Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki



Akiraenobras.png
¡Artículo en construcción!
Este artículo está en proceso de ser mejorado por el propietario, así que evita editarlo sin su permiso.

Lacemonia es un personaje creado por Omega76. Es una guerrera que luchó como parte de Los Restauradores, fue amante de Umbra e, inicialmente, miembro de la realeza del planeta Sang.

Apariencia

La piel de Lacemonia, como la de cualquier miembro de la Familia Real Sangiana, es rojiza y se torna de un color más intenso cuando está enojada, tiene ojos lilas y su pelo, que lleva siempre atado para luchar cómodamente, es de un color rojo más fuerte.

Lacemonia lleva puesto generalmente el uniforme de combate característico de los Restauradores: un gi blanco con cinturón negro y botas también negras con pequeñas cadenas doradas.

Personalidad

Lacemonia es una joven amable y compasiva, que siempre se sintió en la necesidad de alcanzar la paz para ella y para sus seres queridos. A pesar de formar parte de la realeza, el sector más favorecido de la sociedad sangiana, su soledad y su distanciamiento de las ideas del Rey la hicieron incapaz de comprender el odio y las guerras que azotaban su planeta.

En cuanto a sus relaciones, pasó toda su infancia sin amigos, no porque no quisiera, sino porque pasó toda su vida resguardada, estudiando o entrenando permanentemente y alejada de su padre, el Rey Lazaw, y su hermana, Cinis, quien sería heredera al trono al ser la hermana mayor. Sólo Umbra, su tutor, la apoyó realmente durante su infancia y adolescencia, lo cual le hizo desarrollar un lazo afectivo (y más tarde amoroso) con él.

A diferencia de sus familiares, a Lacemonia no le gusta para nada llamar la atención, no porque le resulte desagradable en sí, sino porque la hace sentirse incómoda. Tampoco es una chica que se preocupe demasiado por ser formal o por mantenerse demasiado agraciada, queriendo siempre mostrarse como es y como se siente sin reprimirse nunca. Ciertamente estos rasgos de su personalidad están fuertemente asociados a su triste pasado.

Infancia

Lacemonia es la hija menor de Lazaw, Rey del planeta Sang. Su madre, que portaba el mismo nombre que ella, murió por una complicación en el parto, dejando a Cinis, la hija mayor, como candidata a heredera del trono directa siendo ella una niña pequeña.

A pesar del aprecio que sentía Cinis por su hermana menor, con quien amaba jugar y pasar el rato, ésta tenía que afrontar ahora su obligación como princesa y futura reina del planeta Sang, dedicando la mayoría de su tiempo a los estudios. Su padre, por otro lado, tenía que atender una gran cantidad de asuntos administrativos, así que le encomendó la crianza de la infanta a quien había sido su guardia y amigo, Umbra.

La infanta creció muy sola y muy aislada de su familia y del mundo exterior; pasó gran parte de su vida encerrada en el palacio y participando ocasionalmente en ceremonia realizadas por la Familia Real, en las cuales los súbditos le otorgaban hermosos regalos y la saludaban. Aunque, claro, eran todos desconocidos para ella. De todas formas, Lacemonia había encontrado en ellos cierto bienestar y consuelo en medio del gran vacío que significaba la ausencia casi total de seres queridos.

Sin embargo, el intento de homicidio de su padre, el Rey Lazaw, de parte de un grupo de rebeldes que querían convertir al planeta Sang en una república, derivó en el inicio de una nueva gran guerra, en la cual se planteaba el objetivo de exterminar a todos los opositores al gobierno de la familia real.

Lacemonia, que era ajena a todas las cuestiones políticas y bélicas de las que se encargaba su padre, no entendía cómo podía estar dispuesto a actuar tan cruelmente contra sus propios subordinados, por lo cual lo confrontó en varias ocasiones. Todas ellas resultaron en severos castigos de parte del rey, que no toleraba el comportamiento "inadmisible" de su hija.

Ante los tratos crueles de Lazaw, la infanta optó por tratar de convencer a su tutor, Umbra, de que nada de lo que estaba pasando tenía sentido y de que las guerras no podían traer nada bueno. El protector defendía siempre las decisiones tomadas por el rey, afirmando que todo lo que hacía era por el bien de su pueblo. Sin embargo, Lacemonia siempre se las arreglaba para dejarlo sin palabras y frustrado.

A modo de última y desesperada apuesta por lograr un cambio en su vida, marcada por el abandono, la soledad y la guerra, Lacemonia se decidió a abandonar su palacio y la civilización en general, para lo cual le pidió a Umbra, por medio de una carta entregada en mano, ayudarla a irse definitivamente y partir juntos. Dicha carta decía:

El recuerdo más viejo que tengo de ti fue hace unos diez años. Yo era una niña pequeña y tú un joven héroe. Papá nos contó a mí y a Cinis que serías nuestro protector, pero rápidamente te convertiste en mucho más que eso: un gran amigo y modelo de persona.



De seguro lo que te estoy por pedir te parecerá ridículo, pero no sé cuánto tiempo más pueda soportar en este sitio; la vida aquí es un infierno, y aunque sé que no debería sentirme así porque parezco tenerlo todo, en realidad me siento como si no tuviera nada.

1. Empezando por lo más ridículo, ¡¡odio tener que asistir a ceremonias y fiestas!! Siempre tengo que mostrarme firme y elegante sin importar qué; no puedo mostrar signos de debilidad ni elegir por mi propia comodidad.


2. Me siento como una extraña frente a todos, incluso frente a mi propio padre y hermana. Ellos están todo el tiempo ocupados y yo todo el tiempo libre. Sólo contigo me siento cómoda, supongo que porque tú eres el único que no está siempre ausente y aparece de vez en cuando por pura obligación.



3. Sé que te has enojado conmigo por esto en varias ocasiones, pero realmente odio la guerra y toda esta matanza desencadenada por mi padre. Tienes razón cuando dices que no entiendo nada sobre la guerra, pero me siento bien estando así; nunca entenderé por qué nos matamos los unos a los otros, y sinceramente me siento perfecta con eso.

En resumen, mi plan es irme y no volver. Lamento querer llevarte conmigo, lejos de todo lo que conoces, pero no puedo evitar sentirme así aunque lo he intentado toda mi vida, pero ya estoy harta de seguir reprimiendo mis sentimientos en este horrible lugar.


La carta provocó que Umbra viera con otros ojos a Lacemonia, y a pesar de ser bastante breve, le permitió entender su sufrimiento.

Huida con Umbra

¡Yo sé que eres un buen hombre!! ¡Si me aprecias, por favor, ayúdame a huir! ¡Yo no necesito a mi padre y tú tampoco! ¡Sabes que no necesitamos nada de lo que hay acá así que por favor, ayúdame!
— Lacemonia a Umbra

Umbra se dirigió a la habitación donde la infanta siempre se encontraba, y ahí le confesó que, si bien a veces le parecía un hombre tonto, realmente sabía que su corazón era puro y que la apreciaba. Y fue por esto que Lacemonia tuvo la confianza necesaria para contarle su plan; porque por más ridícula que consideraba la opción de que Umbra aceptara, ella se aferró a su relación para sentirse con las fuerzas necesarias para pedirle ayuda.

Equipándose sólo con lo que consideraban imprescindible, los dos nobles huyeron para nunca volver, planeando esconderse en los densos bosques del Continente Sur y vivir ahí, alejados de las obligaciones a las que habían estado sometidos.

Antes de partir, Lacemonia dejó en su dormitorio una nota dedicada a Cinis y a Lazaw, mostrándoles su aprecio y que siempre los recordaría. Hecho esto, ambos partieron, pues al estar acompañada por su tutor, Lacemonia tenía permiso para circular normalmente por las calles, y una vez abandonaron la capital, se cambiaron las prendas, a la vez que la ex-infanta se maquilló para disimular el tono rojo de su piel, que señalaba su linaje real.

Para cuando había caído la noche, Umbra y Lacemonia habían llegado a un gran pastizal, donde incluso creyéndose inalcanzables para los soldados de Lazaw, que estaban buscándolos, siguieron caminando con determinación y decididos a dar todo su esfuerzo por lograr la vida feliz que anhelaban.

Por otro lado, tras leer la nota de su hermana, Cinis sintió cómo una parte de su ser se desmoronaba, ya que incluso cuando no tenía suficiente tiempo para verla, una de las cosas que la motivaban a entrenar y estudiar era su deseo de ser un ejemplo para ella y hacerla sentir mejor. Luego de recuperar sus fuerzas perdidas y asimilar un poco la situación, avisó al Rey Lazaw de los propósitos por los cuales La infanta y el guardia habían desaparecido, y éste, indignado por la traición de su amigo y de su propia hija, ordenó la búsqueda y la captura de ambos, invirtiendo en ello una enorme cantidad de dinero.

A la mañana siguiente, Umbra y la ex-infanta llegaron a un pequeño pueblo, el cual debían atravesar para así escabullirse en un buque mercante que los llevara al continente sur; volar hacia allí era peligroso, ya que podrían ser reconocidos por su ki y capturados rápidamente. Una vez ahí, ambos fueron reconocidos por un aldeano, quien inmediatamente los denunció con la policía. ¿Cómo se dio cuenta de la verdadera identidad de Lacemonia? Pues ella llevaba siempre unos pendientes dorados y muy llamativos y característicos con el emblema de su dinastía, y había olvidado quitárselos. ¡Por un mínimo descuido, ahora estaban rodeados de guerreros dispuestos a arruinar su plan! No obstante, aún podían salvarse; Umbra es un guerrero muy hábil y experimentado, por lo cual fue capaz de dejar inconscientes a todos sus captores sin herirlos gravemente.

Para no ser rastreados, Umbra le sugirió a Lacemonia volar durante la mitad de su trayecto hacia el Continente Sur y luego nadar la otra mitad para desorientar a quienes fueran a seguir su rastro. La muchacha coincidió, y para cuando finalmente llegaron a la orilla, los dos habían pasado más de veinticuatro horas sin dormir y dos de nado ininterrumpido. Ahora no contaban con sus provisiones y estaban agotados por el esfuerzo, iluminados solamente por la luna del planeta Sang y expuestos al frío. Viendo venir la inminente muerte, los sentimientos de los nobles se intensificaron.

Lacemonia pensó que, luego de una infancia y juventud llenas de soledad e incomprensión, finalmente había experimentado la compañía de alguien que la entendía, y eso la impulsó a besar a Umbra con sus últimas fuerzas, para luego caer inconsciente.

Al día siguiente y contra todo pronóstico, Lacemonia logró despertarse de su sueño e ir por provisiones, con sus pensamientos casi totalmente desligados de su pasado. Sin embargo, la ex-infanta estaba preocupada por la situación de Cinis, que era la persona a la que más apreciaba. Aunque claro, Lacemonia no tenía dudas de que su decisión de partir era la correcta, y menos cuando vio a Umbra levantarse luego de su larga siesta.

Entonces, luego de descansar por unas pocas horas y comer fruta y pescado y beber jugo para recuperarse, la recién formada pareja decidió retomar su viaje hacia el sur.

Encuentro con los monjes

Desde que abandonamos el palacio temí que fuera imposible para mí vivir sin todo lo que tenía, pero ahora sé que puedo seguir adelante mientras estemos juntos
— Umbra a Lacemonia

Técnicas y habilidades

  • Vuelo con ki
  • Onda de ki
  • Ráfagas de máxima potencia
  • Onda expansiva
  • Sentido del ki
  • Imagen residual

Especiales

Lacemonia heredó el arte milenaria de los miembros de la Familia Real Sangiana de "quemar" el aire con ki, lo cual implica crear llamaradas o explosiones a partir de esta energía. Esta disciplina, conocida como Hau, no puede ser divulgada fuera de la nobleza o de la realeza, ya que aborda muchas técnicas muy poderosas, las cuales si fueran del conocimiento de las mayorías seguramente terminarían favoreciendo a los rebeldes.

Nombre Clasificación Descripción
Estrella perforadora Ofensiva Es una pequeña bola de fuego que normalmente puede atravesar cualquier superficie para luego expandirse, provocando una gran explosión
Japanaisu Ofensiva El usuario coloca sus manos abiertas una junto a la otra y grita el nombre de la técnica para disparar un poderoso ataque. Su importancia no reside en la complejidad de la técnica, sino en el hecho de que se trata de la técnica insignia del personaje, así como lo es el kamehameha para Goku en DB
Golpe de Iloi Ofensiva Consiste en una serie de golpes y patadas seguidos por la técnica insignia de los iloistas, el Japanaisu
Barrera Defensiva El usuario crea un campo de fuerza con su propio ki, el cual difícilmente puede ser destruido
Golpe explosivo Ofensiva Lacemonia concentra una gran cantidad de ki en su mano, la cual libera al dar un golpe certero, y por medio del Hau provoca una auténtica explosión orientada hacia el objetivo
Tornado de fuego Ofensiva Lacemonia da vueltas sobre su propio eje a una velocidad muy elevada a la vez que carga dos bolas de ki-fuego. De este modo, el aire caliente se arremolina con el aire frío del ambiente, provocando un pequeño torbellino que se mueve azarosamente por la arena de combate. Siempre que la usuaria se mantenga en el centro del tornado ella no sufrirá daño

Próximamente


¡Gracias a Cosmi por haber hecho el dibujo de Lacemonia! :3

Advertisement