir, dando golpes más certeros y usando su energía en ataques más concentrados y menos dispersos. Sin embargo, su viejo estilo no se ha esfumado en lo absoluto, pues sigue precipitándose en más de una ocasión, recurriendo a su parte salvaje cada vez que se desespera. Con una notable imperfección y falta de desarrollo, sigue siendo una peleadora inexperta que, al cometer errores claros como dejarse llevar en medio de un combate, puede ser fácilmente contrarrestada y vencida por alguien más experimentado que sepa aprovechar estas fallas.

Definición final

Tras un arduo entrenamiento y enfoque en lo que realmente quiere ser como artista marcial, ha sabido unificar y combinar su yo antiguo y las enseñanzas que aprendió en un estilo propio y por el momento definitivo. Ahora sabe combinar movimientos más gráciles y ágiles con sus devastadores golpes, siendo una combatiente rápida por encima de todo. Su cola, que antes terminaba siendo siempre un punto débil a la vista de sus contrincantes, ahora es utilizada como una extremidad adicional en combate, usándola para golpear al mismo tiempo que sus brazos y piernas. Habiendo desarrollado mejor su pensamiento analítico, ha aprendido a desarrollar estrategias reales para poder desequilibrar a sus contrincantes, aprovechando sus fieras habilidades de las que siempre ha dispuesto. También es de mencionar, que ahora regula mejor su gasto de energía, sabiendo guardar algo por si llega a necesitarlo, en vez de desperdiciar todo su Ki en varias técnicas seguidas.

Tecnicas y Habilidades

Durante su entrenamiento, Neru ha pasado por distintas facetas a lo largo de su historia. Descubriendo, puliendo y desarrollando sus habilidades para convertirse en una guerrera formidable utilizando sus sentidos, instintos, extremidades así como su cola para el combate, demostrando versatilidad a la hora de luchar.

Esta Saiyan posee distintas herramientas de combate especialmente para el enfrentamiento cuerpo a cuerpo, siendo una de sus características populares dentro de su forma de combatir. Reuniendo una amplia gama de técnicas y destrezas.

Habilidades y Técnicas Básicas

  • Vuelo: Capacidad de elevarse y descender en el aire a través del uso de ki.
  • Onda de Ki: La forma más simple de manifestar energía para un ataque, lanzando un proyectil hecho a base de ki propio.
  • Ráfaga de Ki: Una habilidad más concentrada y potente que una simple onda, siendo un ataque más constante.
  • Sentido del Ki: Posibilidad de detectar fuentes de ki cercanas, aparte de la propia, pudiendo así ubicar a otros seres vivos y medir qué tan fuertes son en base al mismo.
  • Instinto Salvaje: Después de haber pasado tanto tiempo sobreviviendo por sí misma en la naturaleza, Neru desarrolló una especie de sexto (o séptimo) sentido que le ayuda a detectar las amenazas inminentes. Debido a esto, es difícil tomarla por sorpresa, pues tiene el reflejo natural de actuar en cuanto su instinto se activa. Ella lo describe como "oler el peligro".
  • Sentidos felinos: Gracias a su entrenamiento dentro de la Disciplina del Gato, Neru aprendió a concentrar su ki para asimilar sus sentidos a los de un gato, teniendo una audición más aguda, una vista a la que no se le escapa nada y visión en la oscuridad. También, tiene la capacidad de siempre caer de pie, aunque lo hace en cuatro patas.
  • Quinta extremidad: Dentro de la Disciplina del Gato, existe una técnica que permite al usuario moldear su ki en forma de una cola, pero al ya tener una, Neru es incapaz de usarla debidamente. Por ello, tras un entrenamiento dedicado, logró fortalecer su propia cola Saiyan con su ki, pudiendo usarla como una extensión de sí misma para pelear, junto a sus brazos y sus piernas, endureciéndola para evitar que sea una debilidad y pudiendo disparar ondas de ki desde la misma.

Técnicas Avanzadas

Disciplina del Gato

Técnica Descripción Poder
Agrestal Neru hace gala de su velocidad, acercándose lo suficiente al enemigo para enfrentarse a este cuerpo a cuerpo. Al lanzar este un golpe se hace a un "lado" para esquivar el ataque e impregnar su puño de una energía amarillenta, lanzando un potente gancho aturdidor a su objetivo. Bajo Bajo.png
Gullet Fenneru viendo una apertura en la defensa de su contrincante, se abalanza sobre este con la intención de impactar un golpe certero a la altura del cuello del mismo. Con la intención de cortarle la respiración. Bajo Bajo.png
Hereafter Neru se mueve de frente hacia al enemigo dejando imágenes residuales a su alrededor intentando despistarlo en el acto. Al encontrarse lo suficientemente cerca, ensarta un golpe con el codo en la mejilla a este y después procede a fulminarle con un puñetazo en el vientre. Bajo Bajo.png
Tomcat Neru rodea sus manos de energía azulada. Moldeando esta, hasta llegar a tener la forma de unas zarpas. Obteniendo la capacidad de realizar cortes con heridas profundas sobre sus enemigos e incluso llegando a sobrepasar defensas con una amplia dureza y dividir metal de un solo zarpazo. Y no solo también obteniendo la posibilidad de aumentar el flujo de energía alrededor de su zarpas de ki para aumentar su potencia y rango. Medio Medio.png
Crackerjack Neru se mueve a altas velocidades alrededor del enemigo, hasta posicionarse a espaldas de este para proceder a incrementar el tamaño de sus zarpas golpeando a su objetivo produciendole severos cortes y mandandolo a volar a este del impacto. Medio Medio.png
Panic Blue La Saiyana comienza a girar sobre si misma a gran potencia, creando un tornado azul a su alrededor, con el fin de defenderse reflectando ataques o realizando ofensivas enfocando a su rival y golpeando a el mismo con una fuerza abrumadora al hacer contacto, consecuente de su potencia de rotación. Influyendo también la atracción del aire y de distintos cuerpos como si fuera un ventilador gigante girando. Medio Medio.png
Hunter Claw Poderosa ráfaga de ki disparada con una mano, mientras el brazo ocupado es sostenido por la otra. Su usuaria puede redirigirla para alcanzar a su objetivo aunque este cambie de ubicación (De forma similar al Kamehameha Doblado). Medio Medio.png

Energía Inestable

Técnica Descripción Poder
Venomous Fang Utilizando el contaminante de ki, Neru rompe un hueso de alguna extremidad de su oponente, haciendo que su inestable energía perturbe el flujo del objetivo, aumentando y extendiendo el dolor del golpe. Esta técnica puede fácilmente aturdir a un objetivo desprevenido y dejarlo indefenso. Alto Alto.png
Stream Pounce Fenneru comienza a volar alrededor de su objetivo a gran velocidad, encerrándolo en una espiral formada con su estela de energía, para luego empezar a embestirlo y acabarlo lanzándose sobre él. Medio Medio.png
Unchained Claw Neru libera todo su ki errático en la forma de una poderosa ráfaga incontrolable que arrasa con todo lo que esté delante. Esta técnica sacrifica el control para obtener más potencia, por lo que es difícil de redirigir o cancelar una vez se ejecuta. Es una versión más fuerte del Hunter Claw, pero que sacrifica las propiedades de redirección por más potencia. Alto Alto.png

Nueva Disciplina del Gato

Técnica Descripción Poder
Overseas Circle Recubriendo su cuerpo en un aura azul, comienza a girar sobre sí misma de forma circular, como si fuera una gran esfera azul, hacia su objetivo, con el fin de impactar y causarle el mayor daño posible al golpear. Conforme mas velocidad consiga al acelerar durante este estado, aumentará el daño que cause. Variable Variable.png

Disciplina del Tigre

Técnica Descripción Poder
Rapacious Strike Fenneru pone sus manos en forma de garra y al mismo tiempo genera unas garras de energía capaces de quemar levemente la piel del enemigo al contacto, gracias al manejo de la Energía Inestable. Bajo Bajo.png
Tiger Footprint La Saiyan pone su mano en forma de garra y se acerca al objetivo lo suficiente, para después separar los brazos del mismo con los suyos y encestarle un golpe en el pecho suficientemente fuerte como para quemar al objetivo y dejarle la marca de la huella de un tigre. Después de dejar la marca, la Energía Inestable insertada en el sistema del objetivo a través del golpe se esparcirá por su sistema, debilitándolo y quemándolo por dentro, viéndose desde afuera como su cuerpo se cubre de manchas como las del patrón de un tigre. Medio Medio.png
Base Scratch Lanzándose hacia el objetivo primeramente le da una patada con su pie cubierto de energía, para cortarle la cara a su rival dejándole un rasguño, y seguidamente le patea el cuello a este, aplastándolo contra el suelo. Bajo Bajo.png
Ripped Twist Una versión del "Overseas Circle" donde en vez de adquirir aquella aura azulada, su usuaria se ve rodeada por una roja-anaranjada al girar, donde al hacer contacto con su objetivo corta o genera llamas al impactar, siendo mas veloz al emplearse que la técnica original. Alto Alto.png
Painted Tiger Neru adopta una posición de ataque donde pone sus manos en el suelo simulando ser un tigre, siendo rodeada por un aura anaranjada. Después procede a moverse en cuatro patas a gran velocidad y en zig zag. Al estar cerca, la Saiyan se lanza al objetivo desde un punto ciego e impacta a este con una tacleada poderosa. Bajo Bajo.png
Azur Sabertooth Neru crea un par de colmillos azulados hechos de energía, uno en cada mano. Seguido de esto procede a correr hacia su rival y da un gran salto para acercarse lo suficiente como para que los colmillos le toquen, atravesando y derribando a su objetivo al estos impactar. Bajo Bajo.png

Transformaciones

Nombre Descripción
Ōzaru La transformación clásica de los Saiyan. Gracias a esta se pudo defender en el pasado de grandes depredadores de los que no habría logrado escapar en estado base. Más tarde se volvió algo problemático para ella, siendo que su falta de control la llevaba a destruir estructuras y atacar incluso a sus aliados. Por esto es que acabó siendo inutilizada por un sello especial, qué limitaba el crecimiento de poder en su cuerpo para evitar que se transformase. Este sello igualmente fue roto gracias a que alcanzó el Super Saiyan. Actualmente la retiene gracias al autocontrol y a la meditación.
Súper Saiyan Falso Entre una combinación de su poder incontrolable y su corazón puro es que Neru logró generar las suficientes Células S en su cuerpo cómo para acceder a esta transformación por primera vez. Si bien al principio esta se desataba en momentos de ira, luego de entrenarse aprendió a activarla a voluntad, aunque aún así no era totalmente capaz de controlarla, dejándose llevar por el frenesí de poder que conllevaba. Ya cómo maestra la tiene prácticamente dominada, pudiendo acceder a esta y desactivarla sin muchos problemas, destacando que sus ojos ahora mantienen las pupilas al transformarse.
Súper Saiyan La transformación legendaria fue alcanzada por Neru después de acostumbrar su cuerpo a un estándar mínimo alto de generación de Células S gracias al uso prolongado del estado de Súper Saiyan Falso, desatándola en un momento de ira y sobrecarga emocional durante su batalla contra el Androide V. En un comienzo le suponía un desgaste de energía inmenso, pero al igual que con su versión incompleta, se acostumbró mejor con el uso y la práctica.
Súper Saiyan Caótico En un intento de combinar las virtudes de su primera transformación de batalla con la potencia de la más nueva, aprendió a manifestar la Energía Inestable del Falso en el aura del genuino, logrando una forma nueva llamada Súper Saiyan Caótico. Gracias a esto, puede acceder a su repertorio de técnicas normalmente exclusivo de la forma incompleta y utilizarlas al siguiente nivel, pudiendo debilitar a sus rivales para luego rematarlos con ataques simplemente fuertes. Es importante aclarar que esta sigue en proceso de perfeccionamiento.

Galería

Originales

SoundTrack

Neru_SoundTrack

Competiciones

Combates

3° Torneo Fanon del Poder

Fase
Modo de combate
Oponente/s
Resultado
Tercera ronda
2vs2
(Con Kento)
Kurima (DBF) y Kenet
Victoria
Séptima ronda
Normal
Okura Shijizu
Victoria

3° Teamkaichi Budokai

Fase
Oponentes
Resultado
Cuartos de Final
Darkhan (WW) y Ƶhivago/Legión (WW)
Victoria
Semifinales
Crim (WW) y Kumori (WW)
Victoria
Final
Ánima (DB:S) y Aerith
Derrota (Segundo puesto)

Golden Freezer Awards 2021

Categoría
Oponentes
Resultado
Mejor Héroe
Nivos
Normand (SD)
Verlassen
Ƶhivago/Legión (WW)
Maka (School Fanon)
Munster
Sariel (DB:S)
Lucas Carmona
Niko (School Fanon)
Gondamek
Kaibort
Ryohei (KU6)
Blade (WW)
Vetrom (SR)
Maasda
Derrota con Sariel (DB:S)

Créditos y agradecimientos

  • A DenCosmic por las imágenes del personaje en Super Saiyan Falso y Super Saiyan.
  • A Gond SS por contribuir con la idea del contaminante de ki para el concepto de la Energía Inestable en estado de Super Saiyan Falso, además de ayudar indirectamente a concebir la idea del Super Saiyan Caótico.
  • A Saail Gox y Zakura15 por dar sus opiniones y consejos ayudando a que el personaje tome mejor dirección, además de una especial mención al dibujo que hizo el primero de su personaje Ánima usando la vestimenta del personaje, y por haber creado el rediseño del Estado Base.
  • A Dark Phantom666 por la realización del Soundtrack de Neru.

Curiosidades

  • El nombre de su compañero de entrenamiento Hyō (豹), significa Pantera en japonés.

  1. Segundo lugar del 3º Teamkaichi Budokai
Advertisement