Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki


Un destino - parte 1
Dragon Ball Fanon Capítulo 9 Omega76.jpg
Creador Omega76
Estreno 23/03/2021
Saga de las Esferas del Dragón Supremas
Episodio N° 9
Capítulo anterior:
Caminos cruzados
Capítulo siguiente:
Un destino - parte 2

Tras un largo recorrido de más de un año, ése que comenzó con un blog con el que se buscaba revivir al wiki a mediados del 2019 y de paso homenajearlo, los protagonistas de esta historia llegaron finalmente al climax de su aventura, donde cara a cara, el Bien y el Mal se enfrentarán para decidir en las manos de quién caerá el poder de las esferas del dragón supremas.

Nuestros héroes saben que tal vez no lleguen a volver todos de aquella última misión, pero confían en su corazón que obtendrán grandes resultados. En todo caso, este episodio de Dragon Ball Fanon será un antes y un después. A continuación muchos ciclos se cerrarán y otros tantos se abrirán, pero la leyenda de los Guerreros Z está lejos de terminarse.


Anteriormente en Dragon Ball Fanon...

Tras haberse embarcado en diversas y emocionantes aventuras, los Guerreros Z finalmente llegaron al centro de operaciones de su principal enemigo, Leuz, en busca de las últimas esferas del dragón supremas que necesitan para salvar el Universo. Sin embargo, antes de eso deberán enfrentarse ahora a todos los guerreros a los que tuvieron que afrontar en sus anteriores viajes. ¡¿Quién ganará?! ¡¿El bien o el mal?! ¡¡Averígüenlo a continuación!!

Planeta Tierra, bosque.

Bosque de Annecy.jpg

Allez camina junto a Kurima, rodeado por los elevados árboles y montañas.

Allez: ¿Cuál dijiste que era nuestra misión, Kurima?

Kurima: Por esta zona existe un elemento que debemos tomar. Será algo fácil ya que este planeta está habitado por seres muy débiles.

Allez: (Calmado.) ¡Tsk, esta misión será pan comido! (Choca su puño contra la palma de su otra mano, indicando que está listo para dar inicio a su aventura.)

Kurima: (Serio.) Sí... Estamos muy cerca..., sigamos...

Ambos crémux siguen su camino, con Allez al frente. En un punto de su recorrido, Kurima, de una manera totalmente abrupta, salta hacia su propio hermano dispuesto a darle un codazo en la cabeza. Sin embargo, Allez logra reaccionar, evadiendo el ataque.

Allez: (Impactado.) ... ¿Q-qué...? ¡¿Ése... fuiste tú, Kurima?!

Kurima: (Serio.) Ceddara...

Allez: (Furioso.) ¡Responde! ¡¿Qué rayos fue eso?!

Kurima: (Serio.) La verdad es que... no existe ninguna misión de Frost... Te he traído aquí para liquidarte.

Allez: ¡¡¿De qué estás hablando, hermano?!! ¡Nada de esto tiene sentido!

Kurima: No sirves para nuestra organización, Allez. No tienes lo que se necesita para ser uno de nosotros.

Allez: (Enojado.) ¡¿No sólo pretendes matarme, sino que ahora también te burlas de mí?! ¡¡SUFICIENTE!! ¡Aunque seas mi hermano no te lo perdonaré! ¡¡Haaaaa!!

Allez se abalanza contra Kurima y ambos inician un intenso intercambio de golpes y patas, bastante parejo, hasta que Kurima consigue retroceder de un salto.

Kurima: ¡Basta de juegos! ¡Neo-Etoile!

Kurima carga rápidamente una pequeña bola de ki con la cual ataca a su contrincante. Al acercarse ésta a su objetivo, que en un acto reflejo cruza los brazos para protegerse, estalla, provocándole un daño notable.

Allez: ¡¡Agghhh!!

Kurima: (Emocionado.) ¡Ahora te tengo!

Kurima regresa adonde se halla su hermano menor y le da una fuerte patada que lo revolea por los aires, hasta elevarlo por encima del bosque. Ahí, el crémux recupera la estabilidad, de manera que el mayor vuela hacia él.

Allez: ¡¡E-ESCUCHA!! ¡¡No sé si se te ha zafado un tornillo o qué, pero lo que estás haciendo es una locura, Kurima!! ¡Detente!

Las palabras de Allez provocan que Kurima se detenga en su ataque, quedando los dos hermanos enfrentados.

Kurima: (Ríe.) Sigues sin entenderlo, hermanito... Son órdenes directas de Frost. (Calmado.) A pesar de que tenías potencial, eres débil, y no sólo físicamente... Simplemente no tienes la voluntad de un guerrero.

La mirada de Allez pasa de ser algo insegura a llenarse de un brillo particular, como si el guerrero dejara de lado sus temores y éstos fueran reemplazados por una voluntad inquebrantable.

Allez: Así que crees que soy un cobarde, ¿no es así...? (Furioso.) ¡Tú, que no tuviste el valor de atacarme de frente! ¡¡Pero hay algo que no has tenido en cuenta, Kurima!! ¡¡¡Seré yo quien te mate a ti!!!

Consumido por la ira, Allez embiste a su hermano en el aire y lo ataca repetidamente. Sin embargo, todos los puñetazos, rodillazos, codazos y patadas son esquivados con facilidad.

Kurima: (Confiado.) ¡Todos tus intentos por vencerme son inútiles! ¡No tienes oportunidad, Allez!

Allez recibe una patada en el mentón de parte del pirata galáctico, que procede con su serie de ataques cuerpo a cuerpo, culminando con un fuerte codazo en el pecho, que lo manda a volar a los alrededores de un lago.

Lago.

Anime-your-name-horizon-itomori-wallpaper-preview.jpg

Allez, aún en el aire y a unos pocos metros de tocar el lago, logra incorporarse y dispararle una andanada de ráfagas de energía a su contrincante, que, acercándose a él, logra esquivar y repeler todas las esferas, deshaciendo la distancia que separa a ambos guerreros.

Kurima: ¡Ríndete, y tu muerte será rápida!

Kurima le da un golpe a Allez en el abdomen, el cual lo hace escupir algo de sangre. Posteriormente lo toma del cuello. El joven guerrero forcejea por liberarse, pero está muy malherido en comparación con su hermano mayor, quien apenas parece haber sufrido algún daño.

Kurima: Eres una vergüenza para nosotros, hermanito...

Allez: T-te te voy a...

Kurima: (Sarcástico.) ¿Qué dices? Tu estado es tan deplorable que apenas puedo entenderte.

Allez: Te voy a matar...

Kurima: Hmmm... (Serio.) Te lo diré por última vez, Allez. Es mi elección perdonarte la vida, pero si llegas a ser visto nuevamente por algún pirata espacial, no te tendrán piedad. Consigue una vida normal y olvídate de mí y de todas las amistades que has hecho y de las peleas. Y por lo que más quieras, nunca, jamás vayas tras de mí ni de Frost, o de lo contrario morirás.

Allez logra balbucear unas pocas palabras, inentendibles y casi inaudibles. Finalmente, Kurima lo suelta, dejándolo caer en el lago.

Kurima: Adiós, hermano...

Presente, Fortaleza en Ruinas.

Palacio en ruinas.jpg

Los Guerreros Z se encuentran parados y mirando fijamente, del otro lado, a los guerreros de Leuz: Rhodex, Kurima, Azeirf, Rice, Bara, Natshi y Ziryu. Sin embargo, a diferencia de sus compañeros, en Allez es posible apreciar una cierta descompostura al encontrar con la mirada a su hermano.

Kurima: (Confiado, a Allez.) Debes estar teniendo muchas preguntas en este momento, ¿no es así...?

Blue: (Preocupada, en voz baja, mirando a Allez.) ¡Maldición...! ¡Hubiera preferido que Allez no se enterara...! ¡El odio y rencor que le guarda a su hermano... es demasiado! (Determinada.) ¡Pero... tal vez haya sido por acción del Destino que se han vuelto a encontrar! ¡En todo caso, ahora mismo debo estar concentrada en luchar al lado de él y del resto...! ¡No puedo bajar la guardia!

Allez: (Avanzando lentamente hacia Kurima.) La única pregunta que me hago es ¿qué estás esperando para atacarme?

Kurima suspira ante las preguntas de Allez.

Allez: (Furioso.) ¡Vamos! ¡Desde aquí no puedo darte una paliza, Kurima!

Kurima: En tal caso, ¡te concedo el primer ataque!

Kurima salta desde su escombro hacia Allez, quedando justo frente a él. En un impulso de ira, La France le da un potente golpe a su hermano mayor, dirigido a su abdomen. Éste se cubre rápidamente con ambas manos, reduciendo el impacto del ataque. Al ver esto, Allez procede a realizar una serie de ataques cuerpo a cuerpo, los cuales son evadidos por el pirata galáctico muy velozmente.

Kurima: ¡Nada mal, hermano...! ¡Se ve que has mejorado, pero lamento decirte que no será suficiente!

Kurima le lanza a Allez un rodillazo en el abdomen para aturdirlo, seguido por una patada con la cual lo revolea contra los restos de una pared de la mansión, haciendo que el crémux la atraviese. Entonces, Kurima aprovecha para ir detrás de él, yendo por el agujero que dejó en el muro.

Blue: (Preocupada.) ¡Allez!

Rhodex: (A los Guerreros Z.) Su amigo, Allez, va a estar muy ocupado para divertirse con nosotros...

Rokoshi: (Enojado, a Rhodex.) ¡Grr....! ¡¡Ya verás!!

Rokoshi vuela en dirección a Rhodex para lanzarle un puñetazo a la cara, pero el iduyin lo detiene justo a tiempo.

Rokoshi: (A Rhodex, furioso.) ¡Más te vale no tomarte a la ligera este combate...!

Unos segundos tardan el saiyajin y su contrincante iduyin en iniciar un feroz intercambio de ataques cuerpo a cuerpo, mientras se desplazan lejos del lugar para poder iniciar su combate tranquilos.

Bara: HRX..., no he tenido la oportunidad de tener una verdadera lucha contigo. (Salta al piso, justo frente al petrovi para luego ponerse en pose de combate.) ¡Supongo que lo mejor será arreglar eso ahora!

HRX: (Confiado, a Bara.) Supongo que sí... (Se pone en pose de batalla.)

Sugoki (Bamber): (A HRX, emocionado.) ¡Lucharé a tu lado! ¡Después de todo, yo también quiero la revancha!

HRX: (Voltea hacia Sugoki.) Lo siento, pero no puedo dejar que hagas eso...

Sugoki (Bamber): (Sorprendido.) ¡¿P-por qué no...?!

HRX: (Serio.) Aunque hayamos trabajado en mejoras para Bamber, todavía eres vulnerable a los ataques de Bara. No te olvides de eso...

Sugoki (Bamber): ¡¡P-pero...!!

HRX: ¡No te preocupes, Sugoki! (Corriendo hacia Bara.) ¡Puedo encargarme de esto!

Bara abre un portal unos centímetros por encima del suelo a través del cual le lanza una barrida directo a los pies de HRX, haciéndolo caer en el suelo. El guerrero, sin embargo, se ataja con las manos para luego impulsarse con ellas muy alto.

Bara: (Confiado.) Vaya, parece que esto va a ser divertido...

HRX: (Aún en el aire, juntando las palmas de sus manos.) ¡¡Recibe mis balas de plasma!!

HRX separa las manos, haciendo caer una lluvia de diminutas gotas de plasma ardiente que cae sobre Bara, pero antes de ser alcanzado, éste abre un portal debajo suyo, por el cual cae, quedando atrás del petrovi.

Bara: Tienes unas técnicas interesantes, pero veamos qué tan bien te manejas con ellas...

El demonio vuela, elevándose hacia los cielos, y HRX no duda en ir tras de él, todo mientras es observado por Sugoki.

Natshi: (Indiferente, a Sugoki.) ¡Ey, tú! (Señalándolo.) Yo seré tu oponente a partir de ahora.

Sugoki: (Preparándose para luchar, serio.) ¡Está bien, pero no creas que me contendré!

Repentinamente, Azeirf salta del escombro donde ya sólo se encuentran Natshi y Rice, quedando suspendido en el aire.

Azeirf: ¡¡Chaos Reigns...!! ¡Activado!

Cubriéndose en una luz muy potente, el cuerpo de Azeirf comienza a mutar: de su espalda brotan dos alas de un color rosa traslúcido, así como le sale una segunda cola, mientras que de su cabeza emerge un cuerno torcido y su musculatura se incrementa notablemente. Ezekiel Blue, Laven, Level, Moori, Koshu y Sandown quedan cegados por el brillo que emite el demonio del frío.

Azeirf: (Emocionado, a Moori.) No sabes lo que he estado esperando por este momento... (Se relame los labios.) Cometí un error al subestimarte en nuestra primera batalla... ¡¡¡PERO AHORA UTILIZARÉ TODO MI ARSENAL HASTA VERTE MUERTO!!!

Moori se muestra intimidado por las palabras de Azeirf, quien sin darle tiempo para reaccionar, aparece justo frente a él para luego, de una patada, revolearlo por los aires a una distancia considerable. El resto de los Guerreros Z que aún no se encuentra luchando observan aterrorizados la realización del ataque.

Sandown: (Preocupado.) ¡Ay...! ¡¡Resiste, Moori!! ¡Ahí voy!

El saiyajin sale volando en dirección a Azeirf, dejando solos a Koshu, Ezekiel, Blue y sus amigas en el lugar, enfrentados con Ziryu y con Rice, los únicos oponentes que aún no participan de ningún combate.

Koshu: (A sus compañeros, serio.) Yo iré a ayudar a Allez. Él solo no podrá, pero yo ya he tenido experiencia luchando contra Kurima. Ustedes encárguense de esos dos.

Koshu se retira volando hacia la pared que había atravesado Allez al ser lanzado por su hermano mayor, siendo observado por el resto.

Laven: (Preocupada.) ¡Yo también iré! (Va detrás del Saiyajin Espacial.)

Ziryu: (Inexpresivo.) No servirá de nada tratar de ayudar a sus amigos. De todos modos perderán las esferas...

Ezekiel: (Exaltado.) ¡No u! ¡Por cierto, tú eres Ziryu! ¡¿No?! HRX nos dijo que tenías una espada o algo así, ¿qué tal si tenemos un duelo?

Ziryu: Me parece bien... (Posa su mano izquierda sobre la derecha, provocando que ésta se transforme en una katana.)

Ezekiel: Nice di... ¡espada, bro!, pero la mía está más buena... ¡¡EXCÁLIBUR!!

La exclamación del humano hace aparecer sobre sus manos la mítica espada Excálibur, quien sale disparado, corriendo hacia su oponente encapuchado junto a su compañero, Kumiho, para luego desencadenar un duelo de esgrima con el reihan.

Rice-Zeek: (Salta hacia Blue y Level, quedando a un solo metro de ellas. Confiado) ¡Jujuju...! ¡Estuve esperando el momento de la revancha...!

Rice levanta sus manos y con ellas carga una poderosa esfera de ki, la cual se divide en cinco bolas iguales. Éstas, en vez de ser lanzadas por el guerrero, comienzan a orbitar en torno a él a una velocidad impresionante.

Rice-Zeek: (Se pone en pose de combate.) ¡¡Empecemos!!

El miembro de Leuz vuela hacia las guerreras, de modo que éstas se elevan rápidamente para evadir su ataque, pero son unos pocos segundos lo que Rice tarda en reaccionar para ganar altura hacia el cielo él también.

Blue: (A Level.) No es por nada, pero... ¡no creo que sea buena idea acercarnos a él mientras lo rodean esas cosas!

Level: (Seria, a Blue.) ¡Tienes razón, pero no podemos sólo huir...! ¡¡Haaaa!!

Level genera una ráfaga de ki de máxima potencia, la cual le lanza a Rice, quien se cubre con sus brazos para reducir el impacto, no pudiendo desviarse de su trayecto.

Blue: (Emocioanda.) ¡Bien hecho, Level!

Level: Mira bien, aún no ha hecho efecto...

Desde arriba, Blue y Level observan cómo al disiparse el humo de la técnica, las esferas en torno a Rice se hacen más apreciables. El saiyajin, de hecho, no se muestra demasiado herido y sigue ascendiendo tratanto de alcanzar a sus oponentes.

Rice-Zeek: ¡¡Toma... esto!!

Rice acelera, reduciendo significativamente su distancia respecto de las Guerreras Z. Entonces, una de las bolas que giran en torno a él se mueve de manera que golpea el costado del pie de Level, torciéndolo por un momento.

Level: (Adolorida.) ¡Agh...! ¡¿Qué fue eso?!

Aprovechando el haber desestabilizado a una de sus contrincantes, Rice consigue ponerse a la altura de ésta. En este momento, las esferas a su alrededor comienzan a funcionar como si fueran más extremidades de su cuerpo, usándolas para darle un fuerte golpe en el mentón, seguido de otro en la mejilla y uno más en el abdomen. Este último ataque inmoviliza momentáneamente a la luchadora del Universo 6.

Blue: (Preocupada.) ¡¡Level...!!

Level: (Adolorida.) ¡N-no te acerques a él..., Blue...! ¡Debe haber otro modo de derrotarlo!

Rice-Zeek: (Enojado.) ¡No, no lo hay!

Rice le lanza un último puñetazo a Level, revoleándola por los aires.

Rice-Zeek: (Emocionado.) ¡Ahora voy por ti, Blue...! ¡y finalmente tendré mi revancha!

El kabochano persigue a la saiyajin del Universo 6 por los aires. Ésta trata de alejarse de él y mantenerse a una distancia razonable.

Blue: (Mirando a Rice mientras escapa de él, en voz baja.) ¡Maldición...! ¡Su técnica es muy poderosa, pero no hay forma de que no tenga algún punto débil...! ¡Tiene que tenerlo! (Gritando.) ¡¡Toma, Destello azul!!

Blue dispara una ráfaga de ki azul que estalla justo frente a Rice sin hacerle algún daño, pero cegándolo.

Rice-Zeek: (Fastidiado, llevándose los brazos a la cara.) ¡Maldición, cómo detesto esa técnica...!

Aprovechando el estado de su contrincante, la saiyajin se acerca un poco a él, preparándose para atacarlo, pero al ver que las esferas a su alrededor siguen moviéndose con la misma velocidad, se queda impresionada, mirándolo.

Blue: (Sorprendida, en voz baja.) ¡Maldición, incluso no pudiendo ver gracias a mi técnica Rice puede seguir usando la suya...! ¡Esto es peligroso...!

Rice-Zeek: (Enojado.) ¡Creíste que con eso desactivarías mi técnica! (Abre los ojos con algo de dificultad) ¡¿No es así?!

Rice usa todas sus fuerzas para impulsarse y embestir en el aire a la guerrera, para luego darle una serie de ataques cuerpo a cuerpo acompañados también por ataques con las burbujas de energía que lo rodean.

Blue: (Adolorida.) ¡¡Aghh...!! ¡Maldita sea...!

El miembro de Leuz sigue con sus ataques, terminando con una patada directo al mentón de la guerrera, la cual la hace retroceder unos metros. Rice logra posarse rápidamente detrás de ella y tomarla rodeando su cuerpo con un brazo y llevando el otro a su cuello.

Rice-Zeek: (Confiado.) Lo siento, Blue. Me caías bien, pero quiero que sepas que esto..., no es personal, ¿me entiendes?

Rice rodea su mano derecha con su propia energía, creando una especie de cuchilla, la cual eleva, preparándose para con ella cortar el cuello de su contrincante.

Rice-Zeek: ¡Ahora muere, Blue!

Blue intenta liberarse para poder evadir el ataque de Rice, pero las burbujas de ki a su alrededor la golpean ante cualquier forcejeo. En eso, el kabochano frena por un momento su golpe final justo antes de realizarlo.

Rice-Zeek: (En voz baja, fastidiado.) ¡Maldita sea, Blue! ¡¿No tienes con qué defenderte?! (Suspira.) A pesar de que hemos recibido la orden de matarte a ti y al resto, sería una pena hacerlo siendo que tú y tus amigos me dejaron vivir la última vez que luchamos...

Subconsciente de Rice-Zeek.

Rice y Zeek se encuentran enfrentados en medio de un espacio infinito totalmente negro.

Zeek: (Señalando a Rice, enojado.) ¡¿En qué demonios estás pensando?! ¡¡Ya acábala de una vez!!

Rice: (Molesto.) ¡Estoy en eso, idiota! ¡Es sólo que...!

Zeek: (Fastidiado.) ¡Maldición, Rice, piensa! ¡Recuerda que estamos aquí por las esferas del dragón! ¡No pretendas ser un guerrero honrado ahora que estamos tan cerca de cumplir nuestro objetivo!

Cielo.

Rice-Zeek: (Traga un poco de saliva, nervioso.) ¡Ahora va en serio! ¡¡Muere, Blue!!

Rice prepara nuevamente su ataque final, pero justo unos segundos antes, las esferas de ki que lo rodeaban se habían desvanecido. Esto permite a Blue liberarse de él, lanzándole un codazo al abdomen, el cual lo deja inmovilizado por unos segundos.

Blue: (Emocionada.) ¡Tal parece que se agotó tu energía! (Burlona.) ¡De todos modos es tu culpa por haberte distraído cuando tuviste la oportunidad de acabar conmigo!

Rice-Zeek: (Enojado.) ¡D-desgraciada...! ¡¡Aghhhh!!

Rice se lleva sus manos a la altura de las sienes mientras grita de dolor y, sin descender, toma una posición fetal.

Blue: (Preocupada.) ¡E-esa actitud...! ¡¿Va a transformarse de nuevo?!

De repente, el kabochano aparenta haberse recuperado de su malestar previo, levantándose lentamente.

Blue: (Nerviosa.) ¡No puedo dejar que lo haga...!

La saiyajin carga una ráfaga de ki de máxima potencia y la lanza hacia su oponente, pero éste consigue desviarla usando sólo su brazo. Es en este momento que Blue puede apreciar que todo el cuerpo de Rice posee ahora un tono rojizo, indicando que se encuentra en el estado de sangre ardiente.

Rice-Zeek: ¡Finalmente... me encargaré de hacer las cosas bien de una vez!

Zeek se abalanza contra Blue, para luego lanzarle una lluvia de golpes, patadas y rodillazos, los cuales son evadidos hasta que el despiadado guerrero logra acertar un puñetazo en el pecho de Blue, cargado de una potencia tal que logra empujarla cientos de metros hacia atrás.

Rice-Zeek: ¡¡Ahora verás...!!

Zeek vuela velozmente hacia Blue antes de que ésta logre recuperar la estabilidad, y ni bien la alcanza opta por lanzarle una fuerte patada hacia abajo, con la cual la tira al suelo.

Rice-Zeek: (Molesto.) Ese Rice.. ¿Por qué valdría la pena contenerse por una debilucha de tu clase...?

Zeek desciende hasta la superficie, donde se encuentra en medio de un hueco en la tierra a la guerrera, que parece estar luchando por levantarse.

Blue: (Tose un poco, escupiendo un poco de sangre.) Eres..., eres un monstruo...

Rice-Zeek: (Orgulloso.) ¿Lo dices en serio...?

Blue: (Se pone en posición de combate. Seria.) ¡La última vez que te enfrenté en este estado..., me pareciste un sujeto muy abominable, e incluso ahora mismo debo admitir que te tengo algo de miedo, pero...! (Tose de nuevo.) ¡¡Tengo una misión, y le prometí a mis amigos que la cumpliría!!

Rice-Zeek: (Molesto.) ¡Todo lo que dices son estupideces! ¡¡Vas a morir aquí!!

Zeek se acerca a Blue y comienza a lanzarle multitud de ataques cuerpo a cuerpo, los cuales son evadidos por la guerrera pese a encontrarse debilitada por el daño que había sufrido. En cierto punto se da inicio a un intercambio de golpes y patadas, que termina con un choque de los rodillazos de ambos guerreros, seguido por un puñetazo del cual la guerrera del Universo 6 logra cubrirse, pero sin poder reducir significativamente su impacto, saliendo disparada unos metros hacia atrás.

Blue: (Adolorida.) ¡¡Aghhhh!!

Rice-Zeek: ¡No importa lo que hagas, no lograrás sobrevivir!

Zeek se acerca lentamente a Blue, que aún se está incorporando, dispuesto a seguir con el combate, pero de forma repentina, aparece Level delante de ella.

Level: (A Zeek, seria.) Tu técnica fue muy poderosa, ¡pero ahora estoy lista para seguir luchando! ¡¡Y no dejaré que hieras a mi amiga!! ¡¿Entendiste?!

Blue: (Emocionada.) ¡Level! ¡Ya era hora!

Rice-Zeek: (Furioso.) ¡Idiota...! ¡¿Tú también quieres morir...?!

Blue se levanta una vez más, y se pone en pose de combate de la misma manera que lo hace Level.

Level: ¡Adelante! ¡Nuestro combate debe seguir!

Rice-Zeek: (Desafiante.) ¡Cómo quieras...! ¡No es que sus vidas me importen demasiado...!

La piel de Zeek se torna colorada y sus venas se hacen más visibles aun, correspondiéndose con el aumento en la adrenalina del combate. El guerrero bestial se aproxima a Blue y Level para dar lugar a un agitado intercambio de ataques cuerpo a cuerpo, donde la ventaja de él se hace evidente, aunque las saiyajin del Universo 6 estén consiguiendo esquivar con cierta dificultad sus movimientos.

Rice-Zeek: ¡¡¡Haaaaaaaaaa!!! ¡¡Acabaré con ustedes!!

La velocidad del kabochano se incrementa cada vez más, hasta que finalmente consigue tomar a Level por una pierna y arrojarla contra su compañera, revoleando a ambas por los aires.

Level: (Adolorida.) ¡¡Aghhh!! ¡No puede ser...!

Blue: ¡¡M-Mierda...!!

No satisfecho con su ataque anterior, Zeek vuela hacia Level y se posiciona por encima de ella para posteriormente juntar sus manos y darle un potente golpe en la espalda, lanzándola bruscamente al suelo.

Blue: (Asustada.) ¡¡¡LEVEL!!!

Level: B-blue...

Rice-Zeek: (Pateando a Level en el suelo, a Blue.) ¡¿Por qué te preocupas tanto...?! ¡¡Pronto te reencontrarás con ella en el más allá!!

Blue: (A Zeek, furiosa.) ¡¡Olvídalo!!

Blue le dispara a Zeek una onda de ki de máximo poder, la cual éste esquiva para luego acercarse a ella. Sin embargo, la saiyajin aprovecha esto para moverse hacia Level, la cual se encuentra tirada boca abajo en el piso, en medio de un charco de su propia sangre y en una posición que da a entender que sus huesos fueron rotos en cierta medida.

Blue: (Preocupada.) ¡¿Estás bien, Level...?! ¡¿Puedes levantarte?! (Zamarrea a su compañera con la intención de que reacciones.)

Rice-Zeek: (Dándole la espalda a so oponente, orgulloso.) ¡Jejeje...!

Blue: (Desesperada.) ¡E-esto...! (Pone sus dedos mayor e índice en el cuello de Level, a un costado de su oreja. En voz baja.) Aún está viva, sólo se encuentra incosciente por la pérdida de sangre, pero no podrá durar mucho en este estado... (Gritando.) ¡¡MALDITOOOOO!!

Rice-Zeek: (Corriendo hacia Blue.) ¡¡Ahora sigues tú!!

Rice-Zeek se abalanza hacia Blue y comienza a atacarla rápidamente. Ésta esquiva sus golpes por un buen rato, hasta que finalmente Zeek demuestra la diferencia de poder entre ellos dándole simplemente un cabezazo, que sorprendentemente logra hacerla caer al piso.

Rice-Zeek: ¡¡Toma!!

Zeek pretende aplastar con su pie la cabeza de Blue, pero ella consigue rodar en el suelo y cargar una ráfaga de ki.

Blue: ¡Tú toma, esfera azul!

Blue lanza la esfera azul directo a los ojos de Zeek, causando una explosión de destellos y luces que lo deja ciego temporalmente. La Guerrera Z aprovecha esto para ir con Level y tomarla con fuerza.

Blue: (Preocupada.) ¡No te mueras, Level! ¡Ya te conseguiré ayuda...!

Rice-Zeek: (Furioso.) ¡¿Qué me has hecho, maldita?!

A pesar de no poder ver, Zeek persigue el ki de su contrincante, muy enojado y pensando en matarla.

Blue: ¡¡Kai-Kai!!

Y con esas palabras, Blue y Level desaparecen totalmente del lugar, dejando a Zeek más desorientado de lo que ya estaba...

Rice-Zeek: (Confundido.) ¿A-adónde fueron...?

Rice: (Desde el subconsciente, a Zeek.) Parece que se escaparon. En todo caso, supongo que esto cuenta como victoria... ¡así que ya déjame usar mi cuerpo para ir en busca de otro combate en el cual participar! ¡¿O crees que te pienso dejar toda la diversión a ti?!

Rice-Zeek: (Suspira.) Está bien... (Cambia su aura a la característica de Rice, dando a entender que ahora es él quien se encuentra al mando.) ¡Perfecto! ¡Ahí voy!

Rice se eleva en busca de otro combate, dejando el lugar.

Alrededores de la fortaleza.

Azeirf se encuentra moviéndose a toda velocidad en el aire, arrastrando consigo a Moori mientras le propina una serie de puñetazos muy fuertes, que concluyen con una patada en el pecho, con la cual lanza al namekiano a varios metros de distancia. Éste, sin embargo, logra aterrizar en el suelo, incorporándose rápidamente.

Azeirf: (Furioso.) ¡¡Maldita cucaracha...!! ¡¿Tanto te rehúsas a ser aplastado...?!

Azeirf comienza a tomar altura, alcanzando los cientos de metros respecto al suelo en cuestión de segundos.

Moori: (Sorprendido, observando a Azeirf desde la superficie.) ¡S-su velocidad...! ¡¡Mejoró increíblemente en esta forma...!!

Azeirf: (Gritando.) ¡¡Recibe mi Aluvión Renegado!!

El Renegado junta las manos por encima de su cabeza, y al separarlas revela una cantidad abrumadora de esferas de ki rojizas, las cuales están dispuestas como una gigantesca columna sostenida por él.

Azeirf: ¡¡TOMA!!

Tras esa palabra, Azeirf deja caer las ráfagas una por una, en dirección a Moori. El namekiano esquiva cada uno de los ataques que su contrincante le lanza desde lo alto en el cielo, tratando de ganar altura pero a la vez evadiendo las esferas de ki a toda costa, dado que al impactar en el suelo éstas demuestran su poder destructivo estallando y generando cráteres.

Moori: (En voz baja.) ¡M-maldición..., no puedo acercarme más que esto...!

Cerca de donde transcurre el combate, llega Sandown, quien observa con preocupación al namekiano esquivar los ataques que le lanza Azeirf.

Sandown: (Traga algo de saliva.) ¡E-esos ataques son muy veloces...! ¡¿Qué puedo hacer para ayudar a Moori...?!

Azeirf: (Volteando en dirección a Sandown.) ¡¿Qué haces aquí?! ¡¿Acaso quieres morir tú también?!

Azeirf procede a lanzar sus ataques tanto a Moori como a Sandown, complicando a ambos guerreros, que ahora se encuentran aprisionados por su Aluvión Renegado.

Moori: (Preocupado, a Sandown.) ¡Maldición...! ¡Es sólo cuestión de tiempo para que uno de sus ataques nos golpee!

Sandown: Tú tranquilo, yo nervioso... (Iluminado.) ¡¡Ajá!! ¡Ya sé qué podemos hacer...!

El saiyajin apunta a Moori con su mano y le dispara una onda de ki, y justo antes de que la misma lo alcance, se activa la Marca de Ki de Sandown, provocando que éste se teletransporte cambiando de lugar con ésta.

Sandown: ¡Te tengo!

El guerrero toma a Moori del brazo para posteriormente lanzar otra ráfaga de ki, lejos del área afectada por la técnica de Azeirf, y haciendo nuevamente uso de su Marca de Ki, se teletransporta junto con Moori a la ubicación de la ráfaga.

Sandown: ¿Estás bien, Moori?

Moori: ¡Sí!

Sandown: (Entusiasmado.) ¡Perfecto! ¡Entonces acabemos con ese sujeto!

Sandown lanza una onda de ki más, esta vez hacia arriba, para teletransportarse y quedar así a la misma altura que Azeirf, inutilizando su técnica. Hecho esto, el saiyajin vuela hacia él hasta quedar enfrentado.

Azeirf: (Enojado.) ¡Tú..., maldita escoria! ¡¡¿Quién te crees para interferir en mi combate?!!

Sandown: ¡Tch! (Se pone en pose de combate.) No seas tonto, Azeirf. ¿O pensabas que te dejaría herir a mis amigos así como así?

Azeirf: ¡¡Todos los que se interfieran en mi camino morirán!!

Detrás de Sandown llega Moori, quien se posiciona justo al lado del saiyajin, adoptando una pose de batalla.

Moori: (A Azeirf.) Por más que tu poder sea mayor ahora..., ¡no te daremos la oportunidad de asesinarnos!

Moori y Sandown embisten a su contrincante entre ambos, empezando a lanzarle puñetazos y patadas, los cuales son bloqueados fácilmente.

Azeirf: ¡Dejen de estorbar, cucarachas!

Azeirf retrocede velozmente hacia atrás mientras carga dos discos destructores, cada uno en una mano distinta, y casi inmediatamente después los lanza hacia Sandown. Uno de ellos vuela hacia su cara y el otro a la altura de su abdomen. En un reflejo, el saiyajin criado en la Tierra se corre a un costado para evitar los discos, pero la velocidad de éstos es tal que uno de ellos atraviesa parte de la mejilla izquierda del guerrero, generando un tajo superficial del cual comienza a brotar un poco de sangre.

Sandown: (Molesto.) ¡Aghh...! ¡Mi cara!

Moori: (Preocupado.) ¡¿Estás bien, Sandown?!

Sandown: (Tranquilo.) Sí... No es nada, sólo que su ataque fue muy veloz; si hubiese sido un instante más lento... ¡y chau cabeza...!

Azeirf: (Excitado.) ¡¡Puedo ser más veloz que eso!! ¡¡Observa!!

Azeirf dispara múltiples rayos de dedo, los cuales vuelan directo a Sandown, quien sorprendentemente consigue desaparecer en un abrir y cerrar de ojos, reapareciendo casi instantáneamente a un lado del demonio del frío, dándole un fuerte puñetazo en el estómago, el cual lo hace retroceder unos metros, aturdido.

Azeirf: ¡¡Ugh...!! ¡¿Y-y eso...?!

Sorprendido, El Renegado observa cómo su oponente saiyajin cuenta ahora con una cabellera dorada, acompañada por un aura del mismo color, y cómo sus ojos se han vuelto celestes.

Moori: (Sorprendido.) ¡¡E-el super saiyajin...!!

Sandown: (Confiado.) ¡Ahora sí estoy listo para luchar...! ¡¡Vamos, Moori!!

Sandown se acerca a su oponente, con el cual da lugar a un intenso intercambio de ataques cuerpo a cuerpo, al cual Moori no tarda en sumarse, de modo que Azeirf se ve forzado a esquivar y atacar hacia ambos lados. Sin embargo, Azeirf logra ir a la par de los Guerreros Z, evadiendo con cierta dificultad sus ataques.

Azeirf: ¡¡Ya basta!! ¡¡Haaaaaa!!

Azeirf eleva su ki, provocando una pequeña onda expansiva que empuja para atrás a Sandown y a Moori, y posteriormente dispara dos rayos de dedo en la dirección de sus contrincantes. Moori consigue activar por un instante su Embestida Total, envolviéndose en un ki negro, el cual lo protege de la técnica, la cual impacta en su pecho, provocando apenas una marca en el lugar del impacto. Paralelamente, Sandown lanza una onda de energía alejada del rayo y con la cual posteriormente cambia de lugar usando una marca de ki.

Moori: ¡¡Perforador Definitivo!!

El namekuseijin lanza una ráfaga de ki, la cual se mueve a una velocidad casi imperceptible a una de las piernas de Azeirf, atravesándola y dejando detrás de sí un gran agujero en medio de ésta.

Azeirf: (Gritando de dolor.) ¡¡AGHHHH!! ¡¡¿Q-qué demonios fue eso??!!

Moori: (Agitado tras la realización de la técnica.) Mi técnica definitiva, el Perforador Definitivo... Puede atravesar cualquier superficie sin problemas, por lo que usarlo en un órgano vital es prácticamente mortal...

Azeirf: (Furioso,a Moori.) ¡¡Grrr...!! ¡¡Maldita escoria!! ¡¿Por qué no apuntaste a un órgano vital entonces?! ¡¿Acaso crees que necesito tu piedad?! ¡¡¡TOMA!!!

Azeirf descarga una serie de rayos mortales sobre Moori, los cuales parecen estar por alcanzarlo, hasta que entre ambos luchadores se interpone Sandown.

Sandown: (Ríe.) ¡Eres un maldito estúpido, Azeirf!

El brazo derecho de Sandown se rodea de ki, adquiriendo una tonalidad roja mientras su musculatura se hipertrofia, permitiendo ver todas sus venas marcadas en él. Entonces, con su mano bloquea la totalidad de los ataques lanzados por Azeirf, los cuales en vez de penetrar el cuerpo del saiyajin, se limitan a dejar unas pocas marcas de quemaduras.

Sandown: ¡¡Gran martillo explosivo!!

Sandown se abalanza hacia Azeirf, lanzándole un potente puñetazo con su brazo cargado de ki, seguidos de muchos otros más, que son evitados uno tras otro, hasta que que, viendo que uno de los golpes está por alcanzar su cara, el demonio del frío se cubre con ambos brazos para bloquear el ataque, logrando apenas reducir el impacto, de modo que de éstos comienza a brotar algo de sangre.

Azeirf: (Adolorido.) ¡¡M-maldición...!!

Sandown lanza un ataque más, con el cual revolea a Azeirf por los aires.

Sandown: (A Moori.) ¡Todo tuyo!

Moori: ¡De acuerdo!

Aprovechando que su oponente se encuentra vulnerable, Moori vuela hacia él usando su Embestida Total, con la cual lo alcanza y, antes de que pueda reponerse, le da un duro golpe que lo empuja más hacia el horizonte. Moori vuelve a alcanzarlo y lo toma de la pierna, para después lanzarlo con fuerza hacia el suelo, donde impacta, levantando una nube de tierra y polvo.

Moori: (Tranquilo.) Eso debió haber bastado...

Lentamente descienden Moori y Sandown al área donde se encuentra el demonio del frío, donde lo encuentran, tirado, pero tratando de levantarse.

Azeirf: (Adolorido, cubierto en su propia sangre.) ¡¿C-creen que esto ha acabado...?!

Sandown: ¡Sí!

Sandown, que había dejado una marca de su ki detrás de Azeirf, aparece ahí para darle un golpe en la nuca, el cual lo deja inconsciente.

Sandown: (Mirando a Azeirf.) Inconsciente y con la sangre que perdió en el combate..., no nos molestará, seguro.

Moori: (Preocupado.) Tal vez muera si permanece abandonado. En todo caso... (Apunta con su mano al guerrero inconsciente.) le daré un poco de mi energía para que su cuerpo pueda resistir un tiempo más... Por lo menos hasta que esto acabe y podamos interrogarlo con más facilidad.

Moori le transmite algo de energía al Renegado, haciendo que una débil aura celeste lo rodee por unos segundos.

Sandown: (Molesto.) ¡Hey, Moori! ¿Por qué te molestas en ayudar a un idiota como ése? Quiso matarte y estás gastando parte de tus fuerzas en salvarlo...

Moori: (Riendo.) La verdad es que..., no hay razón, simplemente lo hago.

Sandown: ¡Hm! ¡Creo que no entenderé nunca esa actitud...! Pero da igual. ¡Vayamos a ayudar a nuestros compañeros!

Moori: ¡Por supuesto!

Fortaleza en ruinas.

Natshi y Sugoki se encuentran enfrentados, listos para dar inicio a su combate. Así es como el tsufur arremete contra el sujeto de cabello blanco, pero en el instante en el que su puño está por alcanzarlo, éste desaparece.

Sugoki (Bamber): (Preocupado.) ¡¿Se teletransportó?!

Momentos después de decir esas palabras, Sugoki recibe un golpe por la espalda de Natshi, quien había aparecido justo detrás de él como resultado de la ejecución de su técnica, el Kai Kai.

Natshi: (Pensativo.) Tal como lo intuía, los ataques cuerpo a cuerpo son inútiles contra esta carcaza...

Natshi vuelve a teletransportarse, apareciendo nuevamente en frente de su contrincante.

Natshi: (Serio.) No hay ningún punto en resistirse. Tal vez no pueda hacerte demasiado daño normalmente, pero de la misma forma tú careces de la velocidad necesaria para librarte de mis movimientos.

Sugoki (Bamber): (Enojado.) ¡Más te vale no fanfarronear!

Natshi: (Serio.) ¡Entonces muéstrame todo tu poder! ¡No tengo tiempo para juegos...!

Sugoki (Bamber): (Se pone en posición de combate.) ¡Tú lo pediste! ¡¡Survival Turn!!

Bamber comienza a girar como un rombo, alcanzando rápidamente una velocidad sorprendente, y habiendo acumulado el suficiente impulso, gira cual tornado hacia su contrincante, que desaparece justo antes de ser alcanzado, apareciendo inmediatamente después unos metros por encima del área donde se halla Sugoki.

Natshi: (Tranquilo, pensativo.) Esa técnica es simple, pero fácilmente podría volverse una molestia...

Tras girar por el suelo de manera aleatoria y confusa durante unos segundos, Sugoki se eleva, aún sin desactivar el Survival Turn, acercándose nuevamente hacia Natshi, esta vez con una mayor velocidad.

Natshi: (Nervioso, en voz baja.) ¡No...! ¡¡Ya mismo se ha vuelto una molestia!!

Natshi se teletransporta nuevamente, esta vez quedando parado sobre la tierra, detrás de Sugoki.

Sugoki (Bamber): (Gritando.) ¡¿Crees que te servirá de algo esquivarme para siempre?!

Sugoki consigue direccionar a Bamber una vez más hacia Natshi, quien simplemente deja que se acerque lo suficiente a él.

Natshi: ¡¡Efu-Ken!!

Un aura plateada se extiende en torno a Natshi, cubriéndolo. El guerrero entonces, al tener a Bamber prácticamente frente a él, se limita a cubrirse poniendo sus dos brazos frente a él. De este modo, la mano de la armadura gigante choca brutalmente contra su brazo izquierdo, quebrándolo.

Natshi: (Adolorido.) ¡¡AAAA-AGHHHH!!

A pesar del daño sufrido por Natshi al recibir el ataque, éste no sólo logra frenar el Survival Turn de Bamber, sino también hacer que la mano del mecha se separe del mismo y salga volando por los aires, para finalmente aterrizar no muy lejos de donde el combate se está desarrollando.

Natshi: (Exhausto.) ¡M-maldición...! ¡No es por ser un exagerado, pero siento como si los huesos de mi brazo se hubiesen roto completamente, quedando hecho polvo...! (Gritando.) ¡¡¡Aghhhh!!!

Sugoki (Bamber): (Sorprendido.) ¡E-eres un tonto, Natshi...! ¡En ese estado te será imposible seguir luchando!

Natshi da un gran salto hacia atrás para tomar distancia de Sugoki, aterrizando perfectamente a pesar del dolor.

Natshi: (Aumentando su ki y adoptando una pose de combate.) Éste es el Efu-Ken, una técnica por la cual puedo aumentar cien veces mi poder. En tanto la esté usando debería ser una razón para preocuparte. Por otro lado, no te preocupes por mi herida; para un ser humano común y corriente el dolor sería infernal, pero para alguien que ha vivido miles de años y que cuenta con una habilidad como el Efu-Ken no es ningún problema...

Sugoki (Bamber): Ya veo... (Serio.) ¡Entonces, aunque tengas el brazo roto, no me contendré! ¡¡Haaaaa!!

Sugoki se abalanza hacia Natshi, dispuesto a atacarlo, y sorprendentemente, en esta ocasión, en vez de evadir el ataque, Natshi lo contrarresta, dando inicio a un intercambio de ataques, en el cual ambos combatientes están desfavorecidos al no poder usar uno de sus brazos. Sin embargo, ambos parecen estar muy parejos, hasta que Natshi finalmente se teletransporta justo detrás de la armadura, para luego darle una potente patada en la espalda, la cual la manda a volar contra una pared parcialmente destruida del palacio, haciendo que se derrumbe sobre Bamber.

Natshi: ¡¡Toma esto!!

El guerrero milenario aparece instantáneamente delante de Sugoki, que aún se está levantando, y entonces le da otra patada en el mentón con la cual lo revolea por los aires. Natshi logra alcanzarlo una vez más y lanzar una serie de golpes y patadas muy feroces.

Sugoki (Bamber): (Preocupado.) ¡Maldito...! ¡Recibe ESTO!

Bamber abre la boca y escupe una enorme cantidad de saliva ácida, que alcanza a Natshi. Éste se cubre con su brazo izquierdo, instintivamente, siendo alcanzado por un poco del poderoso ácido. Y antes de tener la oportunidad de huír del combate, es alcanzado por Sugoki, quien toma la ventaja para comenzar a lanzarle diversos ataques cuerpo a cuerpo.

Natshi: (Alarmado, en voz baja.) ¡Un momento...! ¡¿El Efu-Ken...?! ¡¿Acaso se está debilitando?!

Natshi comienza a ver borroso, por lo cual le resulta cada vez más difícil esquivar los golpes de su oponente, hasta que eventualmente éste lo toma del costado con su única mano.

Sugoki (Bamber): (Emocionado.) ¡¡Ahora pondré fin a este combate!!

Sugoki utiliza la funcionalidad de absorción de ki de Bamber para drenar la energía de su enemigo, quien forcejea por liberarse, sin éxito.

Natshi: (Frustrado, en voz baja.) ¡¡No puede ser...!! ¡No puedo usar mi Kai-Kai estando en contacto con él...! ¡Para colmo, los efectos secundarios del Efu-Ken..., ya son muy avanzados...!

Sugoki sigue absorbiendo el ki de Natshi por un rato más hasta finalmente debilitarlo lo suficiente. Hecho esto, lo tira al suelo de una patada, dejándolo inconsciente.

Sugoki (Bamber): (Despreocupado.) ¡Tch, tal vez serás un ser milenario y todo eso, pero el más listo sigo siendo yo!

El tsufuru camina lentamente por el área de combate hasta encontrarse con el brazo que le había sido amputado por Natshi en combate. Al verlo lo levanta.

Sugoki (Bamber): (Nervioso.) Más tarde lo repararé..., supongo. (Deposita la extremidad en la boca de Bamber, tragándosela.) ¡Ahora, debo ir a ayudar a mis amigos!

Sugoki se retira volando del lugar, en busca de algún combate en donde pueda ayudar a sus amigos.

Escombro gigante.

Ezekiel y Ziryu se encuentran en medio de su duelo de esgrima, lanzándose el uno al otro distintos ataques con la espada en lo que parece ser un intercambio muy parejo.

Ziryu: No eres malo en absoluto con la espada para ser un mocoso, ¿pero puedes con esto?

Ziryu es rodeado por un aura negra con pequeños relámpagos rojos, aumentando en ese momento su velocidad y su destreza significativamente, lo cual le da una ventaja cada vez mayor sobre su contrincante, de modo que lanzándole una estocada a su legendaria Excálibur logra revolearla lejos de él.

Ezekiel: (Esquiva una estocada de Ziryu.) ¡Laputa! ¡¿Ahora qué hago...?! (y otra...) ¡Ah, ya sé...!

Antes de ser alcanzado por un ataque del reihan, Zeki salta hacia atrás.

Ezekiel: ¡Toma! ¡Gran Cañón del Fuego Interior!

Ezekiel inhala una gran cantidad de aire, y al exhalarla ésta sale en forma de una gran llamarada, que posteriormente se torna en una bola de fuego giantesca, la cual se acerca velozmente a Ziryu.

Ziryu: (En voz baja.) Tal vez sea sólo un niño, pero sus técnicas son interesantes...

El guerrero encapuchado salta por encima del proyectil ígneo del muchacho, aterrizando en frente de él.

Ezekiel: (Nervioso.) Eh..., ¿me dejas recoger mi espada? (Se lleva la mano a la nuca.) Sería injusto que sólo tú tengas una..., y no creo que tu idea sea matarme de una manera tan sucia..., ¿verdad...?

Ziryu: (Fastidiado.) ¡No me hagas perder mi tiempo...!

Debajo de la manga de Ziryu emerge una cadena, la cual se dirige rápidamente hacia el terrícola, quien la esquiva corriéndose al costado. No obstante, la cadena vuelve hacia él, esta vez logrando atraparlo y envolverlo, inmovilizándolo en el proceso. Luego, ésta emite una potente descarga que hiere severamente al joven, haciéndolo caer al piso.

Ziryu: (Caminando hacia donde había caído la Excálibur.) Honor, justicia..., todos ideales sin sentido a los que gente como tú y tus amigos se aferran para darle un propósito a sus vidas... (Hace que su mano derecha vuelva a la normalidad y toma con ésa y con la izquierda la Excálibur.) No sé si has pretendido engañarme con tus palabras, pero la verdad es que si realmente crees en todo eso... (regresa con la Excálibur hacia donde se encuentra Ezekiel, tirado en el suelo. ¡no eres en realidad un guerrero, sino un pobre ingenuo!

Ziryu empuña la legendaria espada de oro preparado para darle el golpe final...

Ezekiel: ¡¡Excálibur!!

El grito de Zeki provoca que la Excálibur desaparezca de las manos de su contrincante, apareciendo en su lugar en las suyas propias.

Ziryu: (Sorprendido.) ¡¿C-cómo...?! (En voz baja.) Natshi..., Natshi no nos había informado de esta habilidad... ¡¿Qué rayos es...?! (Adolorido.) ¡¡A-AGHHHH!!

Cuando Ziryu se da vuelta, descubre que tiene a Kumiho aferrado con sus dientes a su pierna izquierda. Éste rápidamente se envuelve en llamas, provocando que la ropa del subordinado de Leuz comience a quemarse.

Ezekiel: (Burlón.) ¡Jejeje...! ¡Eso te pasa por distraido...!

Ziryu: (Eleva su ki para extinguir con él las llamas en su túnica, de modo que deja a la vista parte de su cuerpo debajo de ésta.) ¡Eres fuerte...! ¡¡Pero no hay nada que tú ni tu espada puedan hacer ante una auténtica arma de fuego!!

Ziryu carga su mano derecha con la izquierda, convirtiéndola en un pesado cañón con el cual apunta hacia su contrincante.

Cielo.

HRX y Bara se encuentran volando por encima de los escombros de la fortaleza de Leuz, mirándose fijamente el uno al otro.

Bara: Ahora podremos tener un verdadero combate... (Ríe.)

HRX: (Sarcástico.) ¿Así que no escaparás esta vez...?

Bara: (Molesto.) ¡Tsk...! ¡Serás tú quien desee escapar de mi fuerza!

Bara concentra una gran cantidad de energía en dedo índice, con el cual apunta hacia su derecha, para luego disparar la ráfaga. Un portal creado por Bara la hace aparecer justo a unos centímetros de la sien de HRX. Sin embargo, el petrovi consigue evadir el ataque haciendo uso de sus reflejos excepcionales, moviendo su cabeza a un costado.

Bara: (Emocionado.) ¡Hmmm...! ¡Parece que me divertiré contigo!

El demonio corre hacia HRX a toda velocidad, y ambos guerreros colisionan en un intercambio de golpes y patadas, en el cual rápidamente Bara consigue sacar ventaja y lanzar al guerrero Z a lo lejos con una patada.

HRX: (Adolorido.) ¡¡Aghhhhhh!!

Bara: ¡¡Toma!! (Cruza un portal que lo hace aparecer unos metros detrás de HRX, quien aún no ha tocado el suelo.)

HRX: ¡¡Te tengo justo donde quería!!

Bara: (Extrañado.) ¡¡¿Eh?!!

Bara decide retroceder para tomar distancia, pero en ese momento es sorprendido por HRX, quien toma de un pequeño compartimento hallado cerca de su hombro unos pequeños objetos esféricos, los cuales lanza a su rival.

HRX: ¡¡Recibe mis minas Ximnobuster!!

Los proyectiles chocan inevitablemente con Bara, quien no había podido prever el movimiento del prodigio. Las minas estallan casi inmediatamente tras su contacto con el demonio, provocando una gran explosión, y después, una nube de humo, y mientras tanto, HRX consigue caer de pie, procediendo a observar a su oponente, escondido entre el humo.

HRX: (Analítico, en voz baja.) Eso no fue suficiente... Debe estar esperando para atacarme...

HRX materializa con sus manos dos drones que posteriormente comienzan a volar en círculos en torno al área de la explosión, hasta que el humo se dispersa, revelando que Bara ya no está ahí, poniendo en estado de alerta al guerrero.

HRX: (Poniéndose en pose de pelea, gritando.) ¡¿Dónde estás?! ¡¡Ven aquí y muéstrate!!

Bara: ¡¡Aquí, detrás tuyo!!

Atrás de HRX se abre un portal, por el cual el demonio se asoma para después tratar de tomar al petrovi por la espalda. Bara se lleva una gran sorpresa al ver ser incapaz de tocarlo, atravesándolo en vez de eso, como si fuera una especie de espejismo.

HRX: ¡¡Aquí estoy!!

La ilusión de HRX se deshace. Bara mira hacia arriba, descubriendo que el guerrero al que había visto y atacado era en realidad una ilusión formada por uno de los drones, entonces el verdadero HRX salta desde abajo de unos escombros donde se ocultaba para emerger a la superficie y darle a su oponente un golpe en el mentón.

Bara: (Enfadado.) ¡¡Aaaghhhh...!! ¡¿C-cómo es esto posible...?!

En vez de responder a la pregunta de Bara, HRX se limita a seguir atacándolo, esta vez haciéndole un piquete de ojos seguido del lanzamiento de gotas de plasma ardiente, lo cual fuerza al demonio a retroceder y cerrar el portal detrás de él, todo para luego aparecer nuevamente frente a HRX, tirado en el suelo y gritando de dolor.

HRX: (Serio.) Esto es lo que te ocurre por haber destruido la Tierra... ¡y por tratar de asesinar a Sugoki!

Bara: (Frustrado, arrastrándose hacia HRX.) ¡¡M-maldito..., creo que te subestimé...! ¡A ti y... al enano...!

HRX: (Serio.) Sí, parece que sí...

Bara: (Riendo.) ¡Oye...! ¡Sé dónde se hallan las esferas...! ¡¡No es necesario que me mates ni nada por el estilo!! ¡Apuesto a que quieres terminar esta misión antes de que alguno de tus amigos muera en un combate!

HRX: (Desconfiado.) ¿En serio...?

Bara: (Riendo.) Sí... ¡A-acércate y te lo diré...!

En vez de hacer caso al subordinado de Leuz, HRX decide alejarse unos pasos de él, en silencio.

Bara: (Suspira.) Entiendo, yo también dudaría en una situación como ésta...

HRX: (Confundido.) ¡¡¿Eh...?!! ¡¿Q-qué es esto...?! (Adolorido.) ¡¡A-aghhh!!

HRX ve el cuerpo de Bara hundirse parcialmente en la Tierra mientras siente una punción a la altura del pecho.

Bara: Pero recuerda, HRX, con mi técnica no necesito acercarme a ti para hacerte daño... ¡Con distraerte aunque sea por un instante ya es suficiente!

Bara deja ver un portal que había creado en el suelo momentos atrás, y de él retira su mano ensangrentada, para luego deshacerlo. Entonces, HRX se lleva la mirada al pecho, para descubrir que éste está perforado prácticamente, perdiendo una gran cantidad de sangre.

Bara: (Riendo malévolamente.) ¡¡Fuiste tú quien me subestimó al pensar que no tenía un plan B preparado!! ¡Ahora morirás aquí por haber cometido esa única imprudencia!

Bara vuela hacia HRX, quien se muestra incapaz de defenderse a causa de la pérdida de sangre, y le lanza una patada al mentón con la cual lo revolea hacia arriba, para luego elevarse y darle un golpe más en la cabeza, con el cual lo tira al suelo, dejándolo tirado ahí, incapaz de seguir luchando.

Bara: (Desciende hasta quedar junto a HRX.) Hasta aquí llegó tu aventura...

Arrastrándose en el suelo y agitado por las heridas, HRX hace un ademán con la mano, y en ese momento, los drones que había creado unos momentos atrás, se posicionan a espaldas de Bara para luego abrir fuego, disparando una ráfaga de balas, las cuales, si bien no logran atravesar el cuerpo del demonio, sí consiguen provocar suficientes heridas superficiales como para forzarlo a darse vuelta y disparar la onda de ki en dirección a los drones, destruyéndolos instantáneamente.

HRX: (Agitado y adolorido.) Kai... (Tose, escupiendo un poco de sangre...)

Bara: (Enojado.) ¡¿Qué demonios es lo que piensas hacer?! ¡¡Ya perdiste!!

HRX: ¡¡K-kai...!!

Bara se da vuelta y rápidamente carga un chou makoho, el cual dispara a su oponente, provocando una gran explosión. Al diseminarse el humo y el polvo de la misma, Bara nota la ausencia de éste.

Bara: (Cruzándose de brazos, molesto.) ¡¡Hmmm...!! ¡Parece que escapó..., qué pena...!

Fortaleza en ruinas.

Palacio en ruinas.jpg

Kurima ingresa en la mansión parcialmente destruida de Leuz, donde observa a Allez caer en medio de los escombros, aturdido ligeramente por el último ataque que había recibido.

Kurima: (Mirando a Allez en el suelo.) ¡Qué desgracia! Seguramente has estado planeando tu venganza durante años. ¡¿Para acabar así...?!

Allez: (Levantándose, adolorido.) ¡Maldita escoria...! ¡¿Quién te dijo que este combate se ha terminado?! (Enojado.) ¡Cumpliré con mi misión de asesinarte, Kurima, así que deja de fanfarronear de una vez!

De golpe, una ráfaga de ki choca con la espalda de Kurima, la cual si bien no llega a hacerle daño, provoca que éste se voltee en la dirección de donde provino, encontrándose con Laven y Koshu, que se encuentran de su mismo lado de la pared, en pose de pelea.

Laven: (Determinada.) ¡No te burlarás así de Allez! ¡¿Entendido?! ¡Él no está solo; nosotros pelearemos a su lado! (Se pone en pose de batalla.)

Koshu: Lo que dijo la chica. Dejá de hacerte el canchero, ¿entendiste?

Kurima: (Molesto.) ¡Tsk! ¡Qué estorbo...! (Confiado.) ¡Ok, como quieran! Los aniquilaré de todas formas.

Kurima le lanza a Blue una ráfaga de ki, pero ésta logra esquivarla, y junto con Koshu y Laven vuelan hacia él, rodeándolo.

Laven: (A Kurima.) ¡Ahora te tragarás tus palabras!

Los dos saiyajin se lanzan sobre su contrincante, atacándolo desde lados distintos con multitud de golpes y patadas. Sin embargo, Kurima no tiene problemas en bloquear todos esos ataques simultáneamente.

Kurima: ¡¡Eso es inútil!!

Kurima, sin dejar de bloquear los ataques que está recibiendo, consigue lanzarle una patada en la sien a Laven, con la cual la derriba al suelo.

Kurima: ¡¡Pistola borradora de Kurima!!

El crémux dispara una poderosa ráfaga de ki en dirección a Koshu, pero éste logra esquivarla, de modo que la técnica impacta contra una de las paredes de la fortaleza, derribándola totalmente.

Koshu: (Pensativo, a Kurima.) Parece que no piensas contenerte esta vez...

Allez: (Levantándose lentamente del suelo, serio, a Koshu.) ¡D-déjalo...! ¡¡No estorbes en mi combate...!!

Kurima: (Sonríe.) ¿Sigues queriendo pelear, hermanito?

Koshu: (Enojado.) ¡¿De qué estás hablando, Allez?! ¡¿No ves cómo te acaba de dejar?! ¡¡Debemos enfrentarlo en equipo!!

Allez: (Riendo.) E-eso fue porque me sorprendió mucho reencontrame con Kurima, más en una situación como ésta, pero...

Koshu y Kurima permanecen estáticos, atentos al discurso de Allez. Laven, por otro lado, lo escucha con una cara de preocupación, mientras se pone de pie lentamente.

Allez: (Emocionado.) ¡¡Esta vez va en serio, Kurima!! ¡¡Voy a liquidarte!!

Kurima: (Confiado.) Pareces muy seguro de ti mismo, hermano..., pero no puedo negar que me gusta tu actitud... (Concentra algo de ki en su mano, con el puño cerrado.) ¡Veamos qué tan lejos llegas con eso! ¡¡Fureur!!

El proyectil de Kurima vuela hacia lo que queda del techo de la Fortaleza de Leuz, donde éste explota, provocando el derrumbe total del edificio encima de Allez, Koshu y Laven, quienes reaccionan cubriéndose con los brazos. Al caer los restos del palacio, los guerreros reciben un daño ligero, el cual no les impide salir volando inmediatamente en dirección al cielo, con Allez a la cabeza, hasta encontrarse con Kurima, quien se encuentra flotando en el aire con total tranquilidad.

Allez: (Furioso.) ¡Basta de juegos! ¡Acabaré con esto ahora!

Allez se abalanza hacia su hermano y no tarda en atacarlo frenéticamente con incontables golpes, codazos, rodillazos y patadas, los cuales son evadidos velozmente por éste, hasta que inevitablemente, el joven eleva su velocidad hasta dar un golpe certero justo en la cara de Kurima, lanzándolo unos metros hacia atrás.

Kurima: ¡¡Ughhhh!! (Se pasa la mano por la cara para limpiar la sangre de ésta.) Nada mal... ¡Veamos si puedes con esto! ¡¡Neo-etoile!!

Kurima arroja una bola de energía naranja en dirección a Allez y sus compañeros, pero éste consigue eludirla simplemente corriéndose a un lado.

Kurima: ¡¡Te tengo!!

Con sólo un ademán, el pirata galáctico hace estallar la esfera de ki, provocando una explosión que alcanza a sus tres contrincantes, causándoles un daño intermedio.

Koshu: (Enojado, adolorido.) ¡¡M-maldición...!!

Laven: ¡¡A-aghhh...!! ¡¡Este poder...!!

Kurima: ¡¡Acabaré contigo, Ceddara!!

Kurima arremete contra Allez para atacarlo repetidamente con sus puñetazos, que el Guerrero Z recibe muy fácilmente, hasta que por fin consigue recuperar la estabilidad y atajar uno de los golpes.

Allez: ¡¡No tan rápido...!! ¡¡ROULETTE!!

Allez contraataca con una serie de golpes, todos lanzados muy velozmente y desde distintos ángulos, de tal modo que en vez de ver a los dos hermanos combatiendo, Koshu y Laven sólo pueden observar una esfera, rotando y elevándose hacia las alturas.

Allez: ¡¡¡TOMAAA!!! ¡¡¡HAAAAA!!!

Allez pone fin a su combo con un codazo en el mentón de su hermano mayor, con el cual lo manda a volar ya por encima de la tropósfera, donde el cielo se torna más negro y las temperaturas descienden enormemente. El joven Ceddara avanza hacia su rival con gran determinación, dispuesto a ganar el combate, pero en ese momento logra incorporarse a pesar del daño sufrido y preparar una nueva ofensiva.

Kurima: ¡¡Recibe mi pistola borradora de Kurima!! ¡¡¡HAAAAAAAAA!!!

Kurima escupe el potente ataque, y Allez, en vez de evadirlo de alguna manera, sigue volando directo hacia él, exhibiendo un escudo de energía celeste, el cual detiene totalmente la pistola borradora.

Allez: ¡¡No!! ¡Recibe tú mi Lightning Buclier!

De repente, la barrera que rodea a Allez se convierte en una multitud de ráfagas de ki dirigidas a Kurima, quien las desvía todas con gran facilidad. Allez aprovecha esto para acercarse más a él. Sin embargo, el subordinado de Leuz consigue atacar antes que él, pero Allez consigue esquivar y elevarse por encima de Kurima.

Kurima: (En voz baja.) ¿Qué estás tratando de hacer, hermano...?

Allez: (Levanta los brazos.) Te he estado buscando por tanto tiempo, Kurima... (Usando su solucionador gélido, crea una bola de hielo bastante grande y la sostiene por sobre su cabeza.) Desde aquel momento... mi objetivo siempre ha sido acabar contigo y con el imperio de Frost... (Concentra una gran gantidad de ki en el interior del bloque de hielo.) ¡¡Ahora obtendré mi venganza!! ¡¡Toma!! ¡¡¡Crystal Tomber!!!

El hielo sostenido por Allez se destruye en miles de fragmentos que llueven sobre Kurima. Éstos contienen energía en su interior, lo cual potencia el daño que provocan, y además, al ser tantos abarcan un área significativa.

Kurima: ¡¡¿Y esa técnica?!! ¡¡Demonios...!!

Kurima, viéndose incapaz de huir del Crystal Tomber, decide cubrirse del mismo usando sus brazos, los cuales son apuñalados repetidas veces por las estacas gélidas de su oponente hasta que aquella lluvia helada llega a su fin.

Allez: (Serio, descendiendo hacia Kurima.) Eso que has hecho no servirá de nada, Kurima... Aunque ninguno de tus órganos vitales haya sido dañado por mi técnica, tus brazos están muy dañados y pronto perderás demasiada sangre... ¡¡Estás acabado!!

Kurima: (Ríe.) Siempre tan confiado, hermano...

Allez: (Sorprendido.) ¡¡¿C-cómo...?!!

Kurima genera dos esferas de energía en sus manos, las cuales se lleva hacia los codos, derritiendo los cristales incrustados en ellos y de paso cauterizando las múltiples heridas causadas por la técnica.

Kurima: (Confiado.) Si ésa fue la última carta que tenías bajo la manga, eres tú quien está perdido...

Tras pronunciar aquellas palabras, Kurima arroja incontables ondas de energía por toda el área de combate, rodeando a Allez casi completamente antes de que éste pueda reaccionar.

Kurima: La versión aérea de mi Bombfield. ¡Estás acorralado, Ceddara!

Allez: ¡¡Grrrr...!! ¡¡No estés seguro de eso, maldito!!

Ceddara se las ingenia para pasar a través de aquel campo minado, eludiendo los obstáculos impuestos por el guerrero de Frost y reduciendo la distancia con él.

Kurima: ¡¡Te tengo!!

El crémux inhala una gran cantidad de aire, para posteriormente expulsarlo con una fuerza tal que consigue empujar nuevamente a Allez hacia atrás, tirándolo justo contra una de las minas de ki.

Allez: (Nervioso.) ¡¡M-mierda...!!

En un instante, el contacto de Allez con el ki de Kurima provoca una enorme explosión en cadena en medio la cual nuestro héroe queda atrapado, perdiéndose en medio del humo, para que luego pueda observarse cómo desciende en caída libre, con múltiples heridas y sus ropas rasgadas. Viendo esta escena, Kurima se limita a cruzarse los brazos.

Kurima: (En voz baja, serio.) Ceddara..., diste lo mejor de ti en este combate, y aunque me odies, no puedes entrometerte en nuestra búsqueda de las esferas del dragón... Espero que vivas para entenderlo...

Cielo.

Cielo violeta oscuro.jpg

Allez sigue cayendo, inmovilizado todavía por el dolor, manteniendo fija la vista sobre su hermano, a quien ve cada vez más lejos. Cuando el guerrero se haya no tan lejos de tocar el suelo, Laven y Koshu, quienes habían estado observando la batalla, deciden acercarse.

Koshu: (Preocupado.) ¡Maldita sea, Allez! ¡¿Qué te han hecho?!

Laven: (Enojada.) ¡Ese desgraciado...!

La saiyajin del Universo 6 atrapa en el aire a su amigo, salvándolo del impacto que pudo haber sufrido, y nota que éste se encuentra aún consciente, aunque malherido por la técnica de Kurima.

Laven: (Preocupada.) ¡¡¿Te encuentras bien, Allez?!!

Con cuidado, Laven baja hasta la superficie con Allez en brazos, para poder dejarlo descansar encima de una roca. En eso, Kurima también se presenta en el lugar, posicionándose frente a Koshu y Laven.

Kurima: (Confiado, riendo.) ¿Qué tal? ¿Se rinden?

Laven: ¡¡Grr...!! ¡¿Rendirnos?! (Se pone en pose de combate.)

Koshu: ¡Laven! Deberías volver con Allez al Planeta Supremo. Yo me encargaré de aquí en adelante de ganar este combate.

Laven: (Decepcionada, a Koshu.) ¡¿D-de qué hablas?! ¡Tengo que ayudarte a ganar!

Koshu: Tranquila... Mira a Allez, en este estado no puede seguir peleando. Lo mejor será que sus heridas sean curadas.

Las palabras de Koshu sorprenden a Allez, haciendo que éste se disponga a comenzar a levantarse, lentamente pero con determinación.

Allez: (Agitado.) N-no...

Laven: ¡¡Allez...!!

Kurima: ¡Tsk...! Parece que no te das por vencido nunca, ¿verdad?

Laven: ¡Allez, no te sobreexijas...!

Allez: Ustedes... n-no podrían enteder... ¡c-cuánto he estado esperando este momento...! (A Kurima.) ¡¡Todavía no me doy por vencido!! ¡¡Seguiré peleando hasta que mi cuerpo no dé más, de ser necesario!!

Kurima: (Serio, a Allez.) Así que prefieres morir... ¡¡Entonces muere!!

El pirata espacial aparece en un abrir y cerrar de ojos frente a Allez y le lanza un puñetazo muy fuerte al pecho, pero para su sorpresa y de los Guerreros Z presentes, Allez logra detener el puño perfectamente, para luego contraatacar revoleando a su contrincante por los aires. Es posible apreciar que algo está cambiando en el luchador, que comienza a rodearse por pequeños destellos de ki violetas.

Laven: (Impactada.) ¡¡¡N-no puede ser!!! ¡¡Esa transformación...!! ¡¡Koshu, vete de aquí!!

Koshu: (Sorprendido, mirando a Allez.) ¡Este poder...!

La energía liberada por Allez enciende las alarmas de Koshu, Laven y Kurima, quienes deciden mantener distancia al ver cómo éste se retuerce mientras se envuelve en las llamas violáceas y su masa muscular se incrementa.

Kurima: (Impresionado, en voz baja.) ¡¡¿E-en qué demonios se está convirtiendo?!! ¡Sea lo que sea, no es bueno!

Cielo, otra zona.

Cielo violeta oscuro.jpg

Rhodex y Rokoshi se hallan atacándose mutuamente, pudiendo los dos evadirse el uno al otro por un rato, hasta que el primero consigue atajar los golpes del saiyajin, sosteniendo sus muñecas. Entonces, de la espalda del iduyin se asoman un par de brazos extras, que son usados para golpear repetidamente a Rokoshi en el rostro.

Rhodex: ¡¡Toma, toma, toma!!

Al tener sus brazos inmovilizados, Rokoshi no puede defenderse ni lanzar alguna contraofensiva, así que se ve forzado a transformarse en super saiyajin, formando una onda expansiva capaz de arrojar lejos a Rhodex. Entonces, aprovecha para volar hacia él y lanzarle una patada, pero el iduyin se cubre justo a tiempo con los cuatro brazos, bloqueando el ataque.

Rhodex: (Confiado.) Nada mal... (Ríe.)

Rokoshi: (Emocionado.) Lo mismo digo... (Determinado.) ¡Pero tengo que ganar este combate rápido!

Rokoshi se posiciona velozmente detrás de Rhodex, preparando su técnica K. O., concentrando una gran cantidad de ki en su mano, la cual está a punto de inyectar en su contrincante, no obstante, éste usa una de sus manos para cristalizar la diminuta esfera de ki, para luego agarrarla y tirarla contra el pecho de Rokoshi.

Rokoshi: (Sorprendido.) ¡¡M-maldición!!

La bolita de ki estalla justo frente a Rokoshi, provocándole un daño significativo.

Rhodex: (Confiado.) Así que tenías en mente usar ese truco contra mí... (Ríe.) Una pena que haya fracasado.

Rokoshi: (Molesto.) ¡No me subestimes!

Rokoshi se acerca a Rhodex, y sin darle la oportunidad de reaccionar, desencadena un combo de ataques que el iduyin apenas logra esquivar, hasta que eventualmente, éste recibe un codazo en el estómago seguido de una patada en el pecho, la cual lo manda a volar a lo lejos.

Rhodex: (Adolorido.) ¡¡Ahhhh!! ¡Maldito!

Rokoshi: ¡¡TOMA!!

El saiyajin persigue en el aire a Rhodex, que aún no ha tocado suelo, dispuesto a seguir atacándolo, pero éste forma un lazo de ki que usa para rodear el cuello de Rokoshi, sujetándolo firmemente, para luego estrellarlo contra el piso.

Rhodex: ¡¿Que tome qué?! ¡¡Si eres tú quien está en aprietos!!

Rhodex tira del lazo de energía para levantar a Rokoshi y luego volver a arrojarlo bruscamente contra el piso.

Rokoshi: (Adolorido.) ¡¡Aghhh...!! ¡¡Ya basta, Rhodeeeex!! ¡Ahora verás...!

El Guerrero Z toma el látigo que lo tiene sujeto a Rhodex y tira de él con mucha fuerza, provocando un forcejeo entre los dos, el cual dura por unos segundos; los que le toma a Rokoshi tener lo suficientemente cerca a su oponente como para poder darle un rodillazo en el abdomen, el cual lo fuerza a desactivar la técnica. Ante esto, Rokoshi comienza a estirar su cuello y rotarlo, como para relajarlo después de haber estado presionado por el lazo de Rhodex. En eso, Rhodex da un gran salto hacia atrás para tomar distancia.

Rhodex: (Ríe.) vaya..., eres más fuerte que el otro mono al que me enfrenté en el pantano, ¡pero veamos si puedes con esto!

El líder de Leuz corre hacia su contrincante en zig-zag para poder posicionarse a un costado de él. Entonces, forma una ráfaga de ki en una de sus manos izquierdas, la cual congela, convirtiéndola en una especie de estaca de ki.

Rhodex: ¡¡Toma!!

Rhodex clava la onda de ki cristalizada en el tórax de Rokoshi, cerca de la clávicula, insertándola lo más posible, y poco después de soltarla, ésta recupera su estado inicial, estallando en ese mismo lugar.

Rokoshi: ¡Ahhh! ¡¡M-mierda!!

Rokoshi cae al suelo, y rápidamente la sangre comienza a derramarse desde la herida.

Rokoshi: (En voz baja, preocupado.) No es que no pueda luchar con esta herida..., pero no sé cuánto tiempo podré aguantar así...

Rhodex: (Entusiasmado.) ¡¡JAJAJAJA...!! ¡Tch...! Eres poderoso. Hubiera sido más divertido combatir en mejores términos, pero espero que entiendas que mis hombres y yo tenemos una misión que cumplir...

Rhodex genera una esfera de ki, la cual pretende cristalizar para dar el golpe de gracia, pero...

???: ¡¡Alto ahí!!

Una ráfaga de energía viaja en dirección al iduyin, pero éste la esquiva saltando hacia atrás. En ese momento, un nuevo guerrero aparece en escena...

Rhodex: (Molesto.) ¡Tú...!

Rokoshi: (Emocionado.) ¡¡Sabía que vendrías!! ¡Sugoki!

Sugoki le da la mano a su amigo saiyajin, ayudándolo a levantarse con cuidado, mientras Rhodex los mira a ambos con cierto desprecio.

Rhodex: (Sorprendido.) ¡¿A-acaso... pudiste deshacerte de Natshi...?! ¡¡MALDICIÓN!! ¡Detesto los combates dos contra uno!

Sugoki (Bamber): (A Rhodex.) Si mis cálculos no me fallan, no tienes opción. ¡Peleemos!

Sugoki se pone en posición de combate, a lo que Rhodex sólo puede reaccionar arrojándole numerosas bolas de ki cristalizadas; algunas impactan en él antes de explotar, y otras, simplemente chocan con su armadura. En todo caso, al disiparse el humo de los estallidos el jefe se sorprende al ver que no le ha hecho ni un rasguño.

Rhodex: (Sorprendido.) ¡¡¿Q-qué...?!!

Un rato después, desciende Moori del cielo, impresionando aun más a Rhodex.

Sugoki (Bamber): (Contento.) ¡¡Moori, qué bueno verte aquí!!

Moori: (Confiado, poniéndose en pose de combate.) La pelea contra Azeirf fue algo dura, pero y Sandown logramos ganar. Ahora él está ayudando en otro combate...

Rhodex: (Preocupado, en voz baja.) ¡¡M-maldita sea...!! ¡No sólo yo...! ¡¡Todos nosotros estamos en desventaja numérica!! ¡Incluso es probable que alguno de mis hombres haya muerto...! (Gritando.) ¡¡En todo caso, es momento de ejecutar mi última jugada secreta, lo que estuvimos planeando...!!

Sandown: (Intrigado.) ¿Eh, jugada secreta? ¿De qué estás hablando?

Rhodex: (Confiado.) Obvio, estoy hablando de... ¡¡CORREEEER!!

Rokoshi: ¡Está huyendo!

Rápidamente, Rhodex se da vuelta y sale corriendo, luego volando. Detrás de él van los tres guerreros Z tratando de alcanzarlo.

Rhodex: (Enojado.) ¡¡Odio hacer esto, pero me han dejado sin más opciones!! ¡No puedo renunciar a la causa que yo y mis camaradas cargamos sobre nuestros hombros! ¡Tal vez no sea hoy, pero morirán y nosotros podremos hacernos con las esferas del dragón!

El líder de Leuz sigue hasta encontrarse con una pequeña compuerta en los alrededores del palacio destruido que da a un pasaje subetrráneo, entonces la abre, e ingresa por ahí, perdiéndose de la vista de sus enemigos, quienes le siguen el rastro hasta llegar a esa trampilla, ahora cerrada.

Rokoshi: (Pensativo.) Así que escapó por ahí... ¿Qué habrá del otro lado?

Rokoshi está por abrir él mismo la compuerta cuando es detenido por Sugoki.

Sugoki (Bamber): Podría ser una trampa. En cualquier caso, es mejor que yo la abra, al ser mi Bamber más resistente...

Rokoshi y Moori asienten con la cabeza y retroceden, dejando a Sugoki abrir la compuerta. Entonces, de un momento al otro, se escucha una gran eplosión, y el suelo debajo de ellos se desmorona, encontrándose todos en una especie de subsuelo muy amplio, pero también muy desordenado y destruido a causa de la explosión.

Sugoki (Bamber): (Nervioso, a sus compañeros.) ¡¿Están bien?!

Rokoshi: (Tose un poco.) S-sí...

Sandown: (Adolorido.) M-mierda... No vi venir eso...

Sugoki (Bamber): ¿Y por dónde se fue Rhodex?

Los guerreros voltean en múltiples direcciones, buscando alguna salida o pasillo con la mirada, sin éxito. En su lugar, lo único que ven es un monitor enorme en una de las paredes, y algo que sorprende a Sugoki...

Sugoki (Bamber): (Asustado.) ¡¡M-miren...!!

El tsufuru señala a una pared, a la cual está atado en todas sus extremidades, como crucifijado, y amordazado, un ser robótico gigante. Lo que llama la atención de Sugoki parece ser el hecho de que aquellas cadenas se sueltan lentamente, largando un vapor cálido y haciendo que el robot vaya descendiendo hasta tener los pies en el suelo. Todos se ponen en posición de combate.

Rokoshi: ¡¿Q-qué demonios es esa cosa?!

Moori: ¡¡Sea lo que sea, estén atentos!! ¡No parece amistoso...!

Finalmente, el robot queda totalmente liberado de su cautiverio, y para probarse a sí mismo, comienza a realizar algunos movimientos básicos como caminar en círculos, saltar en el lugar y darle golpes al aire.

???: (Inexpresivo.) Mi nombre... Riesig... Finalmente... ¡libre! Tengo que destruirlos... ¡¡y sólo entonces podré sentirme satisfecho!!

Ante las palabras de Riesig, todos los demás se ponen alerta, preparados cualquier posible movimiento de la criatura mecánica.

Pasaje secreto.

Rhodex recorre por oscuros pasillos durante varios minutos, y conforme avanza éstos se ramifican en una especie de laberinto que el líder de Leuz parece conocer a la perfección. Corriendo con todas sus fuerzas para que su ki pase desapercibido, el guerrero continúa hasta ver a lo lejos una luz particularmente fuerte, la cual permite ver una puerta.

Rhodex: (Agitado.) ¡Ya casi llego...! ¡Espero que los otros se hallen bien y hayan recibido mi alerta! ¡Así podrán llegar a sus naves...!

Sin embargo, Rhodex es sorprendido a último momento al ver la puerta frente a él abrirse lentamente. De ella se asoma un brazo, rojo, cubierto por una muñequera gris y por una tela negra...

Rhodex: (Impactado.) ¡¡¿Y eso?!! ¡¡Nadie debería hallarse aquí...!! ¡¿Se trata de uno de los que están con el Supremo Kaio...?! (Gritando, molesto.) ¡¡¿Quién eres?!! ¡¡Sal de ahí ahora!!

A pesar de su sorpresa, Rhodex no pierde el ritmo, hasta quedar enfrentado con la puerta, a unos pocos metros de ella. La figura que se encuentra del otro lado sale lentamente, dejando ver su cara por unos momentos para luego cubrirla con la capucha de su túnica negra...

???: (Inexpresivo.) ¿Quién soy...?

Rhodex: (Serio.) ¡Ese atuendo...! Tú no serás Zi...

El extraño individuo cruza la puerta, y detrás de él pasan otros cuatro, vestidos al igual que él con túnicas negras cubriendo su cuerpo. Éstos forman una fila, quedando todos enfrentados con Rhodex, quien ahora no puede ocultar su inquietud.

???: Nosotros... somos uno, y tomaremos las esferas del dragón. Tú, Leuz, los del Supremo Kaio..., ahora son todos lo mismo. Un estorbo. Danos las esferas del dragón o tendremos que quitártela por la fuerza.

Rhodex: (Serio.) No tengo idea de quiénes son, y tampoco tengo ganas de saber. (Ríe.) Normalmente me parecería injusto un combate de uno contra cinco, pero parece que ustedes conocen este laberinto, por lo que tratar de huír sería inútil... (Confiado.) ¡¡Pero yo no necesito huir de alguien como ustedes!! ¡Si gente como ustedes, malditas sabandijas, tuvo que operar a mis espaldas para poder aspirar a traicionarme, entonces no son más que una porquería!

Rhodex se pone en posición de batalla, determinado.

¿Qué sucederá de ahora en adelante? ¿Qué es lo que buscan estos nuevos enemigos y qué medios tienen para lograr lo que desean? Y lo más importante: ¿qué sucederá con las esferas del dragón suprema? ¡¡Nos vemos en el próximo episodio de Dragon Ball Fanon!!

Rokoshi: ¡Hola, soy Rokoshi! ¡Riesig es muy fuerte, pero nosotros podremos encargarnos de esto! ¡¿Cómo?! ¡¿Qué le está sucediendo a Allez?!

Kaioshin: ¡¡Vuelvan al Planeta Supremo!! ¡Es urgente!

¡El próximo episodio de Dragon Ball Fanon será: Un Destino - Parte 2! ¡¡No me rendiré!!

ELENCO

Personajes principales

Curiosidades

  • El flashback de Allez y Kurima con el que comienza este episodio inicialmente iba a tener lugar en el capítulo 7, durante la batalla entre Allez y su copia creada por Nakji, pero se pensó que sería más coherente ponerlo justo antes de la batalla entre los hermanos.
  • Éste es el primer episodio de la serie en introducir un ending original. Agradecimientos a Rhodex por crear tan maravillosa pieza.
  • Inicialmente este episodio iba a formar parte de un estreno doble junto con la parte 2, pero tras el inicio del Torneo Fanon de Poder y teniendo en cuenta el inminente regreso a clases, el autor contempló adelantar el capítulo 9 para mantener la constancia.
Advertisement