Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki

Este artículo ha ganado los Golden Freezer Awards








​​​​


¿Amigo o enemigo? ¡Allez demuestra su poder!
Capítulo 2 DBF by Ome76.jpg
Creador Omega76
Estreno 06/05/2020
Saga de las Esferas del Dragón Supremas
Episodio N° 2
Capítulo anterior:
¡Comienza la carrera por el destino del Universo!
Capítulo siguiente:
¡Confrontación! ¡El mal revela su rostro!

Anteriormente, en Dragon Ball Fanon...

HRX, Rokoshi y Sugoki partieron al planeta Kurai en busca de su primera esfera del dragón. En este planeta, caracterizado por la ausencia absoluta de luz, se encontraron con tres monstruosas criaturas que pretendían robarles su energía. Después de un breve combate que finalizó con la victoria de los Guerreros Z, éstos fueron sorprendidos por la abrupta aparición de un misterioso sujeto, quien se hace llamar Allez. ¿Cuáles serán sus intenciones? ¿Qué tan poderoso es este guerrero? ¡¡Descúbranlo ahora!!

Valle del planeta Kurai.

A la luz de la lámpara de Allez, HRX, Rokoshi y Sugoki-Bamber miran con sorpresa al guerrero misterioso, quien, con una sonrisa en su cara, se acerca lentamente a ellos.

HRX: (A Allez.) ¡¡Detente!!

Allez: (Confundido.) ¡¿Eh?! ¿Qué sucede?

HRX: (Enojado.) ¡¡Vamos, no te hagas el tonto!! ¡Estás aquí por la esfera del dragón! ¡¿No es así?!

Allez: (Más confundido.) ¿La qué? (Tranquilo.) Acabé en este horrible lugar porque mi nave se averió. Tuve la suerte de hallarlos y vi que ese monstruo los estaba estorbando, así que lo liquidé.

HRX: ¡Hmp! ¡Es una buena historia, pero no será suficiente para convencerme!

Sugoki-Bamber: Oye, HRX, tal vez esté siendo sincero.

Rokoshi: Exacto, no deberías ser tan desconfiado.

Allez: ¡Eso! ¡Yo no quiero las bolas ésas de las que me hablaste! Sólo me gustaría saber si nos pueden sacar de este planeta a mí y a mis amigos.

HRX: No lo sé, Rokoshi..., parece sospechoso...

Allez: (Deja su lámpara en el suelo y se acerca a HRX.) Oye, te juro que no tengo malas intenciones y que, de hecho, si quieres, te puedo ser de ayuda buscando lo que sea que están buscando.

HRX: ¿En serio? ¡Demuéstralo!

Para sorpresa de todos, HRX le lanza un puñetazo a Allez directamente a la cara. Antes de que logre hacerle algún daño, el guerrero logra detener el ataque.

Sugoki-Bamber: ¡Déjalo, HRX!

Allez: (Forcejeando contra su oponente, enojado.) ¡¿Qué mierda te pasa?!

HRX: ¿Acaso no es obvio? ¡Dijiste que querías ayudar!

HRX ataca al crémux con una patada giratoria que lo desestabiliza y lo hace caer al suelo.

HRX: Me estoy asegurando de que sea digno de acompañarnos. Sólo se trata de eso...

Allez: (Entre risas.) Pudiste haberme avisado antes de atacar, ¿no crees?

Lentamente, Allez se incorpora y se pone en posición de combate.

Allez: ¡Ahora sí, intenta hacerme daño!

Allez da un salto hacia atrás y le hace a su oponente un ademán para que se acerque. Entonces, HRX comienza a correr con entusiasmo hacia él.

Allez: ¡Toma esto! ¡Power machine!

Allez forma un par de pistolas con sus manos y carga en sus dedos índice diminutas ráfagas de ki que dispara a su contrincante mientras hace la onomatopeya correspondiente a sus disparos.

Allez: ¡Pium, pium, pium!

HRX: (Mientras desvía con su mano los ataques.) ¡¿Acaso eres un niño jugando al pistolero?!

El petrovi consigue acercarse lo suficiente al crémux como para lanzar un ataque cuerpo a cuerpo.

Allez: ¡Allez kick!

El crémux ejecuta la técnica dándole un rodillazo a HRX antes de que éste pueda alcanzarlo. Posteriormente desencadena una serie de ataques al petrovi hasta que éste consigue cubrirse y posteriormente esquivar los golpes y devolvérselos a su oponente.

Allez: ¡Lightning Buclier!

El cuerpo de Allez emana una luz intensa y cegadora que obliga a HRX a taparse los ojos con el antebrazo. Entonces, el crémux aprovecha para lanzarle a HRX montones de ráfagas de ki, las cuales es incapaz de eludir.

HRX: ¡¡Maldita sea...!!

En medio del ataque, HRX usa una de sus manos para crear una columna de plasma que detiene al resto de las bolas de energía. Esta columna comienza a crecer hasta adquirir una altura de varios metros.

Allez: (Sorprendido.) ¡¿Qué rayos es eso?!

HRX: ¡Te dejé tomar la ventaja en este combate, pero ahora tendrás que reaccionar rápido si quieres vivir!

Lentamente, como si se tratase de una gigantesca ola, el muro de plasma ardiente comienza a desmoronarse sobre Allez, el cual empieza a sudar debido al aumento brusco de la temperatura.

Allez: ¡Maldición!

El muro de plasma finalmente cae al suelo, disolviendo la tierra negra y arcillosa, y generando un gran pozo en medio de la arena de combate. Rokoshi y Sugoki miran la escena asombrados.

Sugoki-Bamber: (Asustado.) ¡¿Lo mataste?!

Rokoshi: (A Sugoki.) No... No te preocupes... Aún siento su ki. Además, viendo el combate de esos dos, no creo que el tal Allez sea de esos tipos que se dejan vencer fácilmente.

Allez: ¡Claro que no!

De lo alto de un acantilado próximo a nuestros héroes cae Allez de pie, ileso, justo frente a ellos.

Allez: (A HRX.) No fue difícil esquivar tu ataque... (Enojado.) ¡pero aun así estás loco! ¡Esa técnica es demasiado peligrosa para que la uses así como así!, ¡¿no te parece?!

HRX: Vamos. Sabía que lograrías evadir mi ataque. Simplemente estaba poniéndote a prueba.

Allez: En fin, creo que podemos dar este combate por terminado, ¿no?

HRX: Así es, Allez.

Allez: (A todos.) Si les parece, los llevaré a mi nave a que conozcan a mis amigos, descansen un rato y los ayudaremos en su búsqueda, ¿qué tal?

Rokoshi: (A Allez.) ¿Y tus amigos son tan fuertes como tú?

Allez: (Alardeando.) No tanto, pero seguro que estarán dispuestos a colaborar y dar lo mejor de sí.

Rokoshi: ¡Creo que eso es suficiente! ¡¿Vamos, chicos?!

HRX y Sugoki-Bamber: ¡Sí!

Allez: ¡Está bien! ¡Los llevaré allí! (Recoge su lámpara del suelo.) ¡Síganme!

Allez se va volando del valle. Rokoshi, Sugoki y HRX lo siguen.

Cielo del planeta Kurai.

Sugoki-Bamber: ¿Cómo llegaste a este planeta, Allez?

Allez: Tuvimos que aterrizar de emergencia en este lugar debido a un daño en el motor de nuestra nave. Ahora mismo estamos al borde de quedarnos sin comida ni bebida. Por eso no pude evitar emocionarme cuando los vi. Por cierto, ¿cuáles son sus nombres?

HRX: Mi nombre es HRX. Lo siento si no pude presentarme antes. (Entre risas.) Fue la tensión del momento...

Sugoki-Bamber: Soy Sugoki, gusto en conocerte, Allez.

Rokoshi: Soy Rokoshi. Espero que de ahora en adelante nos hagamos buenos amigos.

Allez: (A Rokoshi.) Apuesto a que así será. (A todos.) ¡En fin, ya llegamos!

Allez, viendo en medio del oscuro continente una débil pero llamativa fuente de luz, decide aterrizar. El resto hace lo mismo. La luz proviene de una lámpara similar a la que el crémux porta en su mano. Al lado de la misma se halla una gran nave.

Allez: Mantengan silencio, chicos. De esto me encargo yo... (Camina tranquilamente hasta hallarse justo frente a la compuerta de la nave.) Soy yo, Allez, déjenme pasar.

???: Contraseña

Allez: ¡Vamos, Zeki, no jodas; no existe ninguna contraseña!

???: ¡Ahora sí existe! ¡Contraseña!

Allez: (Enojado.) ¡Déjame pasar o voy a entrar por la fuerza y a partirte la cara! ¡¿Me oíste?!

Ezekiel: (Nervioso.) ¡¡A-a la orden, Capitán Allez!!

La compuerta de la nave se abre, permitiendo a los cuatro guerreros entrar en ella. Ahí, lo primero que ven es al joven Ezekiel, quien inicialmente se mantiene quieto y callado, para luego cambiar su expresión a una de horror absoluto.

Ezekiel: (Impactado.) ¡¡Coño e' la madre...!! ¡¡No puedo creer esto...!!

Entonces llegan, de la otra habitación, las saiyajin Blue, Laven y Level.

Blue: ¡¿Qué sucede?!

Ezekiel: (Sorprendido.) ¡Yo te tenía marico, Allez... pero...! ¡¡TRES NOVIOS!! ¡Esto... esto es demasiado!

Antes de que pueda siquiera percatarse, Ezekiel recibe una piña en la cabeza que le deja un chichón enorme justo en la frente.

Allez: ¡La próxima lamentarás haber nacido!

Ezekiel: (Adolorido, llorando.) ¡¡Ayayayay...!! ¡¿Por qué hiciste eso, malo?!

HRX: (En voz baja.) Qué ridículo es este joven...

Blue: (Saliendo de la cabina del piloto. Riendo.) ¡Allez!, ¡¿Cómo es eso de que tienes tres novios?!

Allez: (Avergonzado.) ¡Ey, no le hagas caso a ese idiota! ¡Claramente no sabe lo que dice! ¡Son unos amigos que hice en el camino! (A HRX, Sugoki y Rokoshi.) ¡Vamos, muchachos, preséntense!

Rokoshi: ¡Hola, soy Rokoshi!

Sugoki-Bamber: ¡Gusto en conocerlos, mi nombre es Sugoki!

HRX: HRX...

Blue: ¡Hola, chicos! ¡Soy Blue!

Ezekiel: ¡Y yo soy Ezekiel Dante Aristeguieta Salazar,, aunque pueden llamarme Zeki! ¡Seguramente ya lo hayan notado, pero es obvio que soy el más guapo y simpático del grupo!

Allez: (Sarcástico.) Sí, claro...

De repente, irrumpen en la sala Laven y Level. La primera se nota muy seria, mientras que la otra se muestra muy calmada y agraciada en cuanto a sus movimientos y su expresión.

Laven: Dinos, Allez, ¿de verdad crees que se puede confiar en esta gente?

Allez: (A Laven.) ¡C-claro que sí! ¡Además, aunque te cueste creer en ellos, no tenemos otra opción, pues son nuestra última esperanza!

Laven: Oh... Buen punto...

Level: (A los tres visitantes.) ¿Qué los trajo aquí, guerreros? ¿Cómo llegaron a este planeta?

Sugoki-Bamber: Estamos buscando las esferas del dragón; siete esferas grises, con estrellas incrustadas, que cabrían en una mano fácilmente, de las cuales una está en este mismo planeta. Es muy importante para nosotros obtenerla, además de que no somos los únicos detrás de ella. Allez nos contó que están varados aquí. Si nos ayudan a encontrar la esfera, yo repararé a cambio su nave y así podrán salir de acá.

Level: Suena peligroso, pero si nos negamos nos tendremos que quedar aquí para siempre, y eventualmente se nos agotarán los suministros y tendremos que comportarnos como animales por el resto de nuestras vidas... ¡Está bien, trato hecho!

Ezekiel: (Indignado.) ¡Espera, Level! ¡¿Acaso esto es una dictadura?! ¡Al menos escucha mi opinión antes de hacer un trato con cualquiera!

Level: Oh... Claro, Zeki, (Suspira.) dinos tu opinión...

Ezekiel: ¡¡Yo digo que... Digo que...!! (Inhala una gran cantidad de aire.) ¡¡¡TENEMOS UN TRATO!!!

Allez: ¡Qué pendejo!

Rokoshi: (A sus compañeros.) Este tipo es muy extraño...

HRX: La palabra "extraño" le queda pequeña. (Serio.) En fin, ya que tenemos un trato, será mejor que partamos, de lo contrario, tal vez se nos adelanten esos otros sujetos de los que les hablamos.

De repente, HRX siente que hay algo tironeándole la rodilla.

Rokoshi: ¿Eh...? ¿Qué es esto...? (Mira para abajo, y su mirada se encuentra con un gran "perro" blanco con múltiples colas, aferrándose a sus piernas.) ¡Oh, qué sorpresa, así que tienen una mascota!

Rokoshi acaricia el suave pelaje del animal, el cual saca la lengua poniendo cara de alegría para luego emitir un fuerte ladrido.

Ezekiel: Ése es Kumiho, mi mejor amigo. Nos será de ayuda para buscar la bola ésa que tanto buscan.

Rokoshi: Bueno, entonces, ¿estamos todos?

Allez: Sí. ¡Vamos!

Cielo del planeta Kurai.

El grupo inicial de Rokoshi, HRX y Sugoki, ahora acompañados por Allez, Blue, Laven, Level y Ezekiel, quien está montado sobre Kumiho, el cual usa sus nueve colas como hélices, vuelan a la luz de dos potentes lámparas, una sostenida por Allez, y la otra por Level. Los guerreros se mantienen en silencio absoluto, como si no tuvieran un tema del cual hablar, hasta que...

Sugoki-Bamber: (A Allez y su grupo.) Por curiosidad... ¿qué fue lo que los trajo a este planeta?

Blue: ¿Lo que nos trajo a este planeta...?

Sugoki-Bamber: Así es. Nosotros les contamos cuál es nuestra misión. Allez nos contó que tuvieron que hacer un aterrizaje de emergencia, pero... ¿qué los llevó a acercarse a la órbita de Kurai, donde no hay estrellas que brillen en el espacio para que puedan guiarse?

Blue: (Pensativa.) La verdad es que no teníamos la menor idea de los peligros de este lugar. No somos pilotos expertos ni navegantes espaciales, sino guerreros que deambulan por el Cosmos, buscando fortalecerse. Al inicio era sólo Allez, después se unieron Zeki y su perro...

Ezekiel: ¡Que no es un perro, Blue!

Blue: (Fastidiada.) Bueno... Se unieron Kumiho y su estúpido humano...

Ezekiel: ¡Así está mejor!

Blue: ...Y finalmente, yo, Blue, y Level y Laven. Las tres somos inseparables, y cuando conocimos a Allez, nos gustó su propuesta de recorrer todo el Universo en busca de nuevos rivales y maestros. Así fue nuestra vida durante unos meses, hasta que un día, mientras todo estábamos dormidos, el piloto automático de nuestra nave nos condujo por un cinturón de asteroides, que dañaron nuestro motor, y bueno, ya saben el resto de la historia.

Sugoki-Bamber: Ya veo... ¿y por qué decidieron emprender un viaje tan peligroso?

Blue: Mis amigas y yo trabajamos en el ejército. En mi caso, quiero hacerme más fuerte para proteger a los que quiero..., (Seria.) y atrapar a cierta criminal...

Level: Yo simplemente busco ser digna de ser la próxima reina de nuestro planeta natal, Sadala, y para ello necesitaré un montón de experiencia.

Laven: Además, somos inseparables; adonde va una de nosotras, las demás la acompañamos ¡Es así como funciona nuestra amistad!

Sugoki-Bamber: Ya veo... ¿Y tú, Ezekiel?

Ezekiel: (Señalándose a sí mismo.) ¿Yo...? ¡¡¡Pues yo anhelo convertirme en un superhéroe y así hacerme famoso y rico y casarme con una supermodelo!!!

Rokoshi: (En voz baja.) ¿Será que habla en serio...?

HRX: (En voz baja.) ¡Qué sueño más tonto!

Allez: (A Sugoki-Bamber.) Por cierto, ¿qué los motiva a buscar las esferas del dragón? ¿Acaso son muy valiosas por alguna razón en particular? Dijeron que no eran los únicos que estaban detrás de ella. Ningún objeto tan codiciado puede serlo sin una buena razón.

Sugoki-Bamber: Ummh... Digamos que juntas, constituyen una fuente de poder ilimitada, y si cayera en las manos equivocadas, podría causar una catástrofe.

Allez: ¿Una fuente de poder ilimitada, dices?

Sugoki-Bamber: Así es. Por eso necesitamos hallarla lo antes posible.

Allez: (En voz baja.) Fuente de poder ilimitada... Si es así...

Flashback. Planeta Tierra, montañas.

Anime-your-name-horizon-itomori-wallpaper-preview.jpg

En medio de un frío lago, es posible ver a Allez y Kurima después de un intenso combate. El último sostiene a su hermano fuertemente por el cuello. Allez forcejea por liberarse, pero está muy malherido en comparación con Kurima, quien apenas parece haber sufrido algún daño.

Kurima: Eres una vergüenza para nosotros, hermanito...

Allez: T-te te voy a...

Kurima: (Sarcástico.) ¿Qué dices? Tu estado es tan deplorable que apenas puedo entenderte.

Allez: Te voy a matar...

Kurima: Hmmm... (Serio.) Te lo diré por última vez, Allez. Es mi elección perdonarte la vida, pero si llegas a ser visto nuevamente por algún pirata espacial, no te tendrán piedad. Consigue una vida normal y olvídate de mí y de todas las amistades que has hecho y de las peleas. Y por lo que más quieras, nunca, jamás vayas tras de mí ni de Frost, o de lo contrario morirás.

Allez logra balbucear unas pocas palabras, inentendibles y casi inaudibles. Finalmente, Kurima lo suelta, dejándolo caer en el lago.

Kurima: Adiós, hermano.

Fin del flashback.

Allez: (En voz baja.) Si usara el poder de las esferas para vengarme del maldito de mi hermano y desmantelar el Imperio de Frost, eso sería darle un buen uso, ¿verdad? ¡Agh! ¡¡En qué rayos estoy pensando!! ¡Si se trata de un objeto tan peligroso, tal vez lo mejor sea evitar su uso a toda costa! Además, sé que puedo matarlos por mí mismo; con mi propia fuerza... En el caso contrario no se sentiría tan bien; sería como hacer trampa...

Todos están buscando desde el aire el orbe mágico, sin éxito alguno, hasta que finalmente, Laven logra ver, a lo lejos, un radiante destello en el horizonte.

Laven: (Señalando aquel destello.) ¡¡Miren, chicos!! ¡Nunca habíamos estado en aquel lugar, pero parece estar iluminado! ¡¿No es probable que esté ahí la esfera?!

Sugoki-Bamber: Tiene sentido. Teniendo en cuenta que la señal electromagnética emitida por las esferas es demasiado grande como para que pueda determinarse su localización exacta, encuentro coherente que su creador haya elegido lugares obvios para que no sean tan exageradamente difíciles de reunir.

Laven: ¡¡En marcha!!

La saiyajin se adelanta al resto, volando a toda velocidad hacia el brillo misterioso. Segundos después, los demás se apresuran también, y al alcanzarla se encuentran en un lugar plenamente iluminado, como un mediodía en el planeta Tierra. Entonces descubren que se hallan en medio de un extenso océano y que están dirigiéndose a una pequeña y remota isla.

Rokoshi: (Pensativo.) Si el planeta Kurai es una rareza, este mar y esa isla lo son aun más. Me pregunto qué nos estará esperando allí...

Allez: (Confiado.) ¡Sea lo que sea, es obvio que no presentará amenaza alguna para nosotros!

Descargaaakj1u8128Yuvira.jpg

Un rato después, nuestros héroes llegan a la costa de la isla, que consiste, básicamente, en una playa muy espaciada en torno a una especie de selva tropical.

Sugoki-Bamber: De golpe siento una paz y una calidez enorme...

HRX: La calma antes de la tormenta, diría yo.

Sugoki-Bamber: No lo había pensado así, pero es totalmente dable...

Los nueve recorren la costa por un rato, y al ver que no hay rastros de la esfera ni de ninguna señal de vida inteligente, deciden adentrarse en la isla, metiéndose en la selva, hasta que finalmente se encuentran con una pequeña choza, muy precaria pero decentemente construida.

HRX: (A todos.) ¿Alguna vez alguno de ustedes vio una construcción de este tipo? Las criaturas a las que nos enfrentamos, esos lagartos gigantes, parecían demasiado tontos como para vivir en sociedad...

Laven: (Pensativa.) A decir verdad... ¡no! Los seres que habitan este planeta son nómadas. Por lo que vimos, viven como animales...

HRX: ¡¡Exacto!! ¡Entonces hay una sola explicación para esto! ¡Quienquiera que sea el que vive en esta casa no es originario de aquí, sino que vino por una razón! Entremos con cuidado y vayámonos.

Allez, haciendo caso omiso al petrovi, le lanza una patada a la tabla de madera usada como puerta de entrada, derribándola y provocando que parte de la fachada de la choza se desmorone.

Allez: (Bromeando.) ¡Uy, se me escapó! (Entra en la precaria y ahora parcialmente destruida vivienda.) No importa, total no había nadie. ¡Incluso es probable que el dueño de esta casucha esté muerto o no tenga nada que ver con las esferas!

El crémux se queda a inspeccionar el lugar durante un minuto, aproximadamente, y sale victorioso con una pequeña bola gris con siete estrellas negras incrustadas en su interior, alzada por encima de su cabeza.

Allez: (Emocionado.) ¡¡¡Miren lo que encontré!!!

Sugoki-Bamber: (Sorprendido.) ¡No cabe duda de que ésa es la esfera! ¡Qué impresionante! ¡Pensé al inicio que tardaríamos mucho más tiempo en hallarla!

Level: Será mejor que volvamos antes de que...

De repente, Level es interrumpida por una voz misteriosa.

???: ¡Alto ahí!

Todos voltean hacia el sujeto desconocido; un hombrecillo pálido, de ropas casi harapientas, brazos totalmennte flojos y desproporcionados en relación al resto de su cuerpo, melena verde y despeinada y ojos igualmente verdes. Éste carga sobre su hombro una pata de una de las criaturas que habitan el planeta Kurai.

???: (Enojado.) ¡¿Qué les hizo mi casita para que la destruyeran de ese modo tan cruel?!

Los guerreros permanecen observándolo, intrigados.

???: ¡Vamos, contesten! ¡Sepan también que estoy muy decepcionado!

Allez: ¿Decepcionado...?

???: ¡¡Así es!! Cuando escuché sus pasos de lejos pensé que debían ser dragones, pues nadie vive en este planeta salvo los dragones, pero por alguna razón tratan de alejarse de esta isla desierta donde siempre es de día... ¡¡PERO NO!! ¡No eran dragones, sino unos sucios bandidos que vinieron a causar problemas!

Allez: ¿Y cuál es tu problema con esos "dragones"?

???: ¿Problema? ¡¿Cómo que problema?! (Le da un mordisco a su pata de "dragón".) ¡Cazar dragones es divertido! (Tira el trozo de carne y empieza a mover los brazos y a estirarlos en todas direcciones.) ¡¡P-pero ése no es el punto!! ¡Explíquenme ustedes qué están haciendo aquí!

Rokoshi: (A sus compañeros.) Enfrentarnos con él sería un desperdicio; será mejor que nos larguemos de aquí; es claro que este tipo no es uno de los sujetos de los cuales nos advirtió el Supremo Kaio...

HRX: (A Rokoshi.) ¿Por qué dices eso?

Rokoshi: (Riendo.) ¡Sólo míralo, está demasiado chiflado como para ser una verdadera amenaza, además, dado el estado de su ropa, es claro que ha pasado unos cuantos meses al menos aquí! (Serio.) ¡¡Vámonos!!

Rokoshi decide irse volando, y el resto hace lo mismo, pero el guerrero desconocido estira sus brazos para así tomar a Laven de su cola y tirarla al suelo.

Laven: (Adolorida.) ¡¡Agghhh...!!

???: ¡Jajaja, niña tonta, debiste haber arrancado tu cola como hice yo con la mía, pues todo el mundo sabe que las colas son inútiles y también muy molestas!

Allez: (Enojado.) ¡Maldición, tiene a Laven!

Allez vuelve adonde están Laven y su contrincante, y le corta el brazo para que éste deje de tironearle la cola. Mientras tanto, el resto de los guerreros vuelve a lo que ahora es la zona de combate.

???: (Llorando.) ¡¡¡AHHHHHHH!!! ¡¡Mi bracito, noooo...!!

El miembro amputado se regenera de repente, sorprendiendo a los presentes.

???: (Riendo como loco.) ¡Estaba bromeando, chicos, no se asusten, pues regenerarse es una de las tantisisisísimas habilidades del gran Makako!

Makako pega un fuerte aullido a la vez que se da golpes en el pecho, como si fuera un gorila.

Makako: (Sarcástico.) ¡Ahora veamos qué tan bien te regeneras tú!

Makako vuelve a estirar sus brazos, esta vez en dirección a Allez, quien logra esquivar rápidamente el ataque.

Makako: ¡¡No tan rápido!!

Una de las extremidades de Makako vuelve hacia Allez y, antes de que pueda reaccionar, ésta envuelve toda su pierna, su torso, ambos brazos, y su cuello. El crémux forcejea por salir de la trampa a la que fue sometido, sin éxito.

Allez: ¡M-maldita sea...! ¡¡Aghh...!!

Makako: (Emocionado.) ¡No contaste con que cada vez que sufro un daño considerable mis habilidades y mi poder aumentan, y al haberme cortado el brazo, éste al regenerarse se hizo mucho más fuerte! ¡Tan fuerte que si aplico un poco más de fuerza podría partirte unos cuantos huesos; las costillas, los de las piernas, el cuello! ¡¡Imagina las posibilidades!!

Allez: (En voz baja.) ¡Maldición, estoy totalmente inmovilizado...!

Allez, debido al dolor que está experimentando, suelta la esfera del dragón que tenía en su mano de modo que ésta rueda directo hacia su oponente.

Makako: (Intrigado.) ¿Y esto...? (Levanta la esfera.) ¡Vaya, pero sí se trata de mi perla gris! ¡¡Así que es eso a lo que vinieron, a robármela!!

HRX: (A Makako.) ¡Ey, tonto! ¡Eso no es ninguna perla! ¡Es una esfera del dragón!

Makako: (Curioso y entusiasmado.) ¡¿Del dragón, dices?!

HRX: Así es. Son siete en total, y si las juntas invocarás al mismísimo Dios Dragón, ¿qué te parece?

Makako: Eso... Eso suena... (Gritando al cielo.) ¡¡¡Totalmente asombroso, debo obtenerlas todas, pues nunca había cazado a un dios dragón, pero el sólo hecho de oír eso me llena de una emoción indescriptible, magnífica...!!!

Antes de que el alocado guerrero pueda terminar su exclamación, Laven aprovecha su distracción para atacarlo por detrás, lanzándole una patada con todas sus fuerzas directo a la sien, tumbándolo y haciéndolo soltar a Allez.

Makako: (Adolorido.) ¡Aghh...! (Se incorpora y rápidamente se hace a un lado de la saiyajin.)

Laven: (Confiada.) ¡¿Quién es el niño tonto ahora, yo por tener cola o tú por ser un distraído y bajar la guardia así como así?!

Ezekiel: (A Allez y Laven.) ¡Con su permiso, me entrometeré en su pelea, así que a un lado, señoritas, que yo me encargaré de rebanar a este tipo con mi...! ¡¡Excálibur!!

El terrícola invoca la mítica espada, que cae justo en sus manos, todo esto mientras corre hacia el cazador de dragones.

Ezekiel: ¡A que no te regeneras después de ésta...! ¡¡Corte Excálibur!!

Ezekiel arremete contra Makako lanzándole una serie de ataques con su espada con gran rapidez, pero éste logra evadirlos.

Ezekiel: (En voz baja.) ¡Maldición, de alguna manera logra prever mis movimientos...! ¡Más le vale al autor de esta cosa que se le venga un buen deus ex machina a la mente para hacerme ganar este combate...!

Repentinamente, Makako lanza de sus ojos un diminuto pero potente rayo de ki que atraviesa la clavícula de su oponente, haciéndolo retroceder adolorido.

Ezekiel: (En voz baja.) ¡Ouch! ¡Tal vez no...!

Makako: (Entre risas.) ¡Seguro que tú tampoco tienes muy buena regeneración!, ¿¡me equivoco!? (Genera en sus pies unas garras de ki y salta dispuesto a atacar con ellas a Ezekiel en sus ojos.)

Ezekiel: (En voz baja.) Hora de usar mi último recurso... (Gritando.) ¡¡¡Puto el que me ataqueeeeee...!!!

Para sorpresa de todos, la estrategia de Ezekiel funcionó perfectamente, de modo que Makako se detuvo justo antes de enterrar sus afiladas garras en la cara del humano.

Makako: ¡Maldición, es una técnica simple pero poderosa...! ¡¡No hay nada que pueda hacer ante ella!!

Ezekiel: ¡¡Toma!! (Usa su espada nuevamente contra Makako, esta vez consiguiendo cortarle ambas piernas de una sola estocada.)

Sugoki-Bamber: (Sorprendido.) ¡Eso fue impresionante! ¡Siendo Zeki alguien bastante... peculiar, logró entender a la perfección la mentalidad de otro personaje alocado como lo es Makako!

Makako: ¡Pts, suerte de principiante! ¡Ahora te mostraré lo que es ser un profesional en esto de las batallas! (Estira sus brazos lo suficiente como para tocar el suelo con ellos; luego se impulsa para pegar un salto que lo lleva a lo más alto de la selva, y una vez ahí regenera sus piernas para luego crear una especie de torbellino de extremidades, en el cual encierra a todos los guerreros.)

Ezekiel: (Angustiado.) La pucha... Esto acaba de descontrolarse...

Makako: ¡¡Ahora díganme cómo encontrar las dichosas esferas del dragón y tal vez los deje salir con vida!!

HRX: (tranquilo, en un tono más bajo de lo normal.) ¿Y si no queremos?

Makako: ¡¿Estás sordo o qué?! ¡Dije que los mataré, los mataré, los mataré!

HRX: (Todavía en un tono bajo.) ¿Y qué tan seguro estás de eso?

Makako: (Furioso.) ¡Cien porciento! ¡¡No, mil porciento!! ¡¡¡Un millón porciento sería tal vez exagerado!!!, ¡¡¡¿pero, por qué no?!!!

HRX: (Entre risas.) Pues, en tu lugar, yo no lo estaría tanto...

HRX junta las palmas de sus manos, y al separarlas consigue materializar ni más ni menos que una olla de aluminio y un tenedor metálico.

HRX: ¡¡Considérate acabado, Maka!!

El petrovi comienza a rayar velozmente la olla con el utensilio, provocando un ruido espantoso que hace que todos se tapen los oídos con tal de protegerse del mismo, incluido el mismo Makako, quien además, se retuerce del dolor y lentamente cae al suelo, deshaciéndose su "tornado".

Makako: (Llorando como lo haría un niño pequeño.) ¡¡Detente, por favor, detente por lo que más quieras, detenteeeeee!! ¡Me rindo, me rindo, me rindo!

HRX: ¡Así me gusta!

Sin soltar los elementos, el petrovi deja de rasparlos el uno con el otro, haciendo que su oponente logre recuperarse levemente del daño que hubo sufrido.

Blue: ¡Eso fue increíble! ¡¿Cómo supiste que su debilidad eran los ruidos molestos?!

HRX: Eso es elemental, Blue. Mis sospechas aparecieron cuando afirmó haber escuchado nuestros pasos "a lo lejos", así que cuando nos encerró con su técnica, al ver que había alcanzado una altura a la cual ningún ser humano debería ser capaz de oír un susurro, tuve la oportunidad de confirmarlas, y así fue.

HRX se agacha y toma la esfera.

HRX: Creo que esto nos pertenece. (Serio.) ¡Ahora sí, volvamos a la nave, así aprovechamos nuestra ventaja frente a los malos!

Allez: ¡Dale!

Todos se van volando nuevamente de la isla, esta vez, sin recibir ningún ataque de parte de su extraño habitante.

Makako: (Furioso.) ¡Malditos, que los parta una lanza! ¡¿En serio, usar un ruido así de molesto para vencerme?! ¡¡El dolor de oído tardará días en irse!! ¡Eso es hacer trampa, y es cruel, y es sádico hasta para mí! ¡¡Juro que nos volveremos a ver y que para cuando se den cuenta se habrán arrepentido del error que cometieron al burlar al grandioso Makako!! ¡¡Lo juro por la sangre morada que corre en mis venas!!

Al darse vuelta por unos segundos, Sugoki descubre un detalle que antes no estaba presente: un extraño humo sale en grandes cantidades de exactamente el centro de la isla.

Sugoki-Bamber: (Al resto.) ¡Vean, con razón esta zona está tan iluminada; hay una actividad volcánica muy notable!

Allez: (Bromeando.) ¡Entonces será mejor que nos retiremos ya mismo antes de que entre en erupción y nos mate a todos!

Los nueve guerreros triunfantes comienzan a reír juntos, viajando hacia la oscuridad nuevamente. Allí encuentran la nave de Allez, así que aterrizan justo al lado de ella.

HRX: (Al grupo de Allez.) No hay duda de que nos fueron de gran ayuda y que podemos confiar en ustedes. Los llevaremos al planeta Supremo para que estén en un lugar seguro y Kaioshin pueda sanar sus heridas.

Level: Todo eso suena muy bien, ¿pero cómo podremos llegar hasta ahí? ¿Tienen una nave o algo por el estilo?

HRX: No, pero podemos teletransportarnos ahí.

Rokoshi: (A HRX.) ¿Y cómo lo haremos si sólo tú, yo y Sugoki tenemos esa habilidad?

Ambos se quedan un rato pensando, hasta que finalmente Sugoki decide hacer una sugerencia.)

Sugoki-Bamber: Acabo de elaborar una hipótesis... Si nuestras prendas se teletransportan con nosotros, eso implica que cualquier cuerpo no demasiado grande con el que estemos en contacto puede hacerlo de igual manera, así que... ¡Tómense todos de la mano! Yo trataré, por mi parte, de sujetar la nave y teletransportarme por mi cuenta, y de ese modo llegaremos todos sanos y salvos, y si no, bueno, no perderemos nada con intentarlo.

Ezekiel: (Apurando al resto.) Ya oyeron al cerebrito. No quiero quedarme en este planeta ni un segundo más.

Rápidamente, todos los guerreros (menos el tsufuru) y Kumiho, se toman de las manos formando un círculo, mientras Sugoki, haciendo un esfuerzo casi mínimo, logra levantar la nave espacial de Allez por sobre su cabeza.

Rokoshi y Sugoki: ¡Kai Kai!

La teletransportación es un éxito; todos los presentes más el vehículo desaparecen de escena.

Palacio, unos momentos más tarde...

Mercurius 2014.png

En torno a la mesa redonda, están sentados en la lóbrega sala principal Rice, Ziryu, Kurima y Azeirf, discutiendo su estrategia en cuanto a la búsqueda de las esferas del dragón, hasta que de golpe, irrumpe Rhodex.

Rhodex: (Preocupado.) ¡Muchachos, nuestra misión peligra!

Rive: ¡¿Qué quieres decir con eso, Rhodex?!

Rhodex: ¡¡Una de las esferas, la que debería hallarse en el planeta Kurai, desapareció del radar de repente!!

Ziryu: (Serio.) Así que la guerra ha comenzado...

Rive: (A Rhodex, enojado.) ¡¿A qué te refieres con eso?! ¡Bara y Natshi acaban de partir al Pantano de la Perdición, y no tenemos ninguna otra nave como para evitar que nos ganen ventaja!

Kurima: Tú, Rhodex, avísale a esos dos que regresen cuanto antes. Apuesto a que hay al menos una nave en buen estado en el planeta que Azeirf y yo atacamos. Si todo sucede como lo esperado, en una hora habrá al menos dos de nosotros vigilando el área donde cada esfera se encuentra, y así emboscaremos a quienquiera que las esté buscando. ¿Qué tal?

Rhodex: ¡Vaya, Kurima, tú sí que eres un estratega!

Kurima: (Orgulloso.) Todo guerrero experimentado como yo es capaz de idear una buena estrategia, ciertamente.

El iduyin regresa apurado al sótano de donde había salido. Allí se encuentra su equipo de radiotransmisión. Justo cuando lo está por usar para comunicarse con Natshi y Bara, una voz levemente distorsionada comienza a oírse.

???: Tal como lo preví, Rhodex, ya no somos los únicos que están detrás de las esferas...

Rhodex: ¡No te preocupes, todo saldrá bien! En cuanto concretemos el plan de Allez, recobraremos la ventaja y aplastaremos a nuestros rivales. ¡Estoy seguro!

???: Confío en ti y en su plan, Rhodex, pero les advierto que estén preparados para combatir contra seres muy poderosos que pretenderán entrometerse en nuestras ambiciones...

Rhodex: ¡Ya lo estamos! ¡No importa de quiénes se traten, somos muy fuertes! ¡Estoy seguro de que lograremos reunir las esferas y someter a nuestra voluntad al Dios Supremo Shen Long, y todo aquel que se interponga en nuestro camino será aniquilado!

???: ¡Ésa es la actitud, camarada! (Serio.) ¡Te llamaré cuando tenga nuevas noticias!

De golpe, vuelve el silencio a reinar en la sala...

Esferas del dragon supremas en el espacio.jpg

Tres esferas todavía están a la espera de ser halladas, y con ahora ambos bandos en acción, la auténtica guerra ha comenzado. ¿Quién triunfará: el bien o el mal? ¿Hacia qué nuevo destino partirán nuestros héroes? ¿Qué guerreros tendrán la posibilidad de lucirse en su próxima misión? ¡¡Averígüenlo en el próximo episodio de Dragon Ball Fanon!!


Azeirf: ¡¡Este lugar será tu tumba!!

Rice-Zeek: ¡Vamos, Blue! ¡Demuéstrame qué es lo que puedes hacer!

Koshu: ¡Hola, soy Koshu! Por fin nos topamos con los tipos malos. ¡Se acerca un combate interesante, y estoy seguro de que ganaré! ¡¡No hay duda de ello!! ¡El próximo episodio de Dragon Ball Fanon será ¡Confrontación! ¡El mal revela su rostro!! ¡¡No se lo pierdan!!

ELENCO

Personajes principales

Personajes secundarios

  • Level (debut/participación especial)
  • Kumiho (debut)
  • ??? (sólo voz)

CURIOSIDADES

  • Inicialmente, la primera mitad de la trama de este capítulo (es decir, el encuentro con Allez y sus compañeros) iba a formar parte del anterior, pero éste se había hecho tan extenso que lo encontré poco conveniente. Además, me parecía buena la idea de que el episodio terminara con esa tensión que implicaba la aparición repentina de Allez.

Espero que les haya gustado este capítulo. Tuve muchos problemas que se dieron uno detrás del otro y por eso retrasé mucho su salida, pero prometo que me voy a poner las pilas con los próximos. ¡Gracias por leer y espero que te haya gustado! No te olvides de comentar con tu opinión para que siga publicando caps de DBF. :3

Advertisement