Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki
Bara
Bara Rework.png
Apodo Ninguno
Sexo Asexuado
Raza Demonio
Creador Wellings
Debut Próximamente...
Series donde aparece Próximamente...
Estado Vivo

Bara (Del Japonés: Rosa), es un Guerrero Demonio, creado por el Usuario Wellings, y su uso es para los Torneos y para participar de Dragon Ball Fanon.


Akiraenobras.png
¡Artículo en construcción!
Este artículo está en proceso de ser mejorado por el propietario, así que evita editarlo sin su permiso.

Historia:

Su llegada al Poder:

No se sabe mucho de como fueron sus años antes de llegar al poder, ni siquiera se sabe su edad. Aunque algo que debe estar demasiado claro, es que Bara llegó a tomar el poder de todo el reino de los Demonios luego de la muerte de su padre, por causas desconocidas. Así Beosite, el planeta donde principalmente habita esta raza y que se ubica por la galaxia del norte, fue liderado por Bara durante más de 30 años.

El Conflicto Universal:

Este conflicto ocurrió por principios del 300, luego de una terrible invasión, el conflicto fue entre la raza demonio y la raza saiyajin. La causa de dicho conflicto, fue una invasión por parte de los saiyajins a un planeta que justamente estaba siendo invadido desde hace poco días, por un pequeño escuadrón conformado claramente por demonios. Ese cruce generó un enfrentamiento que acabó con la vida de cientos de guerreros de la raza saiyajin, y por lógica, los Demonios se hicieron con la victoria. Pero esa supuesta felicidad duró poco, ya que el rey de la raza Saiyajin, Vegeta II, cuando le llegó el mensaje que sus hombres fueron masacrados por lo demonios. Enseguida mandó a otro ejército con un número de guerreros muy superior al anterior, y esta vez, se hicieron definitivamente con el poder, matando a la mayoría de los demonios, y dejando libre y malherido a uno de ellos para dejarle en claro como eran las cosas.

Nadie nos quita un planeta para invadir... absolutamente nadie, demonios estúpidos...!
— Vegeta II dejó con vida al guerrero demonio solo para que le envíe ese mensaje al Rey de los Demonios, Bara.

Luego de que el guerrero regresara en un grave estado a su planeta, intentó enviar el mensaje al rey, pero en el camino acabó muriendo por las fuertes heridas que tenía encima. A las pocas horas, se rebela que la nave es perteneciente a la raza Saiyajin, muchos de los demonios logran llegar a la conclusión de que los saiyajins atacaron e invadieron el planeta que estaba siendo tomado por los demonios. Al momento de recibir aquella información, Bara intentó comunicarse con el resto del escuadrón, llevó a cabo ese intento decenas de veces hasta que alguien contestó... un Saiyajin. Ahí, en ese mismo instante, Bara definitivamente entendió que los saiyajines erradicaron a cada uno de los miembros del escuadrón, así que decidió poner en marcha las cosas. Y preparó un discurso con la intención de motivar a cada uno de los demonios, para ir a la guerra. Y fue así, todo su reino lo apoyó logrando que Bara sienta que va a tomar la decisión correcta: Atacar por donde sea a los Saiyajines.

El rey de los demonios preparó a todo su ejército durante semanas, en todo ese transcurso de preparación, los saiyajines seguían invadiendo planetas que anteriormente estaban bajo el poder el poder de los demonios. Hasta que luego de muchas semanas, Bara ordenó un fuerte ataque contra los saiyajins: Dirigió numerosas naves contra unos cuantos planetas que estaban bajo el dominio Saiyan. El resultado comenzó siendo positivo, ya que un solo demonio era más fuerte que diez saiyajines. Pero eso resultó pesado, logrando que en algunos planetas obtengan una dura derrota y en una suma total miles de muertes en su ejército. Durante meses las cosas ocurrieron de esta manera, hasta que un día Vegeta II se hartó de simplemente esperar y decidió ir él mismo junto a su mejor escuadrón compuesto por más de treinta hombres, a luchar en el planeta más cercano al suyo, que hasta el momento era parte del territorio de lo demonios, y dejando momentáneamente en el trono a su hermano Frualez IV. De esa manera, los saiyajins tomaron fuerza en el conflicto e hicieron pedazos a cientos de miles de demonios, cada planeta que era pisado por ese escuadrón liderado por Vegeta II, terminaba bajo el dominio de los Saiyajines. Al enterarse de las acciones de Vegeta II, el Rey de los Demonios tomó la misma decisión, agrupando a todos los guerreros más poderosos de su raza, donde justamente se encontraba su hermano Allmaras quien hace un tiempo estaba en plena expedición en una parte muy lejana de la galaxia, y finalmente con la orgullosa intención de demostrar lo fuertes que eran los Demonios, eligió que el resto de su ejército vuelva a su planeta, y le dejó el poder a uno de sus más fieles guerreros, que para agregar, pertenecía a los guerreros de "Clase baja".

Bara junto a su enorme escuadrón, y junto a su intrépido hermano, Allmaras, se dirigieron hacia uno de los planetas que poseían mayor superficie de la galaxia, Smoaso, un planeta caluroso y casi inhabitado en el que puede haber hasta una temperatura de 3.000º C. Extraña y curiosamente, dicho planeta estaba "bajo el control" de unos cuantos saiyajines. Fácilmente, los demonios aniquilaron a cada uno de los guerreros pertenecientes al Planeta Vegeta y se hicieron con el "poder" del planeta durante unos días. Para luego continuar con sus ataques que pasaron de dirigirse contra los saiyajines, a contra cada raza que se cruce por su camino. Durante meses, los demonios invadieron una innumerable cantidad de planetas, dejaron devastados a cada uno al igual que deshabitados, muchas razas se aliaron para atacar a los demonios, otras fracasaron en ese mismo intento y comenzaron una guerra entre sí.

Ya por el año 302, después de meses de invasiones y masacres realizadas por el escuadrón liderado por Bara, la guerra parece que está llegando a su punto final. Muchos planetas que anteriormente eran parte de los saiyajines o que estaban bajo su control pero que iban a ser vendidos a otras razas, ya estaban vacíos, los demonios habían destruido a cada uno de sus habitantes, y los dejaban libres para que en algún futuro sean completamente parte de los demonios. La idea de Bara era crear un verdadero Imperio que se expandiera por cada rincón de la galaxia, para así, posteriormente hicieran lo mismo pero con todo el Universo, algo que era casi imposible. Luego de haber sacado cada piedra de su camino, Bara solicitó refuerzos pocas horas antes de llegar al Planeta Vegeta, su ejército era demasiado menor al que había conformado antes, eran menos de veinte, unos pocos estaban gravemente heridos y al igual que otros merecían descansar. El trabajo que habían hecho era definitivamente perfecto: Además de obtener grandes resultados, también lograron que unos meses atrás, Vegeta II junto a su en ese momento, pequeño escuadrón, regresara a su planeta por el temor que le ocasionaba el poder del escuadrón de los demonios, que por aquel entonces ya también se mostraba como un equipo magníficamente poderoso.

Desde hace algunos días, las malas lenguas hablaban de una supuesta alianza forjada por los saiyajines y varias razas más, que llevaban la misma intención: Detener a los demonios, para luego invadir a gran escala su planeta y así finalmente podría obtener una paz temporal. Ese chisme llegó al oído de Bara justamente horas antes de la invasión al planeta de los saiyajines, pero claramente, el Rey dudó, ya que la relación de los saiyans con otras razas era algo frágil.

Son muy estúpidos para poder hacer una alianza... su relación con otras razas dudo que sea al menos un poco buena. Además, desde tiempo atrás a la guerra han invadido varios planetas, algunos han sido vendidos a no sé quienes...
— Bara le dijo a su hermano, cuando este en un momento le preguntó si creía que los Saiyajins habían armado una alianza con otra raza.

Con una extrema e irrompible confianza, Bara junto a más de un millón de hombres aparecieron en un descontrolado Planeta Saiyajin. Al momento en que descendieron, miles de saiyajines, los últimos guerreros de la raza saiyajin de clase alta con toda su voluntad se pusieron firmes para intentar defender a su planeta de esta nueva y posiblemente caótica invasión. Los demonios no tardaron en aniquilar a los guerreros, más allá de superarlos fuertemente en número, todo el ejército de dicha raza que se dividía en decenas de naves bajó a pelear para así acelerar el proceso de conquista del planeta saiyan. Por otro lado, aterrado y sintiéndose culpable de la muerte de cada uno de sus hombres, el Rey Vegeta II trataba de buscar una forma de huir de su planeta junto a unos pocos soldados, los cuales consideraba como sus hombres más fieles hasta el momento. Pero ese intento de encontrar la fórmula exacta de escape de su planeta fue una desgraciadamente pérdida de tiempo, ya que Bara irrumpió las puertas de su castillo junto a su hermano, y unos pocos hombres más, asesinando a cada uno de los saiyajins que había en el castillo, salvo a Vegeta II. A quien solo dejó con vida para darle la oportunidad de despedirse de su vida, y que en ese transcurso, le dijera la verdadera razón de por qué comenzaron el conflicto. Pero Vegeta II se negó totalmente a responder aquella pregunta, y solo le dijo decenas de insultos más una frase que enfureció a Bara.

M-Maldito... Bara... seguro... s-seguro que cuando menos lo pienses te pasará algo que te hará pedazos... ya lo veo venir... ocurrirá algo, eso q-que llegue a pasar... a-arruinará tu más grande sueño... "Crear un Imperio gigantesco..." Y cuando suceda... y-yo no estaré... p-pero desde el más a-allá m-me estaré riendo cuando lo pueda presenciar de alguna u otra forma, junto a mis queridos guerreros de raza s-saiyajin... Jeje...
— Vegeta II dijo esto principalmente con la intención de enfurecer a Bara. Y también con la intención de que lo asesine de una vez.



Luego de hartarse de escuchar al rey saiyajin, lo tomó del cuello y lo elevó para lentamente estrangularlo, llevándolo a la muerte de una manera lenta y dolorosa. Para después arrojar el cuerpo contra la pared descargando su ira restante. Cuando regresó hacia donde estaban el resto de los guerreros de su misma raza, y ya al momento en que se encontraban todos juntos, Bara avisó a todos sus hombres de que la victoria era suya, pero que no había que relajarse ni de broma: Todavía le quedaban miles, quizás millones, de planetas para conquistar, y que solo habían hecho un poco de lo que él tanto soñaba. En un largo discurso, Bara le dejó en claro a los guerreros de su misma raza, que tenían la libertad de hacer lo que se le plazca en este planeta, mientras que él, sólo iba a regresar a la nave. Mientras el rey de los demonios se dirigía a la nave, Allmaras se unió a él y lo acompañó al mismo instante en que entablaban una pequeña charla, en la cual, Allmaras le contaba a su hermano de lo sorpresivo que le resultó saber que no había ningún de ser de una raza distinta en el planeta al momento en que había llegado, claramente refiriéndose a lo que anteriormente le había preguntado, a lo que Bara solo le contestó que igualmente habrían conseguido la victoria más allá de que hubiera llegado a ocurrir eso.

Después obtener la victoria, en el momento en que la gran mayoría comenzó a festejar, por otra parte, y en su nave, Bara se limitaba a ver los festejos. En el instante en que se dio cuenta de que su hermano no estaba con ellos, Allmaras se le acercó, ahí mismo entablaron una charla en la que principalmente hablaron sobre las futuras "Misiones" de su raza, los Demonios, y para agregar, también dialogaron sobre la reciente victoria, en donde Allmaras le dejó en claro lo ridículo que fue ese conflicto con los Saiyajins, pero que su hermano mayor, le negó, Bara tenía la idea de que más allá de lo "ridículo" que pareciera, una victoria es una victoria, conseguir territorio era demasiado valioso ya que así lógicamente podrían darle más avance a su sueño... "Crear un gigantesco Imperio de Demonios que se ubicara por gran parte del universo, convirtiéndose finalmente en un Emperador".

Pasaron semanas, el Planeta Vegeta, claramente estaba bajo dominio demoníaco, esta raza ya había tomado cientos de planetas hasta el momento (En toda su historia), después de Vegeta, fueron a por más, aniquilando a distintas razas en aquel viaje en busca de tomar más territorio. Unos cuantos de esos planetas que terminaron siendo invadidos, ya que no les eran de valor para los demonios, por lo tanto quedaron abandonados, y cuando ocurría esto, mayormente era debido a dos razones, una era por el clima, el cual mayormente era frío, algo que le afectaba a los seres de esta raza, y otro era por los recursos, claramente no iban a aceptar tomar un planeta de escasos recursos. Cuando se cumplieron 2 meses de la conquista del Planeta Vegeta, que por cierto, el conflicto aún continuaba (muchísimas razas se aliaron para intentar vencer a los demonios, pero el fracaso era obvio), se comenzó a rumorear de que unos seres de un potencial increíble, numerosos y que eran desconocidos, iban a dar su aparición, todo esto se rumoreaba en cada planeta que estaba bajo ocupación de los demonios, pero en donde más se podía oír era en el Planeta Beosite, que anteriormente había sido nombrado, y es "la cuna de los demonios". Bara no se tomó bien este rumor, así que llevó a cabo el intento de calmar las aguas, cosa que no logró. Al poco tiempo, se empezó a escuchar que había planes de traición al rey de los demonios, enseguida, esto se terminó esparciendo por toda la galaxia, cada vez se hablaba más de eso, dejándole un sabor agridulce a Bara, quien cada tanto se preguntaba quien, y cómo podrían traicionarlo. Muchos demonios fueron asesinados porque tenía una ideología distinta, ellos no se encontraban del lado del rey y no apoyaban eso de seguir invadiendo planetas y asesinando para cumplir un "maldito sueño". Hubo decenas de muertes en un lapso de tan solo catorce días, decenas de demonios fueron matados solo por pensar distinto y estar en contra de alguien que le encantaba conquistar, asesinar y sentirse poderoso. Así, la confianza fue en caída. Hasta que un día, regresó a donde estaba: Para tener una mejor relación con los otros demonios y mejorar un poco su imagen, Bara intentó dejar de atacar e invadir planetas, teniendo el deseo de poder mejorar ante ellos y ser más respetado, y lo logró. ¿Pero... a qué costo?

Allmaras, que además de intrépido era un enfermo en los combates, en sus misiones, y en cada cosa que tenga que ver con demostrar dentro de todo superior. Él amaba realizar distintos trabajos junto a su hermano, pero no lo hacía para el bien de la raza, sino que para su propio bien, matar le producía una enorme satisfacción, la cual, se terminó convirtiendo en un vicio. Superioridad, eso sentía cada vez que le iba bien con respecto a lo contado más arriba. Allmaras no se tomó bien esa decisión, llegando a tener una fuerte discusión con Bara, llegando al punto de intentar golpearlo, pero el rey logró calmarlo justo a tiempo. Claramente la relación se rompió, y esto fue tan solo por una elección que era "mejor" para la mayoría de los demonios. Allmaras trató varias veces hacerle la idea a su hermano que deje de lado la opinión de los otros demonios, a los cuales, Allmaras llegó a nombrar como "demonios inferiores", y lógicamente le pidió que volviera a hacer que las cosas fueran como antes, pero el otro se negó tantas veces que hasta llegaron al punto de no hablarse durante días, y eso que siempre se veían.

"Traición"... fue un adelanto de lo que vino. En algún momento, varios demonios se organizaron para realizar un ataque contra el rey de su misma raza, y así fue, los demonios que menos se pensaba que iban a traicionar a Bara, se rebelaron. Distintos miembros del escuadrón de élite formaron parte de esta rebelión, varios de los que anteriormente se mostraban en contra de las decisiones de Bara, también. Quien lideraba esta rebelión era un simple demonio, uno más, que extrañamente consiguió a otros de la misma raza, que eran considerados como poderosos, como aliados. Entonces se rebelaron, más allá de que él les dio lo que tanto pedían, se rebelaron. Más de cuarenta demonios atacaron el gran castillo donde residía Bara, matando a cada uno que se le cruzara en el camino. Muchos hombres de confianza que tenía Bara, acabaron asesinados, y en el momento en que se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, era demasiado tarde. Decenas de cuerpos estaban tirados por una de las salas que pasó tras terminar su entrenamiento, aquella situación lo dejó gravemente golpeado... cada uno de los pocos guerreros que en el pasado fueron sus amigos, se encontraban tirados en el suelo totalmente ensangrentados y desmembrados, la imagen perturbó de una forma asquerosa al demonio, más allá de que haya vivido cosas así, esto era algo totalmente nuevo.

¿Quién fue el maldito bastardo... que hizo esto...?
— Habló mostrándose sumamente alterado.


Tuvo un par de minutos más caminando por unas pocas salas de su castillo, hasta que lo encontraron. Nadie, no había nadie en ese momento para defenderlo, es como si los otros demonios que eran "soldados", estuviesen muertos. Era sólo él contra casi treinta demonios, si se libraba ese enfrentamiento claramente iba a sufrir una dolorosa y humillante derrota, así que trató de pedir explicaciones, pero no recibió más que insultos. También preguntó por Allmaras, pero esa pregunta le dejó un fuerte golpe en el pecho... su mismísimo hermano, con quien últimamente no se estaba relacionando bien, era parte de esa rebelión, pero no funcionaba como uno de esos que atacaba, sino que él brindaba toda tipo de información para el ataque, por lo tanto, los informó lo suficiente para que todo saliera dentro de todo bien, aunque no fue solo eso, sino que hasta guió a los rebeldes. Finalmente, Allmaras se puso cara a cara con Bara, este último no sabía como reaccionar, el dolor de la traición de su propio hermano le generaba una impotencia que era demasiado indescriptible.

Es impresionante lo estúpido, lo asqueroso, lo bastardo, lo maldito que tienes que ser para traicionar a tu propio hermano...!! Y todo esto por solo tener un pensamiento diferente... por querer otra cosa... Allmaras... eres una basura... te juro que te golpearía, pero no, eso no puedo hacerlo, eres... eres mi hermano...!!
— Bara se descargó con toda su ira remarcándose en su rostro.


Apenas unos segundos después de que Bara le dijera de todo a su hermano, varios de los demonios fueron contra él y comenzaron a golpearlo, el rey apenas se pudo defender. Más allá de que eran mayoría, también era bastante fuerza divida entre unos cuantos demonios, dándole así a Bara una de las peores palizas que habría podido recibir. Quedó al borde de la muerte, decenas de cortes en distintas partes de su cuerpo se hacía notar, aunque la sangre era lo que más se reflejaba. Una vez que lo dejaron totalmente en el suelo, aquel demonio que había planeado esta rebelión comenzó a pedir el trono, pero tan solo con ver los ojos de Allmaras y como lo intimidaba, terminó quitándole por completo esa idea. Viajaron lejos, enseguida que lo dejaron casi muerto, recogieron el cuerpo y en una nave, entre unos pocos demonios y Allmaras lo llevaron al planeta más lejano posible, teniendo encima la idea de no asesinarlo, sino que dejarlo morir. El destino fue: El Planeta Evatov. Pequeño a comparación de Beosite, frío, la temperatura llegaba a tocar los -120º C, vacío, se dice que era complicado encontrar vida allí, no solo por su temperatura, sino que también por lo imposible que es sobrevivir, ya que los bajos recursos eran un punto demasiado débil. Definitivamente, Allmaras tenía la intención de dejarlo morir.

Suerte... quizás la tengas ya que eres irrompible... "Bara"...
— En un tono burlón se despidió de su hermano.


Abandonado. Su propio hermano preparó todo un ataque con el que murieron cientos de demonios, muchos de sus hombres de confianza terminaron muertos, perdió todo lo que sus antepasados construyeron, y que él había tratador de construir aún más, así, un rey terminó convirtiéndose en uno más en todo el universo. Su sueño de convertirse en un Emperador, y así liderar gran parte del universo... se había desaparecido. Bara quedó solo en un planeta en el que no habita absolutamente nadie, ahora mismo, él es el único que en muchos años volvió a tocar el suelo del planeta. Casi muerto, con pocas esperanzas, y sediento de venganza... ¿Qué pasará con el demonio...?

Dato: Este conflicto hasta el momento se lo podía considerar galaxia, pero lo que ocurrió después logró que se agregue la palabra: "Universal".

Una visita:

Era demasiado difícil poder caminar, no solo por las heridas, sino que también por como era el suelo, solamente hielo, cada tanto podías encontrar porciones de tierra, pero era mayormente hielo. Apenas habían pasado unas pocas horas desde que lo abandonaron en aquel planeta, y todavía se encontraba en la misma posición que lo dejaron: Tirado en el suelo boca abajo. La sangre, producto de la gran paliza recibida por los rebeldes, que anteriormente salía a borbotones, se encontraba y lógicamente se veía congelada. Era un final verdaderamente horripilante...

Las horas que aparentaban ser eternas, pasaron. Poco a poco, Bara iba perdiendo la consciencia, su cuerpo estaba petrificado, eso acortaba más el tiempo de vida que tenía...

Abandonado... desangrado... y en un... planeta que es desconocido para la mayor parte de... la existencia en este universo... es sin d-duda... l-la peor forma de morir...
— En su propia cabeza se aclaró aquello.


Pero sí había luz al final del túnel... sólo había que esperar... cuando tan solo habían pasado unas nueve horas de que lo habían dejado allí, en medio de esa oscuridad que abrazaba el Planeta Evatov, una nave dirigida por un grupo de exploradores encontró al demonio, quien yacía totalmente desmayado y casi muerto en el suelo, tras notar que aún se encontraba con vida, tras recogerlo lo llevaron a su nave, en donde le brindaron la ayuda necesaria para curarlo de sus heridas. El demonio poco a poco se fue recuperando de sus heridas, al cabo de unas cinco semanas ya estaba mayormente bien, pero aún así, se encontraba en coma. No fue que pasaron un total de ocho semanas, cuando por fin se despertó, durante esas últimas semanas el grupo de exploradores que lo había rescatado, se la pasó discutiendo sobre si había valido la pena perder tiempo rescatándolo, y esa discusión continuó luego de que Bara volviera a despertar: Enseguida, generó problemas ya que preguntó decenas de veces por qué unos seres tan inferiores le habrían salvado la vida, también les insultó a modo de descargo, cosa que el líder de la banda no se tomó muy bien y que le discutió. Y peor aún, Bara, más allá de que se encontrase en recuperación, trató de huir a poco de despertar con la intención de regresar a su planeta y enfrentarse al traicionero de su hermano. Pero fácilmente fue detenido por los miembros de la banda, quienes trataron de motivarlo a recuperarse, lógicamente contradiciéndose ya que anteriormente llegaron a pensar que no había valido la pena haberlo salvado, pero luego de un rato, se dieron cuenta de que quizás les iba a ser necesario (Ellos no tenían idea de quien era Bara, ya que supuestamente eran de parte muy lejana del universo). Y que por cierto, luego de dejarle la idea a Bara de que se quede por un tiempo, también se presentaron, y los miembros de esta banda de exploradores son:

  • Ferdinand, quien es el líder de la banda, o mejor dicho "El Cerebro". También se lo reconoce por ser el más fuerte de todos, él proviene de un planeta que se ubica en la Galaxia del Sur, el Planeta Vunrono, uno en el que nacen seres con una apariencia totalmente humana.
  • Niceots, el más viejo y el hermano mayor de Svea. Para hacerlo más rápido, ambos nacieron en un Planeta que se encuentra en otro Universo, cuyo nombre es Planeta Krinkrats, donde la mayoría que ha nacido ahí posee una apariencia distinta, esto se debe a una larga historia. Este posee una apariencia humana, aunque tiene unas cualidades que hacen notar la gran diferencia que hay con esa raza, cosa que no sucede en su hermana menor.
  • Svea, la única mujer de la banda, además, es como había dicho arriba, la hermana de Niceots. También nacida en Krinkrats.
  • Tols, el miembro más joven de la banda, el que es considerado "el más listo" y más preparado en la mayoría de cosas, además, es "el médico de la banda". Nacido hace unos veinte años en el Planeta Hawei, este astro fue aniquilado hace un par de años por un sujeto rosa y su raza... Su apariencia es similar a la de los humanos, solo que tiene una tez verde claro... motivo por el que Bara a veces se burla de él...

Y así pasó el tiempo, todo comenzó siendo problemas, discusiones tras discusiones, cada día ocurría lo mismo. Cada uno de los miembros, siempre que Bara comenzaba a discutir, le dejaban en claro que si no era por ellos él estaría muerto. Pero dejando de lado los problemas, el demonio poco a poco comenzó a sentir simpatía por ellos, algo que odiaba pensar, ya que sentía que no estaba bien eso que pasaba, solo por la razón de que él era de una raza "superior". Con el pasar de las semanas, el demonio fue incluido en las misiones que aquella banda llevaba a cabo, las cuales eran mayormente de exploración en distintos planetas que se encontraban abandonados. Algo que le aburría, pero que sabía que iba a valer la pena por algunas razones. Empezando así un largo camino a través de la galaxia... del este.

Exploraciones:

...

Apariencia:

Bara es un guerrero de la raza de los demonios, cuya apariencia es de las más vistas en dicha raza, su color es lila con morado, sus ojos son de un color rosa brilloso, y para agregar, él tiene una larga cola. Además de eso, tiene unos cuernos que sobresalen de su cabeza. Bara pesa un total de 97 kg, y mide un total de 200 cm.

Personalidad:

Al principio, Bara era un poderoso guerrero maligno, despiadado, oscuro y claramente asesino. Pero al ser traicionado por su hermano, y también al verse metido en distintos problemas que supo superar, con un lento desarrollo, el anteriormente Rey de los demonios se terminó convirtiendo en alguien querido por muchos.

Técnicas y Habilidades:

  • Burōiryūjon: El ataque consiste en la creación de portales, los cuales son lo suficientemente grandes para que pase el puño o el cuerpo completo del usuario, el portal se abre cerca del oponente, donde el usuario puede atacar por sorpresa y a distancia, así poder atacarlo e infringir daño sin estar en peligro.
  • Jigoku: Bara junta sus manos frente a su rostro y genera una esfera de energía verde-celeste en la boca y entonces grita y dispara la esfera en forma de una onda de energía de su boca al oponente, infligiendo una gran cantidad de daño.
  • Supīdikyanion: Primero, Bara concentra su energía dentro de su cuerpo y la expulsa en forma de esferas amarillas en todas direcciones, para finalmente lanzarlas todas hacia su objetivo. Causando así, una gran cantidad de daño.
  • Terepōtēshon: Para realizar la técnica hay que encontrar el ki de una persona determinada, el cual tiene que encontrarse en el lugar a donde la persona se quiere transportar, es más fácil utilizar la técnica si la persona sabe de quién es el ki. Esta técnica necesita de mucha concentración, y aunque puede realizarse en cualquier pose, lo más común es que el usuario apunte con los dedos índice y medio de un de sus manos a la frente y cierre los ojos. Se puede utilizar para teletransportar a varias personas a la vez con tal de que exista un contacto físico estable (generalmente sosteniendo del hombro) y que por lo menos una de ellas esté en contacto físico con el usuario.
  • Chōbakuhatsuha: El usuario concentra su Ki, y luego lo libera, generando una gran explosión alrededor de su cuerpo. También puede ser utilizado para la defensa y la ofensa en el mismo momento. Además, apareció en el anime y en los distintos videojuegos.
  • Furaito: Es necesario que el usuario sepa manipular y controlar su ki para levitar o volar con los pies. Nunca se ha visto a alguien volar con las manos, salvo cuando Gohan enseña a Videl a centrar el ki en sus manos para volar.
  • Wairudosensu: El usuario esquiva un ataque moviéndose con rapidez y contraataca al rival con un puñetazo o una patada enviándolo hasta el suelo o al aire. El personaje también puede esquivar las olas de energía y ataques de punta con la técnica después de hacer la imagen. El ataque también se puede bloquear o esquivar.
  • Terekineshisu: Es una técnica que permite manipular objetos y otras personas con el poder de la mente. Bara la usa cuando su rival es muy fácil de manipular y quizás de destruir.
  • Korutesākyurādeki: Para usar este ataque, el usuario levanta su mano y acumula bastante ki en la palma hasta moldearlo en forma de un círculo afilado y nítido.
  • Saishū Hakai: Primero, el usuario, concentra una chispa de Ki en el dedo índice hasta crear una esfera del tamaño de una pequeña luna. Para luego ser lanzado contra el contrincante. Esta técnica puede ser utilizada para destruir planetas o como último recurso contra un enemigo poderoso.
  • Kirākyanion: Primero, el usuario carga energía en su mano, la cual toma forma de una bola de fuego, luego la lanza haciendo grandes destrozos.
  • Ki-Ha: Consiste en lanzar una onda de ki, ya sea por las manos, pies o incluso boca. Su poder se clasifica según la energía que se ponga en la onda o en la persona que lo haga, por ejemplo, las ondas de Freezer podrían destruir un planeta entero. Las ondas de ki suelen usarse como los ataques de energía comunes más usados en la serie, especialmente utilizados como simples bolas u ondas de energía, o hasta de mayor fuerza como las que emite de un Kamehameha. Está técnica sería básicamente una Onda de Ki.
  • Chō hakai-ha: Esta técnica es una de las más Poderosas del Guerrero Bara. Consiste en que el usuario cierre sus ojos y aumente fuertemente su Ki. Al abrir sus ojos, el guerrero usuario descarga una poderosa ráfaga de Ki de un color rosa, que impacta contra el rival y se introduce por dentro de su cuerpo, pasados unos segundos, el enemigo implosiona por contener demasiado Ki. La gran ventaja que tiene es que es una técnica muy veloz y que a la vez puede destruir fácilmente al enemigo. Y su desventaja es que realmente gasta demasiado Ki.
  • Fainarusutōmu: En primer lugar, el usuario debe levantar su mano y abrirla para liberar una onda de energía gris explosiva. La técnica resulta fácil evitar, pero provoca una gran destrucción en el área, lo que puede seguir acompañado con desastres naturales como tsunamis.
  • Shōkyo: Primero, el usuario carga una energía de luz verde alrededor de su cuerpo y lo reúne en su mano para formar una esfera de energía de color verde brillante. A continuación, él lanza la esfera de energía contra el oponente, infligiendo una gran cantidad de daño. El poder del Shōkyo depende la energía que use el usuario; dependiendo de la cantidad de energía que utilice para el ataque, es capaz de crear grandes explosiones o destruir planetas enteros.
  • Omegabomu: Bara vuela velozmente contra su rival, con sus manos abiertas mientras se va generando una bola de ki rosa que va siendo de pequeña a grande, al llegar a estar a unos pocos metros del enemigo, Bara junta ambas manos une la Bola haciéndola todavía más grande, luego el demonio arroja la Enorme Onda contra el Rival mientras que lentamente dice el nombre de cuya técnica. Al impactar contra el enemigo, la Enorme Onda explota y destruye por completo al enemigo.
  • Hasai-kyū: Primero, el usuario levanta su mano apuntando hacia el oponente y luego forma una gran esfera de energía de color verde, el usuario dice "adelante" y lanza el ataque, infringiendo una gran cantidad de daño a su oponente.

Frases:

¡Esta cosa verde te volará en Mil Pedazos!
— Bara al hace el Hasai-kyū.
¡Tu Muerte está Lista!
— Bara grita cuando lanza el Omegabomu.
Comencemos despacio...
— Le dice a su rival cuando quiere iniciar tranquilamente.
He perdido con un Bastardo...!
— Molesto insulta a su rival.
Esto es más Matar o Morir.
— Sonriendo, intenta intimidar a su rival en plena batalla.
¡Di mi Nombre!
— Cada tanto, utiliza esta frase para generarle cierto temor a su rival. El momento más adecuado para utilizarla, es cuando está por aniquilarlo.


Curiosidades:

  • Es un Personaje con muchos cambios de emociones.
  • No es de uso Libre, por lo tanto debes pedirlo si lo deseas. Por Favor.
  • La mayoría de los nombres de cada guerrero que aparece en el resumen son adjetivos, Wellings los puso por pereza.
  • Su nombre proviene del color de sus brillosos ojos. (Dah... en realidad es parte de mi imaginación).

Participaciones en Torneos:

Próximamente...

-Wellings-

Advertisement