Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki

¡Apresúrate, Lucas! Este es el plan de Ling para ganar tiempo. es el capítulo 56 de la serie U6: Earth Legends perteneciente a la Saga de la Anarquía mundial.

Opening

U6-_Earth_Legends_Saga_de_la_Anarquía_Mundial_opening

U6- Earth Legends Saga de la Anarquía Mundial opening

Capítulo

Un atroz silencio merodea el atalaya de Kami. Hundred comienza a descender lentamente a la vista de todos.

Hundred: Lo único que han logrado al esconderse es demorar lo inevitable.

Antonio: Tss...

Tanto Antonio como el resto retrocede unos pasos debido al temor, a excepción de Ling que adopta una pose de combate y Kami quien se adelanta unos pasos para enfrentar al androide.

Hundred: ¿Tú quién eres? ¿Acaso te conozco?

Kamisama: Soy Kamisama, el Dios de la Tierra... Como verás, este se supone ser un lugar sagrado, agradecería que lleven la conversación lejos de aquí.

Con algo de nervios, Kami se aparta y señala con su mano abierta al templo. Algo que Hundred observa dejando lucir su serenidad.

Hundred: Ya veo... Pues, está bien... Haha. Dejaré que escojan el lugar donde será su tumba, les daré ese favor.

Kami mira a Ling y habla con él.

Kamisama: Llévenselo de aquí... Pueden vencerlo, confío en ustedes.

Hundred: Oh, ¿Acaso tú no vendrás? No será tan divertido de lo contrario.

Kamisama: Soy el guardián de este templo, no puedo abandonarlo.

Antonio: ¡¿Qué va?! ¡No quiero ir, yo tampoco quiero puto morir a golpes!

Rápidamente Ling toma la delantera y se detiene al lado de Hundred.

Ling: Síguenos.

Okura, Antonio, Shojae, Smoke, Gaddo y Fukai siguen al asiático. Por detrás, Hundred sonríe y despega por detrás de ellos.

Biresu: K-kami... ¿Crees que podrán lograrlo?

Kamisama: Será difícil... Todo depende de cuánto puedan entretenerlo hasta que Lucas termine el recorrido de la serpiente...

CAMINO DE LA SERPIENTE.

Irrumpiendo la escena a toda máquina aparece Lucas sobrevolando el camino.

Lucas: La puta madre... Así no voy a llegar más.

El argentino mira hacia abajo suyo viendo el camino, para luego mirar decidido en frente suyo y dejar brotar un aura anaranjada.

Lucas: ¡Raudoken!

Duplicando su velocidad sale disparado hacia su objetivo con el fin de llegar lo antes posible.

ALGÚN LUGAR EN EL OCÉANO PACÍFICO.

Okura: ¿Hacia dónde iremos?

Ling: No lo sé... Solo hay que distraerlo hasta que Lucas llegue.

Okura: Entiendo.

Okura reduce su velocidad y se queda al lado de Antonio, quien se encontraba cercano a Smoke. Este último se encontraba conectando varios cables en su brazo destruido.

Antonio: ¿Y a ti qué te pasó? ¿Te mordió el cocodrilo?

Smoke: Si has enfrentado al sujeto de allí atrás no dirías lo mismo.

Antonio mira hacia atrás y ve a Hundred volando de brazos cruzados justo detrás de ellos, a tan solo unos metros de distancia.

Antonio: Se podría decir que sí... Hace algunos meses, aunque ha decir verdad ni siquiera tuve la chance de enfrentarlo directamente. Fue en la batalla de Siberia, nos derrotó en un abrir y cerrar de ojos.

Smoke: ¿Qué se les pasó por la cabeza para enfrentarlo de esa manera?

Okura: Nuestro objetivo es defender a la humanidad.

Smoke: Pff... ¿La batalla de Siberia? ¿Aquel despliegue americano contra Rusia que acabó con la vida de miles de civiles inocentes?

Antonio: Las muertes fueron provocadas por aquel engendro...

Sin continuar la conversación, Smoke ríe irónicamente.

Por otro lado, Gaddo hablaba con Fukai.

Gaddo: Aún no puedo creer que Sudomo y Veikko se hayan sacrificado para derrotar a este engendro del demonio... Y el maldito aquí como si nada.

Fukai: Es mi culpa... Mi ataque no fue lo suficiente para él...

Gaddo: No te culpes, Fukai, lo has hecho bien.

Tras varios minutos, incluso media hora pasada, Hundred comienza a perder la paciencia y mira con algo de molestia a Ling. Sin previo aviso, el androide lanza un fuerte grito que alerta a todos.

Hundred: ¡¡Hey, Ling!!

Ling: ¿Q-qué sucede?

Hundred: ¿Hacia dónde planeas llevarme?

Ling: Debemos llegar al continente americano, es el lugar con tierra firme y sin población más cercano.

Hundred: ¡Tsk! ¿Hacia América? ¿Cuántas horas de vuelo? ¿5?

Ling: Será mucho más rápido, te lo aseguro. En menos de 3 horas llegaremos.

Hundred: Ts-t, como sea.

El chino traga saliva y una gota de sudor. baja sobre su frente. Tras esto continúan su recorrido.

DESIERTO DE ATACAMA EN ANTOFAGASTA, CHILE.

Desierto Atacama en Chile.jpg

Producto de la guerra un grupo de refugiados corría entre los médanos de arena, las mesetas y el sofocante calor de aquella zona árida. Principalmente era un grupo compuesto de mujeres e infantes que se escondía de un pelotón de militares norcoreanos.

Entre las mesetas e irregularidades del relieve intentaban camuflarse, pero uno de los militares los avista y comienzan a asesinarlos a sangre fría. Los refugiados, entre gritos, comienzan a gritar. Un niño se queda atrás del resto, al lado de su madre quien no podía moverse ya que había sido impactada en una de sus piernas.

Niño: ¡¡Vamos, mami, levántate!!

Madre: Marcos, debes correr, ¡Huye!

Interrumpiendo el llanto del niño, un soldado se presenta ante ellos y dispara. Inexplicablemente, al abrir sus ojos, el niño ve a una joven de baja estatura frente a ellos.

Valeria: Deberían avergonzarse weon.

Se trataba de la antigua participante del torneo de Artes Marciales realizado hace ya varios años en Japón. Valeria muestra en su mano las balas de la metralleta del enemigo, al dejarlas caer se notan varias gotas de sangre proveniente de la mano de la chilena.

Sin dejar que el militar realice un nuevo ataque, la muchacha atina una patada en el rostro del norcoreano que lo estrella contra una meseta. Valeria nota que el resto del grupo estaba bastante lejos, por lo que opta por tomar a la mujer y su hijo directo a una cueva, donde los alojaría.

Valeria: Espérenme aquí, ya regreso.

Los soldados se encontraban afuera de la cueva a punto de ingresar. Valeria los tomaría por sorpresa y derribaría a dos de ellos con tan solo un puñetazo a cada uno, restaban aproximadamente 11 soldados a los cuales iría tumbando uno por uno a la mayor velocidad posible. Tras finalizar con el último, Valeria nota que había un soldado inadvertido el cual logra dispararle antes de que logre esquivar.

Valeria: Aa-ghh...

La mujer cae al suelo, el soldado algo confiado se acerca a ver su cuerpo, pero esta se levanta rápidamente y de un uppercut noquea al militar. Al ver su brazo derecho, ve varias balas que impactaron allí.

Valeria: Agh... Chucha que duele.

Al ingresar a la cueva, ve a la mujer sacar de su mochila varios aparatos de primer auxilio, tratando su herida en la pierna.

Mujer: Acércate, soy doctora. Puedo tratar tu herida.

ALGÚN LUGAR EN EL OCÉANO PACÍFICO.

El sobrevuelo sobre el océano ya había llegado a 3 horas enteras. Para ese entonces debajo de ellos comenzaba a aparecer tierra firme.

Hundred: ¡Aquí será! No hay razón para seguir.

Intentando hacer más tiempo de espera, Ling nota a varias personas esconderse en la región árida.

Ling: No podemos aquí, hay civiles... Refugiados, ¡Gente inocente!

Hundred: ¡Entonces encuentra un lugar apropiado de inmediato! Me he cansado de esperar.

Ling intenta ignorar las órdenes de Hundred, él sabía que no podría contenerlo por mucho tiempo más.

Ling (en su cabeza): ¿Qué estás haciendo, Lucas? ¡Apresúrate!

CAMINO DE LA SERPIENTE.

Enfocado en su recorrido, Lucas viajaba a gran velocidad. Aunque dentro de su cabeza cantaba una peculiar canción para matar el tiempo.

Lucas (en su cabeza): La concha de tu madre All Boys, la concha de tu madre All Boys... Les vamos a quemar Floresta...

CUEVA EN ATACAMA, CHILE.

La mujer médica había dejado una mini radio prendida, la cual daba información.

Periodista en la Radio: Se ha hecho oficial el comunicado de los gobiernos de Bolivia y Argentina: No aceptarán refugiados chilenos y mantendrán sus fronteras totalmente cerradas. Resta aguardar por la decisión del gobierno peruano como última opción para el pueblo chileno.

Valeria: Conchetumare', si todo fuese al revés ellos quisieran refugiarse aquí.

DESIERTO DE ATACAMA EN ANTOFAGASTA, CHILE.

Ya carente de paciencia, Hundred mira disgustado al suelo y nota la ausencia de civiles. Rápidamente sonríe.

Hundred: ¡Ling! ¡No busques más, aquí será donde los enterraré!

Ling: ¡¡Tsk!! ¡¡Aguarda, Hundred!!

Todos allí frenan y miran a Hundred, que sin más contemplaciones acompaña un fuerte grito con una gran descarga de energía. Su aura genera una explosión que rápidamente envuelve a todos los presentes.

FIN DEL CAPÍTULO.

Advertisement