Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki


¡Un viejo conocido entra en escena! ¡La reaparición de Makako!
Dragon Ball Fanon capítulo 11 portada by Omega76.jpg
Creador Omega76
Estreno 23/06/2021
Saga de la Devastación Universal
Episodio N° 11
Capítulo anterior:
Un destino - Parte 2
Capítulo siguiente:
¡Comienza la carrera para evitar la Devastación Universal!



Anteriormente en Dragon Ball Fanon...

En la fortaleza de Leuz, nuestros héroes creían hallarse en la recta final de su aventura, sin embargo...

Un enemigo incógnito emergió de las sombras, acabando con la vida de Rhodex y teletransportándose al Planeta Supremo, usando el cuerpo de...

Rokoshi: ¡¡¿GOKU?!!

Koshu: ¡E-es imposible...!

Habiendo cobrado las vidas de Rhodex y Sandown, el misterioso Shuma huyó con todas las esferas del dragón, o por lo menos eso creía.

Sugoki: ¡Pero ahora que lo pienso, cuando tomé la esfera de cuatro estrellas la cambié por una falsa!

Todos: (Sorprendidos.) ¡¡¿¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉ??!!

Ahora nuestros héroes cargan en sus hombros el destino del Universo, y deberán determinarse a protegerlo a toda costa, enfrentando nuevas amenazas pero también haciendo nuevas y valiosas amistades. ¿Qué les deparará? ¡Averígüenlo ahora!

Fortaleza en ruinas.

Palacio en ruinas.jpg

Todo el campo de batalla se encuentra prácticamente arrasado por los combates que acaban de darse en él: la antigua fortaleza de Leuz se encuentra reducida ahora totalmente a escombros, y dispersos en medio de ese desastre se encuentran los distintos subordinados de la organización, entre ellos, Kurima y Rice.

Kurima: (Pensativo.) Parece que se han ido... ¿Tú crees que volverán, Rice?

Rice se encuentra tendido en el suelo, incapaz de moverse como resultado de su feroz combate contra Allez.

Rice-Zeek: N-no lo sé, p-pero... ¿Por qué se habrían ido tan abruptamente? ¿Tú crees que han encontrado las esferas de algún modo?

Kurima: (Serio.) En teoría eso no debería pasar. El plan de Rhodex era, en caso de una inminente derrota, organizar una retirada, pero es extraño que no nos haya avisado de nada. Además, Laven y el resto parecían estar muy apurados por regresar a su planeta.

Rice-Zeek: (Intrigado, serio.) Entonces tal vez se trate de otra cosa, pero tal vez sea algo que esté más allá de nuestro conocimiento...

Kurima se acerca al kabochano y le tiende la mano.

Kurima: ¡Ey! ¿Quieres una ayuda? Pareces estar muy malherido como para poder levantarte por ti mismo, y debemos confirmar si el resto de nuestros camaradas están bien.

Rice-Zeek: G-gracias, toy joya... (Intenta levantarse por sí mismo, pero en vano. Cae nuevamente a causa del dolor de sus heridas.)

Kurima: (Molesto.) ¡Maldición, Rice! ¡No te sobreexijas si ya sabes que no servirá de nada!

Mientras hablan los guerreros, irrumpe en la escena Bara, abriendo un portal a un lado de ellos. El demonio carga en sus hombros a Natshi y a Azeirf, quienes se muestran en un estado de inconsciencia.

Bara: (Indiferente. A Rice y Kurima.) Supongo que perdimos...

Kurima: Eso parece, ¿pero has visto algo?

Bara: No. (Suelta con cuidado al Renegado y a Natshi, recotándolos sobre la tierra.) Poco después de mi combate contra HRX, en el que por cierto, gané y estuve a punto de acabarlo, él y todos sus amigos se fueron.

Kurima: Entonces no hay probabilidades de saber nada por el momento...

Rice-Zeek: Oye, Bara. ¿Y sabes dónde se encuentran Ziryu y Rhodex?

La pregunta de Rice provoca que la expresión de Bara cambie a una más seria por unos momentos, sin que ninguno de los otros dos pueda advertir nada. Rápidamente, el demonio vuelve a la normalidad.

Bara: Ehhh... La verdad es que no tengo ni idea. No siento el ki de ninguno de ellos ni tampoco los vi al sobrevolar la zona de combate.

Kurima: (Preocupado.) Entonces lo mejor será buscarlos ahora. Si están muertos entonces la pérdida de las esferas del dragón habrá sido mucho peor.

Rice-Zeek: (Confiado.) Dudo que hayan muerto... Por los combates que tuve, estos guerreros no son el tipo de gente que mata a sus oponentes así como así. Seguramente estén noqueados, en algún lugar. Lo mejor será ir a buscarlos, a ellos y a los soldados que no hayan quedado atrapados o muertos en el derrumbe de la fortaleza e irnos al planeta más cercano a curar nuestras heridas.

Bara: (Serio.) Estoy de acuerdo con Rice. Deberíamos ir a ver.

Kurima: No veo por qué no.

Planeta Supremo.

Planeta Supremo-0.jpg

Todos los Guerreros Z están reunidos, con Rokoshi al frente, dándoles la espalda y luego volteándose hacia ellos.

Allez: (Serio.) ¿Entonces, qué hacemos?

Ro Kaioshin: (Caminando hacia el centro de la multitud. Serio.) Lamentablemente ni siquiera en este lugar sagrado estamos a salvo, y tener que enfrentarnos de nuevo a esos encapuchados sería un suicidio.

Koshu: (Serio, indiferente a las palabras del anciano.) Yo no pienso dejar las cosas como están.

HRX: (Preocupado. Tratando de calmar a Koshu.) Todos estamos enojados, pero no es el momento de ir detrás de ellos...

Kaioshin: (Serio.) El Planeta Supremo es un espacio que normalmente debería ser inaccesible desde cualquier otro punto del Universo, pero usando el cuerpo de Goku es evidente que pudieron de algún modo teletransportarse hasta aquí. Sean quienes sean, es evidente que tienen un dominio del ki muy elevado, por lo que en este momento no podremos hacer mucho si los enfrentamos estando ellos juntos.

Blue: ¿Entonces cómo nos preparamos?

Ro Kaioshin: (Serio.) Como dijo el Supremo Kaio, este lugar al que les confiamos la entrada ya no es seguro. Estamos expuestos a cualquier ataque y además no estamos en condiciones de atacar nosotros, así que no nos queda otra opción que escondernos. Mientras podamos mantenernos ocultos los someteré a un entrenamiento especial para expandir su potencial.

Koshu: (Sorprendido.) ¿Un entrenamiento especial?

Allez: (Intrigado.) ¿Qué clase de entrenamiento dices?

Mientras tanto, en la oscuridad.

Makakoskuro.jpg

Nada parece haber alrededor, sólo un extraño balbuceo y el ruido de lo que parece ser una criatura que torpemente se lleva puestos numerosos objetos en su camino.

???: Ahora que lo pienso hace mucho tiempo que estoy aquí. ¿Qué era lo que estaba haciendo?

El extraño ser, cegado por la oscuridad, apoya el pie en una extraña goma, atorándola en éste y provocando su caida, en la cual se da un fuerte golpe contra la cabeza.

???: (Llorando del dolor.) ¡¡Ay!! ¡¡Mi cara!! ¡Mi hermosa carita...! ¡¡Estaba mucho mejor en mi casa, cazando dragones como un campeón!! (Nervioso, llevándose las palmas de las manos a las sienes del estrés.) ¡¿Por qué me fui de ahí?! ¡¿Por qué me fui de ahí?! ¡¿Por qué me fui de ahí?! ¡¿Por qué me fui de ahí?!

La criatura sigue en su estado de miedo y nervios cuando, de repente, un recuerdo ilumina su mente, permitiéndole ver las cosas con claridad y hacer un gesto propio de quien ha hecho un gran descubrimiento.

???: ¡¡Ah...!! ¡Sí, eso era! ¡¡Esos desgraciados que destruyeron todo lo que Makako tenía y se quedaron con mi perla gris!! ¡¡¡NOP!!! ¡No es una perla gris! ¡Es la esfera del dragón, y si salgo ahora y los mato a todos las conseguiré todas y podré invocar al mismísimo Dios Dragón y comérmelo bien comido...! ¡¡¡DI MOOOOOOOOOOLTO!!!

El momento de éxtasis de Makako se ve interrumpido cuando éste intenta levantarse y, al apoyar su pie en el suelo, éste emite un breve sonido chillón muy gracioso, hasta hilarante.

Makako: (Sorprendido.) ¡¿Qué es esto?! ¡Parece que hay algo en mi bota! ¡Maldición! ¡Si hago este ruidito con cada paso que dé no me veré amenazante al combatir! ¡¡Debo quitármelo!!

Makako da saltos por todo el lugar moviendo sus extremidades con la intención de que la extraña sustancia adherida a su zapato se salga, sin éxito.

De vuelta al Planeta Supremo.

La charla de nuestros héroes se ve abruptamente interrumpida cuando todos ellos se dan vuelta en la misma dirección, de donde proviene un ruido tan fuerte y extraño que logra mantener a todos alertas.

Koshu: (Serio, sorprendido.) ¡¿Acaso serán ellos de nuevo?!

Sugoki: No... No parece que sea así.

Laven: (Sorprendida.) ¡V-viene de nuestra nave...!

Laven corre corre en dirección al ruido, provocando que detrás de ella vayan también los demás Guerreros Z. Al encontrarse frente a la nave de Allez, nuestros héroes la ven agitarse violentamente, como si hubiera algo en su interior luchando por salir de ahí. Luego de un rato, ven salir por la parte superior del vehículo, como disparado, a ni más ni menos que Makako, quien deja detrás de sí un hueco en la nave.

Todos: ¡¡¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉ?!!

Makako: (Aterriza a unos metros de la nave, posicionándose en frente de los Guerreros Z, quienes lo miran sorprendidos.) ¡¡Así es!! ¡Makako está de vuelta...! (Toma lo que estaba atascado en su bota, que resulta ser un pequeño patito de goma.) ¡¿Y esto?! (Lo revolea a lo lejos.)

Ezekiel: (Furioso, a Makako.) ¡O-oye, eso era mío...!

Allez: Zeki, ¿por qué demonios llevaste contigo un patito de juguete a nuestra nave? Por curiosidad pregunto.

Ezekiel: Tengo derecho a permanecer callado, crack.

Makako: (Extrañado.) Santas lanzas, ustedes sí que son raros. HRX: (Molesto, a Makako.) ¡Tú, otra vez!

Makako: (Extasiado.) ¡Sí! ¡Eso es lo que dije! ¡¡He vuelto por las esferas del dragón!! ¡¡Dénmenlas ya!!

Las palabras del desquiciado individuo dan a entender a los demás presentes que éste no sabe que ahora sólo tienen la Cuatro Estrellas en sus manos, por lo que se miran extrañados entre sí.

HRX: ¡Eh...! ¡Como sea, no te las daremos! Pero... ¿¡Cómo hiciste tú para llegar hasta aquí después de tu derrota en el planeta Kurai!?

Makako: (Riendo retorcidamente.) ¡Oh, es una historia muy graciosa! (Ríe como loco.)

Flashback, planeta Kurai.

Descargaaakj1u8128Yuvira.jpg

Makako da vueltas en el suelo llorando, como un niño pequeño, con las manos en las orejas y totalmente irritado. Ante él están HRX, Sugoki, Rokoshi, Allez, Blue, Laven, Level, y por supuesto, Ezekiel y Kumiho. En el medio de ellos está la esfera del dragón de siete estrellas, la cual el petrovi no tarda en tomar del suelo.

HRX: Creo que esto nos pertenece. (Serio.) ¡Ahora sí, volvamos a la nave, así aprovechamos nuestra ventaja frente a los malos!

Allez: ¡Dale!

Todos se van volando nuevamente de la isla, esta vez, sin recibir ningún ataque de parte de su extraño habitante.

Makako: (Furioso.) ¡Malditos, que los parta una lanza! ¡¿En serio, usar un ruido así de molesto para vencerme?! ¡¡El dolor de oído tardará días en irse!! ¡Eso es hacer trampa, y es cruel, y es sádico hasta para mí! ¡¡Juro que nos volveremos a ver y que para cuando se den cuenta se habrán arrepentido del error que cometieron al burlar al grandioso Makako!! ¡¡Lo juro por la sangre morada que corre en mis venas!!

Luego de quejarse, llorar y maldecir por un rato, Makako toma la decisión drástica de tomar con las manos sus orejas y tironear hasta arrancarlas de su cabeza.

Makako: (Gritando dramáticamente.) ¡¡AGHHHHHHHHÍ VOOOOY!!

El guerrero regenera sus orejas en reemplazo de las que se acaba de extraer para posteriormente saltar con energía a la costa, donde comienza a nadar con brazos y piernas todos estirados, moviéndolos a velocidades asombrosas y propulsándose cual bote a motor. Gracias a su nado acelerado y a su perseverancia y fuerza de voluntad consigue llegar a tierra.

Makako: (Entusiasmado.) ¡Ahora sí! ¡Iré a ver a dónde se dirigen y los mataré a todos! ¡¡Y me comeré al perro de nueve colas!! ¡Jejeje, tonto perro...!

Un rato después.

En el interior de la nave de Allez, Makako espera adherido al techo, con todas sus extremidades apoyadas en las paredes del vehículo.

Makako: (Relamiéndose los labios, riendo malévolamente.) ¡Ahora el próximo que entre se llevará una sorpresa makakosa...! ¡No veo la hora de recuperar mi preciosa esfera del dragón!

Sugoki-Bamber: (Desde fuera de la nave, a sus compañeros.) ¡Tómense todos de la mano! Yo trataré, por mi parte, de sujetar la nave y teletransportarme por mi cuenta, y de ese modo llegaremos todos sanos y salvos, y si no, bueno, no perderemos nada con intentarlo.

Unas horas más tarde.

Makako: (Conservando su posición exacta que había mantenido en el planeta Kurai.) Sólo debo esperar un rato más...

Otras horas más tarde.

Makako: Un rato más...

Muchas otras horas después.

Makako: (Resignado.) ¡Como sea! ¡Esperaré tranquilo!

El namekuseijin se baja del techo, cayendo sentado en el piso de la nave, y comienza a comerse las uñas de los dedos con violencia, regenerándolas para poder seguir así por un buen rato más...

De vuelta al presente.

Planeta Supremo-0.jpg

Makako: Ciertamente tardaron un tiempo más de lo que esperaba en aparecer, y cuando escuché un estruendo ahí afuera pensé que estaban invocando al dios... dragón... (Comienza a babear y se relame los labios del hambre.) ¡¡P-pero no...!! ¡No esperaba nada de ustedes y aun así me decepcionan!

Allez: (Confundido.) ¿Eh...?

Kaioshin: (Impactado.) ¡¡¿E-eso quiere decir que estuvo todo este tiempo aquí, en el Planeta Supremo, sin que nos percatáramos siquiera?!!

HRX: (Serio.) Así parece, Supremo Kaio. (Caminando en dirección a Makako.) No sé de dónde sacaste que obtendrías tu venganza, pero debes ser un desquiciado si estuviste todo este tiempo esperando para enfrentarte a nosotros creyendo que obtendrás un resultado diferente... No aprendes nunca, ¿verdad?

HRX materializa con sus manos una sartén y un tenedor metálicos y comienza a rayar con el utensilio la sartén frenéticamente, pero Makako permanece sereno, sin verse afectado por el ataque auditivo.

HRX: (Frustrado.) ¡¿Cómo?! ¡¿Por qué no funciona?!

Moori: (Aturdido, adolorido.) ¡¡A-aghhhhh...!! ¡D-detén el ruido...!

HRX: (Avergonzado.) ¡D-disculpa, Moori! ¡No sabía que a ti también te afectaba...!

Makako: (Riendo como desquiciado.) ¡¡D-de verdad creíste que volvería a caer en ese truco, pero te olvidaste de algo...!!

Makako señala a sus oídos, los cuales se encuentran cubiertos por sus propios dedos, los cuales había arrancado de sus manos para luego regenerarlos.

Koshu: (Fastidiado.) ¡Qué desagradable...!

Makako: ¡¡Desagradable tu abuela!! ¡¡Ahora vas a ver la ira de Makakooooo!!

Makako entierra en el suelo sus propios puños, conduciéndolos bajo tierra hasta posicionarlos debajo de HRX y Koshu respectivamente. Entonces, ambos brazos emergen a la superficie por sorpresa. Ambos guerreros consiguen reaccionar a tiempo, saltando lo más alto posible para evadir el ataque. Sin embargo, HRX no consigue moverse con la suficiente rapidez como para lograrlo, siendo atrapado y envuelto casi totalmente en la extremidad estirada de su oponente.

Koshu: ¡Maldición! ¡HRX...!

Makako: (Burlón.) ¡A ver si así me derrotas! ¡Blahhh! (Saca la lengua por unos segundos, estirándola hasta hacerla tocar el suelo, para luego enrollarla y devolverla al interior de su boca.)

La mano izquierda de Makako, que va detrás del Cometa Veloz, estira sus dedos para así perseguirlo. Entonces, el luchador se decide a afrontar a su espeluznante y bizarro rival, cargando en sus manos una esfera de ki blanca rodeada por destellos violetas.

Koshu: ¡¡Toma!! ¡¡Estrella destructora!!

Koshu lanza su técnica insignia, a lo cual su oponente reacciona haciendo girar sus dedos como aspas de un ventilador, sólo que con una velocidad muy superior, con tal fuerza que consigue repeler la onda y además redirigirla al saiyajin, quien es revoleado por los aires por ésta.

Ezekiel: ¡Yo me encargo! ¡Ahí vas a ver, macaco culiao!

Ezekiel salta, y con la Excálibur en la mano, corta el brazo derecho del namekuseijin, y mientras cae al suelo, voltea cargando en su mano una esfera ardiente de fuego.

Ezekiel: (A Makako.) ¡¡Ahora toma mi proyectil flameante!!

La técnica es disparada hacia la zona del corte, prendiéndola fuego por unos momentos y quemándola.

Makako: (Gritando de dolor.) ¡¡AYYYYYY!! (Aguantando las lágrimas.) ¡M-mi bracito...! ¡¿Qué clase de brujería es ésta?!

Kaioshin: (Sorprendido.) ¡Qué brillante! ¡Al haber cauterizado su herida no hay manera de que pueda regenerarla!

Ezekiel: (Voltea en dirección al Supremo Kaio.) ¡Oh! Sí, eso... La verdad que me había acordado de una vieja leyenda. Así fue como dos tipos en la Tierra lograron vencer a la criatura conocida como la Hid-...

Makako: (Gritando de la ira.) ¡¡Qué bueno, nadie te preguntó!! ¡¿OK?! ¡Ahora pagarás por haberme dejado sin mi mano favorita!

Makako trata de retraer sus brazos hacia él mismo, pero en ese momento Moori corre hacia el izquierdo usando su Embestida Ardiente.

Moori: (Determinado.) ¡Yo me encargo!

El namekuseijin toma la mano izquierda de Makako antes de que éste logre hundirla en la tierra, y con toda su fuerza tira de ésta, dando lugar a un forcejeo entre ambos guerreros.

Makako: (A Moori.) Usted no aprende, ¿verdad?

Makako abre la boca de forma caricaturezcamente exagerada, y la extiende hasta alcanzar la cara del Guerrero Z, insertándola bruscamente en su ojo.

Moori: (Irritado, cerrando el ojo con dolor.) ¡¡A-AGHHHH!! ¡D-desgraciado, ése fue un golpe bajo! (A modo de reflejo, se lleva las manos a la cara, soltando a su peculiar enemigo, quien aprovecha el instante de confusión para retraer completamente su brazo.)

Makako: (Emocionado.) ¡Ahora podré matarlos con tranquilidad, y una vez que lo haya hecho, me comeré al dios dragón! (Se relame toda la cara arrastrando su lengua de lado a lado.)

Allez: (En voz baja, asqueado.) Este sujeto sí que es despreciable..., pero no puedo negar que es más ingenioso de lo que aparenta.

Makako: (Distraído.) ¡¿En qué estaba?! ¡Ah, cierto! ¡¡En matarlos a todos!! ¡¡PREPÁRENSE AAAAAAAAAAAAAAAAA!!

Makako prepara una peligrosa ráfaga de ki en el interior de su boca, y a los pocos segundos la dispara en forma de andanada, en dirección a los Guerreros Z.

HRX: ¡Alto ahí!

El androide se adelanta a sus compañeros rápidamente, y entonces genera en frente de él una muralla de plasma, la cual además de bloquear los ataques, provoca que muchas gotas de esta sustancia salten hacia él, provocándole pequeñas quemaduras por todo el cuerpo.

Sugoki: (Emocionado, a HRX.) ¡¡Justo a tiempo!!

HRX: (Orgulloso.) ¡Claro! ¡Dejen esto en mis manos! ¡Si pude vencer al macaco una vez nada me impide hacerlo de nuevo!

Todos ven cómo Makako da vueltas en el piso, tirado y cubriéndose la cara por el daño que había recibido.

Makako: (Llorando, adolorido.) ¡E-esto no es justo...! ¡N-no perderé dos veces...!

HRX: (Serio, caminando hacia Makako.) No has llegado en un buen momento, y lamento que las cosas vayan a quedar así entre nosotros, ¡pero hay una misión que tenemos que cumplir!

El petrovi materializa una pequeña bola metálica, la cual arroja a Makako. El guerrero salvaje, de manera instintiva le lanza un zarpazo, pero en vez de destruirse, el mecanismo del artefacto se activa, provocando que éste despliegue una red superresistente y veloz que envuelve al impredecible enemigo, aprisionándolo.

Rokoshi: (Sorprendido.) ¡Lo logró!

Ezekiel: (Emocionado.) You did it, you crazy son of a bitch.

Viendo a su contrincante incapaz de seguir luchando, HRX se acerca a él con calma, pero también con determinación.

Makako: (Asustado.) ¡¿Q-qué piensas hacerme?! ¡¡Más te vale no acercarte!!

Kaioshin: (Sorprendido, en voz baja.) ¡E-es increíble que haya podido vencerlo tan fácilmente, pero no sería correcto confiarse tan fácil...! (Serio, a HRX.) ¡Ten precaución! ¡Tal vez esté planeando algo!

HRX: (Serio.) Descuida, Supremo Kaio. Lo que estoy por hacer es muy importante y requiere que esté concentrado. (Sigue con su paso firme por un rato más, pero entonces percibe debajo de él algo similar a un cable o hilo. Baja la mirada y ve los dedos de Makako entrelazados en el suelo y apuntando hacia él.) ¡¿Y esto?!

Las puntas de los dedos de Makako se iluminan, y de ellas emergen numerosos destellos de ki, que velozmente vuelan hacia el guerrero Z, alcanzándolo en cuestión de segundos y tirándolo al suelo.

Laven: (Preocupada.) ¡No, HRX!

Makako: ¡¡¡MUKAJAJAJAAJAJ!!! ¡¡Creíste que me contendrías en esta celda, pero nada servirá porque Makako es invencible!!

El retorcido guerrero retrae sus extremidades al interior de la celda, mientras HRX, que se había cubierto con un escudo metálico materializado momentos antes de recibir el impacto, se levanta rápidamente para así tomar distancia del enemigo.

HRX: (Adolorido.) ¡M-maldito...! ¡Tienes un par de trucos, pero te venceremos cuente lo que cueste!

Makako asoma sus brazos por los barrotes de su pequeña prisión, entrelazándolos y formando un complicado nudo. Posteriormente, hace girar las extremidades expuestas como hélices, permitiéndole elevarse sin salir del lugar. Rápidamente, el peculiar sujeto alcanza una altura muy elevada, desplazándose en círculos por el cielo del Planeta Supremo.

Kaioshin: (Sorprendido.) ¡Increíble...! ¡Esto ya es casi surrealista!

Ezekiel: (Asustado, mirando hacia arriba.) ¡Ya no es Makako...! ¡¡E-es mucho peor...!! ¡¡E-es un Makakocópterooooo!!

Makako: (Confiado.) ¡¡SÍ, ASÍ ES!! ¡¡Y lo mejor se viene ahora!! ¡¡Cómanse mi Rayo de Dedo Loco: Fiebre de Sábado!!

Sin detener su vuelo, Makako dispara una andanada de rayos de dedo, los cuales caen en espiral a la superficie. Esto fuerza a todos los Guerreros Z a desplazarse y dispersarse por el campo de batalla, evadiendo los ataques. Mientras tanto, Kaioshin, Kibito y Ro Kaioshin generan en conjunto un escudo de energía, manteniéndose protegidos en el lugar.

Koshu: (Fastidiado.) ¡Qué persistente...! (Esquiva un par de los disparos de Makako, los cuales iban dirigidos a él.)

Ezekiel y Kumiho corren en zig-zag con tal de no ser alcanzados por rayos de dedo del invasor.

Ezekiel: ¡Ven, Kumiho! (Salta, subiéndose al lomo de su compañero.) ¡¡Makako quiere comer dragones!! ¡¿No?! ¡¡Pues yo le voy a dar de comer mi..., eh, cierto que estamos en horario de protección al menor!! ¡¡¡PERO COMO SEA!!! ¡¡Lo detendremos!!

Mientras tanto, HRX intenta reducir su distancia respecto de Makako creando pequeñas burbujas de plasma capaces de frenar sus ataques.

HRX: (Determinado, en voz baja.) ¡E-es muy difícil seguirle el ritmo..., pero si lo hago bien podré acercarme como para contraatacar!

En otro lugar, Sugoki, que había conseguido subirse al interior de Bamber, corre por la zona tratando de bloquear la mayor cantidad de rayos lanzados por Makako, evitando que éstos puedan golpear a sus amigos.

Tras un intenso recorrido, Zeki y Kumiho se acercan lo suficiente a Makako para llamar su atención.

Ezekiel: (A Makako.) ¡Ey, tú! ¡¡Prepárate para que te derrotemos!!

Al ver a Kumiho volar de forma similar a él, usando sus nueve colas, la cara de Makako se torna más retorcida de lo normal.

Makako: (Irónico, confiado.) ¡¡Jujujuju!! ¡Así que pensaste que me ganarías...! ¡¡Pero olvidaste un factor importante!! ¡¡¡AHORA TOMARÉ TU COLAAAAAAAAAAAAA!!!

Makako detiene su Makakocóptero para dirigir toda su atención a Kumiho, tratando de apresarlo entre sus manos y pies, estirados y retorcidos, pero el humano entonces salta, cortando con estoques de su Excálibur sus miembros, hasta finalmente alcanzarlo y embestir con su propio peso la celda donde el alocado guerrero se encuentra. Como resultado, ambos caen al suelo desde una altura considerable.

Ezekiel: (Adolorido.) Vrga, creo que me quebré dos costillas...

Makako: (Aturdido.) A-agh... ¡Tonto humano...! (Se incorpora rápidamente.) ¡¡Ahora sí se puso bueno!! ¡¡Prepárense para ver a la-!!

En ese momento, de manera totalmente abrupta, Makako es firmemente sujetado en todo su torso por la mano de Bamber, impidendo que pueda realizar... lo que sea que haya estado a punto de hacer.

Sugoki (Bamber): ¡¡No tan rápido, Makako!! ¡Ya has hecho suficiente escándalo!

Makako: (Forcejeando por liberarse.) ¡¡Ahhhhh!! (A Sugoki.) ¡Ya verás...! ¡¡Ahora te comeré!! (Mordisquea el metal de los dedos de Bamber, sin éxito.)

Ezekiel consigue ponerse de pie, con cierta dificultad, mientras llegan los demás guerreros Z al lugar, rodeando al extraño enemigo, aparentemente ya derrotado.

Koshu: (Acercándose a Makako, serio.) Ya que lo tenemos, ¿qué hacemos con él? ¿Lo devolvemos adonde lo encontramos?

Allez: Estoy de acuerdo con Koshu. (Indiferente.) Ese coso sólo traerá problemas.

HRX: (Preocupado.) ¡E-esperen! ¡¿No recuerdan que dije que tenía que hacer algo importante con él?!

Todos: ¡¿Qué?!

Blue: (A HRX.) ¿Importante? ¿A qué te refieres?

Makako: (Molesto, a HRX.) ¡Eso! ¡¿A qué te refieres?! (Llorando nervioso.) ¡¿Quieres diseccionarme o algo así?! ¡¡P-pues no te dejaré!!

Makako estira su lengua en dirección a la cara del petrovi, pero éste la evade, y de manera repentina, saca de su cintura una jeringa, y antes de que se dé cuenta, la coloca en el interior de su oído tras retirar de él el dedo que obstruía su audición, e inyecta un líquido extraño.

HRX: ¡Listo!

Makako: (Gritando del dolor.) ¡¡AGHHHHHHH!! ¡¿Q-qué le hiciste al pobre Makako...?!

El peliverde se pone flojo, por lo que Sugoki lo suelta cuidadosamente, recostándolo en el suelo.

Makako: (Adolorido, dando vueltas en el suelo.) ¡¿Qué fue esoooo?!

HRX: (A Makako, despreocupado.) Tranquilo, el dolor ya debería haber parado.

Makako: ¡¡Lo sé, ya paró!! ¡¡P-pero es que ahhhhhh!! ¡M-me metiste la mano en la oreja, sucio!

Kaioshin: (A HRX, intrigado.) ¿Qué fue eso? Imagino que se trata de uno de tus dispositivos, ¿pero qué hace?

HRX: Hace un rato dijimos que nos haría falta algo de ayuda para vencer a los encapuchados y proteger las esferas, ¿no?

Ro Kaioshin: (Serio.) No será que acabas de...

HRX: Lo que Makako tiene en su cabeza es un chip. Ahora, cada vez que trate de atacarnos, puedo activar una señal capaz de liberar un impulso eléctrico similar al de una onda sonora de alta frecuencia. Además, el chip está en su oído interno, por lo que no debería poder sacárselo de ninguna forma.

Sugoki (Bamber): ¡Wow, eso es increíble!

Laven: (Sorprendida.) Debe ser difícil programar cosas así, ¿no?

HRX: (Despreocupado.) No tanto. Sólo debo hacerme una idea de cómo sería lo que quiero materializar y así lo puedo fabricar.

Makako: (Lamentándose.) ¡¿O-o sea que no podré comerme al dragón supremo?! ¡¡NOOOOOO!!

HRX: (Ayuda a Makako a levantarse mientras le da unas palmadas en la espalda.) Mira. Nosotros estuvimos a punto de obtener todas las esferas del dragón, pero unos sujetos vinieron y las tomaron por la fuerza... (Frustrado.) ¡Y ellos... acabaron con uno de nuestros amigos! ¡Es por eso que necesitamos tu ayuda! ¡Incluso si nos odias o algo por el estilo, será imposible para ti comerte a Shenlong si no recuperamos primero las esferas que nos faltan!

Makako: (Confundido.) Ehhhh... ¿cómo?

Ro Kaioshin: (Apurando al resto.) Si ya terminaron, es importante que dejemos este planeta. Cuanto antes debemos ir al sitio donde entrenarán.

Kaioshin: (Intrigado.) Ancestro, ¿usted se refiere a ese sitio?

Ro Kaioshin: (Al Supremo Kaio.) Así es. Se trata de un lugar muy seguro, tal vez más que el Planeta Supremo sabiendo que nuestro enemigo puede teletransportarse libremente. Le será mucho más difícil rastrearnos.

Kaioshin: (Serio.) El planeta Ile... Ahí el ki se refracta, lo que permite que éste se vea proyectado en distintos puntos del Universo. Teniendo eso en cuenta, si nos estuvieran buscando activamente deberían tardar por lo menos un mes en dar con nuestra ubicación exacta.

Allez: ¿Y qué estamos esperando? ¡Vayamos ahí!

Lugar desconocido.

En una sala muy extensa, sólo en la oscuridad, se encuentra Shuma, y ante él, una silueta apenas reconocible entre las sombras.

???: Has hecho un buen trabajo, Shuma. Nuestra recompensa está más cerca ahora que tienes en tu poder todas las esferas del dragón, pero ahora es necesario resolver una última cuestión.

Shuma: Dime..., Leviatán.

Leviatán: La información necesaria para poder invocar a Shenlong sólo la tenía Rhodex, y estando muerto él, sólo podemos obtenerla regresando con su informante, Wagyu.

Shuma: Ya veo... Actualmente no sabemos casi nada de él, aunque conservo las coordenadas del planeta donde se alojaba. Sin embargo, más allá de eso, no puedo detectar su ki como para usar la teletransportación ni suponer que todavía se encuentra ahí.

Leviatán: Tal vez esté haciendo esto a propósito. Además, en tanto no tengamos el poder del Dios Dragón Supremo seremos vulnerables.

Shuma: ¿Al Supremo Kaio y sus amigos? Ellos ya fueron derrotados una vez sin mucho problema.

Leviatán: Recuerda esto, Shuma; los autoproclamados héroes son como las cucarachas, por más que aplastes a uno o dos de ellos, siempre vienen por más.

Shuma: Entiendo...

Leviatán: Usa a los de Leuz por un rato más, por lo menos en tanto no puedas dar nuestra victoria como segura.

Shuma: (Confiado, serio.) Entonces no hay de qué preocuparse... (Voltea hacia atrás, dándole la espalda a la sombra. Enojado.) ¡Tch! Es un fastidio no alcanzar todavía el poder absoluto, pero estamos determinados a hacer lo necesario para lograrlo...

El reihan se retira sin decir más, ni escuchar otra palabra de su misterioso compañero, quien parece desvanecerse o perderse en medio de la oscuridad.

Planeta Ile.

72dcb1fab1d9880ae072e30191364d9e.jpg

Los Guerreros Z, Makako, y la nave de Allez aparecen en medio de lo que parece ser un bosque. Todos, menos los dioses, observan con admiración al entorno, como si se tratara de un lugar de ensueño.

Moori: (Relajado.) Este lugar... transmite una sensación de seguridad muy fuerte.

Laven: (Impresionada.) ¡¡W-wow...!! ¡Q-qué lugar maravilloso...!

Varios de nuestros héroes, menos Koshu, Allez y los nucléicos, cuentan con la confianza y seguridad como para explorar el lugar, tomando algo de distancia del Supremo Kaio y dispersándose por la zona.

Makako: (Poniendo patas arriba a un gusano y golpeándolo con sus dedos, con la intención de herirlo.) Jejeje..., tonto bicho...

En ese momento, HRX aparece detrás del simpático psicópata, y posa su mano encima de su hombro, provocando que éste reaccione asustado, dándose vuelta de manera abrupta hacia el petrovi.

Makako: (Molesto.) ¡¡¡EYYYYYYY!!! ¡¡¿Y AHORA QUÉ RAYOS HICE QUE TE ENOJES CONMIGO?!! ¡¡¿O ACASO QUIERES ATURDIRME POR DIVERSIÓN?!! ¡S-seguramente sería divertido, pero no lo es cuando se lo hacen a Makako!

HRX: (Calmado, a Makako.) Oye, sólo quería decirte que no seas así de brusco con la vida silvestre de este planeta. Ni tú ni yo somos quién para herir así a los animales que habitan este lugar. Menos para hacerlo sin razón.

Makako: (Resignado, triste.) Sí, señor.

En las proximidades, Blue, Laven, Rokoshi, Sugoki, Ezekiel y Kumiho caminan hasta encontrarse en la orilla de lo que no tardan en descubrir que es un gran continente flotante, rodeado de muchos otros similares, que parecen existir en total armonía con la superficie del planeta.

Rokoshi: (Sorprendido.) ¡¿Y esto...?!

Blue: N-nunca había estado en un lugar tan impresionante... ¿Ustedes qué piensan?

Sugoki: A simple vista, debería ser imposible para la ciencia explicar el porqué de esas islas que flotan en el aire, pero seguro una investigación rigurosa nos permitiría entender muchas de esas cosas... ¡S-sin dudas es fascinante!

Ezekiel: (Ligeramente fastidiado, burlón.) Aysí, tú y tu ciencia.

Rokoshi: (Emocionado.) ¡¿Éste será el lugar donde entrenaremos?! ¡Me pregunto qué clase de entrenamiento será!

Salen del bosque los tres dioses, HRX, Makako, Koshu, Level, Allez y Moori, encontrándose con el resto.

Ro Kaioshin: ¿Impresionados? Este lugar es muy especial por varias razones aparte de su paisaje.

Koshu: ¿Ah, sí? ¿Como cuáles?

Ro Kaioshin: En primer lugar, tengan cuidado con dónde pisan. El vuelo con ki es imposible en este lugar, por lo que si caen a la superficie será imposible que suban sin algo de ayuda.

Todos miran con seriedad al anciano Kaioshin. Ezekiel, particularmente, traga un poco de saliva, nervioso.

Ro Kaioshin: Además, por esta zona se encuentra el lugar de nuestro entrenamiento, pero en esta isla en particular nos encontraremos con alguien de importancia.

Las palabras del dios despiertan cierta intriga en el resto de los presentes.

Rokoshi: ¿Alguien más? ¿De quién se trata?

Kaioshin: (Serio, al resto.) Verán. Mientras ustedes peleaban con Makako recibí un mensaje de alguien, un aliado, que al parecer sabía que iríamos a este lugar, avisándonos que vendría a tratar un tema de suma importancia y que seguramente sería de nuestro interés.

Allez: (Desconfiado.) ¿Aliado? ¿Quién es?

Kaioshin: (Suspira.) Se trata de unos viejos amigos. No hay de qué preocuparse.

HRX: (Intrigado.) ¿Y no te dijeron nada acerca de lo que querían discutir?

Kaioshin: No, pero sabemos que se trata de algo serio. Realmente no esperaba recibir noticias de este tipo, pero lo más probable es que estén relacionadas con el encapuchado y con las esferas del dragón.

Rokoshi: (En voz baja.) Hmm..., me pregunto quién será...

En ese momento, de manera totalmente abrupta y sorprendiendo a todos los presentes, aparecen en medio de ellos dos cápsulas bastante grandes, como con capacidad de una persona cada una, y rápidamente caen al suelo. Las compuertas de ambas máquinas se abren, permitiendo la salida de dos individuos distintos. Uno de ellos de pelo largo color lila y gabardina negra, y el otro, de cabellos alborotados y vestido con un traje de combate.

Kaioshin: (Al visitante.) Trunks..., hace tiempo que no nos veíamos.

Trunks: Supremo Kaio. Me alivia que usted y el resto hayan logrado ponerse a salvo. Hola a todos.

???: Hola.

Trunks: Yo soy Trunks, y él es Hidaki. Nosotros formamos parte de la Patrulla del Tiempo, una organización que combate amenazas capaces de distorsionar el avance normal del tiempo. Vinimos para informarlos de una nueva amenaza.

Las palabras de Trunks despiertan instantáneamente la inquietud de todos los Guerreros Z y hasta de Makako, quien levanta la vista algo confundido.

Trunks: (Serio.) No sabemos a ciencia cierta el porqué, pero hemos descubierto la aparición de una fuerza que está desgarrando el tejido espacio-temporal. Esta misma fuerza es la que llevará a la desaparición total del Universo en menos de un año.

Rokoshi: (Impactado.) ¡¡¿L-lo dices en serio?!! ¡¿Acaso estamos destinados a desaparecer?!

Moori: (Frustrado.) ¡N-no puede ser! ¡Tiene que haber algo que seamos capaces de hacer!

Trunks: Esta línea temporal ha sido alterada por algo que aún no podemos determinar. Algunos eventos, como la destrucción del planeta Tierra y la búsqueda de las esferas del dragón supremas no deberían haber sucedido normalmente, pero un cambio en el orden natural del tiempo logró desencadenar esos eventos. Dado que desconocemos las causas de este quiebre en la línea temporal, no hay mucho que podamos hacer al respecto. Sin embargo, todavía podemos evitar la desaparición del Universo.

En este punto, con todos aguardando en silencio total, Trunks toma una cápsula de su bolsillo, la cual deja caer a unos metros de él. El aparato se abre, expulsando una gran cantidad de humo para luego dejar ver, en su lugar, una máquina similar a un arcade con una pantalla en el medio, la cual cuenta con un mapa aparentemente de todo el Cosmos.

Trunks: La Devastación Universal es como se conoce al evento de la desaparición de una línea temporal, particularmente a causa de los desgarros espacio-temporales que mencioné antes. Estos desgarros no son más que conexiones que relacionan a este Universo con otros, con otras líneas temporales y con épocas distintas. La aparición de estos portales o elementos aumenta cada vez más hasta consumir al Cosmos en su totalidad. Se trata de algo muy peligroso porque rápidamente se esparce, "contaminando" otras líneas temporales y teniendo el potencial de absorber a toda la Existencia.

Allez: Ya, ¿pero qué hacemos para prevenir la devastación ésa? Imagino que por algo acudieron a nosotros.

Trunks: (A Allez.) Ciertamente, vinimos a darles una mano. (Se acerca al dispositivo que había traído.) La máquina que tienen aquí en frente es una computadora capaz de detectar cada una de las localizaciones que están siendo afectadas por la Devastación Universal. Lo que tienen que hacer es deshacer ustedes mismos cualquier portal o elemento por el estilo que encuentren.

Koshu: (Serio.) Entiendo, pero, ¿por qué debemos ser nosotros quienes resuelvan este problema y por qué ahora? En este momento estamos teniendo problemas con las esferas supremas, y la carga adicional de una misión más no nos estaría ayudando mucho...

Trunks: Por lo que tenemos entendido, en este planeta pueden permanecer ocultos mientras se recuperan de la invasión al Planeta Supremo. La idea es que viajen y reviertan todos los indicios de la Devastación que puedan. En el camino les aseguro que podrán conocer nuevos guerreros y tener más combates. Dejen que esas experiencias y lazos los fortalezcan para cuando llegue el momento de la batalla definitiva... ¡Ah, cierto! ¡Hablando de formar nuevos lazos..., denle la bienvenida a Hidaki! Él será su compañero a partir de ahora.

Hidaki: (Ríe nervioso por un rato.) ¡Sí, es verdad! ¡Trunks es alguien muy ocupado, por así decirlo, así que confió en mí para acompañarlos en su aventura!

Rokoshi: (Caminando hacia Hidaki, tendiéndole la mano.) ¡Entonces, bienvenido! ¡Será un gusto luchar a tu lado y conocer tu poder!

Timidamente, Hidaki responde al saludo de Rokoshi dándole la mano y concretando así su incorporación al grupo.

¡¡Ahora nuestros héroes tienen frente a sí una doble amenaza: Shuma y sus seis cuerpos y ahora el peligro de la Devastación Universal!! ¡¿Cómo harán los Guerreros Z, con la unión reciente de Hidaki y la ayuda del rebelde y peculiar Makako, para resolver esta situación?! ¡¿Qué nuevos planetas, luchadores, desgracias y alegrías aguardan?! ¡¿Cómo dará inicio la segunda parte de la aventura definitiva?! ¡¡Averígüenlo en el próximo episodio de Dragon Ball Fanon!!

Adelantos del próximo episodio.

Allez: ¡Hola, soy Allez! Últimamente han pasado muchas cosas, ¡pero somos héroes, y no nos rendiremos fácilmente! ¡¡Un momento!! ¡¿El planeta Tierra?! ¡Sin duda es una misión para mí!

Sadness: ¡Quiero al Kori Kaiser! ¡Mientras él siga en medio de mi camino no podré ser el realmente el amo y señor del mundo!

Allez: (Furioso.) ¡¿Quiénes son ustedes y por qué andan detrás de nosotros?!

El próximo episodio de Dragon Ball Fanon será ¡Comienza la carrera para evitar la Devastación Universal! ¡¿La Tierra es la primera parada?!! ¡No se lo pierdan!

ELENCO

Personajes principales

Personajes secundarios

  • Kaioshin
  • Kibito
  • Ro Kaioshin
  • Kumiho
  • Trunks
Advertisement