Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki

Este artículo ha ganado los Golden Freezer Awards










Un destino - parte 2
Dragon Ball Fanon Episodio 10 portada by Omega76.jpg
Creador Omega76
Estreno 09/05/2021
Saga de las Esferas del Dragón Supremas
Episodio N° 10
Capítulo anterior:
Un destino - Parte 1
Capítulo siguiente:
¡Un viejo conocido entra en escena! ¡La reaparición de Makako!

Nada que agregar respecto a lo que ya fue mencionado en la introducción al episodio anterior. Espero que lo disfruten y que comenten qué les pareció. uwu


Anteriormente en Dragon Ball Fanon...

Tras haberse embarcado en diversas y emocionantes aventuras, los Guerreros Z finalmente llegaron al centro de operaciones de su principal enemigo, Leuz, en busca de las últimas esferas del dragón supremas que necesitan para salvar el Universo. Sin embargo, antes de eso deberán enfrentarse ahora a todos los guerreros a los que tuvieron que afrontar en sus anteriores viajes. ¡¿Quién ganará?! ¡¿El bien o el mal?! ¡¡Averígüenlo a continuación!!

Residencia de Son Goku.

Casa de goku.png

Goku se encuentra enfrentado con Ziryu y Rhodex, mirándolos con cierta desconfianza y atento.

Goku: (Serio.) ¿Qué es lo que buscan?

Rhodex: (Riendo.) Hemos oído hablar mucho de ti, Goku. Eres... peligroso.

Goku: (Intrigado.) ¡¿De qué hablas?!

Rhodex: No es nada que te importe. (Confiado.) Después de todo, no vivirás después de este combate.

Goku: (Determinado.) Está bien... Si a lo que han venido es a hacerle daño a personas inocentes... ¡no se los voy a permitir!

Rhodex: ¡¡Eso veremos!!

Rhodex se pone en posición de combate, pero en ese momento Ziryu posa su mano en el hombro de su líder, deteniéndolo.

Ziryu: (Inexpresivo.) Déjalo. Seguramente muchos de nuestros compañeros necesiten ayuda en sus combates, pero... yo tengo la certeza de que ganaré.

Rhodex: (Sorprendido.) ¡¿Eh?! ¡¿Estás seguro?!

Ziryu: Sí. Yo pelearé de ahora en adelante. Además, necesito cumplir algo que me había encargado Wagyu.

Rhodex: (Suspira.) En ese caso supongo que debes contar con una estrategia. Está bien... Confío en que ganarás.

Rhodex se retira volando de la escena, dejando solos a Ziryu y Goku.

Goku: (Sorprendido.) ¡¿Acaso hay más de ustedes aquí en la Tierra?! ¡Contesta!

¿Ziryu?: ... Sí. En realidad, somos seis... (Se baja la capucha.) Mi nombre es Ygg, y yo y mis compañeros hemos venido por tu poder, ¡Son Goku!

Ygg saca de un bolsillo en el interior de su túnica un pequeño recipiente similar a una pava, para luego dejarlo sobre el suelo y apuntar a él con su palma.

Ygg: ¡¡Invocación: Cancerbero!!

La pava comienza a emitir por su pico una nube de vapor, la cual rápidamente se torna enorme y comienza a tomar forma, convirtiéndose en un gigantesco perro infernal de tres cabezas, pelaje negro y dientes afilados. Una de las cabezas abre su boca, y del interior de ésta saltan unos cinco individuos encapuchados, muy parecidos a simple vista a Ygg, quien se encuentra subido en el lomo del can.

Goku: (Enojado.) ¡¡Ey!! ¡¡No es justo un combate de seis contra uno!!

Ygg: Hmmm... Es interesante cómo mantienes la compostura, Goku, incluso cuando en el fondo debes estar inquieto, pensando cuál será mi próximo movimiento...

Ygg salta al suelo, mezclándose entre los demás cuerpos de Shuma.

Goku: jeje..., no te confundas. (Comienza a elongar sus músculos a modo de elongamiento, para finalmente prepararse para la batalla.) ¡¡Estoy seguro de que nuestro combate será emocionante!! (Sonríe.)

Shuma: (Extrañado.) Eres raro, Son Goku, pero eso no será de mucha importancia dentro de poco...

Rápidamente, los seis sujetos encapuchados rodean al saiyajin criado en la Tierra, dispuestos en círculo. Goku no tarda en reaccionar, evadiendo con éxito los ataques que le lanzan de todas partes, para luego generar una onda expansiva que obliga a sus oponentes a retroceder.

Goku: ¡¡Haaaaa!!

Goku vuela hacia Ziryu y comienza a lanzarle numerosos golpes y patadas, todos acertados, hasta que Ygg y Anir consiguen sujetar sus brazos y así retenerlo.

Shuma: (En voz baja.) ¡Vamos, Goku! ¡Enséñanos tu poder!

Goku: ¡¡Dejen de estorbaaaaaaaar!!

Goku se transforma inmediatamente en super saiyajin, envolviéndose en un aura dorada y cambiando su pelo a este color. Con las fuerzas adquiridas , el guerrero consigue darle a su oponente una patada en el mentón, y a los otros dos a sus costados, revolearlos por los aires con sólo sacudir un poco sus brazos. Entonces, los tres cuerpos restantes corren hacia su objetivo, pero éste antes salta, ganando una altura considerable.

Shuma: (En voz baja.) ¡¿Qué está planeando...?!

Goku: ¡¡Kame... hame...!!

Al ver Shuma y sus demás cuerpos toda la energía concentrada en las manos de su oponente, deciden saltar hacia atrás para poder evadir el ataque.

Goku: ¡¡HAAAAAAAAAAAAA!!

El héroe dispara su técnica más icónica, la cual genera una gran explosión en el suelo, y a pesar de haber intentado esquivarla, todos los cuerpos de Shuma son alcanzados por ésta.

Goku: (Descendiendo al suelo, agitado.) Creo que... ya es momento... de que me cuenten qué está pasando. ¿Por qué vinieron al planeta Tierra? ¿A qué se refieren con que... quieren... mi poder?

Shuma: (Poniéndose de pie lentamente, en voz baja.) Parece que ya están haciendo efecto... Dentro de poco no será necesario preocuparse más por Goku.

Ziryu: (Adolorido, a Goku.) Y-yo te diré por qué estamos aquí... T-tú conoces las esferas del dragón, ¿no es así?

Goku: (Caminando hacia Ziryu.) Así es.

Ziryu: Pues, nosotros estamos en busca de las esferas del dragón originales, podría decirse. Están dispersas por todo el Universo y su potencial no conoce límites. Sin embargo, buscarlas es peligroso, porque hay mucha gente que no querría verlas reunidas..., gente como tú...

Ziryu se acerca, encorvado, hacia Goku. En este momento, el saiyajin desconfía y decide retroceder unos pocos metros, manteniendo la distancia.

Goku: ¿Y qué hay de su amigo, el violeta?

Ziryu: Él..., no es de importancia. Sólo tú lo eres.

Goku: (Serio.) ¡¿P-por qué dices eso...?!

Ziryu: No vivirás para descubrirlo...

Goku advierte que algo se acerca a él por detrás; es Shuma, que pretende lanzarle una patada dirigida a la altura de la cabeza. El Guerrero Z logra darse vuelta y detener el ataque, pero no con la fuerza suficiente como para frenarlo del todo, de modo que termina recibiendo la patada en el cuello, cayendo al suelo.

Shuma: (Se baja la capucha, revelando su rostro.) ¡El héroe más grande del Universo..., tirado en el suelo por un simple ataque!

Goku trata de levantarse, y para ello hace un esfuerzo fenomenal, sin ningún éxito.

Goku: (Preocupado.) ¡¡M-mi cuerpo...!! ¡¡No responde!! ¡Mis brazos y piernas..., se sienten pesados!

Ygg: (Se baja la capucha, dejando también su cara a la vista.) Son los parásitos. Pude invocarlos y transmitirlos a tu cuerpo sin que supieras. A estas alturas, ya no deberías poder usar ninguno de tus músculos para moverte, así que puedo entender por qué todo el mundo te reconoce como alguien prodigioso.

Goku: (Sorprendido.) ¡¡E-eso quiere decir que...!!

Shuma: Así es, Goku. ¡Ya no hay nada que puedas hacer!

Goku trata de ejecutar la teletransportación, llevándose los dedos índice y medio a la frente, pero en ese momento, Ziryu pisa con fuerza su brazo, haciendo inútil cualquier resistencia.

???: (Enojada.) ¡¡Ya dejen en paz a Goku!!

Goku: (Agotado.) M-Milk... ¡Huye de aquí!

Milk corre hacia los guerreros encapuchados. Detrás de ella va Ox-Satán, preocupado y tratando de detenerla.

Shuma: Hmmm... (Inexpresivo.) No tenemos tiempo ni energía que gastar en ustedes. De todos modos morirán pronto...

Shuma dispara un par de ondas de ki hacia los familiares de Goku, las cuales a pesar de no hacerles un daño significativo, son lo suficientemente poderosas como para tirarlos al suelo.

Goku: (Enojado.) ¡¡E-eres un maldito...!!

Ante las palabras de Goku, el reihan decide posar su pie izquierdo arriba de su espalda, pisándolo con fuerza.

Goku: (Adolorido.) ¡¡A-AGHHHH!!

Shuma: Las fuerzas están abandonando tu cuerpo, Son Goku... Pero pronto dejará de ser así, y podrás ver desde El Más Allá los planes que tenemos para ti...

Goku: (Sorprendido.) ¡¿D-de qué hablas...?!

Shuma: Durante años has entrenado tu cuerpo para fortalecerlo y proteger a tus amigos. Fue así como te convertiste en un salvador, un héroe, a los ojos de todo el Universo...; un Universo enfermo, donde a pesar de todo el esfuerzo que has hecho toda tu vida, ahora sólo tienes la certeza de que todo a tu alrededor está por extinguirse, y ése será el único pensamiento en las mentes de todos los humanos una vez que nos hayamos hecho con las esferas...

Goku: (Tose algo de sangre.) ¡N-no estén tan seguros....! ¡Incluso si yo muero, aún habrá esperanza en el planeta Tierra..., y en el Universo! (Determinado.) ¡¡No te olvides de eso!!

Shuma: (Impaciente.) ¡Suficiente! (Pisa con más fuerza el torso de Goku, haciéndolo gritar de dolor.) ¡Tu hora ha llegado, Goku... Hora de convertirte en la última pieza de mi plan!

Tras pronunciar esas palabras, el temible guerrero apunta con su dedo índice al torso de Goku, y tras concentrar su ki en ese punto minúsculo, lanzarlo a través del pecho del héroe más grande que haya visto la Tierra, provocando que la vida en él se esfume definitivamente. Shuma, Anir, Ziryu, y fhtagn levantan entre todos el cuerpo y, cargándolo, saltan al interior de la boca del gigantesco Cancerbero, y éste procede a cerrarla, con todos dentro de ella.

Ygg: ¡¡Regresa, Cancerbero!!

Ygg alza su mano, provocando que la bestia hallada frente a él y todo lo que se halla dentro de ella se convierta en vapor, para luego retornar al recipiente de donde habían salido.

Interior de la pava.

El lugar parece ser una especie de dimensión de bolsillo: un valle desolado y gris, poblado sólo por los cinco cuerpos de Shuma que habían sido transportados ahí, el propio Cancerbero, y el cuerpo sin vida del legendario saiyajin nacido en la Tierra, que es apreciable en el interior de una cápsula metálica con una compuerta cristalina que permite ver su interior.

Ziryu: Ya estamos más cerca...

Anir: Así es. A partir de ahora nuestra victoria está asegurada.

Shuma: El poder de Goku en conjunto con el nuestro... Tarde o temprano tendremos a todas las esferas del dragón supremas en nuestro poder, y una vez que eso suceda... sólo resta seguir las últimas indicaciones de nuestro amo...

Dragon Ball Fanon Ep 10 Goku.jpg

Presente. Fortaleza de Leuz, subsuelo.

Rhodex se encuentra en pose de combate, listo para anticiparte a cualquier movimiento de los seis guerreros encapuchados a quienes tiene en frente.

Shuma: Muy pronto cumpliremos nuestra misión... Ha llegado el momento de que tú y Leuz desaparezcan de mi camino...

Shuma corre en dirección a Rhodex, y ni bien éste es alcanzado, ambos inician un intercambio de ataques cuerpo a cuerpo, en el cual parecen estar bastante parejos, acertando los dos varios golpes. Así es hasta que comienzan a incorporarse al combate los demás cuerpos del Reihan, ejerciendo una presión cada vez mayor sobre el líder de Leuz.

Rhodex: (Frustrado.) ¡¡Grrr...!! ¡Maldición! ¡¿Seis contra uno?! ¡¡Ustedes sí son unos malditos tramposos!!

Rhodex carga varias esferas de ki con sus cuatro manos para posteriormente cristalizarlas, convirtiéndolas en filosas estacas sólidas, y arrojarlas a todos sus contrincantes.

Ygg: ¡¿Q-qué?!

Los cristales de ki quedan enterrados en los cuerpos de Shuma, y en una fracción de segundo, estallan, rasgando parte de sus túnicas y provocándoles heridas leves, pero algo profundas.

Rhodex: (Confiado.) ¡¡Eso fue fácil!! ¡Pronto estarán acabados!

Rhodex salta por encima de sus oponentes, saliendo del círculo que éstos habían formado en torno a él. Entonces, todos se dan vuelta hacia el iduyin.

Shuma: (Inexpresivo.) No lo has hecho nada mal...

Shuma y sus otros cuatro cuerpos presentes comienzan a rodearse de un aura negra con detalles rojos, no pareciendo reaccionar a las heridas provocadas por Rhodex como éste esperaba. El iduyin es incapaz de ocultar su asombro al ver esa escena.

fhtagn: Pero ya viene siendo el momento de acabar con esto...

fhtagn corre con velocidad hacia Rhodex y desenfunda una espada de un estuche amarrado a su cintura, con la cual procede a lanzarle múltiples estocadas, una tras otra, siendo todas esquivadas con dificultad por el guerrero. Entonces, a esos ataques se suma Azurg, quien arremete con puñetazos muy potentes, que sumados a los cortes realizados por su compañero, dejan a Rhodex en una situación muy complicada.

Rhodex: (Agitado.) ¡¡M-maldita sea...!!

Finalmente, fhtagn acierta un golpe en el mentón que manda a volar a su contrincante contra una pared, de modo que el impacto logra agrietarla, a la vez que el iduyin cae al suelo, boca abajo.

Rhodex: (Adolorido.) ¡¡A-aghhhh!!

Aprovechando el momento de debilidad del oponente, Shuma salta, posicionándose en el aire encima de Rhodex, para luego caer con una gran fuerza sobre su espalda.

Rhodex: (Gritando.) ¡¡¡A-AGHHHHHHHHHHHHHHHH!!!

Shuma: (Se aparta a un lado de Rhodex, quedando junto a Azurg y fhtagn.) ¿Lo sientes...? Esta energía que poseemos es el ki maligno...

Azurg: Hemos dominado nuestras barreras internas, y ahora contamos con todo este poder...

Shuma: (Comienza a cargar en su mano una ráfaga de ki de máximo poder.) Y como puedes ver..., con él somos imparables...

Shuma apunta a Rhodex, preparándose para ejecutar su próximo ataque, a lo cual el joven guerrero responde levantando la mirada, desafiante.

Rhodex: ¡¡¡AHORA!!!

Rhodex levanta su mano del suelo, en la cual genera un látigo de ki, el cual se estira con gran rapidez hasta el brazo de Shuma, desviándolo hacia el techo.

Shuma: (Sorprendido.) ¡¡¿Qué?!!

Antes de que el reihan pueda reaccionar, la onda de energía es lanzada hacia arriba, dañando toda la habitación y provocando que ésta comience a resquebrajarse justo arriba de Shuma. Rhodex aprovecha la situación para correr con todas sus fuerzas hacia una puerta hallada a pocos metros de él.

Rhodex: ¡¡Jódanse!! ¡No pienso defraudar a mis camaradas y que una escoria como ustedes se quede con las esferas del dragón!

Rhodex se retira por la puerta y luego la cierra detrás de él mientras el túnel colapsa sobre los cinco encapuchados, viéndose cubiertos de escombros de un instante para el otro.

Fortaleza destruida.

Palacio en ruinas.jpg

Laven, Koshu y Kurima miran asombrados a Allez, cuyo cuerpo libera una forma de ki violeta, abrumadora en cuanto a su poder.

Kurima: (Impresionado, en voz baja.) ¡¡¿E-en qué demonios se está convirtiendo?!! ¡Sea lo que sea, no es bueno!

Allez: ¡¡G-GRAHHHHHHHH!!

El dolor impulsa a Allez a arrodillarse en el suelo, y apenas unos segundos después, toda la energía liberada por él comienza a arremolinarse alrededor suyo, adquiriendo una luz cada vez más intensa. Eventualmente, toda esta energía liberada comienza a regresar hacia su cuerpo, concentrándose en un punto en su pecho, y comenzando a actuar como una especie de agujero negro, atrayendo a ella todo el aire a su alcance, partículas de polvo y pequeños escombros, que al entrar en contacto con ella desaparecen.

Koshu: (Preocupado.) ¡¡Esto no es bueno!! ¡Vámonos!

Laven: ¡Sí!

Koshu y Laven tratan de alejarse volando de su compañero, pero la fuerza que trata de llevarlos hacia él es tan grande que incluso esforzándose se ven incapaces de huir.

Koshu: (Frustrado, tratando de resistirse.) ¡¡M-maldición...!! ¡¿De dónde viene este poder?!

Laven: (A Koshu.) ¡E-es difícil de explicar, pero por lo que tengo entendido... esta técnica adquiere su fuerza de las almas de todos los crémux, la gente a la que pertenece Allez...! ¡Por alguna razón, reencontrarse con su hermano despertó todo ese poder latente en su interior!

Kurima: (Serio, en voz baja.) ¡Así que eso es...! ¡Esa habilidad legendaria...!

Los tres guerreros consiguen mantenerse estables en medio de la violenta tormenta que invade el lugar, hasta que ésta incrementa su intensidad, de modo que Laven pierde el equilibrio y es arrastrada por ella.

Koshu: (Desesperado.) ¡¡Laven!!

Al ver a Laven a punto de ser absorbida por el vórtice de Allez, el Saiyajin Espacial se arriesga a acercarse y ser absorbido también por éste para poder tomar a la guerrera del brazo. Mientras tanto, el pirata galáctico consigue aumentar progresivamente su distancia del agujero negro, manteniéndose en una zona relativamente segura.

Koshu: (Tomando a Laven, esforzándose por escapar con ella.) ¡¡M-maldición...!! ¡No te preocupes! ¡¡S-saldremos de ésta...!!

Kurima: (En voz baja, viendo a Laven y Koshu.) ¡¡Tsk...!! ¡¡Esos idiotas serán destruidos por la técnica de Ceddara!! ¡Al final va a ser el propio Ceddara quien termine acabando con sus amigos...!

Koshu: (Sujetado fuertemente a Laven, preocupado.) ¡¡M-mierda...!! ¡¡Allez!! ¡¿Me escuchas?! ¡¡¿Puedes detener esto?!!

Koshu, viendo que no recibe ninguna respuesta de parte del crémux, sigue con su estrategia de alejarse de él lo más posible, pero la fuerza gravitatoria de la técnica es demasiado grande, llegando a tal punto en el que incluso Kurima vuelve a verse en apuros.

Kurima: ¡¡M-maldición, hermano...! ¡¡E-entiendo que quieras matarme a mí, pero...!! ¡¿Acaso también dejarás morir a esos dos?!

Por un momento parece que todos los presentes serán tragados por la misteriosa energía liberada por Allez, pero en cuestión de un abrir y cerrar de ojos, la devastadora tornmenta se detiene completamente, dejando a todos los guerreros exhaustos, en el suelo, con excepción del propio Allez, quien se encuentra de pie, con su musculatura notablemente aumentada y sus ropas parcialmente destruidas, rodeado por una latente aura púrpura.

Kurima: (Sorprendido.) ¡Su ki...! ¡Parece el de una persona totalmente diferente!

Allez: (Llevándose la vista a las manos, impresionado.) ¡¡E-este poder...!! ¡Es el poder de todos los crémux! (A Kurima, poniéndose en posición de combate.) ¡Continuemos con el combate!

Kurima: (Poniéndose en pose de combate, confiado.) ¡No estés seguro de que lo que sea que has hecho te servirá de mucho!

Allez: ¡¡Te mostraré!! ¡Haaaaaaaaa!

Allez corre hacia su hermano. Éste, para detenerlo, carga su técnica, la pistola borradora de Kurima, y la lanza. Sin embargo, para sorpresa de todos, Ceddara sigue su trayecto en línea recta, y sólo usando su mano logra desviarla saliendo ileso, y así seguir adelante, alcanzando al pirata galáctico y dándole posteriormente un fuerte rodillazo en el estómago, seguido de una patada en la misma zona del cuerpo, la cual lo arroja a lo lejos.

Kurima: (Adolorido.) ¡¡AAHHHHH!! ¡Mierda!

Kurima consigue recobrar la estabilidad en el aire y aterrizar en el suelo de pie, pero en ese momento, Allez ya lo ha alcanzado y prepara más ataques cuerpo a cuerpo. Esta vez, Kurima es capaz de evadirlos por un rato y cargar en su mano una pequeña esfera de ki.

Kurima: ¡¡Fureur!!

El crémux lanza la técnica al suelo, provocando una explosión no muy potente, pero de un radio lo suficientemente grande como para alcanzar a Allez, cegándolo momentáneamente.

Allez: (Llevándose las manos a los ojos, irritado.) ¡¡Aghhh!! ¡M-miserable...!

Teniendo a su rival aturdido temporalmente, Kurima se posiciona detrás de él y desde ahí le lanza una patada en dirección a la sien, pero ésta resulta ser incapaz de hacerle daño alguno.

Kurima: (Enojado, en voz baja.) ¡M-maldición!¡De verdad ha aumentado mucho su poder en esta forma!

Kurima da un salto hacia atrás, tomando distancia de su hermano, pero en ese momento se ve rodeado por Laven y Koshu, quienes se preparan para combatir con él.

Koshu: (A Kurima.) ¡Ey! ¡Recuerda que nosotros también somos parte de esta batalla!

Kurima: (Viendo a Allez aproximarse a él y a Koshu y Laven a los costados. Confiado.) ¡¡Pues bien!! ¡Lucharé contra todos ustedes...!

???: ¡No tan rápido, Kurima! ¡Yo también quiero divertirme un rato!

Laven: (Preocupada.) ¡¿Y eso?!

Koshu: ¡Esa voz...!

Todos los presentes miran hacia arriba, de donde provino la voz, y ésta resulta ser de Rice, quien desciende hasta estar del lado de Kurima.

Rice-Zeek: (Despreocupado, a Kurima.) Te vi en apuros y pensé que necesitarías una mano.

Kurima: (Orgulloso.) ¡Je...! ¡No es que no pudiera ganar por mí mismo! pero gracias...

Allez: (Enojado, a Kurima.) ¡¡Toma!!

Allez trata de embestir a su hermano, pero un momento antes de que eso suceda, aparece Rice-Zeek frente a él y detiene su puño con la mano. Es apreciable en los ojos del kabochano que en su interior está encendida la llama del alma de Zeek, mientras la de Rice ha pasado a dormir en su inconsciente. Simultáneamente, la musculatura de éste se incrementa significativamente y en ella se marcan todos sus vasos sanguíneos, asemejándose a los del crémux.

Rice-Zeek: (Serio, a Allez.) ¡Ahora yo seré tu contrincante! ¡Más te vale tomarme en serio...!

Zeek trata de desviar el puño de Allez, pero éste forcejea hasta liberarse. Entonces, comienza un intercambio de ataques cuerpo a cuerpo entre ambos guerreros.

Kurima: (A Koshu y Laven.) ¡Tch! ¡Maldito Rice, queriendo quedarse con el combate más entretenido! (Emocionado.) ¡En fin, de todos modos disfrutaré esta batalla...! ¡¡A PELEAR!!

Mientras Kurima da inicio a su combate contra Koshu y Laven, Allez y Zeek vuelan esquivando el uno los ataques que lanza el otro.

Rice-Zeek: ¡Ha! ¡Ha! ¡Ha! (En voz baja, preocupado.) ¡N-ni siquiera con mi sangre hirviente puedo alcanzar su velocidad...! ¡¡Mierda, es cuestión de tiempo para que...!!

Los pensamientos de Zeek son interrumpidos por un rodillazo en el estómago de parte del guerrero Z, que lo deja lo suficientemente aturdido como para que Allez pueda tomarlo de la cabeza y revolearlo por el aire.

Allez: ¡¡No dejaré que te sigas interponiendo entre mí y mi objetivo, Kurima!!

En lo que Zeek recupera la estabilidad, Allez trata de alcanzarlo en el aire, volando hacia él.

Rice-Zeek: ¡No te lo dejaré! ¡Toma mi Luz de desgracia!

Zeek carga en su boca una potente ráfaga de energía, y la retiene ahí hasta que el crémux se aacerca a él lo suficiente. Entonces, dispara el ki acumulado en forma de un gigantesco láser, el cual lo alcanza.

Rice-Zeek: (En voz baja, confiado.) ¡No debería sobrevivir a eso! ¡O por lo menos no sin sufrir un par de rasguños...!

Luego de unos segundos, Zeek se sorprende al percibir que su ataque ha sido frenado por Allez usando tan sólo sus propias manos.

Rice-Zeek: (En voz baja, disgustado.) ¡¿E-ese infeliz ha podido parar mi técnica como si nada...?! ¡¡Debo aumentar la potencia!!

El kabochano sigue expulsando energía de su boca para hacer más poderosa su Luz de desgracia, pero incluso con eso el guerrero desenfrenado sigue resistiéndose a que ésta lo supere.

Allez: ¡¡¡AGHHHHHHHHHHHHHH!!!

Haciendo un esfuerzo enorme, Allez consigue "aplastar" la Luz de desgracia de su contrincante, provocando una explosión que termina hiriéndolos a ambos muy levemente. Y sin perder tiempo, el luchador del Universo 6 retoma su recorrido, el cual lo lleva a él.

Allez: ¡¡Te dije que no te interpusieras!!

Allez arremete con un puñetazo, que es correspondido con otro de parte de Zeek, chocando ambos ataques de forma perfecta. Unos segundos después, el kabochano ve la sangre salir de sus dedos.

Rice-Zeek: (Impactado, en voz baja.) ¡¡¿C-cómo...?!! ¡¿Es que acaso sí soy inferior a este desgraciado...?! (Gritando.) ¡¡Grrrr...!! ¡¡No te dejaré superarme así como así!!

Zeek aumenta la intensidad de su estado de sangre ardiente, haciendo que toda su piel adquiera instantáneamente una coloración roja.

Rice-Zeek: ¡¡Toma!!

Rice-Zeek se posiciona a un costado de Allez, y antes de que pueda reaccionar, le da un codazo en la cabeza, y después una patada en el pecho que lo arroja por los aires. Allez, lleno de ira, consigue aferrarse al suelo al caer e impulsarse para volver adonde se encuentra el subordinado de Leuz. Así ambos dan lugar a un frenético intercambio de golpes y patadas, que termina con un choque de los rodillazos de ambos peleadores, los cuales posteriormente deciden retroceder para aumentar la distancia que los separa, quedando enfrentados el uno al otro, separados por escasos metros entre sí.

Rice-Zeek: (En posición de combate, determinado.) ¡Ahora acabaré contigo!

Allez: ¡Tch! ¡Seré yo quien te aplaste!

Tras ese breve diálogo, los dos guerreros iracundos arremente el uno contra el otro para batirse a duelo y chocar sus poderes, esta vez con todas sus fuerzas.

Fortaleza en ruinas.

Palacio en ruinas.jpg

Rokoshi, Moori y Sugoki miran con asombro a Riesig, esperando a que haga su primer movimiento.

Rokoshi: (Serio.) Este tipo no se parece a ningún enemigo que hayamos enfrentado antes... (A Sugoki y Moori.) ¡Estén atentos!

Sugoki (Bamber) y Moori: ¡Sí!

Riesig: Mi objetivo es exterminarlos.

De los ojos de Riesig emanan un par de rayos láser, los cuales al tocar el suelo comienzan a derrtirlo. Entonces, el robot mueve la cabeza, apuntando con su arma a los Guerreros Z. Sin embargo, antes de ser alcanzados, éstos saltan de su posición para separarse.

Sugoki (Bamber): ¡¿En serio crees que nos puedes vencer?! ¡¿Acaso tienes el software obsoleto o qué?!

Rokoshi: ¡No entendí lo que dijo Sugoki, pero estoy de acuerdo! ¡Nosotros ganaremos esta batalla!

Riesig: (Analítico.) Deberé usar estrategias de combate más sofisticadas...

Riesig deja salir de las palmas de sus manos unas cuatro bolas de acero, cada una de aproximadamente un metro de radio, y éstas comienzan a flotar lentamente por toda la arena de combate, dispersándose.

Moori: (A sus compañeros.) ¡Sean cuidadosos y eviten tocar esas cosas! ¡Probaré atacarlo de frente!

Moori se posiciona justo frente a Riesig y procede a darle multiplicidad de golpes y patadas a la altura del torso.

Moori: (Frustrado.) ¡Maldición...! ¡No le estoy haciendo ningún daño!

Riesig: (A Moori.) ¡Inútil!

El robot gigante trata de tomar a Moori con su mano, haciendo un movimiento brusco y tosco, el cual logra ser evadido por el namekiano, que simplemente retrocede de un salto para luego volver usando su Embestida total, y envuelto en su aura negra característica, chocar con su pecho de lleno. Como resultado, Riesig es empujado contra la pared, dañándola notablemente, pero sin mostrar signos de haber sido herido él mismo.

Sugoki (Bamber): (Corriendo hacia Riesig.) ¡Déjamelo a mí, Moori! ¡Después de todo, será divertido un combate metal contra metal!

Sugoki alcanza a Riesig mientras Moori se hace a un costado.

Sugoki (Bamber): (Confiado.) Pareces ser un individuo muy poderoso, ¡pero te advierto que yo y Bamber juntos somos imparables!

Riesig: (Inexpresivo.) Tu confianza no será de utilidad.

Adoptando una posición de brazos y piernas extendidos, Riesig se divide, formando dos copias de él mismo, las cuales arremeten en conjunto contra Bamber.

Rokoshi: (Acercándose a Riesig, preocupado.) ¡Sugoki, no!

Rokoshi intenta detener al robot, pero éste y sus clones reaccionan lanzando a Sugoki contra él, de modo que se lo lleva puesto, y a causa del impulso, ambos terminan chocando una de las esferas de acero que anteriormente habían sido creadas por Riesig y liberado al ambiente, provocando que ésta estalle, al igual que todas las demás, generando una reacción en cadena, la cual termina abarcando toda la sala donde se realiza el combate.

Sugoki (Bamber): ¡A-ay...! ¡Ese maldito...!

Rokoshi y Sugoki se levantan entre los escombros y el polvo, poniéndose de pie rápidamente pero con algo de dificultad. Moori corre a su lado para asistirlos.

Moori: (Serio, a Sugoki y Rokoshi.) ¡¿Están bien?!

Rokoshi: (Riendo, despreocupado.) Sí... Es algo fuerte, pero estoy seguro de que lograremos hacer algo...

Moori: (A Rokoshi.) Hablando de eso, tengo una estrategia en mente para ganar... Escuchen lo que voy a decir...

El namekiano forma un círculo junto a sus dos compañeros, y entre ellos comienzan a hablar en un tono muy bajo, de tal manera que a la distancia no pueden oírse más que susurros.

Riesig: (Irritado.) ¡¿Acaso me están ignorando?! (Comienza a acercarse lentamente a sus objetivos, a un paso lento pero firme.)

Los susurros continúan por un rato, hasta que por fin, Rokoshi se da vuelta hacia Riesig y apunta a él con su dedo índice.

Rokoshi: (Entusiasmado, a Riesig.) ¡Ya tenemos la estrategia para derrotarte!

Moori: ¡Prepárate para nuestra próxima técnica!

Corriendo hacia Riesig, Moori carga y lanza múltiples ondas de ki, las cuales, en lugar de impactar con él, permanecen suspendidas en el aire a su alrededor.

Riesig: (Indiferente.) ¿Cuál es el punto de todo esto?

Moori: (A Sugoki.) ¡Tu turno!

Sugoki (Bamber): (Determinado.) ¡Ahí voy! ¡¡Toma mi Survival Turn!!

Bamber comienza a girar sobre su propio eje con los brazos y piernas extendidos, como si fuera una especie de trompo, y recorre girando todo el lugar, rodeando a Riesig y sus copias mientras atrae hacia sí mismo las esferas de ki, formando una especie de torbellino de energía.

Riesig: (Impaciente.) ¡Insolentes!

El ser mecánico, viéndose acorralado, salta lo más alto posible para alejarse de sus contrincantes.

Rokoshi: ¡No escaparás, Riesig!

El guerrero se transforma en super saiyajin y viaja hasta detrás del oponente a vencer, sorprendiéndolo. Éste, al percibir su presencia, voltea hacia él, pero ya es tarde; Rokoshi posee en la palma de su mano una diminuta esfera de energía, y sin darle tiempo a reaccionar, la lleva hacia su abdomen.

Rokoshi: ¡¡Ya puedes dar este combate por terminado!! ¡¡K. O.!!

Rokoshi apoya el pequeño destello sobre el cuerpo de Riesig, desencadenando una brutal explosión que lo hace volar por los aires hasta llevarse puesta una pared, provocando que una parte de ésta se derrumbe sobre él.

Rokoshi: (Orgulloso.) ¡Tsk! ¡Eso fue muy fácil...!

Desde abajo de Rokoshi, las dos copias de Riesig, que siguen manteniéndose en pie, ascienden lentamente para poder atacarlo.

Riesig #2: (Preparándose para atacar.) ¡Aún no ha terminado!

Riesig #3: ¡Procediendo a ejecutar el protoco-!

De repente, Sugoki, que aún no ha desactivado el Survival Turn de Bamber cargado con la energía de Moori, gira hasta los dos clones de Riesig, provocándoles un daño tal que ambos se desvanecen casi al instante. Entonces, el pequeño intelectual del grupo se detiene, dando por terminada la batalla.

Rokoshi: (A Sugoki, bajando al suelo y volviendo a su estado base.) ¡Je! ¡No fue tan difícil!

Moori: ¡Después de todo, hicimos un buen trabajo en equipo!

Sugoki (Bamber): ¡Así es! ¡Y supimos adaptarnos a una situación desfavorable! ¡Eso es nuestra inteligencia en ejercicio!

Rokoshi: ¡Apuesto a que sí!

Los tres miran al desbarato Riesig, parcialmente destruido y cubierto de polvo en un rincón.

Rokoshi: (Arremangándose su traje.) ¡Supongo que ha llegado nuestro momento de destruir a esta chatarra!

Moori: No creo que eso sea necesario. No parece poder moverse. Además... (Serio.) Estoy percibiendo una energía extraña no muy lejos de aquí, así que lo mejor será ir a ese lugar.

Rokoshi: (Serio, concentrado.) Tienes razón... ¡ahora que lo dices, yo también siento esa presencia!

Sugoki (Bamber): ¡Vayamos, entonces! ¡No hay tiempo que perder!

Sugoki se retira volando del lugar, y entonces detrás de él van sus compañeros, dejando solos los restos de Riesig en medio de la sala destruida.

Alrededores de Leuz.

Ziryu: ¡Eres fuerte...! ¡¡Pero no hay nada que tú ni tu espada puedan hacer ante una auténtica arma de fuego!!

Ziryu carga su mano derecha con la izquierda, convirtiéndola en un pesado cañón con el cual apunta a Ezekiel.

Ezekiel: (Desesperado.) ¡Ay, laputa...! ¡¿A-ahora qué hago...?! ¡¡¡¡AHHHH PUÑO COMPRIMIDO DIRECTO DEL FUEGO INTERIOR!!!

Para ocultarse del ataque, Ezekiel le da un fuerte golpe bañado en llamas al suelo, causando una explosión que a su vez genera un cráter en el cual él y Kumiho se esconden. Entonces, sólo pueden oírse los disparos constantes de Ziryu.

Ezekiel: LPM. Conque así se sentían los tipos yendo a la guerra... ¡que pare ya!

En medio de la desesperación brilla la esperanza cuando el piso debajo de Ziryu estalla en su cara, dañándolo e interrumpiendo la oleada de disparos.

Ezekiel: ¡¿Y eso?!

Al asomarse, Ezekiel encuentra con la mirada a Sandown, quien al parecer había usado su géiser de energía para tomar por sorpresa al androide.

Sandown: ¡¿Estás bien, Zeki?!

Ezekiel: (Realizando el saludo militar.) ¡Sí, señor! ¡No sé cómo pero sigo vivo!

Sandown: (Ríe.) Más te vale, niño. (Poniéndose en posición de combate.) ¡Ahora lévantate y démosle su merecido a este tipo!

Ezekiel: (Emocionado.) ¡Por supollo!

Ezekiel, Kumiho y Sandown se preparan para luchar contra Ziryu mientras éste se levanta.

Ziryu: (Inexpresivo.) ¡Hm...! Parece que me superan en número. Este combate no me favorece. Además, tengo cosas más importantes que hacer que irme a duelo con ustedes... Pronto el plan para obtener las esferas del dragón se dará por concluido.

Ziryu arroja una bomba casi al lado de sus pies, la cual al estallar llena de humo todo el lugar.

Ezekiel: (Tose, tose, tose.)

Sandown: (Tose, tose, tose.)

Luego de toser por un rato, los dos guerreros descubren que Ziryu ha desaparecido, y se ven incapaces de percibir su presencia en algún sitio.

Ezekiel: Chale, se nos fue el Ziryu.

Sandown: (Despreocupado.) No pasa nada. Veamos si hay por aquí alguno de nuestros amigos necesitando ayuda.

Ezekiel: ¡¡A la orden, señor!!

Ezekiel se monta en el lomo de Kumiho, y éste, en conjunto con Sandown, parten volando del lugar.

Alrededores de la Fortaleza. Valle.

Tras subir por unas escaleras metálicas, con algo de dificultad, Rhodex logra asomarse en medio del frío páramo abriendo una compuerta hallada en el suelo. Frente a él, hay un sendero de unos cien metros de largo, recubierto de una especie de concreto, en cuyo extremo es apreciable una nave espacial.

Rhodex: (Cansado, en voz baja.) ¡D-debo advertir a mis compañeros de este sujeto...! (adolorido.) ¡Agh...! ¡Esos tipos...! ¡No puedo enfrentarme yo solo a ellos!

Rhodex corre a través del camino marcado, esforzándose por alcanzar el vehículo lo antes posible.

Rhodex: ¡E-estoy seguro de que pronto vendrán por mí, así que debo apurarme!

Después de unos pocos segundos, Rhodex consigue entrar en la nave desde una de las compuertas laterales. Una vez ahí, el iduyin se dirige a la cabina del piloto y toma uno de los equipos de radiocomunicación hallados ahí.

Rhodex: (Hablándole a la radio, serio.) ¡Ey! ¡¿Me escuchan?!

En ese momento, Rhodex percibe que Shuma también ha entrado en la nave, por lo que voltea en dirección a él, sorprendido. El misterioso guerrero yace apoyado en la compuerta por donde había ingresado, mirando al iduyin con cierta tranquilidad inquietante.

Shuma: (Calmado.) Ésta es la nave que pensabas usar como medio de escape con tus amigos de Leuz en caso de ser derrotados, ¿no es así?

Rhodex: ¡¡T-tú de nuevo...!!

Shuma: Tal vez no puedas creerlo, Rhodex, pero conozco este lugar perfectamente. De hecho, tengo una copia de los planos de la fortaleza entera.

Rhodex: (Sorprendido.) ¡¿C-cómo...?!

Shuma: Cuando me reclutaste para formar parte de Leuz, pude convencer a tu amigo de darme acceso a un montón de información importante a cambio de ofrecerle el arma más poderosa y que más útil podría serle en la búsqueda de las esferas del dragón... ¡la máquina del alma!

Rhodex: (Enojado.) ¡¿Q-qué?! ¡¿Estás diciendo que Wagyu te dio acceso a información confidencial de Leuz?!

Shuma: Así es. Él debe haber confiado en que me tendrías bajo control, porque de otro modo no entiendo qué ganaría con darme la oportunidad de traicionarlos... Sin embargo, aún hay muchas cosas que desconozco en torno a las esferas del dragón pero que ustedes dos saben, así que si lo deseas, puedo hacerte una oferta a ti...

Rhodex: (Enojado.) ¡¿Qué clase de oferta aceptaría alguien como tú?!

Shuma: Puedo dejarte vivir si me das la información que necesito para invocar al dios dragón supremo.

Rhodex: ¡Tsk! ¡Olvídalo! ¡No sé qué haya hecho Wagyu, pero la verdad es que tampoco me importa! ¡No dejaré que una rata traidora arruine todo el esfuerzo que hicimos yo y mis compañeros por juntar las esferas!

Shuma: (Tranquilo.) Está bien, pero antes de morir, déjame decirte algo... El secreto de mi técnica más poderosa. Sus probabilidades de fallar son ínfimas, así que no conocerla no te permitirá evadirla a tiempo.

Ante las palabras de Shuma, Rhodex no hace nada más que tragar algo de saliva, nervioso.

Shuma: Cuando mi ki entra en contacto con cualquier cosa, sea un objeto o una persona, puede adherirse a ella, convirtiéndose en una especie de bomba a control remoto... (Señalando al equipo de radiocomunicación que Rhodex tiene en la mano.) ¡Esa radio, Rhodex, será detonada por mi técnica más poderosa! ¡¡Za dust!!

Rhodex: ¡¡¡¿Q-QUÉÉÉÉÉÉ?!!!

La radio hallada en la cabina estalla, liberando una explosión de energía abrumadora. Por suerte, Rhodex consigue cristalizarla e instintivamente tirarse por la ventana, rompiéndola para salir de la nave. Unos pocos segundos más tarde, la explosión vuelve a su estado original, destruyéndola casi por completo.

Afuera de los restos del transporte, Rhodex se encuentra de pie, algo cansado, frente a Anir, Azurg, fhtagn e Ygg, que parecen haberlo estado esperando en ese lugar.

fhtagn: No hay un sitio al que puedas huir.

Azurg: No tienes la oportunidad de ganarnos...

Anir: ¡Acepta tu destino y muere!

Rhodex: ¡¡Estúpidos!! ¡Si ya sobreviví a su "ataque más fuerte", el resto será un juego de niños! ¡¡Tomen!!

Rhodex lanza múltiples esferas de ki cristalizadas hacia arriba, hasta que éstas quedan suspendidas en el aire.

Rhodex: ¡¡Purple Rain!!

Los cristales de ki caen velozmente del cielo hacia los enemigos encapuchados mientras se van descongelando y explotando, de modo que para evadirlos, los enemigos se ven obligados a retroceder de un salto.

Rhodex: ¡¡AHORA!! ¡¡White Satin!!

Rhodex se eleva hacia el cielo a la vez que carga una enorme bola de ki, que es congelada y posteriormente lanzada por el luchador en dirección a sus contrincantes.

Azurg: (Sorprendido.) ¡¡M-maldita sea...!!

Anir: ¡Este poder...!

La esfera de ki solidifcada vuelve a su forma etérea, provocando una explosión de tal magnitud que alcanza a todos los cuerpos, destruyéndolos.

Rhodex: (Agitado.) ¿L-lo hice...?

???: Aún no...

Rhodex voltea hacia el lugar de donde provino la voz, encontrándose su vista con el propio Shuma, quien se encuentra en posición de combate.

Rhodex: (Chocando los puños.) ¡Claro! ¡¡Pero ya será pan comido vencerte...!! ¡Si mi instinto no me falla, ya no siento la presencia de tus amigos, por lo que ellos deben haber muerto como resultado de mi ataque! (Confiado.) ¡¡Este combate ha sido tan fácil que ni yo puedo creerlo...!!

Shuma: (Serio.) Si es así, entonces ven y enfréntame.

Rhodex: (Entusiasmado.) ¡Con gusto! ¡¡Acabaré contigo ahora!! ¡¡Ha!! ¡Ha! ¡Ha!

Rhodex desciende al suelo y embiste a Shuma, dando inicio a un intenso intercambio de ataques cuerpo a cuerpo muy parejo, en el que ambos consiguen acertar algunos golpes, hasta que Rhodex recibe una patada en el abdomen que lo hace caer unos metros hacia atrás.

Shuma: (Apuntando con su mano a Rhodex mientras carga una ráfaga de ki.) Hasta aquí has llegado...

Rhodex: (Entre risas.) ¡¡Eres tú quien ha perdido, idiota!!

Shuma: (Sorprendido.) ¡¿C-cómo...?!

Varias estacas cristalinas comienzan a salir del interior de Shuma, hiriéndolo desde dentro y rasgando sus ropas.

Rhodex: ¡Casualmente, así como tú has hecho con tu técnica, Za dusto, yo tengo mi propio as bajo la manga...!

Shuma: ¡No puede ser...! ¡¿Q-qué está pasando...?!

Más cristales emergen del cuerpo del reihan, provocándole aun más heridas en todos sus puntos vitales.

Rhodex: ¡Durante todo nuestro combate estuve insertando mi ki dentro de ti! ¡Ahora es suficiente como para poder acabar contigo...! ¡¡Recibe mi técnica definitiva!! ¡¡PURPLE HEART!!

Finalmente, tras haberse expandido suficiente, el ki cristalizado que recubre a Shuma explota sin dejar rastros de éste..., como si lo hubiese borrado de la existencia.

Rhodex: (Sorprendido.) ¡¿G-gané...?!

???: No...

Rhodex: (Alerta.) ¡¿Qué fue eso?!

De una manera totalmente abrupta, el cielo se llena de nubes arremolinadas, y de igual manera se arremolina el aire, levantando del suelo partículas de polvo, las cuales pasan a reagruparse, formando decenas de copias de Shuma, todas dispuestas en un círculo alrededor del muchacho de cuatro brazos.

Rhodex: (Poniéndose en posición de combate, preocupado.) ¡¡¿Q-qué...?!! ¡¡MALDICIÓN!! ¡Parece que esto no ha acabado todavía...! (Adolorido.) ¡¡¡AAAAAAA-AGHHHHHHHHHHH!!!

Rhodex, sintiendo un dolor inexplicable, se lleva las manos al pecho mientras cae al suelo de rodillas. Entonces, luego de toser algo de sangre, vuelve a ver su pecho, donde encuentra una gran herida, y posteriormente, retorna la vista a su alrededor.

???: Ya está... Ahora puedes morir en paz...

Todas las siluetas y el paisaje que rodean a Rhodex desaparecen, dejándolo por un instante sumergido en la más solitaria oscuridad, y luego, al abrir los ojos de nuevo, éste vuelve a encontrarse frente a Anir, Shuma, Ygg y Azurg, y a fhtagn, que se halla detrás de él, sosteniendo su espada, que atraviesa perfectamente el pecho del iduyin a la altura del tórax.

Rhodex: (Impactado.) ¿Q-q-qué...?

fhtagn patea a Rhodex en la espalda, tirándolo del suelo y de paso desenterrando de su torso su arma bañada en sangre.

Anir: Tal vez estés confundido... Todo lo que viste hace unos momentos no fueron más que ilusiones creadas por mis técnicas.

Anir camina hasta Rhodex, quien se muestra incapaz de levantarse a raíz de la gran herida que tiene en su pecho, y toma un pequeño bolso amarrado a su cintura, el cual al ser abierto, demuestra contener en su interior las tres esferas del dragón supremas que habían estado en manos de Leuz.

Rhodex: (Furioso, adolorido.) ¡¡M-misera...!! ¡¡M-MISERABLES!!

Casi a modo de acto reflejo, Anir voltea hacia Rhodex y con una gran fuerza pisotea su marca repetidas veces, haciéndolo gritar de dolor. Cuando se calma, el abominable individuo se agacha para poder hablarle de cerca.

Anir: Gracias al poder el saiyajin, Son Goku, iremos al Planeta Supremo, donde obtendremos las esferas que nos faltan. Como has podido ver, derrotarte no fue tan difícil, así que HRX, Rokoshi y el resto no serán un problema... Si hubiéramos seguido con ustedes, bajo tu mando, seguramente no estaríamos tan cerca de obtener el poder del Dios Dragón Supremo como lo estamos ahora... Así que descuida. Pronto el Infierno, el Más Allá y el mundo mortal serán uno solo..., con un solo rey y dios absoluto...

Rhodex cierra los ojos y comienza a contemplar frente a él las imágenes de los barrios marginados de su infancia, de su hermano y él dejando atrás a su madre para formar parte de Leuz, de Wagyu, el reclutamiento de sus compañeros, el Patano de la Perdición, Sandown, y finalmente Rokoshi...

Rhodex: (Agotado, enojado.) ¡D-deténganlos...!

Tras pronunciar esas palabras, las energías dejan atrás a Rhodex, quedando inconsciente en medio de sus propios asesinos, que lo miran fijamente tirado en el suelo.

Shuma: (Indiferente.) Tal vez haya sido fuerte..., pero débil en su corazón...

Azurg: Nunca se dejó abrazar por el odio... Otra forma de vida insignificante en este Universo decadente...

Shuma: (Al resto.) ¡En fin! ¡La primera parte del plan ya ha concluido! ¡Vamos a localización de la máquina del alma para terminar esto de una vez!

Shuma se retira volando del área, e igual lo hacen sus compañeros, dejando al cuerpo de Rhodex abandonado en medio del valle.

Fortaleza de Leuz, subsuelo.

Shuma Anir, Azurg, fhtagn e Ygg están en una habitación extensa y muy oscura, con seis columnas. Cada uno de ellos está parado en una, ocupando cinco de ellas. Todos se muestran totalmente estáticos hasta que Ziryu entra a esta habitación a través de la única puerta que comunica con el exterior.

Ziryu: Ya es tiempo...

Shuma: La máquina del alma...

Los cinco individuos bajan con Ziryu, donde se halla también la cápsula en cuyo interior se encuentra Goku, inerte, suspendido. Ygg, ni bien se posiciona frente a ésta, deja en el suelo su pava metálica y apunta con su mano a ésta.

Ygg: ¡¡Invocación doble!! ¡¡Raid Raptor, Jiangshi!! ¡¡Atiendan mi llamado!!

El interior de la pava comienza a hervir, expulsando un vapor muy denso, e instantes después, Raid Raptor, un ave gigantesca, de plumaje plateado muy brillante y aspecto amenazante, aparece debajo de Ygg, de la máquina y del resto, y de igual manera se manifiesta Jiangshi, un ente humanoide traslúcido que a simple vista incluso llega a ser difícil de distinguir del aire que lo rodea.

Ygg: ¡Shiangshi, obdece mi orden y entra en el cuerpo de Son Goku!

El ser espectral, obediente ante Ygg, viaja a través del aire y atraviesa la máquina para entrar en el cuerpo de Goku. Y pocos segundos después, éste abre los ojos.

Ygg: Shiangshi ya ocupa el cuerpo de Goku...

Shuma: Azurg, ahora usa tu energía y pon en funcionamiento la máquina.

Azurg: ¡Sí!

Azurg camina hacia la parte trasera de la máquina, para luego apoyar las palmas de sus manos sobre un panel negro hallado a la altura de sus hombros. Entonces, el dispositivo se activa, encendiendo una pequeña pantalla con numerosos gráficos, palabras y números frente al sujeto.

Azurg: Actividad cerebral funcionando en un 20%..., frecuencia cardíaca estable...

Shuma: (En voz baja.) Esto será suficiente... En este punto, sólo con pensar Azurg en realizar una técnica, Goku, que ahora cuenta con un alma, un cuerpo funcional y un aporte de energía, podrá ejecutarla tal como cuando estaba vivo. (A Azurg.) Ahora, procede.

Azurg: (En voz baja.) Hmmm... Ahora, para teletransportarnos necesito un ki... El de ese sujeto, HRX, debería bastar... ¿No...? Como sea. Lo intenaré...

El guerrero transmite su ki maligno potenciado al interior de la máquina, provocando que del otro lado, el cuerpo de Goku comience a reaccionar, llevándose tórpemente los dedos índice y mayor a la frente. Una vez realizada esta acción, se activa la técnica de la teletransportación, provocando que todos los presentes desaparezcan de la sala.

Planeta Supremo.

Planeta Supremo-0.jpg

Kaioshin y Kibito se encuentran asistiendo a Level y HRX respectivamente, sanando con sus habilidades las heridas que éstos presentan, mientras Ro Kaioshin y Blue se encuentran observando, a través de una bola de cristal, el desarrollo de los combates que se están dando en Leuz.

Kaioshin: (Voltea hacia Blue. Optimista.) Hiciste bien en venir aquí... Sólo queda un rato para sanar totalmente a HRX y a Level.

Blue: (Emocionada.) ¡¡M-me alegro...!! ¡Fue difícil pero pude salvarte, Level!

HRX: (Agitado, frustrado.) ¡Ese maldito Bara... siempre juega sucio...!

HRX trata de levantarse, pero Kaioshin forcejea suavemente con él para mantenerlo recostado y así poder curar sus heridas del todo.

Kaioshin: ¡Ya casi, HRX! ¡Pronto podrás volver al combate...! ¡Sólo aguarda un momento más!

Sin que nadie lo pudiera prever, a unos cuantos metros de altura, por encima de todos los presentes, irrumpe en medio de la paz un gigantesco ser alado, que es visto desde abajo por nuestros héroes con asombro.

Blue: (Sorprendida.) ¡¡¿Q-qué es eso...?!!

HRX: ¡¡Maldición!! ¡¿Acaso lograron llegar hasta aquí?!

Aprovechando el estado de sorpresa del Supremo Kaio, HRX se levanta, al igual que Level, para poder apreciar a los invasores.

Level: ¡Esa cosa no se parece a nada que haya visto en la fortaleza! (Poniéndose en posición de combate.) ¡Más vale estar atentos!

Raid Raptor da varias vueltas en círculos por el cielo, permitiéndole a los Guerreros Z ver desde la superficie a Shuma y sus otros cinco cuerpos, los cuales saltan hacia la superficie, aterrizando todos al mismo tiempo frente a ellos.

HRX: (Enojado, señalando a los extraños con el dedo.) ¡¡Hey!! ¡¿Qué demonios hacen aquí?!

Level: (A HRX.) Viéndolos más de cerca, sus ropas se parecen mucho a las de Ziryu, uno de los sujetos a los que nos habíamos enfrentado antes.

HRX: (A Level.) Tienes razón... ¡O sea que no hay duda de que están aquí por las esferas del dragón! ¡¿No es así?!

Shuma: Si deciden cooperar no será necesario matar a ninguno de ustedes. De lo contrario, será necesario pelear...

Kibito: Supremo Kaio, ¿usted siente lo mismo que yo...?

Kaioshin: Sí, Kibito... (En voz baja, serio.) Estos tipos tienen una forma de ki muy especial... Es como si se tratara de la manifestación física de todo su odio y maldad. Además... ¡por alguna razón, percibo en todos la misma energía, como si fueran una sola alma en vez de seis! Ni siquiera con Natshi había experimentado una sensación como ésta...

Shuma: ¿Van a entregarnos las esferas o no?

HRX: (Serio.) ¡¡Debes estar loco si crees que te las daremos así como así!! (Se pone en pose de combate.)

Level: ¡Así es! ¡No pasarán por encima de nosotros!

Blue: ¡Así que son ustedes los que deberían abandonar este lugar por las buenas!

Shuma: Hmmm...

Shuma comienza a desplazarse lentamente hacia adelante, sólo, acercándose con total naturalidad y tranquilidad hacia HRX, Blue y Level, hasta pasar prácticamente por al lado de ellos.

Blue: (Enojada, a Shuma.) ¡¿No oíste lo que dijimos?! ¡¿O acaso nos estás tomando el pelo...?! ¡¡Grrrr!!

La saiyajin del Universo 6 ataca al enemigo encapuchado con un puñetazo en la cara, pero en ese instante, con una rapidez abrumadora, llegan Ziryu y Azurg y toman a la chica de la muñeca, deteniendo entre los dos el golpe.

Blue: (Sorprendida.) ¡¿Q-qué...?! ¡¡Apenas los vi moverse...!!

Estando Blue inmovilizada por Ziryu y Azurg, éstos aprovechan para contraatacar dándole ambos un golpe en el abdomen a la vez, seguido por una patada en el mentón, la cual la lanza por los aires, a una distancia considerable.

Blue: ¡¡Ahhhhhhhh...!!

HRX: (Preocupado.) ¡¡Blue!! (A Shuma, Azurg y Ziryu.) ¡¡Tomen!!

HRX crea una diminuta bola de plasma que trata de guiar hacia el pecho de Shuma, pero es interrumpido por Azurg otra vez, y éste se limita a reaccionar juntando su palma con la del petrovi, haciendo que ambas queden firmemente unidas y que el plasma ardiente en el medio se disperse entre ambas. Como resultado, el plasma concentrado termina dañando la mano y muñeca del propio HRX.

HRX: (Adolorido.) ¡¡¿Q-qué...?!! ¡¿Q-quién se atrevería a detener mi plasma a miles de grados sólo usando su mano desnuda...?!

Al retirar su mano de HRX, Azurg deja expuesta a la vista una capa fina, transparente, pero sólida de su propio ki, que parece haber actuado a modo de barrera impermeable al ataque del guerrero Z, que mira con asombro lo que sucede.

Kaioshin: (Concentrado, dirigiéndose a los Guerreros Z que se encuentran todavía en Leuz.) ¡¡Atención!! ¡Regresen al Planeta Supremo cuanto antes! ¡Alguien acaba de irrumpir y es necesario que vengan! ¡¡Repito, vuelvan al Planeta Supremo cuanto antes! ¡¡Es urgente!!

Fortaleza destruida.

Palacio en ruinas.jpg

Allez y Zeek se encuentran combatiendo mano a mano, con una clara ventaja del primero, que en varias ocasiones consigue acertar sus golpes, haciéndole un daño significativo al contrincante.

Allez: ¡¡Ha!! ¡Toma esto!

De una patada en el pecho, Rice es arrojado por el aire y cae a una considerable distancia de su oponente, quien, sin perder el tiempo, se acerca a él.

Rice-Zeek: (Adolorido.) ¡¡M-mierda...!! (En voz baja.) ¡N-ni siquiera con mi estado de sangre ardiente puedo igualarme a él...! ¡¡Maldita sea!! ¡No pienso morir así, humillado por este idiota...!

Allez: (Cargando una esfera de ki.) Ahora acabaré contigo, y después iré por Kurima tranquilamente...

???: ¡¡Atención!! ¡Regresen al Planeta Supremo cuanto antes! ¡Alguien acaba de irrumpir y es necesario que vengan! ¡¡Repito, vuelvan al Planeta Supremo cuanto antes! ¡¡Es urgente!!

La voz familiar resuena por toda la región, llegando a los oídos de todos los Guerreros Z presentes. Debido a esto, Koshu y Laven, que están en medio de su lucha contra Kurima, deciden apartarse de él momentáneamente.

Koshu: (A Laven, serio.) ¡¿Oíste eso?!

Laven: (Preocupada.) ¡Sí! ¡No sé qué esté pasando, pero lo mejor será volver con el Supremo Kaio cuanto antes...!

En ese momento, Kurima, intrigado, voltea a ambos guerreros Z.

Kurima: ¿Ahora piensan escapar? ¡¡Olvídenlo!!

El crémux se acerca a los héroes, sin embargo Koshu consigue adelantarse y detenerlo, protegiendo a Laven de él.

Koshu: (Forcejeando con Kurima.) ¡¡T-tú ven por Allez...!! ¡Por lo visto él sigue sin entrar en razón! ¡Yo me encargaré de cubrirte hasta entonces!

Laven: (Determinada.) ¡Cuenta conmigo! ¡Ahí voy, Allez!

Laven se retira del lugar, apurada por ir a ayudar a su amigo crémux, mientras Kurima sigue forcejeando ferozmente con el Saiyajin Espacial.

Mientras tanto, Sandown y Ezekiel, montado en el lomo de Kumiho, son sorprendidos mientras exploran los cielos del planeta por la voz del alarmado Kaioshin.

Ezekiel: (Sorprendido.) ¡¿É-ése fue el Kaio?! (Enojado.) ¡¿Acaso quiere que regresemos después de lo que nos costó enfrentarnos a los tipos éstos y de lo cerca que estamos de conseguir las esferas?!

Sandown: (Resignado.) Bue... Supongo que él es un dios, así que debe tener buenas razones para llamarnos...

Ezekiel: No encuentro fallas en su lógica, así que vamos.

Sandown: ¡Dale!

Sandown y Ezekiel: ¡Kai-Kai!

Tras pronunciar el nombre de la técnica, ésta se ejecuta automáticamente y ambos héroes desaparecen del lugar.

Por otro lado, Rokoshi, Moori y Sugoki sobrevuelan los restos de lo que alguna vez fue la fortaleza de Leuz, hasta que finalmente algo capta su atención en la superficie.

Rokoshi: ¡Miren, chicos! ¡De ahí viene la energía!

Los tres individuos descienden al lugar indicado por Rokoshi, donde se encuentran ni más ni menos que con Allez en su estado Crémux Spirit, Laven y Rice, este último en el suelo, agotado por la batalla.

Rokoshi: (Impresionado.) ¡¡¿A-Allez?!! ¡¿Este poder es tuyo?!

Laven: (A Rokoshi, preocupada.) ¡¿Han recibido el mensaje del Supremo Kaio al igual que nosotros?!

Moori: ¡Así es! Recién escuchamos su aviso, pero temimos que alguno de ustedes estuviera en peligro.

Laven: ¡Es Allez! ¡H-hay algo raro con él...!

Todos los presentes miran a Allez apuntar con su mano, tembloroso y titubeante a su enemigo kabochano, que se muestra frustrado al estar rodeado por los Guerreros Z. Entonces, casi de manera automática, Rokoshi se interpone entre su compañero y el subordinado de Leuz, sorprendiendo a todos, en especial al propio Ceddara.

Rokoshi: (A Allez, serio.) Perdona, pero... no puedo dejar que mates a este sujeto. No sé qué te haya sucedido, pero es necesario que vuelvas con nosotros al Planeta Supremo.

Allez: (Agitado, enojado) ¡No puedo irme hasta que haya acabado con Kurima, y este estorbo se ha entrometido en mi misión! ¡No cometas su error tú también y hazte a un lado!

Rokoshi: ¡No lo haré! ¡Sé cómo te sientes, pero...!

Allez: (Furioso.) ¡No hay manera de que entiendas cómo me siento! ¡Córrete y acabaré con esto rápido!

Rokoshi: ¡¡S-sí sé...!! ¡Blue me lo contó! ¡Sé que buscas venganza, pero no debes dejarte llevar por la ira!

Las palabras de Rokoshi vuelven más tembloroso y pálido el cuerpo del crémux. Laven aprovecha esta situación de debilidad emocional para correr hacia él y abrazarlo por detrás. Todo con lágrimas en los ojos.

Laven: (Aferrada a Allez, lamentándose.) ¡P-por favor, Allez! ¡Perdona lo que voy a hacer, pero es mi deber...! ¡Kai-Kai!

Con la ejecución de la técnica, Laven vuelve al Planeta Supremo, llevándose consigo a Allez.

Planeta Supremo.

Planeta Supremo-0.jpg

Por acción del Kai-Kai, Laven y Allez caen en medio de la llanura, e igualmente lo hacen segundos después Koshu, Rokoshi, Sugoki y Moori.

Allez: (Confundido, con la mano en la cabeza.) ¡Ah...! ¿Qué pasó? Me siento algo mareado...

Rokoshi: ¡¡¡CHICOS, MIREN ESO!!!

Por orden de Rokoshi, todos llevan la mirada al frente, donde encuentran a seis sujetos cubiertos totalmente por túnicas negras, y a sus costados a HRX, Blue, Level, Sandown y Ezekiel. Algunos de ellos de rodillas, agotados por el esfuerzo, y otros tirados en el suelo, directamente derrotados. Del otro lado se encuentran Kaioshin, Ro Kaioshin y Kibito, los tres en posición de combate y atentos a cualquier movimiento enemigo.

Azurg: (Mirando a Rokoshi y el resto.) Parece que ya están todos aquí.

Ygg: ¡Acabemos con esto cuanto antes!

Al oír las palabras de Ygg, el grupo formado por Rokoshi, Laven, Allez, Moori, Koshu y Sugoki corre, poniéndose en el camino de éste hacia el Supremo Kaio, Ro Kaioshin y Kibito. Unos segundos más tarde, HRX, Blue, Sandown, Level, Ezekiel y Kumiho se levantan del suelo y rápidamente regresan con sus compañeros, con su motivación renovada por la necesidad de proteger a Kaioshin y a las esferas del dragón. Todos los Guerreros Z, reunidos frente a Shuma, adoptan una pose de combate instintivamente.

Koshu: (Serio.) ¿Quiénes son ustedes y quién creen que les dio permiso para estar aquí?

Rokoshi: Ustedes son de los de Leuz, ¿no es así?

Shuma: (Da unos pocos pasos, reduciendo su distancia respecto a los Guerreros Z.) No será necesario a partir de ahora preocuparse por Leuz. Su líder, Rhodex, ya ha sido asesinado, y todas las esferas que poseía ya están en nuestro poder.

Todos se sorprenden al oír la afirmación de Shuma.

Sandown: (En voz baja, frustrado.) Rhodex... Aquél con el que luché hasta el final en el pantano... ¡fue aniquilado por estos sujetos!

Rokoshi: (Da dos pasos en dirección a Shuma.) Tal vez Rhodex y el resto de su banda hayan sido malas personas destinadas a morir tarde o temprano... (Enojado, señalando a Shuma.) ¡Pero tú no pareces ser mucho mejor que ellos!

Kaioshin: (Preocupado.) ¡N-no actúes tan confiado, Rokoshi! ¡Hay algo malo en estos sujetos!

Shuma: (Suspira.) Deberías hacerle caso al Supremo Kaioshin y correrte de ahí. Tú y tus amigos. No tenemos nada en contra de ustedes. Sólo estamos en busca de las cuatro esferas que hay aquí, pero no nos importa matarlos si se interponen en nuestro camino...

La gigantesca ave, Raid Raptor, deja de dar vueltas por el cielo del Planeta Supremo y desciende planeando en espiral, cayendo justo a un costado de sus amos. Los Guerreros Z siguen alertas, esperando el momento indicado para atacar pero no pudiendo ocultar su inquietud.

Shuma: Y para eso contamos con una ayuda especial...

Anir, Azurg e Ygg se suben de un salto al lomo de Raid Raptor. Entonces éste procede a agachar la cabeza, permitiéndole a los Guerreros Z y a los Shin-jin ver con más claridad no sólo a estos guerreros, sino también a la Máquina del Alma, aferrada por medio de un arnés al cuerpo del animal. A través del cristal es posible para todos ver con claridad el cuerpo de Goku.

Kaioshin: (Impactado.) ¡¡N-no puede ser!! ¡¡Es imposible!!

Rokoshi: ¡¡¿GOKU?!!

Koshu: ¿Son Goku? He oído algo de él. Por lo que tengo entendido él derrotó al mismísimo Freezer en Namek... No se trata de un nombre cualquiera.

Ro Kaioshin: (Preocupado.) La situación es peor de lo que creía...

Shuma: Usando el poder de Goku pudimos teletransportarnos hasta este sitio sagrado, así que es un tanto irónico que el salvador del Universo ahora se esté por convertir en una pieza clave de su perdición.

Rokoshi: (Enojado.) ¡¡Debes ser un estúpido para pensar que lograrás hacer lo que sea que te hayas propuesto hacer con las esferas del dragón!! ¡Te derrotaremos aquí y ahora!

Shuma: (Indistinto.) Suena bien... ¡Adelante!

Azurg e Ygg activan la máquina del alma, ejecutando nuevamente la teletransportación y apareciendo unos veinte metros detrás de Kaioshin. Posteriormente, Anir se baja de Raid Raptor, provocando que todos se volteen hacia él.

Koshu: (Sorprendido, frustrado.) ¡Estos desgraciados... pretenden dividirnos!

Al otro lado de la arena de combate, Shuma, fhtagn y Ziryu se preparan para luchar liberando una gran cantidad de ki maligno. Ziryu deja asomarse una cadena por la manga izquierda de su túnica y la sostiene con ambas manos, provocando que cada eslabón de ésta se convierta en un arma distinta: dos espadas y dos cañones a los costados más la mano izquierda del propio Ziryu que cuenta con un cañón incorporado, en el medio. Los tres saltan ganando la mayor altura posible y posicionándose cientos de metros por encima de los Guerreros Z.

HRX: (Mirando hacia arriba, gritando a sus compañeros.) ¡¡Van a atacarnos!! ¡Resistan! ¡Nos protegeré!

Ziryu: ¡¡Tomen esto!!

Una ráfaga de disparos y de ondas de ki de parte de Ziryu, fhtagn y Shuma llueve sobre nuestros héroes. Afortunadamente, HRX consigue materializar una gran barrera de metal y la recubre con plasma, no sólo protegiendo a sus colegas sino también provocando que pequeñas gotas de plasma reboten hacia sus adversarios, hiriéndolos levemente.

Ziryu: (Adolorido.) ¡Aghhh! Estás heridas... son producto de la habilidad del tal HRX... ¡Desciendan! ¡Será mejor atacar directamente!

Shuma y fhtagn: ¡Sí!

El trío de guerreros vuela hacia los Guerreros Z, y entonces, Shuma, con su cuerpo totalmente recubierto de su ki maligno, le lanza un golpe a la estructura metálica, partiéndola en dos mitades, las cuales se caen hacia los costados, dejándolos desprotegidos. Así entran Shuma, Ziryu y fhtagn entre el resto de luchadores.

Rokoshi: (A Shuma.) ¡Toma! ¡K. O.!

Rokoshi, aprovechando que se encuentra a espaldas de Shuma, le lanza su diminuta pero pequeña onda de ki especial, K. O., pero es percibido por el reihan, quien reacciona dándose vuelta y tomándolo de la muñeca, sorprendiéndolo enormemente por su velocidad de reacción y sus reflejos, amplificados por el ki maligno.

Shuma: ¡Eso no servirá! ¡¡Retsu!!

Shuma lleva la palma de su mano a la cara de Rokoshi, y segundos después, de esta emerge una ráfaga de ki destructiva, la cual revolea por los aires y a lo lejos al saiyajin. Koshu, que logra ver esto y se encuentra cerca de Shuma, decide atacarlo con un codazo en dirección a la cara. No obstante, tampoco consigue alcanzarlo, pues es frenado por la mano del reihan. La otra la usa para apuntar con el dedo índice al pecho de Koshu.

Shuma: ¡Toma! ¡¡Reigan!!

Shuma carga en su dedo una estela de ki que posteriormente viaja al cuerpo de Koshu, quien consigue moverse de manera que ésta no termine atravesando ningún punto vital, pero es dañado de todos modos en la clavícula, y por un disparo posterior en el pecho, por lo que cae al suelo, herido y viendo cómo la sangre comienza a brotr de su cuerpo.

Koshu: (Frustrado.) ¡¡Aghhhhh!! (En voz baja.) ¡¡E-ese maldito..., se lo está tomando como un juego...!!

Ezekiel: (A Ziryu, enojado.) ¡Ey, ahí está el amargo que me dejó plantado en el combate! ¡Vamos a darle sus pataditas!

Ezekiel carga una estocada contra Ziryu, pero entre ellos dos aparece repentinamente fhtagn, quien con su espada detiene a la legendaria Excálibur del humano para posteriormente hacerle un tajo a la altura del abdomen y tirarlo hacia atrás de una patada.

Mientras tanto, al otro lado de la zona de combate están Kaioshin, su asistente, Kibito, y Ro Kaioshin, enfrentados a Anir, detrás del cual se hallan Azurg e Ygg, montados en el Raid Raptor.

Kibito: (Caminando hacia Anir, determinado.) Señor Kaioshin, evite pelear ahora mismo. Desconozco las artimañas que este guerrero y sus acompañantes nos estén ocultando, pero en todo caso será más conveniente que sea yo el primero en arriesgarme.

Anir: (A Kibito.) Como asistente pareces alguien muy leal a tu dios y cumplir tu deber como eso que eres, un simple asistente. Pero al final eso no importa, porque el resultado será el mismo.

Kibito: (Adopta pose de combate.) Incluso si así fuera, lucharé del lado del Supremo Kaio.

Anir: ¡Entonces confórmate con tu insípida derrota!

Anir corre en dirección a Kibito y entonces ambos dan lugar a un intenso intercambio de ataques cuerpo a cuerpo en el que este último no tarda en verse ampliamente favorecido, siendo quien logra acertar casi todos los golpes, hasta dejar al invasor tirado en el pasto.

Anir: (Bajándose la capucha, subiendo la vista hacia Kibito.) Supongo que has ganado..., así que no lograré nada preguntándote dónde se encuentran las esferas del dragón ni cómo obtenerlas, ¿verdad...?

Kibito: (Sorprendido.) ¡Ah...! ¡No puede ser...!

Anir: (Incorporándose lentamente, calmado.) Lo has descubierto, pero ya es demasiado tarde. Fuiste derrotado en el momento en que pude establecer contacto visual contigo, porque he podido leer tu mente y ahora sé dónde buscar...

Kaioshin: ¡¡No puede estar hablando en serio...!! ¡Si logra reunir las esferas, todo nuestro esfuerzo habrá sido en vano!

Kibito: (Vuela hacia Anir.) ¡Entonces no te daré la oportunidad de buscarlas! ¡No hasta que me hayas derrotado!

Determinado a cumplir su misión, Kibito le lanza una ráfaga de ki de máximo poder a Anir, pero éste da un gran salto con el cual termina cayendo arriba del Raid Raptor, para luego irse volando a la distancia.

Kaioshin: (Alarmado.) ¡Vamos detrás de ellos!

Mientras tanto, Shuma y sus dos a compañantes siguen luchando, rodeados por los Guerreros Z pero aun así manteniendo la ventaja; los movimientos de los tres primeros están perfectamente sincronizados, de modos que pueden asistirse entre ellos y atacar en conjunto.

Sandown: ¡Toma!

Sandown se acerca a Shuma con intenciones de atacarlo, pero éste se da cuenta y voltea hacia él, preparando el lanzamiento de una técnica.

Shuma: ¡Eso no te servirá! ¡Reigan!

Sandown: ¡Ja! ¡Te tengo!

Antes de que Shuma consiga cargar completamente su Reigan, Sandown dispara una ráfaga de ki, la cual usa como marca para teletransportarse detrás del encapuchado y darle desde esa posición una patada en la sién.

Sandown: (Confiado, a Shuma.) No te esperabas eso, ¿verdad?

Sugoki, al ver rota la barrera conformada por los tres cuerpos de Shuma, decide atacar a Ziryu de un codazo en la espalda, revoleándolo varios metros fuera de la arena de combate.

Shuma: (Sorprendido, preocupado.) ¡No! ¡No puede ser...!

Shuma sigue siendo atacado por Sandown, pero ahora pudiendo protegerse y equivarlos al prever mejor sus movimientos.

Sandown: ¡Debiste haberte quedado en casa en vez de venir aquí a molestar! ¡¿No te parece?!

Shuma: (Frustrado.) ¡Tsk...! ¡Sólo estorbas...!

En medio de su combate, Shuma mira hacia arriba y su mirada se encuentra con el Raid Raptor de Ygg.

Shuma: (Aliviado.) Pero ya es momento de irnos yendo... (A Fhtagn y Ziryu.) ¡¡VAMOS!!

Shuma retrocede y se retira volando, abandonando el combate. Lo mismo hacen Ziryu y fhtagn, reuniéndose con Ygg, Anir y Azurg en el lomo de Raid Raptor.

Ygg: ¡Ahora vamos a la localización de las esferas!

El grupo vuela por un rato, evadiendo ataques que les son arrojados por Kaioshin y varios de los Gurreros Z hasta llegar a la ladera de una montaña, donde yace una gran roca obstruyendo el camino a lo que parece ser una caverna. Ahí aterriza la bestia invocada por Ygg, de la cual Shuma se baja, cayendo de pie frente a la piedra.

Shuma: (Extendiendo los brazos hacia adelante.) ¡Ábrete quínoa!

Las palabras del guerrero provocan que que la gran roca se corra, como por arte de magia, a la derecha, abriendo el camino a una caverna, en cuyo interior Shuma se sumerge. Del otro lado están los otro cinco obstruyéndole el camino a los Guerreros Z, que ya han llegado al lugar.

Ziryu: No pasarán de este lugar. No hay nada que puedan hacer; las esferas del dragón supremas ya están en nuestro poder.

HRX: ¡No es así! ¡Somos más que ustedes!

Rokoshi: ¡Y aún estamos de pie!

Blue: ¡Por más fuertes que sean, los venceremos!

HRX, Rokoshi y Blue toman posición de combate, y lo mismo hacen los demás héroes, listos para dar inicio a la batalla final. En eso, sale Shuma del interior de la caverna y regresa al lomo de Raid Raptor, exhibiendo en sus manos las cuatro esferas del dragón que habían sido reunidas por la Nueva Generación de Guerreros Z.

Shuma: (Al resto.) Ya han sido derrotados. Abandonen todas sus esperanzas y reconozcan que han perdido. Resistirse sólo acelerará su inevitable extinción.

Sandown: (En voz baja.) ¡¡AHORA!! ¡Momento de activar el géiser de energía!

Sin que haya sido previsto por nadie, una gran explosión es producida debajo de los pies de Shuma, provocando que todas las esferas que éste cargaba sean disparadas por los aires, cayendo lejos de éste y de sus aliados. Segundos después, Sandown se teletransporta a ese mismo lugar usando su propio géiser como marca de ki y apareciendo entre todos los invasores.

Sandown: (Confiado.) ¡¿Sorprendidos?!

El saiyajin proveniente de la Tierra le da a Shuma una patada en la rodilla que lo desestabiliza y lo hace caer al suelo. Acto seguido, concentra en su brazo derecho toda su energía, provocando que éste se hipertrofie y adquiera una coloración rojiza, y lo usa para atacar a los demás cuerpos del oponente.

Ziryu: (Recibiendo un golpe de Sandown, adolorido.) ¡¡Aghhhhh!!

Allez: (Con admiración.) ¡Qué grande, Sandown!

Sugoki (Bamber): ¡Impresionante!

Shuma: ¡Rápido! ¡Recojan las esferas!

fhtagn, Ziryu y Azurg se preparan para bajar en busca de las esferas del dragón. En ese momento, Sandown carga un golpe contra Azurg, sin embargo, Ygg consigue ponerse en el medio y cubrir el ataque con sus manos.

Sandown: (Orgulloso, a Ygg.) ¡No sé lo que estés intentado, pero no te servirá!

Simplemente dando un golpe más fuerte que el anterior, Sandown logra romper la defensa impuesta por Ygg. De forma paralela, fhtagn, Ziryu, Azurg y Shuma descienden a pelear contra los demás. Azurg, Fhtagn y Ziryu se las arreglan para escabullirse entre la multitud de ataques de los Guerreros Z para obtener todas las esferas, con excepción de la de cuatro estrellas, que llega a ser atajada por Sugoki.

Sugoki (Bamber): ¡La tengo!

El tsufuru toma la esfera con fuerza, y al ver que Shuma se aproxima a él preparando un ataque, decide ponerse en posición fetal y llevársela al pecho, protegiéndola.

Shuma: ¡¡No lograrás nada con eso!!

El reihan le da una patada a Bamber con su pierna cubierta en ki maligno, con una fuerza tal que la armadura metalman cae, e igualmente lo hace la anhelada esfera de cuatro estrellas, que rueda por el suelo hasta sus pies.

Shuma: (Levanta la esfera.) Misión cumplida. Regresemos.

Shuma salta encima de Raptor, al igual que el resto de los invastores, encontrándose con Sandown, quien sigue lanzándole golpes a Ygg. El saiyajin se muestra ahora mucho más agotado y sus ataques parecen fallar torpemente.

Sandown: (Preocupado.) ¡¿Q-qué me está sucediendo...?!

Sandown es golpeado por Ygg y cae del ave al piso. mostrándose incapaz de levantarse sin la ayuda del Supremo Kaio y de Moori, que lo ponen en pie.

Ygg: (A Sandown.) Antes de este combate invoqué a mis parásitos. Ellos ya deben haber devorado parte de tus músculos y órganos vitales para este punto.

Todos quedan impactados ante la afirmación de Ygg.

Rokoshi: (Frustrado.) ¡M-maldito...! ¡¿Qué estás queriendo decir?!

Ygg: Sandown morirá inevitablemente. Como les dijimos, resistirse provocaría esto.

Rokoshi: (Furioso.) ¡¡Entonces te obligaré a deshacer tu invocación!! ¡¡HAAAAAAA!!

Rokoshi trata de acercarse hacia Ygg, pero es interrumpido por Shuma, quien le da un codazo en el estómago.

Rokoshi: ¡¡A-AGHHHHH!!

Shuma: No aprendes, ¿verdad...? ¡Retsu!

Con la mano que no se corresponde con el codazo anterior, Shuma carga su técnica y la activa justo sobre el pecho de su contrincante, mandándolo a volar a lo lejos. Con el otro brazo carga dos rayos de ki, que caen el uno detrás del otro sobre el pecho de Sandown, quien sigue siendo sostenido por Moori y Kaioshin, para finalmente aterrizar encima de Raptor.

Sugoki (Bamber): ¡¡SAND...!!

Moori: ¡Sandown...!

Sandown ve a todos sus amigos reunirse en torno a él, entre ellos al Supremo Kaio, que se prepara para curarlo.

Kaioshin: (Preocupado.) ¡M-maldición...! ¡Todo su cuerpo está herido de manera que no sé si pueda revertir el daño! Pero traré de curarlo...

Laven: (Llorando, preocupada.) ¡Vamos, Sandown...! ¡No te mueras ahora...!

Moori: ¡Resiste!

Kaioshin: (Lamentándose.) Me temo que... estos parásitos se reproducen más rápido de lo que puedo actuar... Aunque no hayan sufrido ningún daño físico, la mayoría de sus órganos ya no funcionan...

Sandown: (Malherido, agotado.) N-no se preocupen... p-por mí... En el más allá... c-con mi familia... E-estaré esperando...

Con lágrimas en los ojos, todos se acercan más a Sand a oír sus palabras.

Sandown: a-a que nos revivan p-porque ustedes... (Escupe algo de sangre.) ¡No pueden rendirse...! N-no hemos pasado mucho tiempo juntos, pero... (Tranquilo.) ¡Todo lo que vivimos juntos...! ¡Toda esta gran aventura... no habrá sido en vano!

Tras ese discurso, Sandown cae inconsciente y muere, haciendo que los llantos de todos se intensifiquen.

Allez: (Furioso.) ¡¡Ese hijo de puta...!!

Shuma: Este Universo decadente pronto enfrentará su ineludible destino. Si no quieren terminar como su amigo, ríndanse y acepten su realidad.

Allez: ¡¡YA CÁLLATE!! ¡¡GALLIC GUN!!

Allez lanza la poderosa ráfaga de ki hacia el Raid Raptor, pero antes de que eso suceda, Azurg realiza la teletransportación usando la máquina del alma, desapareciendo del lugar.

Minutos más tarde, Planeta Supremo.

Kibito se encuentra sanando las heridas de Koshu y Ezekiel, quienes al estar notablemente heridos no pudieron perseguir a Shuma. A su alrededor están todos los Guerreros Z, el Supremo Kaio y Ro Kaioshin. Los dos últimos tienen a un costado el cuerpo de Sandown.

Koshu: (Furioso.) ¡¡Maldita sea...!! (Se incorpora.) ¡Si yo hubiera estado ahí seguro habría actuado antes que Sandown y él se habría salvado!

Blue: Koshu... No fue tu culpa, ahora debes pensar en cómo detendremos a Shuma.

Koshu: (Hostil.) ¡¿No te das cuenta?! ¡Entre todos no pudimos hacer nada, y con un muerto menos! ¡¡Además ellos ya tienen las esferas en su poder!! ¡¿Te das cuenta de la estupidez que estás diciendo?!

Level: (Enojada, a Koshu.) ¡Ey, ya cálmate! ¡Si te pones imbécil no lograremos nada!

Koshu: L-lo siento... (Voltea hacia el horizonte.) ¡Siempre supe que llegarían momentos difíciles en nuestra misión, pero no que no estaría ahí para cumplir mi deber!

Level se acerca a Koshu, pero retrocede al ver caer una lágrima por su mejilla. Éste se la seca usando su brazo, para disimular.

Ro Kaioshin: (Lamentándose.) Lo de Sandown es lo de menos. Estos sujetos aparecieron y tomaron las esferas como si nada. Si de por sí son así de poderosos, sólo nos queda rezar por que no sepan cómo invocar a Shen Long Supremo, pero eso sería simplemente especular...

Sugoki: ¡Un momento! ¡Con lo de Sandown me había olvidado, pero ahora que lo pienso, cuando tomé la esfera de cuatro estrellas la cambié por una falsa!

Todos: ¡¡¡¿¿¿QUÉÉÉÉÉÉË???!!!

HRX. (Sorprendido.) ¡O sea que sí lo hiciste...!

Rokoshi: ¿A qué se refieren? ¿Cómo que esfera falsa?

Sugoki: Cuando estábamos reparando a Bamber, HRX fabricó siete esferas falsas. La idea era que si teníamos la oportunidad las pudiéramos intercambiar por las verdaderas para distraer al enemigo. Son muy parecidas, salvo por que contienen una cápsula con veneno en su interior que al descomponerse es liberada al aire. Cuando Sandown hizo que todas las esferas se dispersaran, llegué a agarrar una y cambiarla de lugar con un señuelo, que fue el que el encapuchado me terminó arrebatando.

Rokoshi: (Sorprendido, emocionado.) ¡¿Cómo?! ¡¿E-estás diciendo que... aún hay esperanza?!

Sugoki: ¡Así es! No sé cuánto tarden en darse cuenta, pero supongo que será suficiente como para formular un contraataque estratégico y aplicarlo exitosamente.

Rokoshi: ¡¡Excelente!!

Rokoshi abraza a Sugoki, revoleándolo por los aires de la emoción.

Moori: Además, eso quiere decir que la muerte de Sandown no fue en vano. ¡Aún estamos a tiempo de ganar!

Koshu: (Suspira.) Tal vez, pero debemos ser cautelosos...

Ro Kaioshin: En cuanto a Sandown...

El anciano Kaioshin apunta con su mano a Sandown, provocando con su ki que su cuerpo se cristalice, y luego que desaparezca del lugar.

Ro Kaioshin: He petrificado su cuerpo y lo he enviado a un lugar seguro para prepararlo una vez que lo puedan resucitar junto al resto de los terrícolas que murieron.

Ezekiel: Entonces, ¿qué hacemos ahora?

Rokoshi: A partir de ahora contamos con la esperanza del Universo en nuestras manos, y debemos protegerla a toda costa. ¡Debemos mejorar para cuando llegue el momento indicado de luchar el bien de todos! Ese es... nuestro Destino.

Palacio, lugar desconocido.

Palacio de F de noche DBF.jpg

Un par de individuos uniformados camina por un pasillo en línea recta, con cierto apuro e inquietud. Uno de ellos es un joven de cabellos rojos. Detrás de estos dos caminan de a pares hileras de soldados, entre los cuales va también un joven cubierto por harapos.

???: Aquí es.

Uno de los que va al frente abre una puerta a su costado e ingresa, y detrás de él van todos. Los soldados entran para ubicarse a los costados, mientras que el joven harapiento y el militar se sientan con él en una mesa hallada en el centro de la sala, pobremente iluminada.

???: Tú eres el conocido como Fern du Moshui, el adivino, ¿no es así?

Joven harapiento: Así es. Y tú debes ser el amo y señor del planeta Tierra, conocido como Sadness.

Sadness: Mi nombre se ha hecho popular en los últimos tiempos.

Fern du Moshui: Por eso es un honor para mí tener la oportunidad de leer tu futuro. Déjame ver tu mano...

Sadness se arremanga su uniforme en el brazo derecho y se deja inspeccionar por el muchacho, quien, tras revisarlo por un rato, demuestra en su rostro una sorpresa abismal.

Fern du Moshui: (Sorprendido.) ¡¡No puede ser!! ¡Las palmas de una mano humana usualmente describen la forma de una letra M, pero la tuya tiene más bien la forma de una W! ¡La última persona que encontré con estas características se convirtió más tarde en Emperador de Francia y en una de las personas más influyentes en toda la historia de la humanidad!

Sadness: ¿Te refieres a Napoleón Bonaparte?

Fern du Moshui: (Asintiendo con la cabeza.) El mismo. Sin embargo, también puedo percibir que en tu alma existe una gran tensión... Como dos fuerzas opuestas. Debe existir en este mundo un némesis, una fuerza opuesta a tus poderes de fuego; alguien que pronto se volverá una amenaza para ti...

En una televisión ubicada en una mesa al costado del lugar, comienza a escucharse la música que precede a los anuncios del día.

Reportero: ¿Héroe o amenaza? El misterioso individuo conocido como "el kori kaiser" está ahora bajo la lupa del gobierno y la opinión pública por su accionar cuestionable. Ampliaremos.

Ciudad del Tiempo.

Ciudad Toki Toki Arte Conceptual.png

Los peatones recorren la ciudad tranquilamente, yendo a distintos lugares, por ocio o para realizar su trabajo como patrulleros del tiempo. Entre ellos está Hidaki, a quien acompañan dos muchachos de su edad, los cuales se ven bastante despreocupados.

Patrullero I: ¡Así que eres nuevo aquí, Hidaki! ¡Debes ser un auténtico as para que el jefe haya decidido citarte en persona!

Patrullero II: ¡Así es! Cada tanto nos cita a misiones importantes, pero es muy inusual que te cite a una conversación personal. Debe tener grandes planes para ti.

Hidaki: (Riendo.) ¡¿Eso creen, chicos?! No sé muy bien cómo funcionan las cosas aquí, pero desde que fui transferido me ha emocionado la idea de viajar en el tiempo.

Los jóvenes siguen caminando hasta llegar a un pasillo en cuyo final hay una puerta.

Hidaki: (A sus compañeros.) Bueno, nos vemos, chicos.

Patrullero II: ¡Chau!

Patrullero I: Nos vemos, cuídate.

Hidaki respira lo más hondo que puede y cruza la puerta.

Trunks Omegay.jpg

Trunks: Tú debes ser el nuevo, ¿no?

Hidaki se encuentra en un lugar similar a un invernadero, con abundante vegetación y cubierto por una especie de domo gigante transparente. No muy lejos del portal donde entró Hidaki se hallan Trunks y Chronoa, esperando despreocupados.

Hidaki: (Emocionado.) ¡Así es!

Trunks: Has demostrado ser un buen guerrero, así que te reclutamos para realizar una misión especial. No es algo particularmente difícil, pero sí de extremada importancia. Explícale, Chronoa.

Chronoa: Verás... Normalmente los patrulleros del tiempo se dedican a corregir las líneas temporales que se forman en función de los cambios temporales. Eso es algo que todo el mundo sabe, claro. Pero hay una línea temporal cuyo comportamiento en sí mismo es irregular y extraño. Es como si se estuviera desgarrando.

Trunks: Hemos tratado de averiguar el origen de esta falla, pero no parece haber ningún cambio en la historia introducido de manera forzada que podamos distinguir. Esto es grave porque si la línea temporal se sigue desgarrando, todas las demás presentarán las mismas irregularidades hasta que el tiempo en sí mismo deje de existir, y por lo tanto, el Universo.

Hidaki: Parece algo grave, ¿eh? (Apuntándose a sí mismo con su pulgar.) ¡¡Pues cuenten conmigo!!

Trunks: (Animado.) Eso era lo que quería oír. Ya mismo iré a preparar las máquinas del tiempo para que podamos resolver esto. ¡En marcha!

Trunks se aleja del lugar caminando, y detrás de él va Hidaki, dejando atrás a Chronoa, quien permanece estática, viendo con confianza a los guerreros partir.

¿Qué sucederá de ahora en adelante? ¿Qué es lo que buscan estos nuevos enemigos y qué medios tienen para lograr lo que desean? Y lo más importante: ¿qué sucederá con las esferas del dragón suprema? ¡¡Nos vemos en el próximo episodio de Dragon Ball Fanon!!


DBF episodio 10 imagen.png
Saga de las Esferas del Dragón Supremas
COMPLETADA

ELENCO

Personajes principales

Personajes secundarios

  • Kaioshin
  • Kibito
  • Ro Kaioshin
  • Goku
  • Milk
  • Ox-Satán
  • Kumiho
  • Raid Raptor
  • Jiangshi
  • Trunks
  • Chronoa
  • Reportero

Personajes menores

  • Soldados

Curiosidades

  • Al igual que el episodio anterior, éste inicia con un flashback que ayuda a poner en contexto la situación.
  • Inicialmente este episodio iba a formar parte de un estreno doble junto con la parte 2, pero tras el inicio del Torneo Fanon de Poder y teniendo en cuenta el inminente regreso a clases, el autor contempló adelantar el capítulo 9 para mantener la constancia.
  • El capítulo 10 es, hasta la fecha, el episodio que presentó a la mayor cantidad de personajes en toda la serie, incluyendo a todos los que habían aparecido en episodios anteriores.
  • Éste es el primer episodio donde muere un personaje principal.
  • También es el episodio más extenso de toda la saga, y por el momento también de la serie y del wiki en general, con más de 88kb de contenido.
  • La portada del episodio está hecha desde la perspectiva de Shuma al invadir el Planeta Supremo, y las siluetas del fondo representan al horizonte de la próxima saga de Dragon Ball Fanon.
  • El nombre "Un destino" hace referencia al destino que comparten los personajes principales de la serie y que culminará con el triunfo del Bien o del Mal. Este destino es referenciado a lo largo del episodio a través de distintos puntos de vista.
Advertisement