Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki
SistemaestrellasDestacado1.png

Nebula, también llamada Experimento Nº20, es una saiyajin pura residente del Universo 5. Participa dentro de la serie Dragon Ball: Shouganai, con debut pendiente en la segunda temporada, contando con el rol de principal antagonista. Antiguamente representaba al usuario DenCosmic en Continental Wikia.

IconosaiyajinU5.png
Concepto

Este personaje había sido creado por DenCosmic para participar en CW, con un concepto de androide. Se trataría de una joven que tras perderse en un viaje escolar, es encontrada y usada como experimento por un grupo de científicos, volviéndola una androide; luego de la tragedia y vagar sola un tiempo, se encontraría con la propuesta de Caelesti para participar en su juego.

La idea para el remake nació como una broma más que algo serio, ya que Saail hablaba con DenCosmic en el chat de DBFW de Discord, diciendo que le podía ayudar a remakear el personaje para no dejarlo así, y luego de pensarlo mucho, Saail vió que podría encajar dentro del canon de DB:S, y al poco tiempo llegó con nuevas ideas para el OC. Esta sería cambiada a la raza saiyajin para acoplarse al Universo 5, y se mantendría la idea de un androide, pero implementado de otro modo. Toda su historia sería reinventada para adaptarse al fic, mientras que varios rasgos de su personalidad y apariencia se mantendrían en pie, al igual que las referencias al nombre de DenCosmic. Y aunque en un principio se pensó usar solo como villana secundaria, pasó a tomar un rol principal.

DiseñoCintaComandanteN.png

Algo que se reconoce de este personaje, es que ha tenido bastantes cambios de diseño, siendo quizás uno de los OC de la wiki que más transiciones ha tenido en este sentido. Pues al comienzo la imagen era una sacada de DeviantArt, de una saiyajin. La ropa no tenía mucho para destacar, siendo ropa casual cualquiera, y el rasgo más distintivo y lo que perduraría hasta el final, sería la idea de un estilo de cabello alborotado como ese.


Nebulaprimerdiseño.png

Más tarde, tendría su primer diseño original por parte de Cosmic, y este sería la base para llegar al resultado final que ahora se ve. Esta Nebula tenía un cabello mucho más estilizado, ya no era exactamente afro como el anterior, pero sí muy despeinado. También tenía el detalle de la tira en la cabeza, que más tarde daría lugar a la idea de la cinta de comandante. Y claro, los brazos con unas hombreras metálicas, lo que iba a dar pie a la idea principal de los próximos diseños.

Algo que se puede apreciar, es que la vestimenta seguía siendo de tipo casual, con tonos pastel. Pues aquí seguía tratándose de una humana/androide.


Nebulasegundodiseño.png

NebulabySaail.png

Luego vendría un primer bosquejo del diseño final, ya acercándose bastante a la idea de este, pero aún faltaban detalles. El look del pelo ya se había vuelto más parecido, aún manteniendo mucho del anterior. Los rasgos faciales sí cambiaron mucho, siendo más serios y amenazantes. La paleta de colores en general se oscureció, el tono de piel, la vestimenta; los colores predominantes pasaron a ser el negro y el morado oscuro.


Nebulatercerdiseño.png

Y así llegamos hasta el último diseño, que fue pensado para acoplarse a su nueva historia. El diseño del traje saiyajin con colores oscuros, el tono de piel gris y los detalles de los ojos como parte relevante de sus efectos secundarios, y claro, la forma de los brazos. Se tomaron de referencia los anteriores, cambiando solo alguna cosa en la paleta de color y poco más. El pelo quedó similar al de antes también, con los mechones de la frente más cortos, pero se quiso mantener todo lo posible el volúmen.

IconosaiyajinU5.png
Etimología

Su nombre proviene directamente de la palabra 'Nebula', nebulosa en inglés, asociada con el universo y lo estelar, al igual que el nick del usuario al que representaba dentro de CW: Cosmic (cósmico en inglés). Y se decidió dejar intacta esta referencia para su remake, con la explicación de que, al tratarse de un proyecto científico, sería mucho más fácil reconocerla con un nombre que no fuese saiyajin.

IconosaiyajinU5.png
Apariencia

Nebula es una persona cuya principal impresión de su apariencia es bien clara: es atemorizante. Pero no es un terror que se difunda por ser increíblemente imponente en porte, ya que comparándola con otros saiyajin de su mundo, su estatura está por el promedio—siendo esta 178cm exactos—, y su nivel de masa muscular tampoco es tan impresionante, podría decirse que tiene un aspecto de músculos definidos, pero viéndose delgada aún así.

Nebulajovenki.png
Lo que realmente llama la atención de su apariencia, lo que incita a verla detenidamente, son los brazos metálicos que tanto ruido hacen con respecto al resto de su cuerpo. Son enormes, desde los hombros hasta las manos, realizados así a propósito. Dan un poco esa imagen amenazante, pero también, como se dijo al inicio, son aterradores. No por ser prótesis en sí mismas, sino por estar acompañadas de los rasgos de la androide. Es eso lo que les termina dando un toque sombrío.

Nebula posee unos rasgos faciales que son muy finos, desde la forma de los ojos, la nariz y la forma pequeña del rostro, la llevan a verse muy juvenil, y lo harían más de no ser por unos detalles que son imposibles de pasar por alto. Pues las bolsas en sus ojos, la acumulación de sangre en forma de venas enrojecidas, los signos generales de un mal descanso prolongado en el tiempo y ese tono de piel sombrío, gris casi incoloro; sin duda son elementos que alteran el producto final, volviendo de unas facciones que podrían ser tiernas, algo más perturbador a la vista.

Y no se termina ahí el tema. Pues el enmarañado cabello de la androide lo único que logra es acrecentar estas características antes mencionadas. Corto, con un pequeño fleco descontrolado y un montón de mechones saliendo de donde quieren, sin un orden específico y mucho menos algún tipo de sentido. Es la clase de estilo que se esperaría de alguien que no ha tocado un peine en toda su vida, y quizás sea eso algo cierto. Pero no se puede negar el hecho de que este brilla y reluce con una intensidad poco frecuente también, pudiéndose notar varias tonalidades de negro azabache entre todo ese embrollo.

FisiologíaCintaComandanteN.png

Además de poseer características que ya son bien sabidas en los guerreros saiyajin, como un metabolismo muy rápido, gozar de buenas condiciones de salud física y un cuerpo pensado para el combate cuerpo a cuerpo, Nebula cuenta con un sistema muy particular debido a la experimentación que se hizo en su cuerpo desde muy temprana edad. La inyección de una sustancia con hormonas especiales de su propia raza, esto para aumentar aún más sus características biológicas en pro de soportar los brazos metálicos; y aunque solo las recibió por un periodo de tiempo, en su cuerpo esto dejó secuelas como: la pérdida de coloración en la piel, hiposfagma—acumulación de sangre en los ojos, lo cual por suerte no le causa problemas en la vista más allá de algo de irritación—, impidimiento de un desarrollo correcto de crecimiento—haciéndola quedar por debajo de la media—, y sumado a lo anterior, problemas para un desenvolvimiento adecuado en las cuerdas vocales.

Ahora, con respecto a sus brazos: debido a su peso, son estos una carga extra muy grande para un cuerpo, aún para uno saiyajin. Pero gracias a los efectos de las sustancias, Nebula logró adaptarse y su cuerpo no sufrió lesiones o deformaciones. Las prótesis están conectadas al tronco a través de válvulas artificiales que dejan correr el ki de su propio cuerpo a través de estos brazos, y así puedan funcionar con alguna fuente de energía. Para evitar que estos pudieran ser "apagados" fácilmente, no se colocó ningún sensor externo; pero entonces, ¿cómo es que reciben órdenes del usuario? Lo que hacen es interpretar la energía que llega como órdenes de movimientos complejos, un proceso bastante complicado pero que logra hacerse a una velocidad instantánea gracias a la tecnología de su sistema y a la misma práctica de Nebula. Dicho funciona de la siguiente manera:

El usuario da una orden específica > a la vez, expulsa energía hacia la prótesis, para poder realizar la orden > el mecanismo dentro de la prótesis capta la orden y la ejecuta.


Nebulabrazos.png

Y la movilidad de las prótesis se asemeja muchísimo a la de miembros biológicos, con la única contra de que los hombros no tienen gran rango de movimiento. Un detalle a resaltar es que, no hay manera en la que tenga sensibilidad sensorial sobre las prótesis, así que por bueno que sea su funcionamiento, esto condiciona bastante. Tampoco lo tiene en las zonas más cercanas, donde los nervios se han visto demasiado tocados por las cigurías y el tratamiento de reemplazo articular.

AspectosCintaComandanteN.png

Nebulachiquita.png
Niña
Se puede ver que Nebula desde niña tenía ese estilo de cabello tan particular, rizado y con mechones desordenados, quizás un poco más que en la actualidad. Su piel poseía más color en aquel entonces, se podría decir que ese es su tono natural de piel, sin efectos secundarios.

Su vestimenta era simple: un conjunto morado dividido en torso y piernas, sin mangas. Dejando así ver la primera versión de las prótesis, en un tamaño mucho más reducido, acorde a su edad. También, la inclusión de unas botas sencillas.

Nebulajoven.png
Combate
Cuando Nebula se encuentra de servicio en su escuadrón, está obligada a utilizar la vestimenta propia de su raza: armadura y accesorios. Siendo esta primera una pechera negra de una sola tira, en color morado, al igual que el recubrimiento del abdomen. Es un diseño simple, pero el material es bastante resistente. Ella no lleva por debajo una camiseta ajustada que le recubra parte del cuello o de los brazos, así que aquí sus prótesis quedan muy a la vista, al igual que sus cicatrices alrededor de las clavículas.

En la parte inferior, se cubre con una tela violeta opaco, ajustada a las piernas. Sus botas aquí también varían entre tonos negro y morado oscuro, siendo los detalles de la punta y el arco alrededor del tobillo de este último color. También se llega a apreciar una línea blanca que pasa por el costado, de forma vertical.

Nebulacasual.png
Casual
Cuando no está de servicio, por otro lado, utiliza ropa simple. Un conjunto que se conforma en la parte superior, por una camiseta beige, con un escote abierto en punta, pero no demasiado. Un cinturón gris sin más detalles, por encima de la camisa, y pantalones café que se miran bastante holgados. Sobre todo esto, lleva un chaleco verde oscuro, abierto y sin mangas, dejando nuevamente al aire sus prótesis.

Su calzado va a depender un poco de las circunstancias, pues a veces puede simplemente ir descalza sin más, o utilizar un estilo de botas sin decorados, similares a las que usaba en su vestuario de infante.

IconosaiyajinU5.png
Personalidad

ComillasNebula(E1).png
Siendo una persona tan ausente todo el tiempo, pareciera como si nada te importara en realidad, como si fueras una cáscara vacía. Es tan extraño para mi pensarlo, tratar de comprenderlo... Pero en el fondo, sé que también estás buscando sentir; ansías la felicidad. De otro modo, no hubieras permanecido a mi lado por tanto tiempo.
ComillasNebula(E).png

La Sangre FríaCintaComandanteN.png

Nebula se presenta como todo lo contrario a lo que se espera de un saiyajin típico; ella es monótona, fría y sin nada en su carácter capaz de indicar alguna señal de vida por su parte, y a simple vista, su semejanza con un robot es mucho más predominante que con alguien de su misma raza. No es alguien que demuestre emociones de forma clara, ni interés por básicamente... nada. No tiene aficiones, ni ninguna otra cosa considerada como una "pasión".

Tan solo se deja llevar por la corriente, sin ninguna preocupación grave. Sin gustarle tener demasiada carga encima, responsabilidades, expectativas de otros, nada de eso es de su interés y prefiere evitarlo para mantenerse en esa zona de confort que si bien no la lleva a sentir la vida de forma intensa, tampoco la lleva a sentir tristeza ni agonía, tratándose así de una línea recta, un punto nulo. Así es como prefiere sentirse Nebula, prefiere evitar cualquier sobresalto, cualquier muestra de algo que sea distinto a lo que ya está acostumbrada, porque sabe lo difícil que eso sería, y cabe la posibilidad de que no logre asimilarlo y se termine decepcionando demasiado de haberlo intentado.

Por eso, se ha hecho con la idea de que las emociones no son para ella, de que no puede llegar a sentir como el resto, no puede alegrarse ni sentir una tristeza profunda. Es como si tuviera un bloqueo permanente que lo impide, y a menudo, en su mente, ella compara esa sensación con la de estar muerta en vida. Sabe que hay algo que falta en ella, no sabe cómo arreglarlo, así que simplemente se resigna a lidiar con ese hecho y hacerse con la idea de que en realidad "no tiene importancia".

La Sangre CalienteCintaComandanteN.png

Hay algo a destacar de lo antes dicho para darle una respuesta al comportamiento nulo de este personaje: la negación constante a demostrar emociones. No es como si Nebula fuera incapaz de hacerlo, porque no es un robot ni una creación artificial, el dilema es que la misma Nebula se percibe de ese modo. Nunca se ha podido tomar a sí misma como una saiyajin más, ni siquiera como un ser vivo corriente, sino que la palabra "artificial" es justamente la que está grabada en su cabeza; está segura de hay una parte de ella que permanece sin vida, aunque no sabe bien cómo explicarle esa idea a alguien más.

Y esta paranoia es en buena medida, el resultado de todos los hechos de su pasado. Del trauma que significó la pérdida de su madre, toda la experimentación en su cuerpo y la insistencia del mundo en verla de ese modo: un experimento, una creación mecánica con un solo fin. Y en el afán por defenderse de la carga emocional, sin darse cuenta, Nebula terminó creando lagunas mentales en sus recuerdos más horribles y apegándose a la idea de que efectivamente, no estaba hecha para tener emociones.

ComillasNebula(E1).png
Tus brazos, quizás sea cierto que no puedes sentir nada con ellos. Y eso te lleva a pensar que hay una barrera entre lo que tú puedes sentir y lo que otros pueden. Pero eso no es verdad.
ComillasNebula(E).png

Pero gracias a las personas con las que forma lazos, y una en especial, es que puede llegar a dejar un poco de lado esta visión pesimista de su inconsciente, y empezar a creer que ella también forma parte del mundo, que puede sentir afecto por otras personas y demostrarlo. Todavía lleva consigo ese estigma que la atormenta de vez en cuando, pero también la certeza de que la felicidad no es algo inalcanzable. Y hay lapsos pequeños en los que incluso se termina olvidando de cualquier otra cosa y apreciando genuinamente el momento.

Nebula en realidad es una persona bastante serena, algo seria de más y con un fuerte sentido de la lógica, tanto así que su propio escuadrón la termina viendo como la voz de la razón entre tanta impulsividad. No suele perder la paciencia rápido, aunque sí se percibe claramente cuando se agota, no teniendo reparo en demostrar su fatiga mental; no le gusta tener que lidiar con problemas complejos, menos los que requieran intercambiar diálogo extenso. Pues por más paciencia que tenga, su mente se agota muy fácilmente y luego le cuesta pensar con claridad. Por eso desiste por completo a la idea de estar a cargo en cualquier situación que requiera un sentido de liderazgo, pues aunque podría concluir este trabajo de buena forma, no es la clase de presión que le agrade.

Se siente más cómoda actuando como alguien servicial; suele ser atenta a las necesidades de sus cercanos y comprometerse a las cosas que accede. Aún así, su manera de ser evita que caiga en espirales de ansiedad, estrés o cualquier tipo de descontrol, prefiere llevar un ritmo calmado de vida, sin importarle ir más lento que el resto o tener comportamientos que a los ojos de otros sean anormales; no es apegada a la tradición, ni a las expectativas de gente que no le interesa. únicamente se limita a preocuparse por un reducido grupo de personas a la que considera su familia, y dentro de este sí que le intriga saber sus opiniones. No es tan desinteresada de todo como para no preocuparse de lo que piensen, sobre ella, sobre sus puntos en común y en contra; y eso es porque Nebula sigue siendo bastante insegura de su propia persona, con cierto miedo al abandono y temor de no alcanzar a cumplir con lo que esperan de ella y volverse una carga.

Y si bien puede parecer algo falta de empatía o que esta va destinada solamente a las personas que conoce, en realidad, con el pasar del tiempo, experiencias adquiridas y luego de llegar a entender un poco más a fondo de qué se trata todo ese mundo de emociones y sentimientos, ha podido desarrollar la capacidad de ponerse en los zapatos del otro. Y más allá de eso, cuando se trata de presenciar acontecimientos fatales, su mente se devuelve a fragmentos de su pasado horribles, ocasionando que todo eso le siente peor.

Nebula ha aprendido a ser más sincera consigo misma, a exteriorizar todo su mundo interno por más descabelladas que puedan parecer algunas de sus ideas; no es como si se abriera a todos, pero al menos ha decidido tener confianza en algunas personas. Y aunque todavía parece tener bastantes problemas para distinguir bien sus propias emociones, ponerles un nombre y en general, comprender todo lo que se haya dentro de su cabeza, al menos tiene la ilusión de poder mejorar en eso.

Pero también es cierto que dentro suyo siguen existiendo secuelas de traumas que muchas veces amenazan con manifestarse de la peor manera, en pesadillas, y a veces, cuando está despierta. Aún le queda por elegir entre lidiar con eso o ser sometida por sus propios fantasmas.

Lenguaje VerbalCintaComandanteN.png

ComillasNebula(E1).png
Creo que nunca te he visto decir más de dos oraciones seguidas juntas... Y siempre con ese tono, no entiendo si estás siendo irónica o no. Sólo quisiera que por una vez, alzaras la voz.
ComillasNebula(E).png

Nebula no se distingue por ser la persona más habladora, ni la que da respuestas más desarrolladas. Muchos de sus diálogos bien se podrían resumir en un "..." infinito, y habrá gente por ahí que siga con la duda de si siquiera es capaz de hablar.

Pero si llegan a descubrirlo, seguramente el resultado se trate de algo inesperado. Pues la voz de esta saiyajin es más aguda que grave y más dulce que contundente, muy opuesta a lo que se esperaría por su apariencia. Cuando habla, lo hace notablemente bajo, no tanto como para decir que está susurrando, pero sí lo bastante para sentirse como un tono adormilado y un poco apagado, sin potencia. Pero a pesar de todo, no se esfuerza en sonar más imponente, sino que simplemente dice las cosas con el timbre de voz que le nace, ya sea más o menos agudo. Y en un ambiente agradable, cuando se encuentra con amigos o con la suficiente confianza para soltarse, su tonalidad se puede volver un poco más viva. Llega a elevar un poco más el volumen— lo cual solo logra que se escuche más aguda, pero le da igual—, y se distingue mucho más la connotación con la que dice sus oraciones. Eso no quiere decir que siempre sea del todo clara en esto, pues todavía no sabe como formular el sarcasmo o la ironía para que se escuchen distintas de sus frases habituales—llevando esto a muchas confusiones y disputas, en especial con su querida comandante—. También parece costarle un poco las entonaciones de las preguntas, y algún otro mal hábito por allí, como el de tomarse demasiadas pausas.

Su manera de comunicarse, por otro lado, es directa y muy cortante. En su vocabulario no hay lugar para darle vueltas al asunto ni extenderse de más con detalles innecesarios, simplemente va al grano sin adornar nada. Tiene una forma de expresarse que va más por el lado formal, pero no del todo; no es como si utilizara términos demasiado refinados, sino más bien que no suele marcar confianza entre ella y su interlocutor casi nunca, y deja su diálogo como algo más distante. Evita usar apodos, muestras directas de cariño o con insinuaciones que puedan incomodar o malinterpretarse incluso. Y en su lugar, está acostumbrada a utilizar honoríficos en casi todo momento para referirse a sus colegas de escuadrón o superiores, tales como "Señor" o "Compañero".

Realmente es muy raro que llegue a soltar insultos, pues tiende a evitarlos para no darle un sentido brusco de más a sus palabras, viéndolo innecesario. Pero si llegara a explotar, seguramente dejaría salir algunas maldiciones que lleva guardadas y en algún que otro momento ha tenido una pizca de ganas de dejar que fluyan. Y si de cosas inusuales se trata, antes de ha mencionado que no es propio de Nebula darse rienda suelta a halagos o muestras de cariño verbales, pero en escenarios indicados podría llegar a darse y que acabe por decir algo más cursi de lo que esperaría.

Lenguaje CorporalCintaComandanteN.png

La androide es experta en tener una única expresión facial para todas sus emociones básicas, con variaciones muy ligeras. Se trata esta de un ceño fruncido que bien se podría tomar como enfado, pero tampoco se ve lo suficientemente agresivo. Y en un principio parece no tener la capacidad para modificar a voluntad sus expresiones, apenas de alzar o mover un poco las cejas para tratar de acentuar sus intenciones, pero no ir más allá. Pero con el tiempo, se llega a ver que en verdad sí es capaz de hacerlo.

Similar ocurre con sus movimientos, que son robóticos y muy poco fluidos. Pero aquí no se puede culpar del todo a Nebula, ya que sus brazos siempre se van a mover del mismo modo en que lo hace una máquina—pues a pesar de la precisión que puedan tener, se sigue notando la diferencia entre una extremidad biológica y este mecanismo—. Pero en sí, la androide no ayuda demasiado; permanece siempre rígida, con poses toscas que recuerdan a los soldados militares.

También tiene alguna tendencia extraña provocada por sus alucinaciones momentáneas: quedarse viendo a la nada, observarse las manos como si tuviera algo extraño en estas, y evitar hacer contacto visual con otros miembros de su raza.

Pero retornando al cierre del primer párrafo, en realidad Nebula ha llegado a mostrarse animada frente a ciertas personas; un relato que pocos podrán contar, acompañado de la gran satisfacción que resulta verla en su estado más pleno. Y es que, cuando se olvida de los pensamientos recurrentes que tiene, se puede tornar mucho más expresiva; haciendo muecas, sonriendo y quizás hasta riéndose eufóricamente. Aunque eso se ha visto en una única oportunidad.

PreferenciasCintaComandanteN.png

ComillasNebula(E1).png
Siempre he dicho que lo que te hace falta es un poco de pasión.
ComillasNebula(E).png

Nebula aparenta ser la clase de persona que no tiene ningún gusto particular, desinteresada por todo, como ya se ha mencionado al inicio. Y aunque batalle por hacer creer esto y remarcar su nulo interés hacia todo lo convencional, argumentando que las cosas que suele hacer no son por gusto, sino simplemente por hábito, en el fondo es inútil tratar de ocultar que sí disfruta de muchas cosas, solo que quizás no se ha llegado a dar cuenta todavía.

Y algunos ejemplos de esto están en su afición hacia la pintura, algo que ya se sabe practica a diario; también su gusto por tocar el piano, que al hacerlo para sus amigos le resulta muy satisfactorio. Y así muchas cosas que ella tiende a ver solamente como una "costumbre" muy arraigada de sus años de entrenamiento, pero que sí les ha adquirido un gustito personal. Tan solo tiene problemas para distinguir entre lo que le gusta y lo que le es indiferente, por más extraño que eso pueda parecer. Pero quizás si logra rebuscar un poco y darse cuenta de esos pequeños detalles, llegue a descubrir su verdadera pasión.

Por otro lado, está un poco más segura sobre las cosas que no le gustan. Toda su vida ha tenido problemas para comprender los gustos típicos de los saiyajin hacia los extremos como las batallas brutales y los excesos en vicios de todo tipo; y ya con ver a su propio escuadrón actuar de forma totalmente incoherente al estar bajo el efecto de esos excesos, sabe que es algo de lo que prefiere alejarse. No va a tolerar nada que la lleve a perder algo de su estabilidad mental porque entiende lo arriesgado que eso sería.

IdeologíaCintaComandanteN.png

Nebula solía ver la vida desde una perspectiva bastante nihilista, pues a sus ojos no tenía ningún tipo de libre albedrío, y toda su vida ya estaba planteada con un objetivo fijo, le gustara o no: servir a la raza saiyajin. Y eso la llevaba a sentir que estaba concebida como una máquina, sin amor, sin preocupación por parte de nadie, así que si existencia no iba a tener un propósito más allá.

Llegó a pensar que hiciera lo que hiciera, todos la veían del mismo modo, incluso sí misma. Hasta que ciertas personas le brindaron otra perspectiva; se dió cuenta que podía sentirse humana, y así su visión del mundo se volvió mucho más esperanzadora. Ahora pensaba que sí había un propósito propio en su vida, a pesar de que aún desconocía cuál era, esa "pasión" son nombre era todo lo que necesitaba para no dejar de intentarlo.

En esos años, desarrolló también un pensamiento claro acerca del valor de la vida y el modo de vivirla. Y es que Nebula nunca se había sentido parte de su propia raza, y había pensado que se debía sólo a cuestiones banales, pero iba más allá de eso. Ella no sentía ningún apego hacia la tradición, ningún signo patriótico, nada; el orgullo saiyajin jamás había estado en sus venas, ni el coraje para luchar, pues aquello sólo lo podía ver como uno de los tantos actos impulsivos de los saiyajin. Era imposible que se identificara con eso.

Pero sobre todas las cosas, no estaba nada de acuerdo con su forma de demostrar poder: sometiendo a los demás y quitando vidas inocentes para mantener todo bajo su control. Cada vez veía más a los saiyajin como los responsables de atrocidades diversas, de mucha devastación en el mundo y un gobierno que era todo menos eficiente. Sabía que el orgullo y egoísmo nato de estos guerreros podía llegar a límites imperdonables; trató de ignorar esos hechos, viéndolo como algo fuera de su alcance por completo, pero llegó el momento en el que ya no quería formar parte de aquel sistema.

Nebulamáximopoderki.png
Sin embargo, la gota que derramó el vaso fue enterarse de todo su propio trasfondo. Ahí se convenció a sí misma de que los saiyajin eran una auténtica plaga, que mientras más se propagara su reinado, más destrucción y ruina habría en el universo; más gente pasando por lo que ella tuvo que pasar. Decidió que la única forma de terminar con eso de raíz era acabar con todo el legado saiyajin, sin excepciones. Cada uno de ellos tenía una maldad innata en el corazón, ya no se trataba sólo de orgullo o terquedad, era su naturaleza: salvaje y despiadada, lo había visto por muchos años pero ahora era capaz de distinguirlo con claridad.

Había encontrado un objetivo, y por más autodestructivo que fuera, ya no había marcha atrás. Había decidido llevar a cabo el exterminio de los saiyajin.

MiedosCintaComandanteN.png

ComillasNebula(E1).png
Aunque actúes como si fueras de piedra la mayoría del tiempo, no me vayas a negar que también tienes tus inquietudes. Todos las tenemos, y algunas están... más presentes que otras.
ComillasNebula(E).png

Sería inútil tratar de poner sobre la mesa algún miedo casual hacia cosas sin mucha importancia, ya que Nebula no es alguien que se asuste si no existen detrás de ese temor, razones profundas. Y en muchos casos, su "temor" se caracteriza más que por ser un miedo como el que se le tendría a un fantasma o a un ente desconocido, donde es pura adrenalina, un terror más psicológico: los temores de Nebula son aquellos que logran desencadenar en ella emociones demasiado fuertes, desconocidas aún, emociones para las que no se siente preparada, porque no tiene idea de cómo tomárselo. Así es, lo suyo se puede simplificar como un "terror a la ambivalencia emocional". Por lo que tiene lógica que se fuerce tanto a contener sus emociones, evitando este tipo de catástrofes.

Y si eso no parece lo suficientemente aterrador, se le puede sumar el plus de que por lo general, esos temores van acompañados de imágenes de sus pesadillas frecuentes, imágenes que considera espantosas por las malas sensaciones que le provocan. Pero Nebula no le tiene miedo a sus pesadillas en sí, sino a ese malestar ambiguo que despierta en ella y que parece ser imposible de quitar. Y aunque para esto pueden haber muchos ejemplos, algunos que despiertan esta clase de sentimientos intensos en ella y la retornan a sus recuerdos serían: el ver sangre, la violencia extrema, y los paisajes lluviosos.

En CombateCintaComandanteN.png

ComillasNebula(E1).png
¡Con un demonio! Puedo dejarte pasar muchas cosas, ¡excepto tu falta de orgullo! Se supone que perteneces a una raza guerrera.
ComillasNebula(E).png

Nebula ha crecido sin una idea muy formada sobre la lucha, tan solo llegaba a verlo como algo estadístico que se basaba en entrenamientos y alguna estrategia, pero no veía en eso ningún significado más profundo. Y nunca logró hacerlo, de hecho, ya que de adulta seguía manteniendo esa visión, solo que ahora le tenía un poco más de rechazo a la idea de los combates porque veía a sus compañeros muy "poseídos" por su instinto salvaje al momento de batallar. Llegó a la conclusión de que pelear era la forma más fácil de hacer que alguien perdiera el control de sí mismo, como un vicio más, así que decidió alejarse de ese mundo lo máximo posible por voluntad propia. Sin duda, jamás entenderá qué tiene de grandioso el colocar su puño sobre el rostro de alguien más.

Aún así, pelear es una parte de su trabajo, así que tiene que hacerlo. Se ha resignado a no darle mucha importancia, y al hecho de que quizás hay algo en ello que ella no disfruta, pero los demás sí. Y a veces, puede ver un poco de esa emoción reflejada en sus oponentes. Le llega a dar algo de envidia.

RelacionesCintaComandanteN.png

ComillasNebula(E1).png
Ya sé que eres de pocos amigos, pero podrías ser más sociable con nosotros al menos. No es mucho pedir...
ComillasNebula(E).png

Siendo alguien que se agota fácilmente al tener que entablar un diálogo extenso con otras personas, prefiere mantenerse al margen con desconocidos y no meterse en una conversación que después no va a saber cómo cortar. Podría decirse que no es muy buena teniendo que lidiar con esa clase de situaciones, no le gusta ser el foco de una charla ni participar demasiado durante ella, sino que solo suele acotar algo cuando le parece apropiado—si es que llega a pensar algo interesante que decir, de otro modo, solo escuchará—; y eso pasa incluso en las juntas de su propio escuadrón.

En conclusión, nunca va a ser quien dé el primer paso en una situación social, porque se siente más como una observadora que una participante como tal. Por otro lado, cuando se encuentra con su grupo más cercano, esto podría cambiar un poco. Pues al estar en un entorno cómodo para ella, se suelta más y deja la lógica un poco más de lado; eso sí, nunca tanto como para acompañar a sus compañeros en sus vicios, pues Nebula en ese sentido siempre será como la amiga que no puede beber porque sabe que le toca estar al volante. Pero sí logra participar de la misma forma que el resto y sentirse parte de un conjunto en vez de alguien que solo ve lo que sucede a su alrededor.

Chopa2icon1.png Chopa

Él en un principio le tenía mucho miedo a la androide por la impresión que daba, pero se fue dando cuenta de que en realidad resultaba fácil hablar con ella, y que era todo menos agresiva. Nebula lo veía como un sujeto agradable, algo cobarde quizás, pero eso no le interesaba demasiado, lo veía lógico. Chopa a veces llegaba a ser medianamente afectivo con ella, con muestras de afecto como abrazos, que a veces Nebula evadía o dejaba ser, pero no solía corresponder de manera directa.

Su amistad se basaba en charlas con el resto del grupo más que cualquier cosa, pero también tenían su diálogo interno entre ellos dos. Chopa acostumbraba a arreglar los brazos de Nebula cada vez que se dañaban, y eso los volvió más cercanos. Este primero también solía desahogarse un poco con ella, contarle sus inquietudes o hablar de cualquier tema banal; aunque Nebula por su lado no se abría tanto personalmente, pero sí comentarle alguna duda que le apenaría preguntar directamente a Echalote o a su otro compañero, que eran más toscos de paciencia.

Su relación personal era una amistad bastante estrecha, aunque a simple vista no lo parecía por la introversión de la androide; también eran muy buenos compañeros el uno con el otro, ayudándose en labores para terminar más rápido. Chopa le inculcó un poco a Nebula el valor del trabajo en equipo y de ofrecer ayuda, cosa complicada en un mundo formado por guerreros orgullosos. Dentro de su grupo, la amabilidad del soldado saiyajin siempre la hizo sentirse menos extraña.

Korn2icon1.png Korn

Una parte de su personalidad le recordaba en algo a la propia capitana, siendo alguien muy terco y violento. Así que con frecuencia se veía en la obligación de intervenir en los roces que estos dos tienen debido a su carácter, y evitar así que llegasen a los golpes.

Nebula se llevaba bien con él, a pesar de que no compartían muchas cosas en común, por no decir casi nada; pero le agradaba que el saiyajin fuera sincero con su tropa y no se callara sus opiniones, aún si eso derivaba en problemas—bueno, en realidad eso no le agradaba tanto, ella hubiera querido que Korn aprendiese a controlarse mejor—. Le llegaba a resultar cómica en especial la relación de este con la comandante, sabiendo que siempre estarían discutiendo pero al final seguirían siendo buenos amigos, y eso era algo que Nebula podría ver y apreciar: la cercanía que el soldado tenía con la comandante.

Entre ellos no solían hablar demasiado fuera de sus misiones, solo en ocasiones en las que Korn le replicaba por, según él "dejarse mandonear por la comandante", aludiendo que debería luchar por el cargo de líder y esa clase de cosas. Nebula no se lo tomó nunca en serio, especialmente porque muchas de las veces que parloteaba así, estaba ebrio; pero entendía que el saiyajin se preocupaba por su bienestar y por ver que se sintiera cómoda en su puesto. Y dentro de ese grupo, la honestidad del guerrero siempre la hizo sentirse a gusto.

Echalote2icon1.png Echalote
ComillasNebula(1).png
Su forma de hablar, sus gestos y su mirada, todo en ella parecía ser como una gran explosión de adrenalina. Y algo la hizo sentirse momentáneamente atrapada por ese despliegue de emociones intensas, como una carga negativa que estaba siendo arrastrada hacia una positiva por simple inercia.
ComillasNebula(2).png

Su primer acercamiento se había dado por un malentendido de la saiyajin al pensar que Nebula la estaba despreciando, pero al descubrir que genuinamente ella no estaba interesada en batallar, le resultó shockeante. Echalote no podía comprender cómo había alguien tan desinteresada de su orgullo como saiyajin, y Nebula no comprendía cómo alguien podía ser tan insistente con eso al punto de la obsesión. Pero aunque chocante, también les atraía eso que desconocían, y existía en ellas esa necesidad por conocer más de la otra parte que era tan diferente.

Y así fue; terminaron por formar un lazo muy estrecho. Echalote fue la primera persona en intentar acercarse a Nebula y romper su burbuja, siempre incitándola a ser más demostrativa, dándole participación dentro de su equipo y confianzo en ella para tareas importantes. Siempre se esforzaba por hacerla ver que dentro suyo había más para ofrecer que una máquina de combate, y constantemente le reiteraba que valía la pena intentarlo, que no se iba a rendir con ella hasta ver que fuera feliz.

Nebula sabía que la comandante tenía un carácter fuerte y muy decidido, siempre había admirado la seguridad con la que se planaba a decir las cosas, a pesar de que estuviera equivocada, y aún si los retos que tenía en frente eran imposibles. A veces su intensidad rompía los límites de agresividad, especialmente con ella; malentendía sus palabras o sus acciones y despertaba su ira, a veces decía estar harta de la androide y le deseaba la muerte. Pero Nebula sabía que no lo decía en serio, la apreciaba y se preocupaba por ella más que cualquier otro lo había hecho, y por un momento realmente tuvo la ilusión de quedarse a su lado.

Pero también sabía que su manera de pensar y la de la comandante eran muy diferentes, eso las llevaba a discutir, en ocasiones de manera intensa. Habían temas que evitaban tocar en profundidad para no arruinar las cosas, pero en algún momento se iba a volver demasiado evidente; Echalote solía hacer la vista larga a los signos de discordancia de Nebula, pensando en algún momento cambiaría de opinión. Nebula trataba de obligarse a pensar del mismo modo que ella esperaba, pero era imposible obviar el malestar que eso le provocaba. No iba a haber forma en que ninguna cediera a sus propios ideales, y eso se encaminó en la pregunta de qué era más importante: ¿los ideales o el lazo que compartían? Era demasiado complicado, ninguna estaba dispuesta a abandonar su forma de pensar, pero tampoco estaban dispuestas a cortar su vínculo, mucho menos a enemistarse por mucho que eso hubiera facilitado las cosas. Jamás se iban a poder odiar mutuamente, pero tampoco estaban hechas para seguir un mismo camino.

Pero dentro de ese grupo, la brillante presencia de la saiyajin a su lado siempre la hizo sentirse querida.

Rensouicon.png Rensou

El rey de los saiyajin parecía haber tenido algún tipo de cercanía con Yuzu en el pasado, quizás más de lo que se podría esperar, al juzgar la forma nostálgica en la que siempre vió a Nebula, quien se asemejaba mucho a su madre.

Contrario a lo que se esperaría del mandamás de su raza, el hombre desde el inicio sintió un afecto remoto por Nebula, producto de ese misterioso vínculo con la fallecida saiyajin. Así que siempre intentó mantenerla a salvo, pero debía encontrar un punto medio entre su deber como rey, la progresión de su raza y el afecto hacia la niña. En el fondo, quizás sabía que tomaba el camino equivocado con ella, que provcaba su sufrimiento, pero se esforzó por darle un hogar, de tomar el lugar de un padre para la huérfana. Mientras mantenía su culpa enterrada.

Nebula al inicio lo veía con malos ojos, le parecía igual al resto de científicos que siempre andaban detrás de ella. Pero con el tiempo se acostumbró a su presencia, se dió cuenta que era un sujeto más bien inofensivo en el fondo, sin malas intenciones. No le gustaba nada aceptarlo ni pensarlo de más, pero posiblemente una de las razones de que ella adquiera un carácter más dócil que otros saiyajin, era por la influencia del rey, de cómo se mostraba ante ella en la comodidad de su castillo. Siempre había sido amable y empático, algo protector, pero con un fuerte carácter cuando se colocaba su capa. Así era como lo veía. Sin embargo, en realidad ella nunca llegó a notarlo como un padre, porque había cierta confianza que no le podía permitir, no sabiendo el cargo que portaba. Porque dentro suyo también existía ese temor de que en realidad solo se estuviera ganando su confianza para sacarle provecho.

Jagaiicon.png Jagai

Realmente entre ellos nunca ha habido una interacción muy positiva. El Consejero del rey desde el inicio vió a la androide como una herramienta útil y nada más, no teniendo ningún reparo en hacerle saber cuál era su único propósito. Mientras que Nebula jamás le prestó demasiada atención, pero sí prefería mantenerlo lejos; hasta la cyborg se podía dar cuenta del cinismo que mantenía con ella, algo que solía considerar "normal", pero se fue dando cuenta que no todos la veían como una simple máquina.

Yuzuicon.png Yuzu

Su madre ha sido una figura que en la vida de Nebula destacó por su enigmática ausencia. Pues para iniciar, ella jamás pensó que tuviera algo a lo que llamar "una madre", ni un pensamiento claro de qué significaba esa clase de relación. Lo único que siempre supo fue de una mujer que se le aparecía en sueños, todas las noches, como una clase de ritual. Siempre dándole una sensación cálida antes de desaparecer y dejarle un vacío. Pero al despertar, esa imagen estaba borrosa, y jamás pudo darle un rostro preciso a esa mujer, por mucho que lo intentara. Se volvió algo a lo que le dedicó bastante tiempo, la curiosidad era demasiada hasta para ella, y no podía simplemente ignorar ese hecho; tenía el presentimiento de que si descubría de quién se trataba, esos extraños sueños desaparecerían para siempre.

La idea era algo que podía llegar a causarle una mezcla extraña de sensaciones, especialmente en sus primeros años. Lo poco que recordaba de la mujer, era extrañamente similar a ella, la perturbaba, pero de a poco le comenzó a dar igual, como si se hubiera hecho a la idea de que era imposible que tuvieran algún tipo de parentesco.

El vacío que le provocó la falta de una figura materna en su vida no era algo a lo que soliera prestarle atención, pues le parecía común entre los suyos. Pero al enterarse de la verdad, un montón de emociones la golpearon repentinamente, como si hubiera encontrado dentro suyo la causa de todos sus males. Porque no conocía a su madre, no sabía nada de ella, ni siquiera su nombre, pero el único recuerdo que tenía de ella había logrado dejarle una marca tan profunda de la que era imposible desprenderse.

IconosaiyajinU5.png
Contexto

Para hablar de la saiyajin de los brazos metálicos primero se debe establecer un contexto de su especie, los saiyajines del Universo 5, una raza que también posee especímenes en otros universos pero que en este se destacan por muchos aspectos. Poseen una sociedad notablemente marcada por sus estamentos sociales, los cuales son hechos en base al poder de cada saiyajin una vez nace, y lo peculiar es que no existe clase baja, sino que se dividen en clase media y alta, también conocida como la élite.

Se rigen por un sistema monárquico, con un Rey a la cabeza de la raza y un grupo de saiyajines que conforman los escuadrones de élite, realizando las tareas que la realeza requiera. El clasismo en Nuevo Sadala es real y bastante importante, ya que la sociedad ve como tabú la existencia de relaciones entre los saiyajines de clase media y los de élite, ya sea que se trate de un compromiso como si es una unión con el fin de procrear, algo que dictaminan que está prohibido.

En el Universo 5 han formado un imperio que domina cada rincón que hayan encontrado e invadido, autodenonimándose como la raza emperadora del cosmos y creyendo que no hay forma de que los superen. Eso sí, han buscado la forma de asegurar esto, formando alianzas con otras razas y reinos, como el mismísimo Reino de los Demonios, con los cuales tienen acuerdos de mutua ayuda en caso de necesitarlo. Tecnológicamente están bastante avanzados, contando con grandes naves capaces de albergar una buena tripulación y hacer viajes de largas distancias, así como también armaduras muy resistentes y scouters.

La especie, en su mayoría cree en la existencia del Legendario Super Saiyajin, contando esa leyenda generación tras generación, y estando cada guerrero deseando ser la esperanza de la raza y ser aquel ser mítico que consiga la dichosa transformación.

IconosaiyajinU5.png
Historia

InfanciaCintaComandanteN.png

Planeta Nueva Sadala, año 779. No son pocas las historias y leyendas que comienzan a ser contados en esta fecha y este lugar...

Nebula creció en el Planeta Nueva Sadala en un ambiente bastante hostil, como fruto de una pareja que nunca debió procrear, siendo un saiyajin de élite y una saiyajin de clase media, llamada Yuzu, algo totalmente inaceptable para aquella especie. Esto causó que la corona persiguiese a dicha familia. El padre falleció en una misión como soldado de élite, aunque no serían pocas las sospechas ante tal hecho, mientras que su madre...

Yuzu sería la única que se interpondría entre tal pensamiento y la inocente vida de una niña, defendiendo a su hija aunque eso le costase la vida. Y finalmente eso le costó...

Era una noche de fuertes tormentas y lluvias torrenciales, la pequeña saiyajin era dejada en una habitación, a solas, mientras su madre se preparaba para afrontar un acto que no podía concebir en su cabeza, pero que debía hacer frente de todas formas. Nebula no entendía la situación, tan solo tendría unos dos o tres años, es de esperarse. Pero a pesar de su corta edad, el trauma que le generaría ver a su madre bañada en sangre sería para toda la vida.

Yuzu no pudo hacerle frente a unos demonios que habían sido enviados por el mismísimo asistente del Rey, Jagai, por lo que la sangre corrió por su cuerpo, cayendo al suelo sin lograr su cometido, y lo que fue peor, su hija habría visto aquella escena. Aquellas imágenes de la mujer que juró protegerla, teñida de un rojo intenso y gritos que lo único que le causaban era un trauma mayor...

Ese día, la vida de Nebula daría un giro de 360 grados, ya que al ver como había sobrevivido al ataque de dos demonios, aunque con ello perdiera sus dos brazos, haría que el Rey Rensoy y Jagai vieran en la saiyajin un gran potencial, uno más allá de lo imaginado. A sabiendas que una niña huérfana y bastarda no podría adentrarse en la sociedad de Nueva Sadala, verían la oportunidad perfecta para comenzar un nuevo experimento en busca del legendario Super Saiyajin.

Lo primero que harían los científicos sería cambiar sus destruidos brazos por un par de prótesis metálicas de avanzada tecnología, y a partir de allí no habría día de su vida en el que la niña no se viera rodeada de examinadores y eruditos de la raza, que veían como el proyecto avanzaba de forma eficiente, por primera vez luego de 19 intentos fallidos. No tenía descanso alguno, y lo peor de todo era que nunca fue tratada como una niña, sino que era un objeto, un soldado creado con el mero objetivo de ser una guerrera de élite y progresar como especie tanto imperial como tecnológicamente.

Claro está que Nebula nunca fue comunicada de lo que estaba ocurriendo, ella no sabía que las prótesis habían sido colocadas con ese objetivo, ni sabía que el resto de niños vivían diferente a ella. No se le permitía preguntar nada, y mucho menos jugar, o incluso sonreír...

Su cabeza estaba llena únicamente de pensamientos inculcados, ideas sobre el poder, la supremacía de su raza, la necesidad de acabar con los malvados saiyajin híbridos y la famosa resistencia. Escuchaba acerca de eso, pero sintiéndose totalmente ajena. Pues aunque hablasen sobre la importancia del progreso y de la nueva tecnología que en ella estaba siendo probada, que podría convertirse en el arma más valiosa de la milicia saiyajin, al final las palabras que le dirigían siempre eran las mismas: "Experimento Nº20, Nebula", "saiyajin artificial", "androide", "alteración genética". Nacida y formada únicamente para servir a la raza.


Nebulaninaki.png

El Rey de los saiyajin llevaba ya un tiempo viéndose impresionado por el éxito de la androide, y luego de descubrir que era estéril y no podría dar descendencia de la forma tradicional, no dudó en adoptar a la saiyajin que le pareció digna de continuar con el poderoso linaje. Había pensado esperar más tiempo, pero viendo que la niña no estaba recibiendo los cuidados adecuados y muchas veces había llegado a estar en peligro de muerte por la negligencia de los científicos, decidió que lo mejor iba a ser llevarla a vivir con él.

ComillasNebula(1).png
Esta es tu casa a partir de ahora, así que siéntete libre de explorar todo lo que quieras— trató de no sonar tan duro como cuando hablaba con sus subordinados, pero era difícil—. Tú... puedes confiar en mi también, a partir de ahora.
ComillasNebula(2).png

Era amable con ella, y le brindó toda la comodidad que el gran castillo le podría ofrecer. El hombre parecía tener sentimientos encontrados con la pequeña, siempre viéndola como si le recordara a alguien más. Pero siempre supo guardar bien su distancia ante la frialdad de Nebula, quien no se sentía del todo en cofianza con el rey.

AdolescenciaCintaComandanteN.png

Dentro del castillo había una biblioteca enorme que guardaba un montón de documentos históricos y libros de historia de su raza; Nebula a veces buscaba una forma de matar el tiempo cuando no se encontraba en exámenes físicos ni al ojo de los científicos chupasangre, para evitar pensar en otras cosas; y leer era una de esas ideas que no sonaban mal. Lo intentó, pero mientras más rebuscaba, releía documentos e intentaba unir las piezas, se daba cuenta que algo le hacía ruido. Todas historias de conquista, idolatrando a su raza, a los pasados reyes y toda la tradición que había prosperado desde hace décadas. La androide jamás se había sentido atraída por la tradición de los suyos, y aunque se forzó a dar esos acercamientos más íntimos con el pasado de su raza, era inútil; seguía sin poder entender de qué se trataba todo eso del orgullo y de la sangre ardiente. Ella se había criado en soledad, dentro de cuatro paredes, era imposible que la narración de una conquista sanguinaria le provocara más que repelencia y una sensación de no pertenencia.

Aún así, había alguna que otra cosa interesante en esa biblioteca si rebuscaba bien. Libros de geografía, mapas, manuales de viaje, un montón de cosas útiles para los saiyajin al momento de salir de campaña y no perderse en el camino. Había llamado especialmente su atención una guía para orientarse a través de las estrellas, a través de la cual descubriría el significado de su propio nombre. Nunca había pensado que el universo podía exceder tanto los límites de su planeta... aún así, supo que era mejor para ella no meterse demasiado en el asunto. De todos modos, tarde o temprano todo iba a ser conquistado por los saiyajin, y todo se reduciría a una serie de escombros.

Pero ese no fue el único intento de "pasión" que había llegado a tener, si es que podemos llamarlo de alguna manera. Con una corta edad comenzó a pintar de forma asidua, haciendo retratos o pinturas que cualquier podría ver como arte abstracto, pero que en la incomprendida cabeza de la saiyajin eran imágenes borrosas de su pasado, y que entre unas y otras solo tenían dos cosas en común, una mujer y el predominante color rojo.

Los años no dejaron de pasar, al igual que las pesadillas que la atormentaban en las noches. Esas imágenes traumáticas le producían un insomnio que cualquiera podría notar con esas pronunciadas ojeras, pero que nadie lograría entender, ni la misma Nebula. Y el problema yacía en que aquel rostro de la mujer con la que soñaba, que la despertaba de sus cortos períodos de sueño, o que la dejaban paralizada por unos segundos si veía algo que le sorprendiese, era un rostro irreconocible para ella.

Escuadrón de éliteCintaComandanteN.png

Unos años pasarían, y la saiyajin continuaría realizando chequeos y estudios diarios, que habían generado que poseyera un control muy buenos de sus implantadas prótesis, pero que a su vez, causó que en el planeta ya se escuchase un rumor de una saiyajin modificada por los científicos, lo que ponía al resto de guerreros en un estado entre la intriga de saber si esto era real y el resentimiento al saber que un experimento de tal calibre podría dejarlos atrás en los mismo escuadrones por los que tanto anhelaban ingresar.

Las pruebas para formar los nuevos escuadrones de élite comenzarían, habiendo guerreros muy fuertes en las primera pruebas. Pero cuando fue el turno de Nebula... El silencio era total, nadie abría la boca cuando era turno de la saiyajin, pero, por el contrario, cuando su momento finalizaba, la voz y los comentarios llenos de recelos abundaban en la raza, no podían entender ni querían aceptar que algo así fuese real.

Luego de numerosas pruebas, tan solo unos pocos saiyajines quedaron calificados para la fase final, donde se enfrentarían en combates 1 vs 1 para así probar su nivel en batalla y ver de que estaban hechos. El punto de inflexión sería marcado luego de que Nebula ganase sin dificultad varios combates, llegando el encuentro frente a la saiyajin más fuerte, después de ella, claro está.

La joven no mostraría emoción alguna una vez ingresaba a la plataforma, mientras que por el contrario, Echalote, su contrincante, parecía algo emocionada, totalmente opuesto al miedo que habían sentido los anteriores rivales de la saiyajin. El combate comenzaría con un duro intercambio de golpes, dejando ver desde el comienzo que esta chica no era como cualquier otro guerrero, incluso sorprendiendo a Nebula al impactarle un par de golpes en su rostro.

Esta última entendería que debía tomarse el combate en serio y lanzaría un golpe al rostro de su oponente, impactando y manchando este de sangre, lo que la dejaría anonadada al recordar aquellas imágenes de esa mujer desconocida para ella y quedado shockeada momentéanente. La saiyajin reaccionaría recién luego de recibir otro golpe, atacando sin pensarlo dos veces, causando que le rompería varias costillas a Echalote y posteriormente, la noquearía, ganando el combate aunque este no le hubiese agradado por su desenlace.

Luego de que los máximos rectores de la especie observaran todo el transcurso de la selección, Nebula sería premiada con una insignia al resultar vencedora, pero cuando esta se marchó, prefirió pasar por el sector de heridos y dejar la insignia junto a una Echalote inconsciente, a pesar de los reclamos de los que parcían ser sus amigos, Korn y Chopa, para después marcharse.

Pasarían los meses y al castillo llegaría Echalote, ya recuperada, reclamando una revancha a Nebula, estando bastante enojada al pensar que la saiyajin le había tenido alguna especie de piedad al darle la insignia que consiguió aquel día, pero las frías respuestas de la joven la dejarían sin palabras, y sin revancha.

ComillasNebula(1).png
No te confundas... pelear, a mi no me interesa. Por eso... te di esa insignia.
ComillasNebula(2).png

Posteriormente se revelaría que Nebula formaría parte del Escuadrón Nº 11, y por casualidades del destino, si podemos decirle de alguna manera, sería junto a Chopa, Korn y, por supuesto, Echalote... estando esta última dispuesta a seguirle insistiendo por un ajuste de cuentas, pero también parecía tener otras intenciones detrás.

ComillasNebula(E1).png
Te falta pasión. Pero si te unes a nosotros, prometo ayudarte con eso. ¿Qué dices? Podemos convertirnos en los número uno.
ComillasNebula(E).png

EchaloteNebulahistoria1.png

Misión KanassaCintaComandanteN.png

Corría el año 798, el escuadrón ya había hecho varias misiones, aunque estaban frustrados de que no se les asignase ninguna importante. Habían formado una buena relación entre todos, Echalote actuaba como la madura cuando tenía que controlar a los inquietos de Chopa y Korn, y Nebula se intentaba mantener alejada de estas interacciones, pero también se notaba que se sentía cómoda allí, al menos más que en su infancia rodeada de científicos.

Las relaciones de Nebula con los chicos estaban progresando, Chopa había expresado que había reparado sus brazos en alguna ocasión luego de aprender bastante al respecto, cosa que la saiyajin agradecería; con Korn hablaba poco, pero estaban de acuerdo en que su comandante a veces se volvía un fastidio; mientras que su vínculo con Echalote era más bien peculiar. Desde su primer encuentro, ella había aparecido como una especie de guía para Nebula. Porque aunque la cyborg se ahogara en sus propios pensamientos, en la inmensidad de su propio mundo y los recuerdos borrosos, la saiyajin tenía la capacidad de mantenerla alejada de eso, al menos por un rato. Podía hacer que se olvidara de todos sus conflictos y concentrarse en ser de ayuda para su equipo. No todo esaba perfecto siempre, pues a veces las cosas se tornaban difíciles, pero Nebula sentía que poco a poco empezaba a comprender eso que la comandante le había dicho cuando se unió al Escuadrón.

Luego de cruzar varias palabras de apoyo entre las saiyajines, Echalote comprendería más a su compañera, prometiéndole que estaría para apoyarla toda la vida, formando un compromiso entre ellas, algo que Nebula no comprendía mucho de momento pero que aún así agradecía, ya que su compañera de escuadrón era de las pocas personas que cuando se encontraba junto a ella sentía que era querida...

ComillasNebula(E1).png
No voy a detenerme hasta haber llevado a este equipo a la cima de todo, aún si tengo que insistirles todos los días para que muevan el trasero— ablandó un poco la mirada—. Nebula, quisiera que permanezcas a mi lado, porque no sería lo mismo sin ti aquí— miró al frente, apoyándose en la pared—. Eres tan diferente que a veces no te comprendo para nada, pero me das aliento.
ComillasNebula(E).png
ComillasNebula(E1).png
Permanece a mi lado hasta el final. Y te prometo que podrás llegar a ser muy feliz.
ComillasNebula(E).png

Llegaría el día que se les asignaría una misión relativamente importante, erradicar a los habitantes del planeta Kanassa, algo que en cierta medida los haría emocionarse, o bueno, casi a todos. Pues Nebula se sentía excesivamente abrumada ante la idea. En el viaje, Nebula y Echalote entrenarían sin cesar, como de costumbre, pero también tendrían sus momentos de distracción, como por ejemplo cuando Nebula demostraría saber tocar el piano, o cuando charlando entre todos la androide se enteraría de como su compañera entrenó meses para pedirle la revancha solo para resultar con su propuesta rechazada, no pudiendo evitar reír ante lo hilarante que su comandante era a veces.

Una vez se encontraron en suelo kanassa, organizaron su misión, la cua era eliminar todo rastro de vida kanassiano, algo que acostumbraba a hacer la raza saiyajin con los distintos planetas que invadían. Dicha misión comenzaría con éxito y sin ningún problema, separándose y matando sin pena ninguna a los residentes del planeta que solo rogaban porque los dejaran con vida, fracasando en el acto.

Pero todo cambiaría cuando Nebula, mientras destruía una ciudad local, observaría a una madre kanassiana protegiendo a su hijo, provocando que volviesen a su cabeza las imágenes de su madre resguardándola, pero potenciando aquella confusión que inundaba su cabeza al no recordar quien era aquella mujer. Por esta razón Nebula se interpondría en el ataque de Echalote hacía la madre y su hijo, lo que daría pie a una discusión entre ambas. A veces era de ese modo, sus ideales chocando en los momentos menos oportunos; Nebula haciéndole saber lo mal que le parecía seguir pretendiendo que el genocidio era una forma adecuada de seguir progresando, y Echalote objetando que aquellos no eran sino formas de vidas que no merecían su atención, mucho menos algún tipo de piedad. Pero aún al calor de la disputa, se notaba que habían aún cosas que querían decirse, pero no podían llegar a un acuerdo.

ComillasNebula(1).png
¿Y qué harías... si a mi me mataran?— Esta vez, su tono fue más sereno—. A mi, a toda la tropa. ¿Esa sería una pérdida para ti?
ComillasNebula(2).png
ComillasNebula(E1).png
Lo sería— no tardó en responder, con toda seguridad—. Jamás dudes que lo sería. Tengo prioridades, eso no significa que no tenga sentimientos: por los muchachos, por ti...— se acercó, y apoyó las manos en ambos hombros de la androide, aún sabiendo que no tenía sentido hacerlo—. Todo lo que hago por ustedes, no te atrevas a ponerlo en duda.
ComillasNebula(E).png

Y la escena sería roa antes de llegar a un punto en común, desviando a ambas por un camino distinto. La de las prótesis se encontraría con un kanassiano, al cual subestimaría al luchar con él, posiblemente aún confundida con todo lo que rondaba por su cabeza, causando que se llevase un golpe que la marearía aún más, dejando en su mente un sinfín de imágenes que solo le traían dolor, muerte y sangre. Era la maldición que le había dejado el sujeto.

ComillasNebula(1).png
"Haré que revivas cada una de las atrocidades que han cometido ustedes los saiyajin, a lo largo de toda su historia; cada una de las vidas que se han cobrado. Espero que esas pesadillas te persigan hasta el día de tu muerte."
ComillasNebula(2).png

Echalote llegaría en su rescate pero al verla a la cara no podría evitar pensar en como los saiyajines causaban este tipo de imágenes sangrientas, le dolía el simple hecho de imaginarlo. Estaban ambas de regreso en su planeta, con Nebula descansando en el hospital, así que la comandante trató por todos los medios de hacerle llegar sus intenciones. No podía rendirse con eso.

ComillasNebula(E1).png
Todo lo que te dije antes es verdad, Nebula— aseguró, devolviendo una expresión más seria—. ¿Alguna vez te dije cómo conocí a los hermanos?— Nebula negó con la cabeza, y ella rió—. Estábamos en los escuadrones infantiles, y me tocó colaborar con otro grupo. Ellos eran tan vagos como ahora, y me dieron demasiados problemas, pero nos hicimos amigos— hizo una pausa para recordar algunas cosas—. Me han seguido desde entonces. Y tú también elgiste seguirme. No podría defraudarlos.
ComillasNebula(E).png

Pero a pesar de sus esfuerzos, no podía contrarrestar aquellas imágenes en la cabeza de su cadete.

ComillasNebula(1).png
No puedo hacerlo...En realidad... no puedo acompañarte más... Lo siento.
ComillasNebula(2).png

La masacreCintaComandanteN.png

De regreso en Nueva Sadala, Nebula rondaría, perdida y ahogada en sus pensamientos, sin saber que hacer mucho de su vida. Sin prestar mucha atención a sus al rededores ingresaría en un laboratorio que había visitado numerosas veces, aquel donde la vieron crecer, pero las imágenes que se encontraría serían la gota que colmaría el vaso.

En el centro de una sala, rodeado de científicos y examinadores se encontraba un niño, pero no era un niño común y corriente, se trataba de uno con los mismo brazos que ella cargaba... Comenzaba a entender... Desvió su vista hacia la mesa que tenía a su lado, observando unos papeles que eran titulados con el nombre de "Experimento Nº 50, 49, 48" y así bajando hasta llegar al suyo, "Experimento Nº 20: Único caso exitoso hasta el momento".

Todos sus recuerdos, borrosos, comenzaron a verse más claros. Comenzaba a entender poco a poco el como su vida había sido manejada por unos simples saiyajines que hicieron con ella lo que quisieron, le arruinaron la vida. La rabia subía poco a poco hasta apoderarse de su ser, ya no iba a controlarse más.


Nebulamáximopoderki.png

Sin dudarlo un segundo atacó a los científicos que poco pudieron hacer, por no decir nada, matando a cada uno de ellos en el acto. Pero esto no terminó aquí, todo lo contrario, su cabeza se había aclarado por primera vez en su vida y ahora sabía cual era su objetivo real, debía cortar con esto de raíz, y para hacer esto tenía que matar a todos y cada uno de los saiyajines, para así terminar con este legado de una vez por todas.

Salió del laboratorio y voló sin rumbo por el planeta, matando a todo saiyajin que se le cruzase por el camino, no lo dudaba ni un mísero segundo. Mientras volaba, llena de ira, se encontraría con sus compañeros y amigos, Chopa y Korn que descansaban plácidamente, pero que cuando entendieron la situación se pusieron alertas.

Está de más decir que poco pudieron hacer frente al portento físico y técnico que representaba la saiyajin en batalla, matando a los dos sin que pudieran oponer ningún tipo de resistencia.

Por su parte, Echalote habría regresado de Kanassa luego de haber asesinado a aquel sujeto que causó traumas y dudas en Nebula, haciéndolo lo más rápido posible al tener una sensación de que algo malo estaba ocurriendo en Nuevo Sadala. Y cuando llegó se dio cuenta que así era, encontrando los cuerpos moribundos de Chopa y Korn, en un mar de sangre.

Los saiyajines se disculparían por no lograr haber hecho nada para evitarlo, explicando que Nebula era la causante y falleciendo instantes después, en brazos de su capitana.

Sin dudarlo, iría en busca de su compañera de escuadrón, encontrándola y viendo que el estado en el que estaba ya era irrecuperable. Nebula le explicaría que ya tenía su mente más clara, contándole que la mujer que siempre estaba en sus pesadillas era su madre, y aquellos asesinos que llenaban las imágenes de sangre, los saiyajines... Por fin tenía todo más claro.

Echalote, intentando ayudarla y que recapacitase, le preguntaría si la veía a ella como un monstruo, pero la joven no podría mantener su vista en los ojos de la comandante, solo veía un rostro desfigurado y sádico, como el de todos los de esta raza que tanto mal habían causado a propios y extraños, ya no había vuelta atrás.

Entendiendo que no había forma de hacerle cambiar ese pensamiento, ambas sabrían que solo una podría seguir en pie y cumplir con su cometido, entrando en una feroz batalla.

ComillasNebula(E1).png
Entonces... así son las cosas— rió con amargura—. Nunca esperé conseguir mi revancha contra ti.
ComillasNebula(E).png

Los golpes eran intensos y notablemente veloces, los choques eran despiadados y no parecía que se tuviesen nada de piedad ni que se echasen para atrás a pesar de haber sido compañeras, amigas o incluso estar comprometidas. La capitana insistiría que no importaría lo que pasase, que ella no la odiaría a pesar de los resultados de todo la situación, aunque su contrincante no podría entenderlo mucho, ella había matado a sus propios amigos.

Lograrían asestar muchos golpes la una con la otra, hasta que con un hábil movimiento Echalote alcanzaría a cortarle uno de esos brazos metálicos a su oponente, pero cuando tuvo la oportunidad de matarla, no lo hizo. Este acto causaría que su rival respondiese rápidamente atacando sin cesar, hasta romper varios de sus huesos y herir de forma grave, hasta dejar a la saiyajin tirada entre las rocas..

ComillasNebula(E1).png
Siempre pensé que las cosas iban a terminar de otra forma. Creí que podía hacer que sintieras la misma pasión que yo, si te enseñaba cómo veía el mundo... fue demasiado crédulo de mi parte.
ComillasNebula(E).png
ComillasNebula(1).png
No es tu culpa... siempre ha sido de esta forma. Desde el momento en que todo pasó, he estado muerta por dentro, lo sé. Mi sangre es fría.
ComillasNebula(2).png
ComillasNebula(E1).png
Sin embargo... estoy feliz por si. Por primera vez desde que te conozoco... veo algo de pasión en tu mirada... Así que más te vale... no darte por vencida. Por mi parte... estaré esperando una revancha.
ComillasNebula(E).png

La muerte de Echalote ya era inevitable, la sangre brotaba de todas partes de su cuerpo y nada podía hacer frente a ello. Con la frente en alto, la saiyajin moriría expresando que por primera vez veía pasión en el rostro de Nebula, en su mirada, y otorgando la venda morada que siempre portaba, para finalmente despedirse...


EchaloteNebulahistoria2.png

No pasó mucho tiempo para que la corona actuase, aunque esta había cambiado de portador, ya que Rensou no habría soportado que con todo lo ocurrido los altos mandos se siguiesen negando a cortar el problema de raíz y matar a la que ya era conocida como una genocida. El ahora Rey Jagai ordenó a todos los escuadrones la búsqueda de Nebula pero encontrarla no fue difícil, yacía de rodillas, a unos escasos metros del cuerpo moribundo de Echalote, sobre un mar de sangre formado por las heridas de ambas, con un brazo herido y el otro desprendido de su cuerpo.

Sin pensarlo dos veces los soldados actuaron y retuvieron a la saiyajin que poca oposición pudo realizar, ya era tarde y nada podía hacer. La realeza decidió que la mejor opción era encerrarla y aprisionarla, pero no en Nuevo Sadala sino alejada de toda sociedad y todo saiyajin al que pudiese atacar como hizo anteriormente.

Y allí permaneció por un buen tiempo, alejada de todo rastro de vida mientras no fuese para alimentarla... Atada con cadenas en cada una de sus extremidades... Y totalmente sola...

IconosaiyajinU5.png
El Día de la Lluvia Roja

Con el pasar de los años, la realeza y todo el pueblo de Nuevo Sadala comenzó a catalogar este acontecimiento con un nombre, hasta el punto de enseñarlo en las escuelas. Obviamente muchos datos serían modificados y no se mencionaría nada de las razones del actuar de Nebula, dejándolo como un ataque de locura e incluso usando el hecho para tapar la muerte de niños en otros experimentos.

  • Tipo: Masacre.
  • Nombre: El día de la Lluvia Roja.
  • Fecha: 16 de junio de 798.
  • Ubicación: Planeta Nuevo Sadala.
  • Perpetradora: Nebula
  • Víctimas: Saiyajines de Nuevo Sadala.
  • Cifra de víctimas: ~ 45.
  • Desarrollo: Nebula, "Experimento Nº 20", atacó a nuestros científicos en un arrebato de locura y rabia, matando a todos los que se encontraban en el Laboratorio Central, a su vez, asesinó a sus tres compañeros de escuadrón, el Escuadrón Nº 11, Chopa, Korn y Echalote. Se estima que varios niños saiyajines con los que se esta experimentando también fallecieron en este hecho. El acontecimiento es llamado en Nuevo Sadala como "el día de la Lluvia Roja" por la sangre que derramó del cuerpo de nuestros saiyajines inocentes.

IconosaiyajinU5.png
Habilidades
  • Coordinación Visomotriz: Las prótesis de Nebula no le permiten el sentido del tacto, por lo que ha tenido que adaptarse a tener una precisión visual increíble. También a ser muy acertiva al momento de utilizar más o menos fuerza para una tarea.
    • Memoria Motriz: Yendo de la mano con lo anterior, se ha tenido que valer mucho de todos los mecanismos de memoria que su sistema le puede ofrecer, no sólo el visual, sino también recordar los patrones de movimiento exactos, los niveles de fuerza y presión de sus manos, cualquier detalle de ejecución a base de pura prueba y error, aprendiendo a prestar atención a cada mínimo detalle para volver a replicarlo.
  • Absorción de Energía: Los brazos de Nebula, además de tener la capacidad de almacenar energía de su propio usuario, también la pueden drenar de otros seres vivos; así como lo hacían muchos de los androides de la franquicia, solo que no de la misma manera. En vez de tener sensores en las palmas, el metal de sus extremidades es capaz de filtrar la energía que recibe del exterior; esto sucede a través de impactos fuertes como golpes, movimientos que le permitan una cercanía con la energía del contrario para poder "robársela". Así que si el otro está en movimiento, expulsando energía constantemente, eso también hara más fácil el trabajo. Por ende, esta es una habilidad pasiva que sirve mucho para prolongar la resistencia en combate y debilitar lentamente al rival.
  • Cambios de Temperatura: Otra característica de sus miembros metálicos, es la capacidad de modificar este rasgo; puede hacer que sus brazos adquieran calor extremo o frío helado, y esto no tendría ninguna repercusión en ella ya que no lo sentiría—tampoco dañaría el metal, ya que este resiste bien—. Entonces, no tendría problemas en usar esta táctica indefinidamente. Claro, el cambio de temperatura es algo paulatino y que cuesta un poco de su propia energía, así que tampoco es conveniente en todas las situaciones.
  • Efecto Reflector: Gracias a las propiedades del katchin forjado, Nebula puede hacer que los ataques débiles de ki o con propiedades de luz reboten sobre sus brazos, redirigéndose en dirección opuesta. Esto sin dañarse las prótesis.
IconosaiyajinU5.png
Debilidades
  • Articulaciones de los brazos: Las uniones entre sus piezas metálicas que funcionan como articulaciones, puede que sean elásticas y con un punto a favor ya que no requieren mantenimiento con aceites para funcionar correctamente, pero también son mucho menos resistentes que el resto del recubrimiento. Así que pueden ser dañadas o hasta cortadas y así desprender las partes de las prótesis.
  • Bloqueos mentales: Nebula suele tener esa especie de bloqueos mentales en combate, algo que no es de extrañar si hablamos de una persona que fácilmente se puede llevar una sorpresa al haber vivido dentro del castillo por toda su vida, teniendo pocos combates a vida o muerte.
  • Sangre y traumas pasados: De la mano con lo anterior, y sumado a los traumas infantiles que tuvo a lo largo de toda su vida, Nebula suele espantarse y reaccionar abruptamente al ver sangre correr por el cuerpo y rostro de sus contrincantes, o en el suyo propio.
IconosaiyajinU5.png
Estilo de Combate

Nebula no es una amante de los combates, por lo que su estilo llega a sentirse un poco impersonal. Más que sentir el combate fluir a través de su cuerpo, de sentir la adrenalina, Nebula se limita más bien a analizar su entorno y hacer lo que crea más conveniente. Tampoco es que se trate de una analista maestra, pues desconoce muchas de las bases de las artes marciales y las ideas que tiene sobre el dominio del ki y cómo contrarrestarlo también son algo pobres—recordemos que ella maniobra el ki de una forma diferente, a través de sus brazos—. Tampoco es lo que podríamos llamar una buena improvisadora, ya que no es de tener ideas ingeniosas en el momento oportuno.

Lo que sí es al momento del combate, es una buena observadora. Nebula se ha acostumbrado a prestar especial atención a detalles, y a pesar de no saber nada de combate técnico, puede distinguir cosas como el cansancio de un oponente, sus niveles de ki, qué tanto han subido o bajado, qué tan pesados son sus golpes, esa clase de estadísticas que se sacan en base a comparativa, producto de su gran memoria motriz. Y por supuesto, además de ser especialmente atenta a detalles de su oponente, también sabe cómo usar su propio cuerpo en combate. Sabe sus rangos de movimiento, niveles de energía y absolutamente todos los límites de sus propias capacidades, lo que le facilita mucho la tarea de revisar sus opciones.

Al momento de la batalla, se caracteriza por ser muy paciente. Ella espera su momento, busca una oportunidad ideal para atacar, y no simplemente se lanza a la ofensiva porque sí. Es común en ella mantenerse al menos una parte del encuentro a la defensiva, o ir variando ente defensa y ofensa, pero pocas veces una total ofensiva. Esto lo hace solamente en casos donde sabe que el combate es fácil de ganar y no tiene mucho sentido extenderlo.

IconosaiyajinU5.png
Técnicas

OfensivasCintaComandanteN.png

NebulaToqueIntensivo.png

Nebula concentra su energía en los dedos de su mano, y al acercarse lo suficiente a su oponente, lo impacta brutalmente en las zonas alrededor de los ojos y sobre la frente. Además del golpe propiamente dicho, terminará por liberar algo de energía contra su oponente a través de sus dedos, dañándolo más profundamente. Dependiendo del nivel de fuerza que use para ejecutar esta técnica, podrá provocarle una ceguera temporal o en situaciones extremas, una lesión permanente de la vista que va desde cataratas a ceguera completa.

NebulaCarbonizador.png

Nebula se toma un par de segundos antes de atacar, usando su energía concentrada dentro de los brazos para activar su sistema de calentamiento y elevar la temperatura de estos. Se lanzará a golpear, y aunque los primeros golpes seguramente sólo causen alguna quemadura leve, haciéndole pensar al rival que no es la gran cosa, Nebula dará un último golpe, ya con la temperatura de sus brazos al límite. El contacto del metal en este estado contra la piel es capaz de ocasionar una quemadura de quinto grado.

NebulaBombadelZar.png

Nebula concentra ki en ambas manos al estilo del Resplandor Final, pero con la diferencia de que una vez este impacta en su objetivo se realiza una explosión de características masivas, claro está, dejando a la saiyajin en un estado bastante deplorable una vez la utiliza. Suele ser su última esperanza y no la utiliza prácticamente nunca.

NebulaDisparosMagnum.png

Utilizando sus dedos anulares concentra ki de forma que puede lanzar numerosos rayos de ki con una velocidad que lo hacen prácticamente imposibles de esquivar, aunque la joven debe focalizarse de tal manera que suele ser un blanco fácil para ataques externos.

NebulaCanonPion.png

Colocando sus dos manos, abiertas y unidas, a la altura de sus hombros, comienza a crear una esfera de ki con la que toma todo el ki absorbido. Finalmente, con un ataque muy potente ya concentrado, lanza un rayo de ki que en muchos casos puede ser moral, incluso dañando zonas completas de planetas. Nebula toma una pose un tanto peculiar para realizar esta técnica, encorvándose y colocando una pierna delante de la otra con bastante distancia entre ellas.

NebulaMinigunExtremo.png

Utilizando ambas manos, las posiciona una hacia delante de su cuerpo y otra hacia su espalda y comienza a girar lanzando ondas de ki, con la particularidad que están salen una tras otra y en gran cantidad, creando una avalancha de ondas capaces de infringir daño en todas las direcciones. Nebula ha sido capaz de practicar esta técnica al punto que puede lograr que las ondas de ki salgan de la forma más aleatoria posible, que sumado al giro a gran velocidad, forman un ataque impredecible, rápido y, por lo general, efectivo.

NebulaSuenosGelidos.png

Nebula se encarga de bajar la temperatura de sus dedos a una lo suficientemente baja para congelar casi que al contacto. Una vez hizo esto se dispone a atacar normalmente y cuando tiene la oportunidad, ataca a los ojos del rival, buscando congelar la córnea de estos y así bloquear la vista de su oponente.

DefensivasCintaComandanteN.png

NebulaRefraccion.png

Nebula concentra las luces externas en sus dos brazos, cruzados por delante suya, para finalmente reflejarla dicha luz en dirección a la mirada del oponente y así cegarlo y poder escapar o contraatacar.

NebulaSupresion.png

Utilizando la capacidad de absorber energía, Nebula concentra todo su ser en esta función, precisamente en su brazo derecho y así poder utilizar su cuerpo como canal y desviar el ataque enemigo. Con su brazo derecho recibe el ataque el cual pasa por todo su cuerpo y sale desde su brazo izquierdo, así evitando los daños.

NebulaAntiblindaje.png

La saiyajin busca absorber la mayor cantidad de ki posible mientras se desarrolla el combate, para posteriormente utilizar la capacidad de devolver el ki, pero para distribuirlo por todo su cuerpo, principalmente para la capa más externa de su piel. Con esto crea un reforzamiento en la piel capaz de resistir de mejor manera los ataques enemigos, principalmente los físicos, y puede concentrarse con mayor facilidad en ataques mayores.

De Apoyo/HíbridasCintaComandanteN.png

NebulaImpulsoSaturniano.png

Canalizando energía en sus pies, puede utilizarla como propulsor para aumentar su velocidad a la hora de atacar cuerpo a cuerpo o para esquivar ataques enemigos, pero también es capaz de direccionar dicho impulso hacia sus rivales y causar quemaduras importantes, teniendo que ser utilizado a corta distancia.

NebulaDesgasteCinético.png

Nebula entrará en un intercambio de golpes, con la intención de salir beneficiada de ello. Pues al estar su rival atacando y moviéndose constantemente, liberará energía, energía que Nebula podrá ir drenando con cada golpe que le vaya a acertar, y al pasar de los minutos, aún si al inicio se trataba de una situación reñida, Nebula podrá sacar ventaja, ya que esa misma energía acumulada volverá sus golpes mucho más contundentes.

NebulaBlitzkrieg.png

Nebula observa y analiza el estilo de pelea de su contrincante, hasta poder concentrar ki en la zona donde su rival fuese a golpearla, una vez este lo hiciese el golpe no surtiría efecto por la energía acumulada, utilizando esta misma para responder rápidamente y atacar al máximo.

NebulaImpacto de Mayak.png

La saiyajin utiliza sus brazos de forma opuesta a como suele hacerlo, es decir, en vez de absorber la energía de su oponente, Nebula llena a su oponente de la misma, provocando una especie de sobrecarga en su cuerpo que puede causar que este quede inconsciente al ser abrumado por tanto ki.

NebulaDescansobelico.png

Luego de un combate intenso, Nebula utiliza los cambios de temperatura de su cuerpo para relajarse, primero, cerrando heridas al usar temperaturas bajas y congelar la sangre que por ellas sale, y luego utilizando temperaturas altas y así relajar músculos contracturados en las partes afectadas.

NebulaDesordenespejado.png

Nebula crea grandes ondas de ki, y, utilizando la capacidad de reflejar cualquier tipo de luz u onda en sus brillantes brazos, comienza a formar un espectro de luces a su al rededor que confunden a su contrincante. Esta técnica solo es útil si se encuentra a una distancia suficientemente cerca para que las ondas de ki sean útiles y lo suficientemente lejos para que el reflejo llegue a confundir al rival. Requiere una gran concentración y coordinación, la cual Nebula ha llevado a otro nivel al incluso poder acercarse mientras la realiza, confundiendo al rival hasta el punto de estar tan cerca como para golpearlo antes de que lo note.

NebulaVendavalmarcial.png
Esta técnica suele ser pocas veces usada por Nebula ya que requiere suficiente concentración para realizarla como para analizar la situación. Primero utiliza la capacidad de cambiar la temperatura de sus brazos, haciendo que uno funcione con temperaturas frías y otro con calientes. Posteriormente busca lanzar fuertes kiais en distintas direcciones con toda su potencia, creando ráfagas de vientos intensas que se van intercalando, y sumado a los choques de temperatura que se producen, terminan por formarse un tornado que Nebula es capaz de, incluso, direccionar.

IconosaiyajinU5.png
Niveles de Poder

NiñaCintaComandanteN.png

NebulaPoder1.png

A una corta edad Nebula ya mostró indicios de ser una saiyajin prodigio, con un gran poder base y una notable resistencia a causa de su sangre mestiza entre castas. Esto facilitó y de hecho promovió la decisión de la realeza de utilizarla como experimento. A una corta edad, su poder comenzó a desbordar, dejando salir todo su potencial en acompañamiento de las prótesis que solo ayudaban a resaltarlo.

Joven (Base)CintaComandanteN.png

NebulaPoder2.png

Luego de atravesar su desarrollo físico, la saiyajin se mostró mas y más fuerte, de la mano de un proyecto que progresaba de forma exitosa y mejorando sus capacidades de combate. Era una saiyajin a temer en todo Nuevo Sadala.

Joven (Máximo Poder)CintaComandanteN.png

NebulaPoder3.png

Fueron pocas las veces que Nebula se vio forzada a utilizar mas de su nivel promedio, siendo que por lo general este era mas que suficiente para hacerle frente y vencer a cualquier oponente. Por esta misma razón nunca fue capaz de controlar tal cantidad de energía manteniendo a su vez un control mental.

IconosaiyajinU5.png
Experimento Nº 20
NebulaexpedientebyCosmic.png

"Experimento Nº 20" recibió el nombre del experimento que utilizó a Nebula como sujeto de pruebas. Las razones eran claras, la chica había presentado una gran resistencia al sobrevivir al ataque de 2 demonios a pesar de poseer una corta edad, además de ver una gran oportunidad al ser una chica fruto de una pareja que no debió haber existido al ser de madre de clase media y padre de élite.

Esto causó que el Rey aceptase las plegarias de Jagai y la utilizasen para continuar con sus experimentos, luego de 19 casos donde el sujeto terminó falleciendo, en su mayoría por malas prácticas provenientes de los saiyajines del sector intelectual.

En principio se colocaron 2 prótesis metálicas, una en cada una de sus brazos, realizadas a detalle y con gran precisión, las cuales fueron cambiadas mediante la niña crecía y se las adecuaba a su cuerpo, hasta llegar a unos brazos óptimos en todas las condiciones. Dichos brazos eran evaluados casi diariamente por todo tipo de examinadores, haciendo pruebas físicas como levantar cierta cantidad de peso o impactar algunos golpes, como también en su funcionamiento, articulaciones, velocidad de respuesta, entre otros.

A su vez, mediante se observaba que el proyecto de los brazos avanzaba de forma exitosa, también se le fueron añadiendo funciones extra, con el finde lograr que Nebula se convirtiese en un guerrero de élite capaz de salir de cualquier aprieto o problema en batalla y fuera de esta. Con esto se le colocaron a los brazos la capacidad de aumentar o disminuir su temperatura exponencialmente, o la capacidad de reflejar la luz, por ejemplo.

Las evaluaciones continuas en ella no cesaron hasta que Nebula logró ingresar en el escuadrón de élite, ya que este le requería una gran cantidad de tiempo y esfuerzo, aumentando el período entre sesión y sesión. Eso sí, los científicos no se detuvieron aquí y buscaron crear un ejército de saiyajines como la guerrera, fallando en otras 30 oportunidades hasta que Nebula descubriría todo.

IconosaiyajinU5.png
Batallas

HistoriaCintaComandanteN.png

Arco Rival Resultado
Pruebas del escuadrón Saiyajines varios Victoria
Pruebas del escuadrón Echalote Victoria
Misión Kanassa Pueblo kanassiano Inconclusa
"El Día de la Lluvia Roja" Korn y Chopa Victoria
"El Día de la Lluvia Roja" Echalote Victoria

Torneos y ConcursosCintaComandanteN.png

Torneo o Concurso Rival Resultado
1º Teamkaichi Budokai Rediktum-Yudai & Shouyu (CW) Derrota
1º Torneo Fanon del Poder Lucas Carmona Victoria
1º Torneo Fanon del Poder Rokoshi (DBF) Victoria
1º Torneo Fanon del Poder Sadness (WW), Koshu (DBF) y Enfers (CW) Derrota
Golden Freezer Awards 2019 (Mejor Anti-héroe) Anti-héroes varios Derrota
2º Torneo Fanon del Poder Praiz (DBGS) & Debbido - Dragon Ball NW & Sadness (WW) Derrota
2º Torneo Fanon del Poder Pyrofarer, Fern du Moshui (DBF) VS ╠ Klepsei ╣ Victoria
4º Torneo Fanon del Poder Saetia Victoria
4º Torneo Fanon del Poder Rice (WW) y Neru Derrota
4º Torneo Fanon del Poder Lucas Carmona Victoria
4º Torneo Fanon del Poder Crim (WW) y Makako (WW) Derrota
IconosaiyajinU5.png
Galería

Arte ConceptualCintaComandanteN.png

EspecialesCintaComandanteN.png

IconosaiyajinU5.png
Curiosidades
  • Nebula sufrió grandes cambios desde que Saail es dueño de la misma, pasando a ser un personaje completamente opuesto.
    • Dejó de ser una heroína para ser una villana.
    • Dejó de tener una paleta de colores variada y colorida (rosado, celeste, etc) a tener una mucho más oscura.
  • Ella no utiliza el mismo tipo de camiseta pegada a la piel igual que el resto de sus compañeros, sino que tiene una especial que se acomoda a la forma de sus hombros para no entorpecer el movimiento de los mismos.
  • Algunos datos mostrados en el One Shot:
    • A pesar de protagonizar este, su primer diálogo lo tiene hasta casi la mitad del escrito.
    • En un momento se menciona que ella sonríe por primera vez en el año 798, es decir, a sus diecinueve años de edad. Se puede especular que también es la primera vez que llega a reírse.
    • Nebula suele utilizar una manta negra durante sus viajes. Para evitar que la luz se reflecte en sus brazos y mantener perfil bajo. Sin embargo, se la quita para pelear. Esta se llega a ver tan solo una vez en el OS.
  • Y otros acerca de su relación con el resto de su escuadra
    • Korn y Chopa llegan a tararear la melodía que suele tocar Nebula en el piano, eso quiere decir que ya la han escuchado varias veces hasta saberla de memoria.
    • En el artículo de Echalote, indica que su edad es de veinte años, por lo que le llevaría un año a Nebula.
  • Alrededor de todo el artículo del personaje hay algunos detalles hechos a propósito, en espera de que algún lector se llegue a dar cuenta. Y aún si fue el caso, o no, aquí una lista de esos símbolos—se invita a tomarse el tiempo de leerlos y pensar sus significados, ya que no todos estarán explicados, o bien podrían interpretarse de otra forma—:
    • Los colores que representan a la raza saiyajin del U5 son el morado y el amarillo, y en el diseño del artículo se combinan esos colores, solo que el morado específico de Nebula es de tono opaco y oscuro.
    • Los encabezados principales tienen como ícono el emblema de la propia raza—que en este universo no es únicamente un emblema de la realeza, sino también de la élite—. Un signo que, aunque a Nebula no la representa, es obligada a cargar con él de forma obligatoria.
    • En los sub-encabezados, está la cinta propia de los comendantes de escuadrones. Sin embargo, no se le ve el logotipo amarillo, precisamente porque este ya está sindo usado en los encabezados principales, es decir, la cinta fue separada del emblema principal.
    • Las frases ubicadas en la sección de la personalidad son casi en su totalidad dichas por otro personaje, y se distinguen por tener unas comillas de color violeta más claro. Esto se hizo con la finalidad de acenturar el lazo estrecho entre estos personajes y el valor que ha tenido en el desarrollo de la personalidad de Nebula.
    • En contraste, las citas que son extractos o propias de Nebula, se distinguen por tener unas comillas más opacas.
    • En la división de la personalidad principal, con los títulos de "La Sangre Fría" y "La Sangre Caliente". Estos hacen referencia primeramente a como se refieren los saiyajin a los de raza pura: Sangre Caliente, y a los que son híbridos: Sangre Fría. Sin embargo, toma otro significado en la historia de Nebula, ya que esta utiliza el término "Sangre Fría" para referirse a sí misma como alguien que no encaja dentro de su raza. Así que "La Sangre Fría" se está refiriendo a la parte de su personalidad que se siente robótica, pues poniéndolo de la forma más literal: por sus brazos no corre sangre caliente, estos son fríos. Mientras que su contraparte, "La Sangre Caliente", alude al desarrollo que llega a tener a lo largo de su historia, que la hace sentirse más viva.

  1. Tercer puesto del 4º Torneo Fanon del Poder
Advertisement