Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki

Capitulo 5: Sicarios

Dotokuteki nai C
Información:
Serie Dragon Ball DN
Anterior Capitulo 4: Salvadores
Número N° 5
Siguiente Capitulo 6: Responsabilidad
Saga

Saga de la distancia



Los ojos de Kori se abrieron, pasando varios minutos hasta que el chico se dio cuenta de que se encontraba en una habitacion, acostado en una comoda cama. Kori se levanto de golpe, mientras que a su mente llegaban todos los recuerdos de la noche anterior. Su maestro muerto, y posiblemente su mejor amigo tambien, a manos de un extraterrestre.

Inevitablemente, un par de lagrimas brotaron de sus ojos, las cuales se seco con la sabana que cubria su cuerpo. Mas temprano que tarde, una pregunta reboto en su consciencia, la cual lo desperto por completo.

Kori: ¿Que... que hago en este lugar? *Poso los pies en el suelo y se levanto de la cama*

A pesar del dolor y cansancio que sentia en las piernas, Kori se las arreglo para caminar hasta la puerta. No recordaba que habia sucedido anoche luego de escapar del Saiyajin, dejando atras a Kento. En parte se sentia culpable, pero sabia que habia hecho lo que su maestro hubiera querido.

El niño agarro con su fria mano el pomo de la puerta, y lo jalo hacia si mismo. La puerta se abrio con delicadeza, casi sin producir ruido alguno. Ante el habia un pasillo, iluminado solamente por la luz solar que se filtraba en una ventana. Todas las demas puertas del pasillo se encontraban cerradas, menos una, que estaba entreabierta.

Kori camino hacia aquella puerta lentamente y en silencio, no por ser sigiloso, sino porque no podia hacer mas. Las piernas lo estaban matando, y probablemente no lo dejarian en paz por al menos una hora mas. Cuando llego a la puerta, se quedo paralizado en frente de la misma, al escuchar dos voces discutiendo. Una femenina y una masculina.

Voz masculina: ¡¿Acaso olvidaste lo que significa este lugar?! ¡No somos una guarderia! *Se escuchaba alterado y furioso*

Voz femenina: ¿Por que te alteras tanto por un niño? *En cambio, ella se escuchaba mucho mas tranquila* Se perfectamente que significa el lugar, esto no significa nada.

Voz masculina: ¿Que no significa nada? ¡No podemos hacernos cargo de un niño en un lugar como este! *Se escucha un golpe sobre un objeto de madera, posiblemente una mesa*

Voz femenina: ¿Por que no? No hay nada de malo con las instalaciones de este lugar.

Voz masculina: Ese niño crecera rodeado de asesinos. Este es un lugar donde se comercia y juega con la muerte a diario.

Voz femenina: Es perfecto. Asi se acostumbrara al oficio. *Rio un poco*

Voz masculina: Jefa, no estaras pensando en...

Voz femenina: Este niño sera el primero de la nueva generacion del gremio, no hay duda.

Voz masculina: ¡¿Nueva generacion del gremio?! ¡¿Pero que clase de...?!

Voz femenina: ¡Silencio! Ya lo he decidido, y mi decision es final.

Voz masculina: De acuerdo... como usted ordene, jefa. *No sonaba convencido*

Fue entonces cuando la puerta se abrio del todo, haciendo que Kori pegara un salto hacia atras. El chico de hielo se hallo entonces ante una voluptuosa mujer de cabellos carmesi y ojos del mismo color, que le sonreia.

Mujer: ¿Ya despertaste, lindura? *Su sonrisa era como la de una madre. Calida, tranquilizadora y reconfortante*

Kori: ¿Q-Que estoy haciendo yo aqui? ¿Quienes son ustedes? *Dio un paso hacia atras, sin confiarse de la mujer*

Mujer: Imagino que estaras confundido. *Le tendio su mano* Dame la mano, te lo explicare todo.

Kori: Como... ¡¿Como puedo confiar en ti?! *El chico era por naturaleza desconfiado, y mas aun en aquel entorno desconocido en el que se encontraba*

Mujer: Vamos, vamos, no seria capaz de engañar a una cosita tan adorable como tu. *Le guiño un ojo al niño*

De algun modo, el chico gelido acabo confiando en las palabras de aquella mujer tan peculiar y le dio la mano. La mujer lo hizo pasar a aquella sala en la que se encontraba hace algunos momentos, sin soltarle la mano a Kori.

Como el imaginaba, en el centro de aquella sala habia una rectangular mesa de madera, acompañada de varias sillas. En una de estas sillas se encontraba sentado, o mas bien recostado, un hombre fornido y calvo, de piel oscura.

Mujer: Primero, vamos a hacer las presentaciones. ¿Te parece bien? *Miro al niño con ternura y a la vez con confianza*

Kori: D-De acuerdo...

Mujer: Bien. Aquel hombre que ves sentado alli se llama Felix Orobe. Mientras te encuentres aqui tendran que verse mucho las caras, asi que es recomendable que se lleven bien. *Hizo una pausa* En cuanto a mi, me llamo Akemi Sorabuza. ¿Cual es tu nombre, ternurita?

Kori: Mi nombre es Ko... Kori.

Akemi: ¿Kori? ¿Asi nomas? *Se veia confundida* ¿No tienes apellido?

Kori: Tengo, pero no lo conozco. Soy huerfano desde hace mucho tiempo, y la persona que me crio no sabe nada sobre mis padres. *Lo dijo con naturalidad, ya que el hecho no le afectaba*

Akemi: Vaya, eso es terrible. *De repente se preocupo* Tienes que tener un apellido, igual que todos. A ver... veamos... *Se puso a pensar un apellido para Kori*

Felix: Ya podras pensar el apellido luego. Ahora, explicale que es este lugar. *La situacion le fastidiaba, como podia apreciarse en su modo de hablar*

Akemi: Hm, puede que eso sea mas prudente. *Se arrodillo en el suelo, quedando a la misma altura del niño* ¿Tu sabes que es este lugar, pequeñin?

Kori: N-No, no tengo idea... *Titubeo un poco. El nisiquiera llegaba a imaginar el lugar en el que estaba*

Akemi: Pues, dejame decirte que esto es un gremio. Y yo soy su jefa. *Dijo orgullosa*

Kori: ¿Un gremio, de verdad? *Se le ilumino el alma, mientras una sonrisa de infantil felicidad se dibujaba en su rostro*

Akemi: Si, un gremio de verdad.

Kori: ¿Y en este gremio les encargan misiones que deben cumplir?

Akemi: ¡Asi es! Parece que lo captas muy rapido. *El veloz entendimiento del niño la tranquilizaba*

Kori: Vaya, me gustaria mucho formar parte del gremio.

Akemi: ¿¿¡¡En serio, tan rapido!!?? *Abrazo a Kori* ¡Que alegria, seras el miembro mas joven del gremio!

Felix: Y el primero que se une sin saber que es este lugar. *Lanzo un bufido*

Akemi: Ya, ya, mejor voy al grano... *Suelta al chico, a la vez que su expresion facial se pone mas seria* ¿Sabes de que se tratan las misiones que nos encargan?

Kori: ¿Buscar tesoros? ¿Ayudar gente? ¿Asesinar monstruos?

Akemi: En esa ultima casi le has acertado.

Kori: ¿Este es un gremio donde se asesinan monstruos?

Akemi: No... *Pausa* Aqui asesinamos gente comun y corriente. *Le costaba decirle esas palabras a un niño de apariencia tan inocente y feliz*

Kori: Pero... ¿Se trata de gente mala, verdad? *La sonrisa se borro de su rostro*

Akemi: A veces... eso depende de quien encargue la mision.

Kori se quedo mudo. En su mente iba armando las piezas del horrible rompecabezas que en un segundo iba a serle develado.

Felix: Chico, esto es un gremio de sicarios. *Saco un cigarrillo, lo encendio con su encendedor y comenzo a fumarlo*

Advertisement