Dragon Ball Fanon Wiki
Advertisement
Dragon Ball Fanon Wiki
★★★★☆

S4.png

Ánima, nombrada de nacimiento como Gabriel, hace su primera aparición en Dragon Ball: Shouganai - The White Shadow, donde comparte un rol protagónico con Sariel. Hace debut en el prólogo. Posterioemente, mantiene el rol de forma autónoma durante el epílogo y primer arco narrativo de Dragon Ball: Shouganai; tras eso, va cediendo progresivamente el protagonismo. Antiguamente poseía un OVA contnado su pasado, que fue descartado para dar paso a un Spin Off que amplía ese tema; en este comparte protagonismo con Abrak.

Es en principio, una Makaioshin gobernante de uno de los reinos del Makai, que posteriormente pasa a ser una akumajin.

Es un personaje que podría considerarse un villano en sus primeras apariciones, ya que sus fines son destructivos y llega a cometer actos de matanza y manipulación. A lo largo de la historia, sin embargo, su moral y forma de actuar va sufriendo alteraciones, hasta el momento en el que cambia de bando por completo al aliarse con los rebeldes y posteriormente con los Guerreros Z. A partir de este punto, se puede considerar una anti-héroe, ya que sigue manteniendo una moral y conductas defectuosas.

Concepto y Creación

La verdad es que el autor de este OC está totalmente obsesionado con el psicoanálisis, especialmente con la teoría del inconsciente colectivo de Carl Jung, y esta sería la raíz para crear una serie de personajes que sean representantes de cada arquetipo principal que aparece en dicha teoría. De ser así, obviamente necesitaría un personaje para representar los arquetipos del Ánima/Ánimus, así que era esta la oportunidad de crear un personaje femenino—algo a lo que no estaba nada acostumbrado—, que siempre han sido dentro de la ficción los favoritos del maniático que escribió esto. Así que debía hacerlo bien.

Este personaje fue creado con la idea de participar en el fic de DB:S, cumpliendo un papel secundario. La idea original era que se tratase de una integrante más del grupo de Makaioshin al que pertenecía Sariel; sería más que nada un desahogo cómico, al tener el rol de actuar como la voz de razón y terminar siendo ignorada, especialmente por el antes mencionado. No tendría mucho trasfondo más allá de eso, pues estaba planeada únicamente para cumplir con este arquetipo del "Ánima" en cuanto a carácter materno e inteligencia emocional se refiere, pero dejando de lado aspectos que tengan que ver con el poder, combate y trasfondo propio.

La idea de hacer un remake del mencionado fic nace precisamente de pensar una nueva dinámica para su relación con Sariel, que en vez de ser algo medianamente banal, se convertirían en madre-hijo. En base a esto, se plantearía el choque moral entre ambos y el desarrollo en conjunto de ambos personajes. Así termina haciendo su primera aparición en TWS.

Sin embargo, su trasfondo escalaría sobremanera cuando, tras un primer intento de plantear un pasado para el personaje y descartarlo, el autor plantearía nuevas ideas que se apeguen a la esencia que muestra en TWS. Esto se haría tomando en cuenta el ambiente y moral que se maneja en el mundo del Makai, uno bastante abusivo y tóxico. Entonces lo más lógico sería crear un trasfondo en base a la idea del abuso físico y psicológico—algo que ya se había mostrado antes en la historia, pero no tan explícitamente—, y crear un desarrollo en base a las conductas que suelen presentar las víctimas de este fenómeno. Para lograrlo, el autor tuvo que investigar más a fondo sobre el tema.

Etimología

"Ánima" significa alma en latín; y en el psicoanálisis de Carl Jung, es un arquetipo que alude al concepto de la mujer dentro de la psique de un hombre. Dicho arquetipo a su vez está muy relacionado a la inteligencia emocional y aquellos rasgos de personalidad que con frecuencia se usan en representación de las mujeres. Esto se relaciona directamente con la esencia de este personaje.

Su nombre original se da por el Arcángel Gabriel, uno de los más importantes en las religiones abrahámicas. Este porta el papel de mensajero, pero también representa pureza espiritual y humildad, haciendo contraste con la conducta del personaje durante sus primeros años de vida.

Apodos

  • "Gabriel", dado por Uriel (antiguo nombre).
  • "Makaioshin sin Rostro", dado por los akumajin (antiguo apodo).
  • "Ángel de la Muerte", una forma en la que la narración se llega a referir a este personaje durante el Spin Off.
  • No posee apodos distintivos dentro del Makai tras cambiarse el nombre, por ser este fácilmente reconocible, pero se suele referir a ella como "Señora Ánima", "Emperatriz", "Reina Ánima" o "Soberana".
  • "Señorita Ánima", por parte de Sariel (antiguamente) y Abrak.
  • "Pelirroja" (ocasionalmente).
  • "Traidora", "Rata" por Amón y otros Makaiosin.

Apariencia

Diseño

En un principio, casi nada se había llegado a pensar de la apariencia de este personaje, ya que no se pudo a avanzar lo suficiente o siquiera darle un debut. Por eso no existen características a resaltar más que un aspecto más "débil" o rasgos demasiados delicados, y una vestimenta de estilo griego, referenciando las tragedias de esta cultura.

Con el nuevo concepto, se pensó algo mucho más llamativo y cautivador, que refleje el poder y la personalidad egocéntrica de la Makaioshin. A su vez, no debía dejar de ser femenino, ya que la idea siempre ha sido dotarla de un toque seductor y atractivo, sin llegar a verse como fanservice, sino elegante.

Fisiología

Ánima es una Makaioshin fémina, y a pesar de que no posee órganos sexuales de ningún tipo, existen cambios con respecto a los masculinos de su especie, tanto en estructura física como organismo y hasta a nivel neurológico.

Aunque siendo más débil que los masculinos de su especie en términos de fuerza, pose tejidos más resistentes, un almacenamiento de energía superior y gasto reducido son una de sus características principales; gracias a esto, no requiere consumir muchos nutrientes externos ni alimentos sólidos, únicamente líquidos. Tampoco necesita descargar energía creando akumajin's.

Su organismo cuenta con un sistema de autofagia acelerado, donde las células de los tejidos se renuevan constantemente y así el paso del tiempo y el envejecimiento nunca se nota. Una juventud eterna, por así decirlo, aunque no inmortalidad.

Cuando se deshace de su habilidad, también expulsa gran cantidad de poder y su cuerpo pasa a ser el de un akumajin. Tras este proceso, aún conserva las características anteriores, pero de forma muy reducida; ya no es capaz de soportar el poder que le queda, por lo que, sumado a las condiciones de su antigua habilidad, sufre un desgaste que reduce ampliamente su esperanza de vida.

Pero también cuenta con características esenciales de los makaijin, que son de gran provecho; como las garras, de un material especialmente resistente, que al extenderse pueden alcanzar los 10cm. Sentidos agudos que reemplazan su vista similar a la de un topo, exceptuando el del gusto, que resulta casi nulo.

Vista General

Desde la mirada del rey, deslumbraban por una falta de color y emociones; las inexistentes iris y pupilas reemplazadas por un único tono negro, acompañados de unas cejas irregulares y cortadas que no le hacían justicia a los rasgados ojos.

El temor que se apoderaba de Dabura, y de muchos demonios al cruzarse con aquella mirada de esencia dudosa, se asociaba nada más que a la misteriosa falta de alma de la misma. Poseía una intensidad especial, más no se dejaba ver a través de aquellos rasgos ni una sensación, una palabra, absolutamente nada. Un desconcierto total.

Extracto de TWS.

Las alas son, desde la lejanía, lo primero a inspeccionar. Plumas oscuras y brillantes, llegando a verse esponjosas; se pronuncian cada una en un pequeño pico donde hay un hueso en forma de garra curva. Parecen una mezcla entre alas de murciélago y ave de caza.

El caballo colorado, envuelto en ondas y rulos que le dan bastante volúmen, en especial las caóticas y siempre desordenadas patillas que ayudan a remarcar las orejas puntiagudas; hay un pequeño mechón negro en el flequillo, cubre parcialmente la ceja derecha, donde se ve el tan característico corte. Los rasgos del rostro son suaves y pequeños, la piel lisa, rosa pálido, hace resaltar los tatuajes en las mejillas. Ojos rasgados, similares a un felino, realsados en negro; con los iris pequeños y sin pupilas. La dotan de un aspecto amenazante y una mirada rígida, contrastan mucho con la impresión juvenil del retrato antes planteado y la envuelven de una esencia un poco más adulta.

Su complexión es alta y delgada, de extremidades bastante largas; sus manos y pies de tres dedos son especialmente huesudos, un rasgo notorio de su raza. Otra característica semejante son los tatuajes en su cuerpo: unos que van desde los antebrazos a los dedos, simulando unos guantes, otros en los tobillos y uno marcando la pelvis. Las costillas están muy expuestas, algo curioso, pues suele ocurrir en los Makaioshin impuros. Fuera de eso, no se parece en nada a sus allegados de la misma raza; su figura delicada y pronunciadas curvas se distancian demasiado de la apariencia ruda a la que se acostumbra en su mundo. Posee dos pigmentaciones: un rosado pálido en rostro, manos y pies, mientras que en el torso y extremidades, es mucho más intenso. No se trata de mera coincidencia, pues la piel de estas zonas es más dura y áspera.

Aspectos

ÁnimaCSAspecto.png
Juventud (1)
En el periodo inicial de su vida se caracteriza por llevar un conjunto masculino negro, de hombreras abultadas, cuello largo y cremallera roja. Este es acompaño de una muy característica boina negra y dorada, que menudo usa para cubrir parte de su rostro y darle ese aire de misterio por el que era reconocida en aquellos tiempos. Porta también guantes grises y calzado del mismo color, de nulo detalle. Las mangas del traje se pueden quitar, algo que hace en bastantes ocasiones por comodidad, al igual que abrirse el cuello, dando paso a un look secundario.

El peinado que lleva es bastante corto, anaranjado y despeinado, muy parecido al narrado en la descripción, pero solamente sobresalen las patillas y algunos mechones rebeldes.

Un detalle a resaltar son las recurrentes cicatrices y marcas de heridas frescas que se llegan al ver al momento de mostrar algo de piel, por lo que tiene todo el sentido que utilice un traje tan poco revelador para cubrirlas, además de ocultar cualquier rasgo femenino de su apariencia, demostrando un acomplejamiento durante esta etapa.

ÁnimaCS2.png
Juventud (2)
Pasado un tiempo, su cabello crece bastante, pero sigue conservando el mismo estilo revoltoso. Los mechones se expanden mucho más a lo largo de la cabeza y caen desprolijamente por los hombros, el flequillo, y las patillas se ven más abundantes y al dejar de lado la boina que por tanto tiempo había usado, este aspecto se vuelve bastante destacable y logra dotarla de un aire muy diferente, mucho menos siniestro y tétrico.

Porta ahora una camisa carmesí, abierta en el pecho y con volantes en los cortes que adornan todo el torso; con anillos de oro en los hombros abultados. Cinto negro y dorado, pantalones oscuros, visiblemente más ajustados que los anteriores, y calzado dorado. Como se puede intuir, es este un conjunto que irradia mucha más confianza por parte de la Makaioshin, al dejar ver las formas de su cuerpo sin pena y atreviéndose a usar colores más vivos. A este conjunto le tiene un especial apego emocional, al haber sido confeccionado por Abrak.

Pregunta.png
Juventud (3)
Conservando la misma apariencia y el mismo vestuario anteriormente narrados, pero ahora envuelta nuevamente por ese factor siniestro que ya había dejado atrás, y siendo visualmente aún más intimidante que antes. Esto se logra gracias al desgaste en la ropa y las mechas de cabello que se notan más desarmadas y desenmarañadas. Pero sin lugar a dudas, lo que se lleva toda la atención es la marca reciente de ácido espeso recubriendo la parte izquierda de su rostro, deja sobre la piel una huella grotesca e impactante, con una capa de carne expuesta al rojo vivo. El mismo tipo de patrón se repite sobre su cuello, extendiendo sus raíces hasta rozar las clavículas. Estas marcas están usualmente envuelta en vendajes, pero la demoniza con frecuencia las quita a propósito solo para provocar una reacción desagradable.
ÁnimaVestuario1.png
Reina del Makai
Durante su etapa como reina, viste un conjunto excéntrico que acentúa sus rasgos naturales: tela negra sin mangas, ajustada al cuerpo, con cuello largo y un escote triangular; leggins gris oscuro, adornados con un cinto dorado en picada; como calzado, lleva unas botas hasta por las rodillas, negras. Como detalle, usa unos pequeños aretes dorados.

Porta una capa bordó como emblema, junto a una estola de pelo sintético de tono gris-blanqueado; la cambia de hombro constantemente. Esta prenda es dejada atrás en el capítulo 3, cuando se la entrega a Sariel.

Su cabello es solo un poco más largo, resaltando unos pequeños rulos que le llegan hasta el cuello.

ÁnimaEvolución.png
Akumajin
Al perder su forma de Makaioshin, su apariencia cambia drásticamente debido a las nuevas adaptaciones de su cuerpo y modificaciones de su energía interna. En su nuevo estado, pierde unos cuantos centímetros y los tatuajes desaparecen; a su vez, su piel se vuelve uniforme, adoptando el tono más claro. El cabello se vuelve notablemente largo, hasta por la cintura, destacando más el flequillo y ondulaciones en este. El mismo adopta un tono rojizo intenso.

El atributo más destacable siguen siendo los ojos, que conservan su forma, pero los iris duplican su tamaño y pasan a ser color ámbar, con pequeñas pupilas blanquecinas.

ÁnimaVestuario2.png
Túnica invernal
Luego del año transcurrido con los rebeldes, le regalan este traje antes de manchar a su aventura. Una túnica con dos tonos de café, desgastada en los bordes y con una pequeña capucha unida a la bufanda. Esto junto a unas botas negras de la misma longitud que la anterior, menos detalladas que dicha versión. Debajo de todo, trae una malla oscura con mangas cortas, negra en el torso y gris oscuro en las piernas.
ÁnimaVestuario4.png
Traje temporal
Lastimosamente, sus prendas son desechadas por Bulma debido al "desagradable" olor a demonio, y en su reemplazo se le brindan unas mallas negras lisas, que cubren hasta su cuello. El collar que Sariel le regala aún sigue con ella, y lo utiliza al descubierto o guardado dentro de la tela.
ÁnimaVestuario3.png
Prototipo de armadura
Luego de algunos inconvenientes, los científicos de la Corporación Cápsula son pareces de finalizar un prototipo nuevo de armadura, mucho más estilizada y personalizable. Se compone de una malla negra con detalles dorados simulando la pechera saiyajin, hombreras, una de ellas con el símbolo de la Corporación Cápsula; el tren inferior del atuendo unido al torso por una tela café rojizo, del mismo tono que las hombreras. Guantes dorados, y una característica capa muy semejante a la del diseño anterior.
ÁnimaVestuario5.png
Gi del Clan Demonio
Durante su estancia en el castillo de Transilvania, se le brinda el conjunto que suelen usar los demonios que aquí habitan. Es la primera vez que se la ve tanto tiempo con un gi de artes marciales, sin quejarse de él, quizás porque el diseño es algo más estilizado.

Como se mencionó, consta de un gi, anaranjado, y con detalles marrones; es de escote abierto, exponiendo el cuello y los trapecios; sin mangas. Un cinto pequeño, igualmente café. Una pollera y pantalones del mismo anaranjado. Como detalle adicional, porta muñequeras cuyo diseño recuerdan al pelaje de un tigre, dejando ver que quizás se inspire en estos.

ÁnimaHumana.png
Humana
El disfraz creado por Sariel no solo la ayuda a pasar desapercibida entre los humanos, sino que le brinda unos rasgos que, en sus propias palabras, son "exóticos".

La piel bronceada y una serie de pecas en el rostro son añadidos que ayudan a remarcar las características que se conservan, como el cabello y color de ojos. A esto se le suma el cambio en la forma de las orejas y los pies, que pasan a tener cinco dedos, aún si esto último no se nota por el uso frecuente de calzado.

KyoShoujo.png
DBF Shoujo 2 (Kyo)
Dentro de la famosa franquicia, se ha utilizado su imagen como avatar representante del usuario Kyomist. Su aspecto es el mismo de la versión humana, pero se le da una apariencia más personalizada para concordar dentro del juego, con el conjunto escolar de los personajes del instituto; a diferencia de otros en la escuela, la chaqueta la lleva por encima, sin colocarse las mangas, y en la camisa se deja ver bastante el escote debido a algunos botones abiertos.

Personalidad

En escena (Persona)

Desde la superficie, su forma de actuar encaja a la perfección en lo que se puede denominar como una persona fría y manipuladora. Y este último rasgo en particular, se le da de maravilla, pues se ha visto en múltiples ocasiones la capacidad que tiene de examinar a otros y encontrar esa fibra sensible que los descoloca y los deja susceptibles a seguir sus órdenes.

Todo esto a través de un aire de soberbia y superioridad que desde el principio de su vida se le enseñó a adquirir. El ego, desprecio a los que son más débiles, falta de empatía y una completa convicción de que las cosas deben hacerse a su modo para que salgan bien demuestran que la estima que se tiene a sí misma es demasiado alta. Todas estas son actitudes inculcadas por su mentor hasta el cansancio, con el fin crear una personalidad de lo más narcisista, que se mueva por el odio y desprecio a los demás. Una máquina que no necesite darle importancia a sus sentimientos, y cuya única preocupación sean sus objetivos a alcanzar, por sobre todas las cosas. No importa qué tan bajo deba caer, que tan inmortal deba ser ni el sufrimiento que su cuerpo pueda llegar a sentir, nunca va a llegar a tocar su corazón.

Es esta la barrera que ha creado como un mecanismo de supervivencia, que se inspira directamente de quien tanto dolor le ha causado. Pero no le ha bastado tan solo con replicar las enseñanzas de Uriel, de copiar su forma de abusar de otros y usarlos para su propio provecho, mientras que de frente parece una persona calmada y encantadora. Sino que, gracias a su astucia, ha llegado a llevar estos rasgos a un extremo que superan a su maestro.

Su modus operandi es prácticamente perfecto, presentándose como alguien calmada y desinteresada, hasta amable. Pero su lenguaje corporal indica en todo momento una seguridad absoluta y amenazante, mientras que sus palabras van calando cada vez más profundo en su víctima, atacando y pinchando mientras se coloca a sí misma en una posición neutral, quitándose la culpa y colocándola en la espalda del otro.

Trata de crear una dependencia emocional en la víctima, una necesidad que, pese al daño físico y psicológico que le haga, permanezca atado y sin poder alejarse. Este maltrato le provoca cierta satisfacción y desahogo, mientras reafirma la sensación de superioridad sobre otros.

Al momento de matar y dependiendo el caso, suele tener dos formas muy concretas de hacerlo. Una limpia y eficaz, de la forma más rápida posible, lejos de los ojos de otros y sin dejar ningún rastro. Pero en momentos muy específicos, en donde llega a perder el control y dejarse llevar por el resentimiento, es cuando la escena del crimen se convierte en una masacre. Disfruta de torturar, someter y llenarse del temor que reflejan los ojos del herido; su papel del "villano encantador" aquí lo interpreta magistralmente, apoyándose del sarcasmo y elegancia gestual mientras comete los actos más inmorales y denigra a su víctima hasta hundirla, denotando ya en este punto una inestabilidad mental muy radical.

Es este el proceder de una persona con tendencias psicópatas, que encuentra placer en atormentar a alguien hasta llevarlo a su decadencia y luego acabar con su vida.

Lenguaje Verbal

Como se menciona antes, se caracteriza especialmente por hablar de manera elocuente y segura, sin dudar ni tartamudear en ningún momento. Es directa y cortante, no suele extenderse de más ni salirse mucho del foco de conversación, pues lo suyo es ir al grano; y si bien no repele el intercambio de diálogos ni se muestra asocial, tampoco suele iniciar una charla si no hay un motivo detrás.

Suele utilizar un tono que resalta su poco interés y falta de emoción, así que no habla demasiado alto ni demasiado bajo, sino que usa un timbre intermedio, totalmente mecánico. Un detalle curioso es que no suele utilizar su voz natural, sino una impostada, que suena más grave y se apega mejor a la impresión que intenta dar.

El sarcasmo es su mejor amigo al momento de ir a la defensiva y disimular la tensión. Lo usa casi de forma instintiva con desconocidos y enemigos para dejar en claro su confianza.

Lenguaje Corporal

La emperatriz posee una forma de expresarse y modismos que concuerdan mucho con lo que se considera afeminado. Desde su forma de caminar, de tomar objetos y gesticulaciones con las manos expresan una elegancia y formalidad que se esperaría de la alta sociedad. Muy rara vez se la ve agachar la cabeza o con una postura rígida, pues trata en todo momento de mantener el control de su propio cuerpo aún en momentos de incomodidad.

Estos rasgos los aprovecha al momento de ser desafiante o mofarse de alguien, exagerándolos al punto de parecer sobreactuado y algo sugerentes. Y aunque no le guste tocar a la gente, puede llegar a hacerlo sólo para disfrutar de la reacción de sus receptores ante algo tan fuera de lugar.

Tras el Telón (Sombra)

Debajo de aquellos aspectos que decide mostrar públicamente, existe una parte que es emocionalmente sensible y empática, más de lo que la misma Ánima podría esperarse.

Resulta que es en realidad lo suficientemente capaz de ponerse en el lugar del otro a través de sus propias experiencias personales, y ser genuinamente amable. Y esto, lejos de resultarle un problema, le evoca una serie de emociones positivas que acaban por ser mucho más satisfactorias que cualquier actitud vengativa.

Como se ve, su inteligencia emocional es bastante grande, permitiéndole abastecerse de diversas emociones y sensaciones tanto positivas como negativas. Esto se ve especialmente tratándose de relaciones afectivas, en las que demuestra una actitud materna y protectora con las personas que le importan.

Sin embargo, esto también implica que hay cosas que le afectan más de lo que deberían y que su tolerancia a la frustración es poca. Los golpes emocionales y la decepción es muy dura y difícil de olvidar.

En confianza, es una persona bastante alegre, serena, pero bromista e igualmente sarcástica, con una tendencia al humor negro e irritar a la gente que Abrak le contagió con el tiempo. Puede mantener una actitud plenamente seria y deductiva cuando se requiere, pero también relajarse y tomarse las cosas un poco a la ligera.

Es también en esta confianza que deja ver sus falencias y defectos más grandes, como su poca paciencia, dificultad para expresarse plenamente, y desinformación en ciertos temas.

Lenguaje Verbal

Dejando las formalidades de lado, pasa a hablar de forma más banal, sin perder su coherencia y manejo de la lengua. El cambio más notable es que comienza a reemplazar algunos términos por insultos y maldiciones, algunas muy vulgares y poco sutiles. También se da el lujo de dudar al momento de hablar y corregirse de ser necesario.

Aún sigue siendo muy directa al momento de dar su opinión, y la falta de filtros puede llegar a malinterpretarse con facilidad.

Lenguaje Corporal

Su manera pedante de moverse y gesticular se mantiene intacta por inercia, pero deja salir a flote una expresividad que si bien no es exagerada, llega a ser orgánica y ayuda a entrever lo que está pensando en ese momento.

Su mirada se suaviza con frecuencia, perdiendo ese tinte amenazante que la caracteriza; suele sonreír ligeramente, casi siempre de costado, mostrando los dientes de vez en cuando. Y en muy rara ocasión se le escapa algún rubor o tartamudeo nervioso.

"El Alma" (Análisis)

ÁnimaAlma.png

«El anima es el arquetipo de la vida misma».
Carl Gustav Jung.

Existe entre los tantos fenómenos psicológicos, una tendencia a replicar las conductas que aprendemos de otros, especialmente aquellas que dejan huella en nuestra psique.

Y en casos donde dichas conductas son de carácter abusivo, esto resulta en un peligroso ciclo donde la víctima de maltrato tratará de replicar esta clase de relación y hasta rasgos de su abusador.

Es este un patrón muy frecuente dentro del Makai, que nuestra protagonista no ha podido evitar vivir en carne propia.

El trato de su mentor, la forma en la que le brinda confianza para luego mostrarle su otra cara, atacarla, hundirla en la miseria y luego repetir el proceso, ha sido la raíz de un trauma muy grande que ha afectado el desarrollo de su personalidad y salud mental.

No pudiendo ser capaz de luchar contra la corriente y resignada a que era la única opción que existía, eligió aceptarlo y replicar esa conducta como un mecanismo de defensa y supervivencia. Se abasteció de las enseñanzas de Uriel, de sus rasgos y su forma de actuar, para crear una capa protectora que terminaría siendo igual de nociva que la del hombre que tanto daño le había hecho.

Así nace la máscara de personalidad o Persona que anteriormente se describe. Es ese el comportamiento que se espera que tenga y la forma en la que decide mostrarse a otros, creando así una zona de confort de la que sería difícil salir.

Y a pesar de ello, es incapaz de llevar este papel al límite, porque la persona que hay detrás se lo impide. Y es en momentos cruciales, cuando debe lastimar a un ser importante, que su parte más humana se antepone al resto. Es por eso que, a pesar de llevar a cabo sus planes a la perfección, inevitablemente fracasará, porque se sabotea al encariñarse con sus propias víctimas. Pero es aquí donde se da cuenta que por más que lo intente, no puede acallar su propia esencia, la sombra, no puede evitar dudar antes de matar y no puede matar sin luego sentir arrepentimiento. Le frustra, y trata de reprimirlo una y otra vez, anteponiendo la lógica a los sentimientos.

Tras la muerte de su abusador es que finalmente puede dar el primer paso para salirse de ese ciclo nefasto. Pero desligarse de algo que se ha mantenido por tanto tiempo que ya está arraigado a la percepción que uno tiene de sí mismo es un largo proceso, que conlleva también aceptar la carga moral de las acciones cometidas y sus consecuencias.

Ánima de a poco va cruzando este camino a lo largo de su historia, tratando de desligarse del ego y la ideología autodestructiva que solía manejar y se le sigue escapando en ocasiones. No se trata de borrar el pasado, sino intentar hacer mejor las cosas en el presente.

Ideología

«El fin justifica los medios».
Napoleón Bonaparte, aludiendo a Maquiavelo.

Como se puede uno imaginar, las reglas y enseñanzas bajo las que se formó la futura reina tenían como prioridad anteponer sus principios a la vida de los demás. Utilizar a la gente para alcanzar sus objetivos, porque el valor de una vida sólo se mide a través de cuánto puede ayudar a la causa.

Así aprendió a restarle validez a otras formas de vida que consideraba intelectualmente inferiores, como los akumajin, siendo seres reemplazables. Desprestigiar a los humanos y hasta ver a sus mismos compañeros Makaioshin como platos de segunda mesa.

Aprendió a tener un ego alto y creer que las cosas únicamente podían ser a su modo si quería que salgan bien. Y esto significaba cargar por si sola con todas las consecuencias y responsabilidad, siendo esto un denominado Complejo de Atlas.

Pero detrás de esta frase inicial, hay un significado más profundo que también aplica para ella misma. Pues que no importa el dolor que llegue a sentir, lo bajo que deba caer, las consecuencias o el remordimiento, sólo importan los resultados. Conformando así una mentalidad de lo más fría y lógica, que anula cualquier factor emotivo.

Esta forma de pensar se va modificando progresivamente a lo largo de su historia. Logra comprender más a los akumajin y miembros de otras razas; aprende también a ceder un poco el mando para confiar en otros. Deja de apegarse rotundamente a una visión de la realidad y ser abierta a escuchar alternativas. Ya no se tiene a sí misma en un pedestal superior al resto, y entiende que puede cometer errores y aprender de ellos.

Por eso le es importante aconsejar a la gente a través de sus propias experiencias, razón por la que adopta una actitud materna. Pero a pesar de eso, sigue lejos de ser haberse reformado por completo, y a veces vuelve a caer en actitudes egoístas y autodestructivas. Pero al menos, ahora sabe que es importante no ignorar sus propias emociones.

Preferencias

Como es de esperarse, va contra corriente también tratándose de gustos personales. Es fan del orden y la buena organización, llegando a ser muy obsesiva y quisquillosa con los detalles; poco tolerante y paciente hacia aquello que le resulta incómodo de algún modo, creándole una sensación de odio casi automáticamente. Buenos ejemplos para esto son los climas helados, o el contacto físico.

Posee un notable gusto por la "moda" y la ropa en general, teniendo una inclinación por la vestimenta ajustada, de tonos oscuros y que deje ver algo de piel. Esto debido a que piensa que un toque sensual añade mucha elegancia. También ama las capas y cualquier accesorio extravagante.

Su interés por los combates es completamente nulo o negativo. El ámbito marcial contiene casi toda su lista de disgustos, desde contacto, fluidos corporales y agotamiento innecesario. Nunca logrará comprender el verdadero valor de estos, sin embargo, llega a disfrutar del morbo que estas pueden ocasionar, como todo demonio.

Disfruta bastante de los juegos de ingenio y estrategia, como el ajedrez, y puede volverse bastante competitiva de una forma para nada sana. Resulta también que es algo codiciosa y no le gusta desprenderse de objetos con cierto valor monetario.

Debido a sus pobres papilas gustativas, odia la comida sólida y los restaurantes. En contraste, le gustan toda clase de especias y aromas, también las bebidas calientes y en general, cualquier cosa que sea en extremo cálida. El mayor ejemplo es su adicción a los baños calientes.

Miedos

Siempre le ha temido al fracaso, por lo que esto implica. Se estaría exponiendo a la desaprobación de su mentor, que en un momento de su vida buscaba tan arduamente. Y aún más terrible, se estaría exponiendo a la posibilidad de ser desechada y reemplazada. Y este miedo se mantiene aún mucho después, teme tener que dar marcha atrás, soportar la frustración de que sus planes se arruinen y no poder cumplir con sus objetivos.

Tiene cierto temor a abrirse a la gente, de mostrar su verdadera personalidad y resultar traicionada, uno que se va mitigando con el tiempo. La atormenta la idea de llegar a perder la cordura, de repetir errores, pero también la asusta tener que salir de su zona de confort.

Sin embargo, ninguno de los mencionados es tan grande como la idea de perder a sus seres queridos, algo que ha llegado a experimentar.

Relaciones

Ella sin dudas tiene problemas con la gente, y poco interés en conocer nuevas personas. Su poca tolerancia y completa falta de paciencia la lleva a hartarse fácilmente o lograr que alguien le caiga mal, sin darle el beneficio de la duda. Si tratas de llevarle la contraria, lo más probable es que te ganes su rencor. Tampoco parecen interesarle las conversaciones muy longevas. En general, es alguien que suele disfrutar más sus momentos a solas o rodeada de una minúscula cantidad de gente.

De hecho, pese a que no sea muy extrovertida, sus lazos tienden a ser muy estrechos y perdurar en el tiempo. Esto puede deberse precisamente a su poco interés en las relaciones sociales, haciendo que dedique gran cantidad de tiempo a las pocas personas que aprecia.

Con respecto a las relaciones románticas propiamente dichas, al ser asexuada, no posee líbido, ni ninguna clase de deseo sexual o atracción de este tipo. No obstante, es capaz de desarrollar sentimientos de esta índole, como se ve en su relación con Abrak.

UrielRelaciones-DB-S.png Uriel

El, en ese entonces, rey del Makai tuvo un papel muy importante en su vida. Fue como un padre y mentor, pero también fue su pesadilla y tormento.

Se mostró en principio amable, y le enseñó todo lo que debía saber. Algunas de esas lecciones eran útiles y se quedarían con ella hasta estos días, como el respeto, aprender a tener ingenio, el trabajo duro y el sentido de responsabilidad.

Pero bajo el umbral de esa faceta cálida, le mostró a la Makaioshin un mundo de sufrimiento y agresividad. La manipuló sutilmente, con palabras bonitas y adornando las cosas, con tal de moldearla a su manera y en sus propias palabras, "fortalecerla". Y a pesar del maltrato y constantes cambios de actitud, Ánima seguía queriéndolo como un padre y excusaba su comportamiento. Llegó a desarrollar un Síndrome de Estocolmo en el que realmente pensaba que lo que hacía su mentor era por su propio bien.

Comenzó a emular el comportamiento dañino y manipulador del hombre para volverlo parte de una fachada que sería más aceptable a los ojos de este. Lo copió a la perfección, desde las amenazas sutiles, la capacidad de ser hiriente y luego actuar como si nada hubiera ocurrido.

AbrakRelacionesDB-S.png Abrak

Al conocerse, la Makaioshin se irrita cuando este no la mira a la cara, descubriendo luego que el demonio prácticamente no veía. Lo terminaría ayudando desinteresadamente a librarse de una paliza, y en consecuencia, Abrak buscaría su ayuda.

En un principio sólo planea usarlo de sirviente, tratarlo bien para ganar su confianza y luego descartarlo. Pero su relación acaba escalando al punto de que es con la única persona que se desenvuelve y muestra su verdadera esencia.

Ánima ayuda al akumajin a ganar seguridad en sí mismo al pedirle ayuda con tareas y trabajos de fuerza, y este último le brinda contención y desahogo, pues luego de un día duro, termina yendo con él para sentirse mejor. Encuentra en su compañía una satisfacción que no implica hacerle daño a otros y que despierta nuevos sentimientos dentro suyo.

Su personalidades chocan mucho, siendo Abrak alguien desinteresado y algo tímido, y Ánima egocéntrica y obsesiva. Este contraste los lleva a tener una dinámica de burlas y bromas constantes el uno al otro, donde cada uno exagera su papel de "amo-lacayo" a propósito, y la intención final casi siempre es lograr que uno de ellos se avergüence o se ría. Son personas muy diferentes, en apariencia, gustos, capacidades, y forma de relacionarse. Pero aún así tienen una perspectiva del mundo que se complementa. Al haber estado ambos en la misma situación, pueden percatarse fácilmente de lo que siente el otro y tratar de ayudarse mutuamente.

Los dos son al fin y al cabo, muy sentimentales, algo que se nota mucho al momento de revisar la clase de química que manejan. Pues aunque mantienen una relación superficial formal y no suelen expresarse hacia el otro con palabras muy afectivas—en parte por la falta de conocimiento sobre el amor—, son fieles a sus emociones a través de sus acciones.

Su muerte es algo que le ha dejado una profunda marca y con frecuencia siente nostalgia cuando piensa en él. Ya no tiene un guía que le ayude a tomar decisiones ni la ayude a calmarse cuando pierde los estribos, está sola. Pero aún así trata de no recordarlo con tristeza, sino con la alegría que se merece.

SarielRelacionesDB-S.png Sariel

Al principio, sólo veía al pequeño impuro como un estorbo; era molesto tener que cuidarlo y dedicarle tanto tiempo. Una vez más, su intención era solo ganar su confianza para luego utilizarlo como sacrificio, pero un inocente Sariel no tardó mucho en cautivar su corazón.

Ya sea conscientemente o no, no fue capaz de replicar el trato que su mentor había tenido con ella en el muchacho. No tenía el valor de dañarlo, así que en su lugar lo educó lo mejor que pudo, y pese a su intento de mantener cierta distancia, acabó por brindarle el cariño que necesitaba, logrando que el Makaioshin crezca sin que le falte nada.

Ver al joven impuro era como ver un reflejo de su propia inocencia, y siendo consciente de la incomprensión del mundo, trató de obligarlo a esconderse como ella lo había hecho. Suerte que Sariel se negó a aceptar sus condiciones y siguió su propio camino, ayudándola a la vez a salir de su propia burbuja.

Su dinámica es por donde se mire, la de una madre con su hijo. El infantil y brillante Sariel es un caso difícil, especialmente bajo la tutela sobreprotectora y estricta de la mujer, que siempre está tratando de prepararlo para el futuro. Ánima llega a preocuparse demasiado por él, al punto de paranoia, trata de evitar cualquier daño físico o psicológico hacia el chico, y sale a la defensiva al primer indicio de que alguien pueda dañarlo. Esa es una actitud que suele molestarlo bastante, ya que quiere pelear sus propias batallas.

Ambos discuten bastante, a veces por cosas que no son importantes. Y es que llegan a ser igual de tercos cuando se trata de tener la razón, y su forma de pensar casi siempre es opuesta. El Shinjin es un moralista extremo, y la actitud de su madre adoptiva en ocasiones le parece fuera de lugar, así que no duda en decírselo y tratar de corregirla.

A pesar de eso, siempre acaban reconciliándose, pues nada es más importante que el lazo que mantienen. Atesoran la compañía del otro y los recuerdos que tienen juntos, es la clase de confianza que no puede quebrarse con nada y que permite sincerarse sobre cualquier cosa.

DaburaRelacionesDB-S.png Dabura

Con el tirano existió desde siempre una atmósfera de tensión tan grande que se llegaba a notar en todas sus interacciones. A diferencia de lo que estaba acostumbrado, Ánima no tenía intenciones de dejarlo hacer lo que quisiera, y eso lo irritaba.

Pero también había cierto respeto entre ambos, una admiración a las capacidades y el ingenio de cada uno, y a la tendencia de ser tan directos. Y a pesar de que Ánima Se atrevía a meterse con él y amenazarlo indirectamente, tratando de hacerlo perder los escrúpulos, Dabura admiraba esa valía, en especial cuando se trataba de defender a su hermano.

Aún así, el odio era lo suficientemente grande para no poder mantener la tregua por siempre. Ánima odiaba su forma de ser, impulsiva y desinteresada por completo sobre su entorno, era a su forma de ver, la clase de persona que sólo eran útiles por su poder, pero causaban más daño de lo que ayudaban. Por eso disfrutaba tanto darle una probada de su propia medicina.

AzraelRelacionesDB-S.png Azrael

Él es sin duda la clase de persona que simplemente no puede soportar. Cobarde, hipócrita y victimista, alguien que no puede decir las cosas de frente si no cuenta con un respaldo que lo proteja.

Siempre han tenido roces, desde el primer momento el ex discípulo del rey se había sentido celoso de su presencia y se lo hacía saber. En defensa, Ánima comenzó a tratarlo cada vez peor, haciéndolo sentir miserable y restregándole en la cara el favoritismo del rey hacia ella.

Era muy usual que, luego de recibir un trato duro por parte de Uriel, fuera a descargar su rabia con él. Hundirlo era algo que le ayudaba a reafirmar su autoridad y le devolvía el autoestima.

AmónRelacionesDB-S.png Amón

Con el hermano de Sariel hay un dilema que a veces le dificulta formarse una opinión de él. Desprecia su actitud y las decisiones que ha tomado, el recelo que muestra hacia Sariel y su personalidad nociva e hipócrita que parece una mezcla entre las de Dabura y Azrael.

Por otro lado, no puede evitar que es una especie de karma personal para castigarla. Amón la odia por haber traicionado su confianza, y busca hacerla pagar atacando aquellas cosas que le son preciadas, como las personas que ama.

Amón es como un reflejo de su "yo" joven: con intenciones de escapar de las garras de un maestro cruel y sintiéndose obligado a convertirse en algo que no quiere. Por eso Ánima siente que si terminó así es en parte su culpa, y de haber tomado mejores decisiones cuando estaba a tiempo, el muchacho no habría tenido que sucumbir a la venganza. Eso a su vez habría evitado muchas tragedias, y el saber que ayudó a crear un monstruo, aún cuando todo lo que busca es lo contrario, es algo que le remuerde en la conciencia.

GohanDB-SRelaciones.png Gohan

No se llevan especialmente bien, de hecho, el saiyajin híbrido ha llegado a dudar mucho de sus intenciones y forma radical de trabajar, pero se sorprendió al saber sus verdaderas razones. Desde entonces, han tratado de mantener cierto nivel de confianza por el bien de su alianza, y posteriormente empatizar un poco más, debido a que la relación de Ánima con Sariel tiene una esencia algo similar a la de Gohan y Trunks. Por su parte, Ánima disfruta de mofarse del saiyajin y su irritabilidad.

TrunksDB-SRelaciones.png Trunks

Al conocerlo en su forma de infante, su apariencia y torpe personalidad le recordaron mucho a Sariel, aunque desde su punto de vista, el terrícola es más extrovertido. Es el primero es ganarse un poco la confianza de la akumajin al actuar tan despreocupado con ella, y aunque tiene problemas con la actitud impulsiva y presumida de esta en ocasiones, respeta mucho su decisión de reformarse. Se puede decir que de los terrestres, es con quien mejor se lleva además del namekiano, y hasta llega a preocuparse por su bienestar.

PiccoloRelacionesDB-S.png Piccolo

Sus personalidades chocan un poco, precisamente por las similitudes, haciendo que sus interacciones se limiten a discutir y lanzarse insultos sarcásticos. Pese a ello, comparten el sentido de la paternidad/maternidad y empatizan por ello.

VegetaRelacionesDB-S.png Vegeta

Únicamente lo recuerda por dos momentos malos, lo suficiente para verlo como un cretino y guardarle rencor por casi arruinar su plan. El hecho de que le recuerde a su propio orgullo que aún trata de eliminar sólo incrementa su odio.

KaioAncianoRelacionesDB-S.png Kaio Anciano
Es el primer Shinjin que ve ser amable con un demonio, y al principio duda de sus intenciones. Sin embargo, le hace ver que ambas razas pueden mejorar su relación. Es el único de los suyos y de las pocas personas a las que le tiene un respeto genuino.

(En este apartado se cuenta únicamente la participación del personaje dentro de la historia mencionada. Si quieres saber el contexto general más en profundidad, te invito a leer los enlaces).

Universo

Cabe aclarar que el contexto en el que su historia transcurre es diferente al de la actual franquicia.

Esta es una realidad que anula la existencia de los Dioses de la Destrucción, dejando a los Shinjin y Makaioshin como su única contraparte.

Sólo existe un Árbol Sagrado para todos los universos, el cual posee dos tipos de flujo de energía: Positiva y Negativa. De los frutos positivod del Árbol Sagrado nacen los Shinjin, y de sus frutos corrompidos o cargados de energía negativa, los Makaioshin. Esto para mantener un equilibrio. Y es por esto que el plano del Makai está separado del mundo de los Shinjin y sus creaciones.

Orígenes

TWSSCPortada.png

Su nacimiento había sido quizás el más inusual en ese mundo; no solamente porque el fruto corrompido había tardado más de la cuenta en eclosionar, sino por algo más. El nuevo Makaioshin, con alas negras y una apariencia frágil había sembrado el desconcierto y la duda en los habitantes del Makai, ¿Se trataba acaso de un impuro o un espécimen más extraño?


TWSSCCap2.png

Uriel, el rey de ese entonces, quedó fascinado por el poder que emanaba el nuevo miembro el clan, y creyendo que tenía ante él un prodigio, no tardó en darle la bienvenida y hacerlo sentir cómodo. Decidió acogerlo como discípulo, acto que hizo sentir celos a Azrael, otro Makaioshin que había sido pupilo del rey.

El joven Makaioshin, bautizado por Uriel como "Gabriel", había comenzado entonces su travesía por el Makai. Pasaba sus días viviendo tranquilamente, aprendiendo acerca de su mundo y de las lecciones del rey; este se había convertido rápidamente en una figura de gran importancia, siempre tan amable y protector, lo hacía pensar que nada en ese mundo podía ser malo realmente. Pero muy pronto vería que las cosas allí no eran color de rosa, mucho menos para alguien de espíritu inocente e inexperto.

Estaba acostumbrado a recibir un trato más brusco por parte de Azrael y Dabura, los otros Makaioshin del reino, nada muy grave. En una ocasión, cuando fue su turno de vigilar la producción y siembra, vió que un demonio obrero se había lesionado la mano, y se dispuso a ayudarlo. En eso llegó Dabura, y con ganas de echar todo a perder, hostigó al akumajin para que siquiera trabajando. Eso hizo saltar las alarmas del novato, no merecía ese trato; saltó a defenderlo, y casi le cuesta una golpiza del Makaioshin más fornido. Para su suerte, el rey lo detiene y amenaza. Gabriel expresa su punto al rey, creyendo que estaría de su lado, pero increíblemente, este parece no estar de acuerdo, y le aconseja no darle demasiada confianza a los demonios ordinarios.

Pero no daría brazo a torcer tan fácilmente. Seguía manteniendo su punto, y aunque no le gustaba contradecir al rey, quizás podría estarse equivocando, de ser así, tenía oportunidad de demostrárselo. Siguió ayudando al demonio obrero, y pese a que al principio lucía temeroso con su presencia, parecía acostumbrarse de a poco, hasta llegó a darle las gracias, gesto que alegró sobremanera al príncipe Makaioshin.

Ese día se había ofrecido a regar los cultivos por él, así que tuvo que alejarse un poco del centro del reino, su zona de confort. Mientras trabajaba, alcanzó a ver algunos demonios que se acercaban, junto al que había estado ayudando todo ese tiempo. Se emocionó, creyendo que habían venido a darle una mano.

Su expresión, antes grata, se tornó shockeante. Pero no de una forma positiva, sino dolorosa. Soltó el balde en sus manos, y se agarró el hombro que había sido traspasado por unas garras.

El demonio detrás de él se preparó para atacar de nuevo, mientras el resto se acercaba lentamente, afilando garras y colmillos. —¿Por qué?— Musitó, con la cabeza gacha—. Esto no tiene sentido...

Extacto de Chaos Spiral.

En respuesta, solo le desearon la muerte. Ni siquiera se molestó en tratar de defenderse. Recibió de lleno la brutal paliza de los demonios. Si hubiera sido cualquier otro, podría haberles ganado fácilmente; pero no era tan fuerte para acabarlos, tampoco tenía intención de hacerlo. Aunque quedase malherido, lo más seguro es que no moriría; sólo tenía que soportarlo. Rasguños profundos, patadas y algunos mordiscos buscando probar su sangre. Eso último solo pareció volverlos más frenéticos. Era horrible mirarlos a los ojos, estaban ciegos de adrenalina; mantuvo la cabeza contra el suelo.

Para su suerte o desgracia, el rey llegó justo a tiempo. Luego de devolverle el favor a los demonios, vendó las heridas de su discípulo, aún inconsciente. Uriel mantuvo una charla con Azrael sobre lo sucedido, revelando que había sido obra suya, como una manera de fortalecer al joven Makaioshin.

—Solo los incité a actuar. Pero creo que lo hubieran hecho aún si no se los ordenaba—. Dijo, refiriéndose a la horda de demonios.

—¿Qué quiere decir?

—Ellos están demasiado acostumbrados a vivir como esclavos—. Sonrió, sus palabras parecían no provocarle nada—. Cuando te acostumbras demasiado a algo, no quieres que las cosas cambien.

Uriel y Azrael (Extracto de Chaos Spiral).

Cuando Gabriel despertó, se sintió horrible. Las heridas habían sanado casi por completo, pero el shock no desaparecía. Apenas el rey se acercó, se vió en necesidad de disculparse por haber dudado de su criterio. Uriel le dijo que quizás había estado siendo demasiado permisivo, pero debía volverse más duro para sobrevivir. Su aprendiz se resignó a aceptar cualquier entrenamiento sin protestar.

Uriel quiso sellar el trato quitándole las alas que cargaba desde nacimiento. Se negó; las había mantenido hasta ese momento pensando que quizás podrían ser funcionales. Pero el rey mantuvo su postura.

—Es momento de que empieces a madurar, Gabriel—. Le advirtió—. Y eso implica saber que algunos deseos no se harán realidad...

Tomando con fuerza las alas extendidas, las arrancó de raíz. Mientras ahogaba un grito, el Makaioshin supo que las cosas ya no serían igual que antes.

Extracto de Chaos Spiral.

A la experiencia traumática que había pasado se le sumaron los tortuosos entrenamientos a los que debía someterse; todos los días sin falta, el rey lo citaba a la misma hora. En esos momentos, era por completo otra persona, no era amable ni mucho menos afectivo, sino denigrante y sarcástico. Lo golpeaba hasta sangrar, y dejaba la piel marcada con ácido que emanaba de sus manos; nunca le ayudaba a levantarse del suelo, sino que le gritaba hasta que lo hacía por su cuenta. Según sus palabras, todo aquello era para fortalecerlo, tanto física como mentalmente, así que debía actuar como si nada hubiera pasado. Al menos las heridas se curaban cada vez más rápido.

Comenzó a disimular las heridas con ropa más holgada, y una gorra que le cubría los ojos, dando lugar al apodo de "Makaioshin sin rostro". Su actitud también se había deformado; se había vuelto más frío, inexpresivo y sarcástico, copiando los rasgos de personalidad con los que su mentor tanto le atormentaba.

Era especialmente cruel y poco tolerante con los akumajin. Por lo que no soportó cuando uno de ellos no le dirigió la mirada al hablarle, y lo tomó como un gesto desafiante. No tardó en descubrir que se trataba de un invidente, o casi. Lo dejó pasar, pero su compañero Dabura no sería tan permisivo. Tuvo intenciones de torturar públicamente al demonio como solía hacer, y a pesar de que el Makaioshin sabía que no era de su incumbencia, actuó disimuladamente, usando su habilidad para detener al psicópata sin que nadie se diera cuenta. Pero alguien sí lo había hecho, el mismo akumajin que con frecuencia era víctima de Dabura; siguió al protegido del rey hasta las afueras del Makai, y cuando este descubrió su presencia, lo mandó a dormir.

Posteriormente se dió cuenta de quien se trataba, y con la idea de usarlo como una herramienta para su propio beneficio, le prometió al esclavo su "libertad" a cambio de que siguiera sus órdenes un tiempo; resignado, el akumajin llamado Abrak aceptó sin esperanza alguna. Para sorpresa del mismo, Gabriel trató a su nuevo sirviente de una forma bastante amable, llevándole comida, ropa y dejando que se esconda en las afueras. De vez en cuando lo usaba como herramienta de entrenamiento, pero trataba sus heridas al terminar.

A pesar de que sus intenciones iniciales eran usar al akumajin para trabajos pesados, crear disputas con su hermano Dabura—cosa que había logrado al presentar a Abrak como su propiedad, negándole el derecho a ponerle la mano encima de nuevo— y conseguir la ubicación de las esferas mágicas de Sura, se iba encariñando peligrosamente con él, al punto de que era la única persona además del rey a quien le dejaba ver su rostro. La confianza fue a tal punto que el akumajin comenzó a dirigírsele como mujer, bajo el argumento de que se parecía demasiado a las mujeres humanas, cosa a lo que se acostumbró rápidamente.


Portada del Capítulo 5 de CS

Pero no todo eran buenas noticias. Seguía recibiendo castigos recurrentes por parte de Uriel, que cada vez eran más intensos y humillantes; lograba que su ira se acumule cada vez más, obligándola a descargarse con otros demonios. Se había vuelto increíblemente cruel con Azrael y los akumajin que trabajaban en la tierra. Pero a pesar de todas sus complicaciones, había logrado meter la suficiente cizaña para que Dabura y Azrael se pusieran en contra del rey, declarándose así una nueva guerra.

Con la nueva contienda en camino, Uriel puso a su "discípulo" como comandante. Al fin había logrado ganarse por completo la confianza de su rey, y ahora sólo le faltaba deshacerse de la competencia para siempre. Fue con Abrak para pedirle de una vez la ubicación de las bolas mágicas, que serían un elemento clave para armar una estrategia; el demonio la guió y se sorprendió al salir con vida de la cueva donde los objetos estaban ocultos. Gabriel había decidido no matarlo a pesar de que ya no debería serle útil para nada, pero la verdad era que la presencia del demonio se había vuelto demasiado importante como para romper la promesa que le había hecho.

Mientras se preparaba para la guerra, Gabriel interceptó a un demonio que intentaba escaparse. Este comentó aterrado que si se quedaba en el Makai, lo mandaría a morir en combate como a todos los demás. La pupila le respondió que el rey combatiría junto a ellos, que no había de qué preocuparse, y el akumajin expuso que se trataba de una mentira. Sin acabar de creerlo, Gabriel lo dejó escapar y fue con Uriel, esperando que le confirmara lo contrario. La respuesta que obtuvo le borró la sonrisa del rostro, un rotundo "no". Siguió insistiendo, con la esperanza ya perdida.

Tembló, su cuerpo se puso rígido y sus palabras parecieron ahogarse en un amargo sabor—. Iba a mandarme a morir—. Susurró, mientras las lágrimas se formaban en sus ojos—. He hecho todo por usted, he soportado todo, y aún así iba a dejar que muriera—. Repitió, con cierto enfado en el tono.

—No creo que estés viendo las cosas desde mí punto de vista, estás siendo injusto—. Replicó el Rey—. Esto solamente era una prueba más para ti. Y si salías con vida, te convertirías en el ser más poderoso que haya pisado este lugar—. Habló con un desinterés tan grande que era aterrador.

—¿Y si moría? ¿Y si necesitaba ayuda? Si me desangraba dentro del campo y le rogaba por ayuda, ¿Hubiera acudido?

—No—. Fue una respuesta contundente. La Makaioshin sintió que se le estrujaba el corazón—. Los débiles no me sirven. No lo tomes personal. Pero no te preocupes por eso, entrenarás lo suficiente para que ganar sea fácil—. Eso último lo dijo con un tono más cariñoso, mientras acercaba la mano a la mejilla de su aprendiz.

Extracto de Chaos Spiral.

Con toda la mezcla de sentimientos negativos hacia su mentor, lo atacó. El rey le respondió rápidamente, burlándose en su cara y atacándolo con su habilidad, echándole ácido en todo el rostro y el cuello, hasta prácticamente desfigurarlo.

Mientras la torturaba, le recordaba que solo era un demonio más, reemplazable como todos, que el mundo era un lugar cruel y despiadado, y sobre todo, que no podía hacer nada para cambiarlo.

Estamos destinados al caos, a la destrucción y a convertirnos en polvo.

Al terminar, le ordenó que se aleje, sin importarle en lo más mínimo su estado moribundo. Llegó con suerte a la cueva de siempre, se arrastró hasta dentro. Se resignó, quedando inconsciente y esperando no volver en sí. Abrak la encontró y la llevó con los exiliados para que le traten las heridas, y un tiempo después, recuperó la consciencia. Pero había perdido toda la voluntad, sometiéndose de nuevo a esas palabras crueles que habían sentenciado su vida, que le hacían pensar que escapar de sus cadenas era imposible. Entonces Abrak le dirigió unas palabras, recordándole lo mucho que su presencia lo había ayudado para dejar de sentirse como un mero esclavo, y que era posible hacer algo para cambiar las cosas.

Entonces supieron lo que debían hacer, y entre bromas, Abrak le dijo que había pensado en un nuevo nombre para ella: Ánima.

Contactaron con Dabura y lograron convencerlo de aliarse. Pese a que consideraban al Makaioshin un loco despreciable, era la mejor opción entre todos, así que le ofrecieron unirse para acabar con Azrael y el actual rey, y dividir el reino en dos. Primero emboscaron a Azrael, haciéndole creer que tenía sus tropas cuando estas ya habían sido retiradas por Dabura. Ánima iba a acabar con Azrael, descargando sobre él todo su odio, pero Abrak la detuvo antes de que perdiera el control, dejándole el trabajo a Dabura.

Le tocaba al rey recibir su merecido, pero esta vez sería solo por parte de la Makaioshin, sola. Fue hasta él, y lo tomó por sorpresa usando su habilidad para meterse dentro de su mente y atormentando como él solía hacer, no se contuvo en ningún momento, soltó toda su rabia hasta que finalmente lo mató. Al regresar a la realidad, se sintió mal, física y emocionalmente, se había desgastado demasiado, y tras vomitar sangre, regresó con Dabura y Abrak.

Sin haber sido suficiente, ahora descargó su rabia en Dabura, sin importarle romper el trato. Se enfrentaron a muerte, y Ánima estuvo al borde de matarlo, de tomar venganza por todo el maltrato hacia su compañero, pero este mismo la detuvo. Le colocó un cuchillo en el cuello tal como la misma Ánima le había indicado que hiciera si se salía de control, y logró hacer que cediera.

Todo había acabado, y en la última escena se ve a Abrak cortándole el cabello a Ánima mientras discutían lo que harían a continuación.

Precuela

Carta de victoria

Al principio de la historia se muestra su mala relación con Dabura, y cómo este la acusa de conspirar en su contra al no llevar a cabo el proyecto más reciente para escapar del Makai.

Ellos siguen siendo los reyes de sus respectivos sectores, y el plan actual, propuesto por el mismo Dabura, se trata de liberar al demonio Buu de la Tierra, el más poderoso de todos, y así colapsar las dos dimensiones.

Para esto requiere de la habilidad sugestiva se Ánima, para engatusar a los humanos y lograr que se obsesionen con los demonios. No obstante, la soberana no estaba de acuerdo con la idea y se lo hace saber lo más sutilmente que puede. Razón por la que nunca cumple con su parte de la labor, y retrasa los planes máximo posible. Aún mejor, se encarga de advertirles a los saiyajin terrícolas a través de sueños y sugestiones para que logren acabar con su némesis. Poco o nada puede reclamarle Dabura, ya que su poder se había incrementado en estos años, volviéndose la pesadilla del tirano.

Algún día, Ánima... Llegará el día en el que bajes de esa burbuja de superioridad. Caerás bajo, y entonces sabrás lo que se siente.
Dabura al ser humillado por Ánima.

Tras la discusión, la reina se reúne con su consejero, Abrak. Él le cuenta sobre el reciente nacimiento de un fruto dividido en dos, y le explica que, pese a no sentirse ninguna presencia de Makaioshin en su reino, alguien había nacido de ahí. Podía tratarse del milagro de un medio Shinjin.

Ánima va a investigar, y se encuentra con la pequeña criatura, a lo que posteriormente nombraría Sariel. Con fingida amabilidad, lo lleva junto a Abrak, aún en las afueras del reino. Dialoga con su asistente sobre las posibilidades nuevas que el Makaioshin impuro les traía. Con su poder, ya no necesitaban seguir el plan de Dabura, y podrían deshacerse de él al fin.

¿Qué importa si éste es débil? Sólo necesitamos ese poder, y se lo arrancaremos de ser necesario. Esto cambia todos nuestros planes. Ahora podemos acabar con Dabura, y cuando el poder del impuro se haya desarrollado... Me encargaré de tomarlo, y entonces seremos liberados. Nadie volverá a cuestionar mis órdenes.
Ánima.

Tras una presentación de Abrak y Sariel, lleva a este último a un lugar apartado del reino, donde no podrían encontrarlo. Sería el principio de una atareada rutina, pues además de su labor diaria como gobernante, debería estar al pendiente del pequeño, que se mostraba demasiado cariñoso para su gusto. Hasta se ve obligada a cederle su capa para que pueda dormir. A lo largo del tiempo, se va volviendo una compañías indispensable para Sariel.


SarielHistoria2.png

Cuando este comienza a madurar, Ánima le daría a Abrak la orden de entrenarlo para sacar a flote su habilidad, mientras ella supervisaba el progreso. Se va dando cuenta de que el preadolescente sufre dolores; lo ignora al principio, pero al ver que los síntomas cada vez son más fuertes, se apaña de observar a los humanos y la forma en la que tratan sus enfermedades para poder cuidar de él. Esto da lugar a un significativo progreso en su relación, pero Ánima aún insiste en rechazar el afecto.

Al ver que el chico cada vez la extraña más en su ausencia mientras está enfermo, la emperatriz le regala una esfera a través de la cual podría observar a los humanos y entretenerse. Disfruta ver que aquello le levanta lo suficiente el ánimo, y hasta lograr despertar en él su habilidad.

Con las constantes amenazas indirectas de Dabura sobre una guerra entre ambos reinos y romper el tratado de paz—que incluían presentarle personalmente a su discípulo— decide que es momento de poner en marcha su plan.

Le extrae una pequeña cantidad de sangre a Sariel mientras este permanece dormido, para envenenar al tirano. Con Abrak, se encuentran con una piedra en su camino al no tener ningún candidato para ofrecerle al rey la sangre, pero para su suerte, un Amón harto de los abusos se ofrece a ayudarlos.

El esperado día

Antes del gran evento, lleva a Sariel a dar un paseo por el reino, aprovechando que todos los habitantes se concentraban en un punto. Aquí tienen por primera vez una charla profunda, en la que la Makaioshin la ideología de los suyos y la propia, a su vez que indaga en los pensamientos del menor. Al final le pide que que trate de comprenderlos, e indirectamente, que trate de apegarse a las corrientes de su mundo. Que los makaijin no están preparados para alguien con sus ideas.


ÁnimaHistoria2.png

Eres distinto, Sariel, no tienes odio en tu corazón, y te expresas con libertad. Pero debes entender que este mundo no está preparado para dejar atrás el rencor. Los Makaijin vivimos del orgullo, eso nos impulsa a salir del agujero donde nos encontramos. [...] Eres un makaijin al fin y al cabo. Al igual que nosotros, solo quieres lo mejor para tu raza. Un gobernante a veces debe dejar de lado sus propias emociones, y confío en que podrás convertirte en mí mano derecha.
Ánima a Sariel.

Le asigna un lugar dentro del plan, y le pide quedarse cerca de los hechos. Ella marcha entonces, hacia el espectáculo que prometía ser la salvación genuina del Makai por parte de Dabura.

Da inicio, y uno de los humanos anteriormente incitados por Ánima para aprender magia, es capaz de abrir la puerta del Makai desde su dimensión.

Observa a Dabura, esperando que el veneno al fin haga efecto. Y cuando lo hace, goza del sufrimiento del tirano al no ser rival para los saiyajin terrícolas. Le advierte a Sariel por telepatía para que intente abrir de nuevo el portal con su nuevo poder, y este lo logra. Dabura regresa a través de este, moribundo.

Ahora tiene el privilegio de acabar ella misma con su peor enemigo. Y mientras da un discurso que deja en ridículo la posición de su antiguo aliado político, acaba con este sin misericordia.

Tú... Llevas demasiado tiempo siendo una piedra en mis zapatos. Adiós, Señor de las Llamas.
Ánima.

Termina con su discurso hacia los habitantes del Makai, renovando sus esperanzas y prometiendo una mejor era por delante. Ahora ya puede permitir que Sariel se presente ante todos, y aunque hace el ridículo, parece no ser tan mal recibido. A los pocos minutos, sin embargo, nota lo incómodo que se ve ante la multitud, y los aleja; se quedan los dos solos en aquel lugar. Sariel deja salir ahora sus inseguridadades, y Ánima le un pequeño empujón lo mejor que puede. Por primera vez, corresponde a un abrazo sincero, y el momento es arruinado con uno de los frecuentes malestares de Sariel. Pero esta vez es peor, el impuro vomita sangre y cae inconsciente.

Con dificultad, lo regresa a su cueva para que pueda descansar tranquilo. Se queda con él hasta que despierta, y este niega su dolor, pidiendo estar sólo para poder dormir.

Ante la inmensa frustración, Ánima decide ir junto a su amigo de toda la vida. Encuentra a Abrak, luciendo más triste que feliz aunque su plan había resultado. Entonces se sienta junto a él y comienzan a dialogar. Por primera vez, la reina le pide abrirse del todo con respecto a su pasado, y Abrak le cuenta su origen. Luego de eso, el akumajin renuncia definitivamente como su consejero, decidiendo que su labor ahí había terminado. Con pesar, Ánima le desea lo mejor, pero por dentro anhela pedirle que se quede. Antes de irse, Abrak siembra más la duda sobre su relación con Sariel y el hecho de que el cuerpo del impuro no resistirá mucho más vivo. Debía tomar una decisión.

Lo entiendo. Hace falta valor para dejar de lado tus propias emociones. Pero, ¿Sabes? Hace falta mucho más valor para enfrentarlas, y sus consecuencias.
Abrak a Ánima.

La verdad a la luz

El resto de días transcurrieron con mucho trabajo; ahora Sariel y Amón son sus manos derechas, y entre todos ayudan a reorganizar los sectores del Makai. Ánima se sorprendre cuando ve en profundidad el deplorable estado del otro reino y la cantidad de gente herida; reafirmó la visión de tirano incompetente que tenía de Dabura.

Las cosas iban relativamente bien, pero el híbrido Makaioshin comenza a actuar extraño de repente. No quería ayudar en cuestiones políticas, y pasaba todo el día en las afueras del reino.

Ánima se preocupa por él. Piensa que esta actitud puede ser causada por alguna disputa suya con Amón, desconfiando de la capacidad de este para callarse la boca. Lo confronta sobre el tema, y le advierte que no vuelva a suceder.


ÁnimaOjos.png

Sé que la vida ha sido dura contigo, per debes aprender a comportarte. Aquí no hay lugar para los que no poseen autocontrol. Tienes prohibido volver a revelar información; es más, tienes prohibido volver a acercarte a Sariel, ¿Quedó claro?
Ánima reprimiendo a Amón.

Ella decide ir a ver a Sariel a su cueva, pero no lo encuentra ahí, sino que este llega apresurado, temiendo que algo así pasara. Es entonces cuando la reina le pide explicaciones, y Sariel deja salir todo su pesar. Le explica que ha estado entrenando con los exiliados rebeldes, y ya no quiere formar parte del plan para escapar del Makai, que pueden quedarse aquí y cuando controle su poder, podrá renovar todo ese mundo. Ánima lo repudia, y así inicia una discusión donde Sariel afirma saber la verdad tras su engaño. La Makaioshin deja escapar palabras crueles y dolorosas.

¡No, Sariel! No puedo; no puedo dejar la supervivencia de esta raza en manos de alguien que podría morir pronto.
La reina se arrepentiría de sus palabras.

Sariel la reta a destruirlo, acabar ahí mismo con todo el problema. Pero es imposible para Ánima intentar atacarlo. Ahí termina todo, y la reina se marcha, sabiendo que ahora están en bandos opuestos.

La decisión final

El periodo de paz había sido nulo, y una nueva contienda se estaba por alzar en el Makai; la reina y el último Makaioshin de su lado reflexionaban al respecto. Los rebeldes tomarían acción en cualquier momento, y Ánima no estaba dispuesta a luchar, no contra Sariel; la había hecho darse cuenta que ahora era vulnerable. Sin pensarlo más, le sede su puesto a Amón; le entrega su habilidad, su status de Makaioshin y pide ser encerrada en una celda hasta que el conflicto cese. Todo con tal de mantenerse a si misma bajo control y no interferir.

Convencen a Sariel para debatir las cosas, y Ánima intenta persuadirlo una última vez. Pero el impuro está seguro de su decisión; le pide a su figura materna que se una a él, pero esta lo rechaza devolviéndole el collar que anteriormente le había regalado.

Al día siguiente, da inicio la batalla entre los habitantes del reino y los exiliados. La antigua reina sólo escuchaba el tumulto desde la prisión. Entonces siente una explosión cercana y ve a una parte de los rebeldes, liderados por Abrak; habían venido a sacarla de ahí por pedido del propio impuro, quién seguía confiando en ella a pesar de todo. En un principio se niega, pero Abrak la hace entrar en razón con sus palabras y una bofetada bien merecida.

¡Estás siendo estúpida! Y también denigrante. Te sientes débil porque has dejado el pedestal al que estás acostumbrada, pero adivina: todos aquellos que están luchando al lado de Sariel son akumajin, incluyéndome a mi .Mientras tú estás aquí, pudriéndote en negación. Tú misma me dijiste que no necesitas ser un Makaioshin para tener habilidades, bueno, por una vez, tragate tus propios discursos.
Abrak.

Ánima al fin reacciona y decide ir con ellos; en ese momento se da cuenta que Abrak era el único que sabía la verdad de Sariel, y lo insulta en broma por habérselo dicho. Cuando llegan donde Amón, este se está desquitando con Sariel. El dúo lo ataca, y Ánima ayuda a sembrar desconfianza en el Makaioshin sobre sus propias ilusiones, lo cuál lo debilita. Amón deja ver a una horda de akumajin, los cuáles había camuflado con sus habilidades. Mientras tienen problemas para derrotarlos a todos, la ira de Sariel logra desatar por primera vez su habilidad, de forma errante, y por unos segundos hace desaparecer el hombro de Amón, quién se retuerce.

Ánima aprovecha la distracción para desplazarse cerca de Sariel y tomarlo de rehén; sabía que Amón no se arriesgaría a perder la oportunidad de absorber su poder, así que no la atacaría mientras estuviera así. Frenan el fuego, y Ánima le propone una vez más absorber al impuro y acabar así con la batalla, pero debía hacerlo manteniendo a este con vida; lo persuade a través de su honor para lograr que acepte. En cuanto a Sariel, sólo le pide que confíe en ella, ya que sabe que es lo suficientemente fuerte para salir de esa.

Yo confío que tendrás la fuerza para salir de esta cuando llegue el momento, así que confía en mí; te estaré protegiendo desde las sombras.
Ánima a Sariel.

El impuro acepta, y es absorbido por el Makaioshin. Todo se calma; Amón le exige a los exiliados no regresar nunca más, y los condena a ser los únicos que se queden pudriéndose en el Makai cuando el resto haya llegado a la superficie. Los rebeldes se marchan junto con Ánima como nuevo miembro, pero el Makaioshin aún tiene una sorpresa para ellos: traspasa el corazón de Abrak con un objeto filoso mientras estaba desprevenido, y los echa nuevamente.

Hacen lo posible por llevar a Abrak a sus cuarteles para sanarlo, y este logra resistir el camino. Sin embargo, su cuerpo ya no aguanta más, y tras despedirse de Ánima con unas palabras de agradecimiento y hacerle prometer que protegerá a Sariel, muere en los brazos de esta.

Estoy agradecido de haberte conocido, a ti y a Sariel. ¿Sabes? Cuando los veo a ustedes dos juntos, me da algo de envidia; habría dado lo que fuera por tener esa conexión con mí hermano. Prométeme que lo vas a proteger.
últimas palabras de Abrak.

La demoniza queda completamente sola, con su pesar.

Un año había pasado ya; todo ese tiempo, Ánima había estado entrenando y tratando de acostumbrarse a su nuevo cuerpo. Había logrado consolidar su nueva habilidad y la probaba con ayuda de los rebeldes. No tenían una relación especialmente cercana, pero al menos trabajaban en equipo.

El desequilibrio entre el mundo del Makai y la otra dimensión eran consecuencias de todos los demonios en la Tierra, y la repentina fusión de Sariel y Amón. Por eso se comenzaron a crear pequeñas grietas en el Makai que servían de portales, las cuales se concentraban más en las zonas más alejadas del reino y desconocidas.

Ánima parte hacia la zona más tétrica de su mundo, esperando encontrar una salida. Antes de partir, uno de los rebeldes amigos de Sariel la detiene para otorgarle una túnica de regalo en nombre de todos. Ella promete regresar con el impuro, y se marcha. Logra encontrar luego de un rato una grieta lo suficientemente grande para usar; es costoso en un principio, y se expone a la posibilidad de quedar atrapada en un limbo entre dimensiones, pero el coraje que la fuerza a seguir es más poderoso, y logra subir al otro mundo. Al fin llega a la Tierra, con su nueva misión de salvar a Sariel.

Secuela

Nueva travesía

Apenas es capaz de sentir una presencia medianamente cerca, le pide ayuda para llegar a un lugar sin tanta luz solar. Este se trataba de Piccolo, con quién pudo contactar debido a la esencia demoníaca de este.

El namekiano termina por guiarla por el camino más largo a propósito, para que las quemaduras de sol la debiliten y no represente una amenaza. Cuando Gohan y Trunks llegan al mismo lugar que ellos, la akumajin ya se encuentra inconsciente y la llevan a la Corporación Cápsula para interrogar tras debatirlo.

Cuando despierta, se encuentra inmovilizada parcialmente por unas esposas especiales. No se niega a responder las preguntas esenciales, y advierte a los terrícolas del peligro que representaría Amón para ellos cuando fuese capaz de abrir portales, lo cuál no tardaría mucho.

Mis razones son personales, y no tienen que ver con la seguridad de la Tierra. Pero este lugar tiene conexión directa con el Makai, y si ocurre un desequilibrio entre ambas dimensiones, todos pagaremos el precio.

No vine hasta aquí sólo para advertir. Me temo que ya no podría regresar con los míos aunque quisiera.

Declaraciones de Ánima.

El interrogatorio se ve interrumpido por un llamado de los Dioses Supremos a Gohan, y el mismo es pospuesto de momento.

Trunks, que parece ser el más amable con la akumajin, la guía hasta el laboratorio de su madre para que puedan examinarla y crear alguna protección contra la luz solar, además de investigación a fondo el organismo de su raza. Tiene un primer encuentro con Bulma, que resulta en un silencio casi total mientras es examinada por una de las máquinas del laboratorio.

Cuando la sesión termina, se encuentra con Trunks. Le ofrece tomar un descanso en el sauna, debido a la preferencia de los makaijin por el calor extremo. Tras eso, le propone al saiyajin que le muestre su poder. Antes de acompañarlo, tiene por primera vez un mal presentimiento ocasionado por su sexto sentido. Tienen un pequeño duelo dentro de una de las cápsulas de combate, donde Ánima hace alarde de su capacidad para esquivar golpes y ondas de ki, y termina derribando al niño con un golpe bien acertado. Aún si este no estaba usando su máximo poder, se impresiona ante la precisión que maneja.

El resto de los días los pasa con una sencilla rutina para adaptarse a ese mundo. Además de los chequeos y pequeños entrenamientos con el saiyajin híbrido—con quién se encariña un poco al recordarle a Sariel—, comienza a aprender el idioma con el Dr. Brief; este le construye unos lentes especiales para ver bien, y la demoniza se vuelve su nuevo conejillo de indias.

Pasa casi una semana desde el primer encuentro entre Ánima y Gohan, hasta que este regresa con intenciones de seguir interrogándola. Al darse cuenta de el disgusto y desconfianza del saiyajin híbrido, dialoga con este para dejar en claro su acuerdo de alianza.


ÁnimaHistoria3.png

Podrían ser muchas, pero no voy a mentirte. La única razón por la que me esforcé por llegar hasta aquí es porque alguien que quiero está en peligro. Tengo que salvarlo, o nada valdrá la pena.
Dijo, rebuscando en su cuello el valioso collar que Sariel le había regalado.

Gohan ahora se halla sorprendido por el discurso y logra empatizar más con ella. En ese momento el sexto sentido de Ánima se activa de nuevo y minutos después, sienten algo similar a un terremoto, pero muy ligero. Ánima le explica que es una consecuencia del desequilibrio entre ambas dimensiones.

Para reducir un poco esta inestabilidad, Piccolo y Ánima—los únicos capaces de sentir el lo de los demonios—, van a cazar a los akumajin y mascotas demonio que se encuentran en la Tierra. Tienen una expedición por las alcantarillas, donde una gran cantidad de estos se esconde, y pese a que no se estaban llevando muy bien, acaban con la mayoría. La demoniza no tenía ningún pesar para asesinar a los pequeños demonios sin consciencia, pero cuando se topan con un akumajin, esta se ve algo afectada tras tener que matarlo, en especial porque este la reconoce.

Soy una traidora, ¿Qué esperabas? Vamos, este lugar ya está limpio.
Ánima cuando Piccolo la interroga por su acción.

Regresa a la Corporación Cápsula con algunas quemaduras superficiales, pues el Namekiano la había hecho tomar el camino largo. Se encuentra de nuevo con Gohan, y en un intercambio de diálogos, se queja de sus quemaduras. Va a buscar a Bulma, para preguntarle sobre el tema, y resulta que el híbrido requiere la ayuda de la científica también.

Al llegar al laboratorio, ven a un Trunks desanimado. Dentro ocurría una discusión entre el recién llegado Vegeta y Bulma; por lo que se alcanza a escuchar, esta última le prohíbe seguir entrenando, por lo que Vegeta manda al frente a los dos híbridos, llamándolos débiles. Al ver cómo el comentario afecta a Trunks, Gohan está por intervenir, pero Ánima lo detiene y entra a la habitación, ignorando la escena y preguntando por el protector solar. Aquí deja ver nuevamente un lado más egocéntrico, pues le lanza al saiyajin alguna mirada de pies a cabeza, y cuando Bulma se disculpa por lo sucedido, lanza un comentario inapropiado.

No quisiera meterme dónde no me incumbe, pero su posición actual es algo delicada como para centrarse en distracciones.

Te puedes volver un estorbo, aún si tus intenciones son buenas.

Ánima a Bulma.

Recibe un golpe de una llave maestra, lanzada por la científica. Pierde el temperamento por un momento, pero se recompone al ver la furia de la humana. Esta prácticamente la echa de la habitación. Se encuentra con el dúo de híbridos, quiénes le hacen entender con sus miradas incómodas y acusadoras que había dicho algo fuera de lugar. Trunks entra a calmar a su madre, mientras Gohan se lleva a la demoniza para terminar de una vez el interrogatorio.

Irónicamente, es esta quien lo interroga, preguntando sobre las esferas del dragón. Le explica al híbrido sobre la energía positiva y negativa que estas reliquias poseen dentro, el increíble poder que brinda esta mezcla, y que los shinjin y Makaioshin son los únicos capaces de controlarla, razón por la que Amón seguro iría tras estas. Gohan se alarma, aún más cuando Ánima le pide dejar que el enemigo absorba una de las esferas.

La persona que debo salvar aún está dentro de ese sujeto, luchando por escapar. La única forma de traerlo de vuelta es hacer que baje las defensas. Lo dejaremos absorber ese poder, y estará indefenso mientras lo hace. Entonces lo atacarás para destrozar su defensa y rematarlo. Tú... ¿Sabes usar esa "espada sagrada" no?

Si todos hacen lo que deben, resultará. Si no lo hace, me haré responsable. Pero si alguno de ustedes llega a arruinar esto, lo mataré.

Ánima explicando su plan y dejando en claro sus condiciones.

Gohan se resigna y acepta, no teniendo una mejor opción. Entonces el sexto sentido actúa una vez de forma intensa, dejándole claro que el peligro se acercaba más rápido de lo que pensaban.

Reencuentros

Los guerreros tienen un pequeño lapso para prepararse. Bulma le entrega a la akumajin el protector ya terminado, y esta se disculpa por su actitud, con algo de dificultad y vergüenza. Bulma acepta la intención, y le entrega un prototipo de armadura especial, que había creado en base a ideas del híbrido. Ánima se alegra sinceramente por las molestias que se habían tomado, y agradece por eso. Sin embargo, su sonrisa se borra al sentir nuevamente el peligro vibrar en su cabeza.

Suben a la nave, conducida por Bulma. Esperan hasta encontrar alguna frecuencia anormal causada por la llegada del Makaioshin, y parten a donde este se encuentra. Se detienen a unos metros del lugar exacto; Gohan ya se encontraba ahí, portando su espada. Ánima se lanza en caída libre cerca suyo, y Trunks la siguie. Ella los amenaza una última vez para que se apeguen al plan, y salta a la escena principal para encontrarse con Amón, que ya portaba una esfera.

Tienen un intercambio de diálogos muy fuerte; el Makaioshin no tarda en insultarla y acusarla por traicionar su confianza. Ánima trata de hacerlo entrar en razón y calmar su sed de venganza. Pero es inútil, el demonio está decidido a hacerla pagar y se lanza al ataque. Siguen con su intensa discusión mientras ella trata de esquivar las ilusiones y brutales ataques físicos; termina recibiendo un par de lleno, y no se ve con intenciones de contraatacar.

¿Qué sabrás tú? Sólo dices y haces lo que te conviene, te cambias de bando cuando te conviene y no te importa dejar atrás a los que te juran lealtad.

Acostúmbrate al dolor, Ánima. Ese cuerpo débil es una maldición que tú misma provocaste.

Amón descargándose con Ánima.

No es hasta que este la toma del cuello y le confiesa haber matado a los rebeldes y querer hacer lo mismo con Sariel que esta pierde por completo la estabilidad y le clava las garras, para posteriormente tirarlo al suelo con brutalidad.

Al fin decides mostrar tu verdadera cara. Mira lo desesperada que estás; huyendo, escondiéndote y lamentándote al final. Eres una rata.
Amón mofándose de Ánima.

Tras esa última disputa y luego de propinarle un golpe certero a su contrincante y detenerla con una barrera, Amón rompe la esfera en su mano, permitiendo que su poder se filtre dentro de él. En ese momento son interrumpidos por Vegeta, quien llega por cuenta propia y lanza un disparo de ki que el Makaioshin esquiva. Ánima está shockeada e iracunda, habían estropeado su plan, y se desquita traspasando la espalda del saiyajin con sus garras, dejándolo casi muerto.

Por suerte, los saiyajin híbridos logran intervenir a tiempo. Trunks lo distrae con un ataque de luz, y Gohan lo ataca con su espada con ayuda de las indicaciones de Ánima sobre los movimientos de su rival. Amón ya no pudo retener a Sariel dentro de su cuerpo y lo expulsó lejos, quedando solo con la mitad de su nuevo poder.

El grupo deja escapar a Amón de regreso al Makai, pues todos estaban debilitados y no podían hacer nada con él. Ánima les aconsejó asistir a Vegeta, y ella iría en busca de Sariel. Lo localizan con el radar del dragón (su ubicación ahora responde a la esfera que antes rompió Amón), y lo encuentra en un bosque. Tienen unos minutos de reencuentro donde se abrazan eufóricamente y Sariel menciona la nueva apariencia de Ánima. Esta insiste en darle di capa para protegerse del sol y regresan a la nave. No dialogan más allá, pues eso se lo guardan para un mejor momento. A Ánima le provoca gracia las reacciones del menor al conocer a sus aliados y el mundo humano en general; era el mismo de siempre.

Cuando Sariel se queda dormido durante el viaje, la demoniza puede relajarse y Piccolo le replica que parece demasiado feliz, y posteriormente le pregunta qué hará ahora que logró su objetivo.

Voy a impedir que nada le pase. Es todo lo que puedo hace.
Susurró, con algo de tristeza.

Cambian de tema, enfocándose en lo recién sucedido. Ánima propone aprovechar el tiempo que tienen antes de que Amón se acostumbre a su nuevo poder, para destruir las esferas que ahora representan un peligro. Bulma les pide dejar esos asuntos de lado, y relajarse por un rato. Pasan un momento agradable dentro de la Corporación Cápsula, olvidándose de todo el problema que les quedaba por resolver. Ánima hasta es retada por Gohan a beber una lata de cerveza, lo cual hace sin problema.

Al anochecer, Sariel la encuentra fuera de la casa, apreciando el cielo. Tienen la charla que tanto necesitaban, confesando sus pesares. Sariel le habla del miedo que sintió todo ese tiempo, especialmente la idea de no volver a verla. Ánima no puede evitar que las palabras de culpa se escapen; no intenta justificarse, sabe que carga con las consecuencias de sus actos y merece pagar.

Tú puedes seguir adelante. Sé que podrás vivir felizmente, y ayudar a los demás. Yo por otro lado... Simplemente no puedo dejar atrás los actos horribles que cometí. Y sé que aún no he llegado a comprender ni la mitad del daño que he hecho.

Lo siento, chico, pero hay cosas que no se resuelven con unas disculpas. Con el tiempo entenderás que las decisiones tienen sus consecuencias, y si realmente quieres hacer lo correcto, no hay salida fácil.

Ánima dejándole una importante lección a Sariel.

Al día siguiente, comienza el día regañando a su pequeño por querer ir por ahí sin nada de ropa. Al parecer, Sariel y Gohan habían sido citados por los dioses, y sabiendo que seguramente hablarían del problema reciente y qué hacer con las esferas, Ánima se entromete cuando los Kaio se comunican con ellos. Obviamente, estos la dejan a un lado, pero Sariel exige que debe ir con ellos, al ser también parte importante del grupo. Aceptan, con la condición de que no cause problemas. Lo cual es precisamente lo que hace al llegar, sacando ventaja del gran pudor de Kibito para mostrarse sugerente.

Tú deberías agradecerme, no creo que hayas visto a una mujer en tu vida. Podrías dejar de actuar tan rígido y dejarte llevar.

Sólo digo que aproveches la oportunidad de mirar cuando la tienes. ¿O es que le temes a la tentación?

Ánima apenando a uno de los Kaioshin.

El Supremo Kaioshin le pide que se aleje para hablar en privado con Gohan y Sariel, y esta se niega, reprochándoles que ayudó más que ellos a evitar la destrucción del mundo. Sariel la aparta con desesperación; le dice que perdió la cabeza y que está por lograr que le borren la existencia. Luego de las súplicas del impuro, Ánima accede a mejorar su comportamiento y se aleja del lugar.

Durante su caminata, se encuentra con el Kaioshin anciano, quien era tratado como un loco por el resto. Este le pide hablar, y hasta la llama por su nombre. Esto alerta a la demoniza y lo amenaza, pero este se muestra tranquilo e insiste en que lo siga. Llegan al Árbol Sagrado, de donde nacen todos los Shinjin y Makaioshin. Ánima pregunta porqué la trajo a ese lugar, sabiendo el rencor que tiene a los shinjin, y la respuesta de este la deja atónita.

Lo sé. Pero no creas que nosotros no lo hacemos también. Ustedes tienen algo que nunca podremos los Dioses: el libre albedrío. Estamos atados a ciertas leyes, así que no podemos elegir qué bando tomar, ni siquiera lo que podemos o no decir.
Kaioshin anciano.

El Kaio le ofrece entrenar con él, ya que los híbridos se quedarían unos días en el planeta con ese objetivo. De primeras, intenta realizar un aparente "ritual sagrado" para liberar su potencial, pero según sus palabras, no era su estilo. Así que comienza un pequeño entrenamiento para mejorar sus reflejos, subiendo una montaña mientras esquiva toda clase de objetos sin dejar de avanzar.

Durante este lapso, se preocupa por Sariel, ya que no confía en los Supremos y tiene miedo de que se sobre esfuerce con su nuevo poder. Sin embargo, Goku, quien se hospedaba en el planeta, le da un consejo sobre dejarlo hacerse más fuerte por si solo, y ella misma volverse más fuerte para protegerlo. Reflexiona un poco sobre esas palabras y se tranquiliza, pero igualmente vigila a Sariel en sus descansos. Casualmente, se da cuenta de una pequeña incomodidad en su mano, la piel agrietándose como cenizas. Ese sería el primer indicio de lo inevitable.

Tras cuatro días de intenso entrenamiento, regresan a la Tierra, prometiendo seguir los consejos de los Supremos para seguir mejorando; Ánima se despide del anciano. Estos les dejan la tarea de destruir las esferas, decidiendo que es lo más seguro, y Ánima lo ve como una victoria.

Entonces, que estás admitiendo que yo tenía razón desde un principio. Eso me agrada.
Dijo, con sarcasmo.

Los transportan a la Atalaya, donde se encuentran con un Trunks tras entrenar en la Habitación del Tiempo. Ánima se queda entretenida observando la pelea que esto desata entre Gohan y Trunks, mientras espera a Sariel cuando este se va en busca del Báculo que Goku le regaló.

Cuando el híbrido regresa, la lleva con Karin para que intente hacer la prueba que él acababa de terminar, y así probar sus habilidades. El gato no parece muy contento, pero le permite intentarlo; Ánima demuestra tener una estrategia desde el inicio, sin embargo, ejecutarla le es más difícil por sus capacidades no tan destacables, y termina tardando en completar la misión de atrapar el agua un poco más que Sariel. En vez de sentirse frustrada ante su inferioridad, se siente realmente feliz por Sariel y su crecimiento, en un sentimiento que aún no sabe identificar. Lo felicita, revolviéndole el cabello.

Acompañan a Gohan a su hogar, ya que este debe hacer preparativos antes de iniciar la búsqueda. Les pide que se disfracen, ya que su madre no está enterada, y Sariel les cambia la apariencia a la de humanos. Saludan a Milk, y Ánima se presenta como la madre de Sariel, lo cual sorprende un poco a este. Gohan le ofrece darse un baño con agua caliente, y Ánima acepta de inmediato, siendo una de sus debilidades. Sin embargo, pasa demasiado tiempo en la bañera y Gohan le termina replicando.

Perdón por querer relajarme un rato luego de haber viajado hasta aquí y casi morir en el intento varias veces. Sin olvidar que ayudé a salvar su mundo y todo eso, pero a ti no te importa porque tu inútil vejiga de terrícola es más importante, ¿No?
Ánima actuando dramática.

Aún con su actuación, no evita que el saiyajin la eche de nuevo, y se resigna. Sin embargo, no se da cuenta de la situación de Gohan cuando le grita para llamar su atención; este dialogaba con Videl, y escucha la discusión que se forma gracias a ese pequeño malentendido. Al parecer, la humana no sabía la verdad sobre el híbrido y este siempre se forzaba en ocultarlo, negándole la confianza. Cuando ve que Videl se marcha, se acerca a Gohan, primero para burlarse por los aparentes celos de esta, pero le da un consejo muy sincero.

Hey. Sé lo que se siente. Yo le mentí a alguien muy importante para mí durante largo tiempo. Y si algo puedo decirte, es que no ganarás nada continuando con eso. Sólo sé sincero.
Ánima a Gohan.

El saiyajin quiere resolver las cosas más tarde, pero Ánima lo incita a decirle la verdad en ese momento, llamándolo lento y cobarde. Este le da las gracias, y va en busca de su amiga. Cuando entra de nuevo a la casa, ve a Sariel durmiendo y dialoga con Milk sobre lo difícil que es ser madre.

La última búsqueda

Luego del percance, al fin inician su viaje. Gohan, Trunks, Sariel y ella son los que irán en busca de las esferas. Sin perder el tiempo, se dirigen al primer destino.

Mientras el resto entrena, Ánima pasa el tiempo estudiando por videollamada, con ayuda del Dr. Brief, que aún la usaba para sus investigaciones. Practica lectura y se topa con una definición, peculiar, la de "orgullo", la cual no sabía podía tener un significado más que el ego propio.

Sí, pero el orgullo también puede ser hacia alguien más. Puedes sentirte orgullosa por los méritos de alguien más, y eso causa satisfacción. ¿Alguna vez te has sentido así?
El Dr. Brief ampliando su concepto.

Se queda así el resto del viaje, evitando el entrenamiento. Aterrizan en una sabana, específicamente en una reserva natural, pero no lo sabían aún. Como hay dos esferas en la zona, hacen una apuesta: si Sariel y Ánima ganan, deben comprarle al pequeño ingredientes para aprender a cocinar, y Ánima podría tomar un largo baño sin ser molestada. De perder, esta última debería cortarse las garras. Dudó, pues era la mejor arma que tenía ahora, pero todos parecían concordar en que estaba siendo demasiado amenazante.

Cada grupo va por su lado, y los demonios no tardan en toparse con un "animal" salvaje, que resulta demasiado cariñoso, además de tener una prótesis reemplazando una de sus patas. Un guardia silvestre aparece, y entonces se dan cuenta que es una reserva. Luego de confirmar que no son cazadores, los lleva en auto a las instalaciones, mientras les cuenta la historia del chita.

El cachorro fue separado de su mamá por unos cazadores furtivos, y recibió un disparo en la pata. Ánima escucha con atención, aunque fingiendo desinterés. Dejan al animal con los veterinarios y son guiados a la sección de objetos perdidos, donde se topan con los saiyajin y las esferas. Por ende, declaran empate.

Sariel quiere quedarse un poco más allí, así que toman un descanso. Ánima parece algo ensimismada, y Sariel lo nota; le pregunta al respecto, y esta menciona con nostalgia que no puede evitar pensar que a Abrak le gustaría estar ahí. Sariel corresponde a su pensamiento, y comienzan a hablar de eso. El muchacho menciona alegre la cercana relación entre ella y el akumajin, provocándole un sonrojo. Era algo que no había pensado en profundidad. En un momento, el híbrido confiesa lo mucho que le cuesta hablar de el difunto sin sentirse triste; Ánima lo abraza y consuela con unas palabras, a veces olvidaba que solo era un niño.

Es perfectamente normal. Si has querido a alguien de verdad, seguramente nunca deje de doler. Pero tienes que recordarlo con alegría. Es lo que él merecía.
Ánima.

Le dice al menor que juegue con su nuevo amigo, intentando animarlo. Sin embargo, estos se terminan alejando de la reserva y ella va con el equipo de guardias. Sariel le dice que han raptado al cachorro, y deben ir a salvarlo. Ánima duda, pues siente que no es asunto suyo, además que aún ve a los animales solo como seres sin consciencia. Pero si Sariel había logrado encariñarse con él, quizás eran algo más. Así que atrapan rápidamente a los cazadores y rescatan al chita; la demoniza ve como Sariel se despide de él cuando deben marcharse, sintiendo que los dos se parecían un poco.

De camino al próximo destino, la makaijin se emociona de más con el aprendizaje de la cultura terrestre, sin darse cuenta de la cantidad de horas que pasan. A causa de esto, cuando Sariel llega con ella para mostrarle el resultado de su entrenamiento, se asusta al verla poco descansada. Ánima, por su parte, se asombra por el ki materializado que este tiene en sus manos, y lo felicita por ello. Sin embargo, el impuro la regaña por pasar tantas horas sentada, y la lleva a entrenar con Trunks y él.

En el camino, Ánima le pregunta al chico sobre su entrenamiento con el manejo de ki, y se siente feliz al verlo progresar, aunque también algo inútil al no poder ayudarlo en eso.

La demoniza tiene un pequeño enfrentamiento de práctica con el saiyajin, pero no es nada parecido a su primer encuentro. Ya no es capaz de esquivar golpes como antes, mucho menos los más potentes. Luego de recibir un puñetazo serio, escupe sangre; los híbridos se alteran, pero ella los calla de inmediato.

¡Estoy bien, exagerados! Y tú, no me menosprecies. Hace falta más que un golpe para intimidarme.

Vuelve a tu entrenamiento, chico. Todo está bien.

Ánima calmando a Trunks y Sariel, respectivamente.

Trunks se extraña; su habilidad había funcionado bien en el combate contra Amón, y la propia Ánima no tiene explicación para la repentina falla. Solo piensa que está bloqueada.

Aprovechó la oportunidad para irse a dar una ducha, y se llevó a Sariel a regañadientes. Se encarga de lavarle el cabello mientras sigue quejándose, y comienzan a recordar viejos momentos como ese que pasaron en el Makai. Ánima le menciona a Sariel que luce más sano a comparación de cuando vivían ahí, y en contraste, este la ve muy pálida, y le pregunta si ha perdido más sangre. Hace caso omiso, y cuando el impuro se retira primero del baño, ella queda reflexionando un rato. Por primera vez en largo tiempo mira fijamente la marca en su cuello, recordando cosas que no quiere.

Posterior, pasa un agradable rato viendo cocinar a Sariel. Y finalmente llegan a su helada parada; no está nada contenta con el clima nevado de la aldea jingle. Dialoga un poco con Gohan mientras los menores van en busca de la esfera; teoriza que Amón podría mandarles algún contratiempo. Cuando los otros dos regresan, le advierten de una multitud preocupada. Van a ver y se presentan ante ellos, y los aldeanos inmediatamente sacan sus armas.

¿Dónde quedó la hospitalidad humana?
Susurró.

Uno de ellos dispara a Sariel; en ese momento ella siente actuar su sexto sentido y detiene la bala. Los aldeanos se asustan más y se resignan a darles la esfera, intentando robársela a un niño que logra escapar con ella. Cuando regresa, está con Octavio, quién los amenaza al creer que forman parte de la Patrulla Roja. Ante la mención de Gohan de su padre esto cambia, y el androide se vuelve amigable. Les explica que la gente es muy paranoica desde lo sucedido hace años, y que la esfera tiene un valor sentimental para el pequeño, pero podrían llegar a un acuerdo.

Viendo el frío que estaban sufriendo los demonios, especialmente Ánima, prefieren continuar la conversación en un lugar cálido. Octavio les explica que hubo una avalancha recientemente, y no son capaces de llevar suministros a los que viven sobre las montañas. Les pide encargarse de la labor, y estos aceptan, casi todos. Ánima se niega rotundamente, pero Sariel la hace callar, dándole una orden como el rey del Makai. No puede hacer nada contra eso y se resigna.

Al final se dividen en grupos; Gohan, Octavio y Ánima deben subir la montaña con las provisiones. La akumajin le cuestiona sobre llevar al robot y el niño con ellos, y este se burla, diciéndole que se está preocupando por ellos. Lo niega, pero cuando más tarde ocurre un terremoto y los mencionados terminan resbalándose fuera del camino, interfiere para salvar al niño junto con la esfera. Gohan entonces insiste, mencionando que "no puede ocultar que en el fondo es una buena persona", algo que Ánima niega rotundamente. Entonces el híbrido se pone serio, y cuestiona el porqué salvaría también la esfera en vez de sólo dejarla caer y romperse. A esto, suelta la respuesta más sincera que puede.

A los niños no hay que romperles la esperanza.
Susurró.

Muy pronto, siente un escalofrío recorrer su cuerpo, sabe lo que significa, y la repentina presencia de demonios la alerta todavía más. Como si fuera poco, el saiyajin le advierte sobre el ki de Trunks elevarse repentinamente. Sin pensarlo, le dejan lo poco que quedaba de viaje a Octavio y suben a la montaña más alta, hacia una cueva de donde proviene la energía.

Sariel y Trunks parecían tener dificultades contra los dos akumajin mandados por Amón, que ahora son más fuertes gracias al poder que este mismo les había dado. Logran derrotarlos y mandarlos de regreso a su mundo, pero tras las sombras se esconde un pequeño demonio que oculta su presencia. Este ataca a matar, su objetivo es traspasar el corazón de Sariel, pero la intuición de Ánima actúa a tiempo para escudarlo, pero no lo suficiente para evitar recibir el ataque de lleno.

La mascota demonio es mucho más fuerte de lo que hubiera esperado, y sus garras traspasan las costillas de la demoniza, quebrándolas. Rápidamente se deshacen del demonio tras el incidente, pero ahora la prioridad es detener abundante la hemorragia. Trunks y Sariel la llevan a la nave. El híbrido trata de darle una semilla del ermitaño pero no tiene efecto, así que la ayudan a desinfectarse y vendar la herida. Sariel se queda con ella, sintiéndose culpable. Le confiesa que había querido acabar con ellos por su cuenta, para demostrarle que podía valerse sólo, ya que a veces lo sobreprotegía.

Oh chico, ¿Es una broma? Sé mejor que nadie lo fuerte y valiente que eres. Lo he comprobado muchas veces, y sigues sorprendiéndome siempre. No sé si lo notaste, pero mantuviste esa bola de ki en tu mano aún cuando estabas luchando, siendo la primera vez que lo logras. Tienes un potencial increíble, y llegará el día en el que ya no me necesites. Por eso déjame protegerte hasta ese momento.
Ánima a Sariel.

Tras eso, se dan un abrazo que Ánima no puede sostener mucho por el dolor. Entonces llega Gohan, con unas visitas inesperadas: el niño aldeano y su padre, quién agradece a Ánima por salvar a su hijo y explica lo importante que es la esfera para él, pues había sido el último regalo de su difunta madre. En ese momento, los guerreros se sienten mal sabiendo que deberán destruir las reliquias, sin embargo, el niño está dispuesto a entregárselas, ya que siente que la necesitan más que él.

Cuando la habitación queda en silencio, Ánima observa la esfera, y sólo puede preguntarse cómo algo tan codiciado por algunos podía tener un significado más valioso para otros.

El próximo viaje es más un descanso para ella, pues tiene la oportunidad de ver la Ciudad Satán junto a Sariel. Aprovecha la oportunidad para enseñarle unas lecciones de vida—la "actuación" y a ganarse el respeto de la gente, dos mecanismos muy importantes—a su modo, que resulta no ser el más ético. Se limita a engañar y estafar gente, y Sariel debe replicarle por esto, hasta la obliga a devolver dinero ganado de forma sucia. Esto le demuestra que algunas actitudes de Ánima nunca cambiarán.

Sariel le demuestra luego cómo hace las cosas a su modo, haciéndole ver que puede ganar las cosas con esfuerzo honesto. Como detalle, con el dinero que gana le regala a Ánima una gabardina con estampado de tigre, recordando a su pequeño amigo.

Te lo agradezco, chico. Pero la próxima vez cómprate algo para ti.
Fue su respuesta.

Ánima había estado sintiéndose débil desde hace un tiempo, y esa sensación aumentaba progresivamente, sumado a la herida que aún no sanaba. Por eso contacta al Dr. Brief; pide regresar a la Corporación Cápsula para realizarse un chequeo y acabar de una vez con sus dudas.

Durante el trayecto, debate con Trunks sobre su habilidad, la cual parecía haber funcionado bien la última vez. Entonces parece comprender lo que pasa; le pide a Trunks atacar a Sariel para comprobar su punto. Y en efecto, su sexto sentido se activa de inmediato al ver que el joven Makaioshin está en peligro.

Apenas llegan, es guiada al laboratorio. Una vez hechos los análisis, la demoniza se ve ansiosa, por lo que los científicos le aconsejan distraerse hasta que estén listos los resultados.

Sabiendo que no puede entrenar en esas condiciones, al menos trata de estudiar. Trata de comprender unos libros sobre las bases de artes marciales y defensa personal, pero es sumamente frustrante y aburrido; lo deja, aceptando su derrota. Trunks llega y le propone jugar videojuegos para distraerse. Se niega en un principio, pero termina cediendo ante la actitud infantil del híbrido. Demuestra entonces que es perfectamente capaz de crear una estrategia, aún si no posee ningún don para la lucha.

Ya eran altas horas de la madrugada cuando el Dr. Brief la cita para ver sus resultados. Por la mirada nerviosa del hombre, ella se hace una idea. Y tras cerrar la puerta del laboratorio, suelta la bomba.

¿Cuánto tiempo tengo?
Preguntó, mientras se forzaba a no temblar.

El científico le explica que su cuerpo se deteriora de forma acelerada, sin poder recuperarse bien. Y el ambiente de la Tierra no estaba ayudando. Lo máximo que puede con los cuidados necesarios, resistir son dos años.

Ánima no sabe cómo tomarse la noticia; no sabe si es poco o mucho tiempo. Sólo se limita a agradecerle por tomarse las molestias, y se dirige a la azotea a reflexionar. Horas más tarde, es encontrada por Sariel. Quien, antes de que pudiera decir algo, salta a abrazarla de la forma más protectora posible.

Las palabras que le dice, tan pacífico como solo él es, la quiebran. Le promete que todo estará bien, que volverán al Makai, y ya no debe forzarse más de lo que puede. Le dice que entiende su miedo, el miedo a morir, pero nunca más se irá de su lado.

No quiero dejarte solo, chico. No de nuevo. Si no estoy ahí cuando me necesites, nunca me lo perdonaría.
Confesó Ánima.

Sariel le jura convertirse en un rey del que pueda estar orgullosa, pero hasta entonces, le prohíbe irse. Esa es la orden del rey, y Ánima es incapaz de desobedecerla. Lo que el impuro no sabe, es que su madre no podría estar más orgullosa de él.

El clan demonio perdido

Gohan, Ánima y Sariel emprenden el viaje por la última esfera, y llegan al lugar conocido como Transilvania, una región pequeña con arquitectura antigua y un bosque detrás. En este se halla la ubicación exacta de la esfera, pero no son capaces de encontrarla; hay un pastizal vacío donde el radar indica su origen, y Sariel, muy curioso, se acerca al lugar, desapareciendo en el proceso.

Una barrera indivisible, es lo que era. Una capa de humo que ocultaba lo que había dentro. Llama a Gohan y Ánima para que entren con él, pero esta última no es capaz. Luego de un rato, se abre momentáneamente la barrera, dejando pasar a Ánima. Esta se da cuenta de que el extraño anfitrión que acababa de abrirla y acompañaba a sus compañeros, era en realidad un demonio, más específicamente, un akumajin, que de hecho le resultaba familiar. Esto invita a pasar al gran castillo en ruinas que se encuentra dentro del campo de protección, para aclarar sus dudas.

Se sorprenden al llegar al pasillo del castillo y ver un grupo de demonios conviviendo con humanos. Según palabras del anfitrión, se hacían llamar el "Clan Bran", y allí vivían los demonios que no querían regresar al Makai. Los invita a tomar asiento, frente a una fogata que fue acompañando su historia.

La Tierra y el Makai coexisten desde siempre, ya que este mundo tiene relación directa con el nuestro. Cuando algunos makaijin escaparon a la Tierra, se comenzaron a hacer preguntas: ¿Qué es este mundo? ¿Cómo funciona? ¿Por qué es tan distinto del Makai?

Se dieron cuenta que todo parecía llevarlos a un mismo punto de partida: el ki, los flujos de energía que todo ser vivo posee. Toda la energía de este mundo deriva del Árbol Sagrado, y cambia constantemente, pero siempre vuelve al punto de partida.

Contó el demonio.

Todo cobra nuevo sentido para los demonios viajeros. El ki era mucho más que simple energía, y era por eso que los makaijin podían desarrollar habilidades tan específicas.

El ki negativo en sus cuerpos funcionaba de forma diferente al de los Shinjin, razón por la cuál el anfitrión se sorprendió tanto al ver a un impuro. Esto dejó a Sariel con dudas, y el akumajin se ofreció a contarle la historia de Sura. Ánima, sabiendo lo que le depara, le pregunta si está seguro. Este le responde afirmativamente, y queda en silencio, atenta a las reacciones del más joven.

Dió inicio el relato: Sura había sido un impuro, que gobernó el Makai hace mucho. Logró grandes avances en su mundo y parecía que los demonios obtendrían lo que querían, pero echó a perder sus planes sin razón aparente.

Se volvió loco. Los dos flujos de energía batallando constantemente dentro de su cuerpo para tomar el control... No fue capaz de controlarlos, y eso lo llevó a perder la cordura. Esa es la suerte que puede correr un impuro.
Dijo.

Ánima hace evidente su enfado y amenaza directamente al sujeto de nombre desconocido, mientras el joven Makaioshin se repite a sí mismo que no es alguien malvado. Escucha impaciente lo que el demonio tiene para decir, y acaba en una propuesta a Sariel, de quedarse allí con tal de entrenar y aprender a manejar su energía. El medio Shinjin busca la aprobación de Ánima con la mirada, y esta le demuestra su apoyo, obligando al saiyajin a hacer lo mismo.

Durante su estadía, además del entrenamiento que ya estaba recibiendo el Shinjin, Ánima se propone a capacitarlo como futuro rey. Eso da pie a sesiones de estudio teórico, durante las que la demoniza adopta una actitud bastante estricta, denotando su falta de paciencia para enseñar.

Has estado descuidando tus buenos hábitos desde tu último año en el Makai, y en parte es mi culpa por dejarte hacer lo que te plazca, pero ahora más que nunca, necesitas disciplina
Lo regañó.

Durante una de esas noches, Ánima se encuentra fuera del castillo, apreciando el cielo a través de la transparente barrera. Escucha una voz, y sabe que proviene del misterioso anfitrión que antes los había recibido, Izack. Pudiendo escucharla con toda la claridad del mundo, se da cuenta de quien es en realidad el portador; obligada a recurrir a sus memorias pasadas, se encuentra con aquel demonio que en medio de la guerra le había pedido el gran favor de hacerlo pasar por muerto, favor que ella había cumplido y la había llevado a replantearse todo aquel contexto. Se lo dice, no a modo de reproche, sino entendiendo sus razones. El akumajin se sorprende, pero también se siente presionado a contarle toda la historia.

Le cuenta lo harto que estaba de la guerra, y que su profundo deseo de escapar fue lo que lo llevó a desarrollar esa habilidad que le brindó inmunidad a la luz solar. Tiempo después, terminó aquí, en el castillo que para los humanos estaba embrujado. Ánima le replica si todo lo que está haciendo es en realidad solo una forma de pagar su deuda, pero Izack lo niega.

Esta es solo una buena obra sin más, como la que hizo por mí en su momento. Y no tengo ningún interés de por medio.
Explicó.

Luego de eso, la conversación se torna más casual. El demonio nota las garras cortadas de la ex-reina y le dice que está "desprotegida". Le entrega entonces un par de cuchillas muy particulares, cuya forma simula la garra de un tigre, y que son, según sus palabras, muy fáciles de manejar.

Ánima pasa bastantes horas practicando y probándolas, dejando prominentes marcas en los árboles del lugar. Al día siguiente, Sariel, quien la estaba buscando, se da cuenta de estas. Hace algún comentario, pero recuerda por lo que ha venido, e invita a Ánima a ir con él a la ciudad por previsiones; a plena luz del día, no existía la posibilidad de sufrir ataques de demonios. Pero parece que se equivocaron... al menos, parcialmente. Fuera de la barrera, se encuentran con Grigori y Jeramel, los akumajin que los habían atacado en las montañas y posteriormente Sariel se encarga de "redimir". Recordando este hecho, la demoniza los ataca sin dudar. Pero el Makaioshin se apresura a aclarar el malentendido.

Al parecer, el dúo de akumajin habían sido dejados atrás por Piccolo-quien estaba a su cargo tras lo ocurrido-al ser considerados inútiles, y Ánima enfatiza eso último. Sariel, sin embargo, les quiere dar una oportunidad. Entonces Ánima se encarga del problema, siendo quien tiene mayor experiencia dando órdenes. Los manda a hacer los mandados, básicamente. Y durante la espera, la mentora y el alumno descansan con unas partidas de ajedrez, algo que ya era muy típico en ellos.

Escucha chico, independiente del resultado, la actitud puede sumarte muchos puntos. Puedes hacer que tu rival entre en un estado de temor solamente viéndote más seguro que él.
Consejo de Ánima.

El dúo de akumajin regresa, con malas noticias. Se habían salido de control y chupado la sangre de algún humano; y como si fuera poco, aquel pueblo ya era muy paranoico con los vampiros. En ese momento, todas las alarmas de Ánima se encienden, recordando por un momento con que clase de criaturas de la noche estaba tratando. Le pide a Sariel alejarse, y los ataca, con claras intenciones de matarlos. Este se interpone, tomándola de la muñeca.

¿No lo ves? Ellos son peligrosos. Un demonio que no puede controlarse no es más que un monstruo sin alma.

Escúchame. Eres demasiado joven e ingenuo para entenderlo, pero algunos demonios son un caso perdido. Y si no quieres que maten gente, esta es la única solución.

Ánima forcejeando con Sariel.

No le queda más opción que propinarle un codazo al impuro en las costillas, dejándolo en el suelo. Pero este le responde, pateándola hacia el piso y arrebatándole el arma de sus manos. Le replica que ese no debe ser el único modo de hacer las cosas, y que esta vez sería a su manera. Ánima, sintiéndose retada por un lado, y por el otro, sabiendo que era esta una oportunidad perfecta para relegarle algo de responsabilidad al menor, le responde.

Está bien, chico. Haz lo que quieras con ellos, no será mí problema. Si logras demostrarme que estoy equivocada, lo aceptaré y sabré que estás tomando esto en serio. Pero si fallas, empezaré a pensar que eres un charlatán, Sariel. Y créeme cuando te digo que es la peor clase de rey.
Lo amenazó.

Posterior, se ve una escena de Ánima y Gohan, ambos dentro de una de las cápsulas de entrenamiento de la C.C. Gohan la ataca con su espada; la ex-emperatriz trata de concentrarse y usar su habilidad, concentrando su mente en Sariel para lograr activarla. No funciona, y la espada le roza el hombro, cortándola. Gohan se disculpa, y Ánima aprende algo de su intento de averiguar los límites de su habilidad.

Estoy bien. Esto me pasa hacer experimentos raros. Pero ahora sé que realmente necesito a Sariel en medio de la ecuación, no puedo simplemente engañar a mí cerebro.
Concluyó.

El saiyajin le dice que debería traerlo a entrenar, pero le responde que no puede, que tiene un "asunto". Gohan le pregunta por eso, y ella le explica su riña, comentando que el chico debe aprender a resolver esa clase de problemas. Cerrado el tema y sin más opción, Ánima se dispone a practicar con sus Kerambit.

Días después, cuando Sariel resuelve el problema y logra que el dúo de demonios consigan un trabajo dentro del Clan Demonio, le muestra orgullo el resultado a Ánima. Debe tragarse su orgullo y darle la razón, aunque esto la hace más feliz de lo que parece. Ella misma dice que eso la deja tranquila, aunque Sariel parece no entenderlo.

Ánima lo invita a recorrer el bosque dentro de la barrera, diciendo que tiene algunas cosas de las que hablarle. El muchacho acepta, y cuando están lo suficientemente alejados de todo, Ánima por fin decide sincerarse completamente.

Le cuenta todo, con lujo de detalles. El híbrido queda callado, sólo escuchando. Se notaba a leguas lo difícil que estaba siendo para la mujer abrirse tanto. Era la primera vez que se lo contaba a alguien, y tenía que arrancarse a sí misma los detalles que su boca, tan acostumbrada a mentir, no quería soltar.

Sariel... Debes saber que no me arrepiento de nada, tuve mis razones en su momento y sería estúpido lamentarme o creer que puedo librarme de esa carga de algún modo.

¿Siento vergüenza? Sí. Actúe de forma impulsiva, pensando que podría llevarme el mundo por delante, que las cosas saldrían exactamente como lo quería. Pero, ¿Sabes, muchacho? Las cosas a veces salen al revés, y eso puede no ser tan malo.

Le dijo al joven, mirándolo con nostalgia.

El impuro le agradece de corazón su sinceridad. Pero en el de Ánima persiste una duda, y le pregunta si aún la considera una buena persona. Tarda en responderle, pero al final es un rotundo "Sí", de forma poco convencional, y añadiendo que él mismo ha comprobado que no es un ser sin alma.

¿Alma? ¿Es eso algo que los demonios tenemos realmente?
Dijo, sin tomárselo muy en serio.

Pero Sariel parece más emocionado, y le explica que todos aquellos que pueden sentir emociones tienen un "alma". Ánima piensa que es algo cursi, pero de alguna forma, está a gusto de escuchar sus ideales.

El momento es abruptamente interrumpido; son atacados, pero no saben cómo. Quedan perplejos, ningún demonio debería ser capas de traspasar la barrera.

Todo pasa demasiado rápido. Tres demonios corrompidos por el poder de Amón se muestran de la nada y se abalanzan contra ellos. Pero había en ellos algo distinto, algo más macabro y hostil. Sariel intenta absorber la energía híbrida corrompida de uno de estos, pero al intentarlo, el ki quema sus manos.

Sin perder más tiempo, Ánima le clava un cuchillo en el cráneo al oponente del chico mientras está inmovilizado, acabando con él. Pero los que quedan son más hábiles, y Ánima no puede defenderse mucho más.

En un momento, le quitan sus Karambit de las manos. Y en un acto descuidado, ella voltea a ver donde cayeron. Gran error de su parte; uno de los akumajin aprovecha, clavando sus garras en el rostro de la fémina y quemándolo con fuego a la vez.

Ánima cae al suelo, desesperada por apagarlo. Lo logra, pero queda expuesta por completo. Va perdiendo fuerza, y ya no puede forcejear. Acaba inconsciente.

Encuentro final

ÁnimaGifHistoria1.gif

Próximamente...

Cronología

Aquí se encuentra un resumen muy corto de la historia, con fechas aproximadas en años terrestres.

  • Año 750-756: Nacimiento como la primera Makaioshin femenina y desarrollo. Se vuelve discípula del rey Uriel y trabaja duro para desarrollar su habilidad y conocimientos.
  • Año 760-764: Conoce a Abrak, el espía de Dabura y Azrael, y lo convence de unirse a ella. Da inicio la guerra del Makai, donde es segunda al mando.
  • Año 765-770: Desarrollo de la guerra. Traiciona a Uriel y lo mata; asciende al trono, y firma el tratado de paz con Dabura.
  • Año 779: Nacimiento de Sariel, el nuevo eje de su plan para derrocar a Dabura. Tiene la tarea de cuidarlo y se encariña con este.
    • Se lleva a cabo el plan para derrocar a Dabura, con ayuda de Abrak, Amón y usando la sangre de Sariel para envenenar al tirano. Este falla en su misión y vuelve al Makai, donde Ánima acaba con él y obtiene el control total.
  • Año 780: Batalla por el Makai; pierde sus poderes de Makaioshin al entregárselos a Amón; muerte de Abrak y absorción de Sariel. Amón asciende al trono.
  • Año 781:
    • (Abril 20)_Escapa a la Tierra; se alía con los Guerreros Z.
    • (Mayo 10)_Cuando Amón escapa a la Tierra, tienen un enfrentamiento junto a los Guerreros Z; logran rescatar a Sariel.
    • (Mayo 11)_Al día siguiente, son citados por los Supremos Kaioshin y se quedan cuatro días en el Planeta Sagrado. El Kaio Anciano le muestra a Ánima el Árbol Sagrado y le da un pequeño entrenamiento.
    • (Mayo 16-???)_Búsqueda de las Esferas del Dragón.

Poder

ÁnimaScouter1.png

Durante este período, su capacidad física sobrepasa la de un humano promedio, pero su fuerza está por debajo de un terrícola experto en artes marciales, como TenShinHan o Roshi; por otra parte, su resistencia es más elevada que estos a comparación, estando un poco por encima que la de saiyajin en estado base. Aún así no es capaz de aprovechar esta del todo, precisamente por la falta de conocimiento en defensa básica. Su nivel de agilidad y reflejos no destacan mucho, pero son lo suficientemente acordes a su nivel.

Su habilidad y la energía que es capaz de manejar escala su punto máximo aquí; el conjunto de su capacidad de almacenar ki y efectividad de sus técnicas podría ser superior incluso que las de un SSJ2.

Estadísticas
Resistencia Fuerza Agilidad Ki
SaailEsferas4.png SaailEsferas2.png SaailEsferas3.png SaailEsferas5.png

Epílogo y Secuela (Inicio)

ÁnimaScouter2.png

Luego de un año entrenando para desarrollar su nueva habilidad, sus capacidades mejoran. Y al ser la primera vez que entrena, el progreso es muy notable. Su fuerza ahora está al nivel de un artista marcial poco experimentado; su resistencia sigue siendo la misma, pero su agilidad también se incrementa considerablemente junto a sus reflejos, llegando a ser tan veloz como Gohan niño en su SSJ2.

En cuanto a su ki, disminuye significativamente con respecto a cuando era una Makaioshin, y ya no es capaz de usar ni soportar su energía del mismo modo; posiblemente esté al nivel de un saiyajin base en la saga de Namek. Su nueva habilidad tampoco tiene el nivel de letalidad o efectividad que la anterior, siendo más ineficiente para atacar pero sirviendo mucho para defenderse.

Estadísticas
Resistencia Fuerza Agilidad Ki
SaailEsferas3.png SaailEsferas3.png SaailEsferas4.png SaailEsferas3.png

Secuela (Mitad)

ÁnimaScouter3.png

Hay un periodo luego del regreso de Sariel en el que, a pesar de mantener cierta constancia con entrenamientos gracias al viaje, sus capacidades van en picada. Su cuerpo se va debilitando y aplaca la poca fuerza y resistencia que tiene, siendo este el estado más vulnerable que ha alcanzado. Y tras la lesión que sufre, se estanca todavía más.

Aquí ya no es capaz de aprovechar su destreza, y mucho menos soportar un combate contra un profesional, ya que sus herdias no se recuperan con la misma rapidez y su resistencia al dolor es más baja. Aún así ha llegado d erecibir al menos un golpe de los híbridos saiyajin en su estado base sin desfallecer en el intento.

Estadísticas
Resistencia Fuerza Agilidad Ki
SaailEsferas1.png SaailEsferas1.png SaailEsferas3.png SaailEsferas3.png

Energía Negativa


ÁnimaKi.png

El ki de los Makaijin se diferencia en esencia del que se conoce comúnmente. Este no se manifiesta en energía para realizar ataques como tal, ni sigue unos patrones tan exactos. En cambio, se manifiesta a través de habilidades.

La energía de estos seres tiene un funcionamiento mucho más místico, que aunque tiene relación con el entrenamiento físico, se arraiga mucho más a la capacidad mental y espiritual del usuario.

Estilo de Combate

Anteriormente se mencionó que a Ánima le gusta el ajedrez, entonces usaremos eso como una suerte de metáfora.

Entonces, recordando que el punto fuerte de Ánima es su inteligencia emocional y capacidad de deducir las emociones del otro, usaría esto a su favor desde el inicio, mostrando seguridad en todo momento aún si la partida va en desventaja, sólo para descolocar al contrincante y llevarlo a dudar de sus decisiones.

Eso no significa que no tenga algo pensado, pues antes del enfrentamiento, trataría de dialogar un poco con su rival para ver qué clase de persona es y qué tipo de juego puede esperarse de alguien así. Con eso se haría una idea de qué hacer, e iría tratando de formar una estrategia funcional sobre la marcha del juego, pensando sus posibilidades y yendo hacia donde más le conviene.

Sería bastante cuidadosa con cada movimiento, pensando en la reacción que puede ocasionar cada uno y si al final le da o no una ventaja. Siendo de esta forma, no le importa sacrificar piezas si con eso se asegura una victoria, aún si le queda una sola pieza en el tablero.

Si todo falla y se ve en jaque, intenta mantener la compostura y recurrir a una de sus dos opciones de respaldo, la manipulación y la trampa.

En el primer caso, trataría ya no solo de intimidar con su seguridad fuera de lugar, sino de incomodar al contrincante usando lo que sepa de él en su contra, podría ser un aspecto de su personalidad que haya notado o información personal que sepa, lo que sea útil para persuadirlo de perder o hacer que baje la guardia. No le importa llegar más bajo y tocar algo muy privado o traumático, ya que debe salir de esa situación sin importar qué.

Y eso nos lleva a la última opción, trampa. Si se ve atascada y tiene la oportunidad de usar trucos o ayuda externa sin que nadie la descubra, sin duda lo hará. Pues sabe que en la guerra todo se vale, y mientras nadie la descubra, significa que ha sido lo suficientemente astuta.

Por otro lado, si se ve en absoluta ventaja, eso la llevaría a dejarse llevar un poco y burlarse de su contrincante, cediëndole una jugada para darle falsas esperanzas y luego retomar, haciéndole saber que tiene el control total de la situación. Pero esto lo haría en casos muy específicos, y no sería tan torpe para dejar que gracias a un descuido de este tipo le ganen.

Ahora toca ver cómo sería esto plasmado en un combate real: Ánima es una persona sin gran fuerza física, su agilidad tampoco es de otro mundo y realmente sólo destaca por sus habilidades especiales y anteriormente, su gran capacidad de regeneración. Así que lo único que puede hacer es usar estas tácticas a su favor para hallar una oportunidad y no desperdiciarla bajo ninguna circunstancia.

Por eso, al momento de luchar está preparada para actuar como mejor le sale, poner en riesgo su salud y quizás su vida con estrategias rebuscadas y peligrosas con tal de llevarse la victoria. Claro está, por razones como esta únicamente pelea cuando es totalmente necesario ganar.

Damn Stage: Persona

AnimaVdMGif.gif

Introducción

Damn Stage: Persona es la habilidad inicial de Ánima; se trata de una serie de disciplinas o poderes psíquicos que actúan sobre la materia, viva o muerta. Se presenta como una capacidad misteriosa de crear ilusiones, pero la verdad detrás de este poder va mucho más allá. Incluye las siguientes ramas:

Telepatía Puede alterar las percepciones de la mente e implantar ideas dentro de estas.
Telequinesis Capacidad de mover objetos con la mente. También puede hacerlos explotar o aplicarles presión.
Inmovilización Molecular Capacidad de mover objetos con la mente. También puede hacerlos explotar o aplicarles presión.

Funcionamiento

Esta es una habilidad que consume mucha energía al usuario, y requiere de una gran concentración mental y capacidad de previsualización para llevar a cabo los procesos que son más complejos.

En el caso de las dos últimas disciplinas que se mencionan, no son tan laboriosas, pues basta con enfocarse en el objetivo y mover una mano para hacer acatar la orden. Mientras más grande y lejano sea el objeto, más difícil será, especialmente si opone resistencia.

Tratándose de la telepatía, aplicarla es algo más complejo. El usuario requiere de haber mantenido contacto visual con el individuo no mucho antes para establecer una conexión psíquica.

Luego, hará falta poner en blanco la cabeza para tener un total control de la situación, pues de interferir algún pensamiento o emoción durante este proceso, lo volverá ineficiente o hará que se salga de control por completo.

En este momento es cuando el usuario pone en práctica su destreza para previsualizar sobre su víctima, pensando a detalle en la clase de alteración que hará sobre este, qué clase de alucinaciones tendrá y qué efectos tendrá sobre sistema nervioso. Para esto necesita "meterse" en la mente del objetivo, y así ver lo que este está viendo, aunque nadie más podrá, por más cerca que se encuentre, será algo que quede únicamente entre el usuario y las personas seleccionadas como objetivo, que bien podrían ser más de una, pero de nuevo, mientras más cantidad de personas y más resistencia mental oponga la víctima, más complejo. Por eso es buena idea acompañar este proceso con una hipnosis o afirmaciones que resulten sugestivas, del tipo "estás sintiendo dolor" o "te estás volviendo loco".

Efectos

Una vez pasado este umbral y teniendo invadida la mente de la víctima, el sistema nervioso quedará completamente susceptible a las condiciones que se le pongan. Si la orden es "siente dolor", entonces la víctima comenzará a agonizar. Si la orden es "sangra" entonces los tejidos se romperán para dejar brotar la sangre, aún sin un haber recibido una herida o si resulta inconsistente con el efecto. Pues la magia está en que, aún si eres golpeado por una pequeña roca, podrías ver y sentirlo como una bala traspasando tu cuerpo, y eso sería real, tu cuerpo realmente habría sido traspasado por una bala y quizás morirás desangrado luego de eso, pero también cabe la posibilidad de que no sea así, y regreses a la realidad sano y salvo, y todo haya sido una aterradora alucinación.

Cabe también la posibilidad de que, aunque todo haya sido falso, tu cuerpo realmente resienta lo que ha sufrido, porque es como si hubiera sido drogado y ahora eso corre por tu cuenta, al punto de que puedes marearte, sentirte débil o tu sistema puede llegar a colapsar de algún modo.

Pasiva

Este es el estado natural de la habilidad, que no requiere una sobrecarga en el cuerpo del usuario ni llevar al límite sus capacidades. Se pueden utilizar la telequinesis e inmovilización, pero no telepatía.

SphynxÁnima.png
Inconspicuous
Una de las más recurrentes de la demoniza, consiste en presionar un punto del cuerpo de su rival para incomodarlo. Suele ser el cuello o vías respiratorias.

Al recibir este ataque, nuestro amigo Abrak sentirá como el aire se le escapa de los pulmones y la presión sobre su tráquea aumenta, dejándolo sin respirar unos segundos. Pero para su suerte, no se puede mantener por mucho tiempo.

AbrakDon'TTrust.png
Don't Trust
Esta sencilla técnica consiste en inmovilizar por completo al adversario, hacerlo levitar y posteriormente arrojarlo. Requiere un poco más de esfuerzo que la anterior.

Abrak se siente más tranquilo al poder respirar aún paralizado, pero su calma solo dura hasta ser estampado contra un muro.

AbrakAlert!.png
Alert!
Es tan sencillo como hacer levitar cualquier objeto pesado, lanzarlo contra el enemigo a la máxima velocidad posible y hacerlo explotar al último segundo. Podría causar algo de fatiga si se trata de uno que supere la fuerza del usuario.

Y el sujeto de prueba no ve venir la enorme roca hasta que explota en su cara.

Activa

Activar la habilidad significa poner al usuario en una tensión constante a nivel físico y mental. Es un estado donde el desgaste y los efectos secundarios de aplicar sus técnicas puede llegar a ser casi tan potente como el daño a sus víctimas, pudiendo marearse, sentirse asfixiado, sufrir temblores, alteraciones sensoriales y en el peor caso, la tensión podría provocar una hemorragia.

Se pueden utilizar con libertad las tres disciplinas antes mencionadas, pero la telepatía en este caso será la estrella, y actuará como una especie de droga alucinógena que ataque el sistema nervioso en su totalidad. Es por esto que si se utiliza mucho sobre un individuo, puede recaer en problemas como degeneración de tejidos, enfermedades cardiovasculares y una pérdida de la esperanza de vida.

AbrakErratic.png
Erratic
Una de las maneras en las que Ánima despista al rival es jugando con su audición.

Esta técnica se encarga de plantar diversas ondas sonoras con sonidos y voces distorsionadas provenientes de varias direcciones a la vez, por lo que al escuchar tantas cosas en simultáneo, Abrak no logra concentrarse y pierde de vista su objetivo, además de sentirse aturdido y con jaqueca.

AbrakPaS.png
Peace and Storm
Esta es una técnica de efecto retardado que afecta el sistema nervioso de forma directa.

Al ejecutarse, Abrak sentirá que el cuerpo le pesa demasiado, al punto de obligarlo a arrodillarse. Comenzará a ver doble y sufrir alucinaciones visuales por un tiempo corto, sentirá algo de dolor muscular y luego cesará. Estará como si nada hubiera pasado, hasta que alguno de sus nervios estalle y le provoque una o más hemorragias.

Pregunta.png
Inside Lie
La técnica insignia de Ánima. Utilizando al máximo su concentración, el enemigo será hipnotizado de modo tan extremo que se acabe formando un campo ilusorio que abarque todos sus sentidos, desde la vista, tacto, olfato y oído. Aquí se da lugar a una completa libertad creativa respecto a lo que se puede hacer con la víctima, es cuestión de jugar con sus emociones y sugestionarlo hasta volverse loco o morir.

Usaremos al demonio de ejemplo: él ahora solo es capaz de ver neblina, y cuando alguien se acerca para patearlo, el impacto se sentirá como si le hubieran roto la pierna. Y de hecho, la tendrá rota aunque el golpe no haya sido fuerte. Luego de eso, escuchará indicaciones del tipo "Respirar es demasiado costoso" y comenzará a sentirse cada vez más mareado, hasta perder la consciencia.

Plan B

Esta habilidad representa el nuevo deseo de Ánima por proteger a Sariel y aquellos que le importan; contrasta por completo con su antigua habilidad.

ÁnimaPB.gif

Características

Esta habilidad, a diferencia de otras, no posee en sí una capacidad de activación que diferencie su pasiva de la activa, ya que tiene un automatismo implícito.

  • Puede utilizar el "sexto sentido". Una serie de indicios a modo de patrón que le advierten sobre el peligro antes de que ocurra.
  • Al momento de responder a este, sus capacidades físicas mejoran momentáneamente.

Desventajas/Condiciones

  • No puede usarse en pro de defensa propia, solamente de otros.
  • Por el motivo anterior, el usuario puede llegar a límites como arriesgar su propia vida sin darse cuenta.
  • Es eficiente solamente si el usuario siente un peligro real.
  • No dura más de unos pocos minutos.

Debilidades

Golpe al rostro/cuello Si bien suele tener una buena resistencia y tolerancia al dolor, estas zonas se ven debilitadas por las antiguas quemaduras cuyas cicatrices aún duelen al recibir un impacto como este, en especial la parte izquierda de su cara, por lo que siempre intenta recibir los golpes del otro lado. También afecta de forma psicológica al recordar estos hechos.
Cuerpo a cuerpo Como se ha visto, la demoniza es incapaz de sostener un combate utilizando sólo su fuerza física y mediocre habilidad en artes marciales. No podría seguir el ritmo de un profesional sin utilizar un mecanismo de ayuda, menos s su rival posee una fuerza bruta superior.
Orgullo Aún si este es un punto débil que aprovecha en sus rivales, no la exonera de sufrirlo ella misma. Este puede llevarla a arriesgarse más de la cuenta, y aunque con el tiempo ha sabido controlarlo, es algo que jamás logra eliminar por completo.
Exposición a la luz Como cualquier makaijin, los rayos solares y luces fuertes le provocan quemaduras, mareos y a largo plazo, debilitan su sistema biológico. Gracias al protector solar y gafas creadas por la Corporación Cápsula, puede disminuir esta condición.
Climas templados/fríos Otra cosa que heredó de su raza, es la poca tolerancia al frío. En temperaturas menores a 30°, se va notando una incomodidad y disminución de las defensas, mientras que en temperaturas menores a 20° el cuerpo se ve debilitado y es más susceptible a sufrir daños graves sin recuperarse. También existe riesgo de hipotermia.
Sariel Sin duda, el medio demonio es su mayor kryptonita; tratará de impedir que el muchacho reciba cualquier ataque letal, aún si debe actuar de escudo. Y en general, entrará en desesperación con tal de protegerlo. Puede ser una ventaja en ocasiones, pero también su sentencia de muerte.

Raza

Artículo principal: Makaijin

Ánima forma parte de los Makaijin, también llamados demonios. Son la contraparte de los Shinjin, que nacen del mismo Árbol Sagrado, de un fruto corrompido. Se dividen en Makaioshin, que nacen de los frutos, y akumajin, demonios comunes creados a partir de la energía de estos. Residen en el Makai.

Suelen ser seres de moral pecaminosa, que a menudo se dejan llevar por emociones negativas y son movidos por el odio. Esta conducta es más marcada en los Makaioshin, al tener una mayor concentración de energía negativa.

Instrumental

Objetos

ÁnimaCapaObjetos.png
Capa
La capa fue confeccionada para la reina con la tela más resistente. Solía usarla junto a una estola que le robó a Azrael durante su enfrentamiento en la guerra. Esta prenda se la regala posteriormente a Sariel, su actual portador.
ÁnimaCollarObjetos.png
Collar
Este es el objeto más preciado de toda su colección, pues es un regalo que Sariel le dió cuando aún vivían en el Makai. Lo usa todo el tiempo, bajo la ropa o a la vista.

Le brinda valor al hacerla pensar en el muchacho cada vez que lo ve, ya que le hace recordar la razón por la que no debe rendirse bajo ninguna circunstancia.

ÁnimaArmaduraObjetos.png
Armadura
Se trata de un nuevo prototipo de armadura creado por la Corporación Cápsula, siendo Ánima su primer sujeto de prueba. Estas son más livianas y con mayor resistencia, además de brindar comodidad al estar pegadas al cuerpo. También son muy personalizables; esta tiene un sistema de calefacción interna que le evita a la Makaioshin sentir frío.
ÁnimaGafasObjetos.png
Gafas/Scouter
Los lentes creados por el Dr. Brief evitan que la intensa luz del sol se filtre, disminuyendo cualquier daño que pueda provocar, y brindan el aumento suficiente para ver con claridad. Además, funcionan de scouter al activar un pequeño botón al costado de estos.
ProtectorObjetosDB-S.png
Protector solar
Es un protector especial creado por Bulma tomando en cuenta las condiciones y fisiología de los Makaioshin. Está configurado para prevenir las quemaduras de los rayos solares en su fiel y disminuir cualquier efecto secundario que puedan provocar.

Historial

Oponente/s Resultado Capítulo/s Relevante
Abrak Inconcluso Entrenamiento
Uriel Victoria Combate indirecto
Dabura y Azrael Inconcluso con Dabura Muerte de Azrael; tratado de paz
Dabura Victoria Remate; muerte de Dabura
Amón y soldados (con Abrak, Sariel y rebeldes) Inconcluso Absorción de Sariel; muerte de Abrak
Rebeldes Victoria Entrenamiento

Oponente/s Resultado Capítulo/s Relevante
Trunks Victoria Entrenamiento
Akumajin y demonios mascota (con Piccolo) Victoria N/A
Amón (con Gohan, Trunks y Vegeta) Inconcluso Regreso de Sariel

Curiosidades/Agradecimientos

  • Es el primer OC femenino creado por el autor, además de ser su favorito entre los que ha creado hasta ahora.
  • El personaje literalmente se llama como su arquetipo, esto porque no se pudo pensar en un nombre más icónico. Y hasta se le añade una tilde para que se sepa a primeras la pronunciación correcta.
  • Posee rasgos de personalidad muy similares a Vegeta y Piccolo, desde el orgullo hasta la redención y carácter materno/paterno que adopta.
  • Se pensó que Ánima tuviera una heterocromia parcial, pero se terminó por descartar la idea al no concordar del todo con la narrativa pensada. En su lugar, se la distingue por una ceja cortada.
  • Se podría pensar que el color representativo de este personaje es el rojo o el negro, pero en realidad es el café. Este lo utiliza a partir de su segundo diseño, y el mismo representa madurez y neutralidad.
  • Para su voz, se buscó un tono grave y destacable. Por eso se eligió la interpretación de Laura Torres con Sarah Connor como la mejor referencia.
  • Los nombres para sus técnicas son distintas razas de felinos, debido a su misma similitud con estos y el cariño que desarrolla debido a que Ánima solía practicarlas con este. La única excepción es su ió su propio récord de imágenes creadas, logrando hacer seis en un día.
  • El personaje cuenta con un total de 59 imágenes en su galería, siendo la más grande entre lo
  • Varias de las imágenes usadas en la plantilla (TWS; Prólogo y DB:S) están dibujadas sin usar una base, ayudándose de referencias variadas.
  • Demuestra leves síntomas de mentira patológica, ya que lo hace con cierta frecuencia para ahorrar explicaciones, sin sentir remordimiento. Esto lo hace especialmente con la historia de sus cicatrices, y respecto a su primera habilidad, no revelando nunca los secretos de esta.
  • Se ha visto que tiene vértigo, debido a que el Makai es una zona bastante llana.
  • En el concepto del segundo diseño, el flequillo del pelo sigue el mismo sentido que el anterior diseño, pero esto se cambió a último momento. El autor creyó que así lucía mejor.
  • Siguiendo con el segundo diseño, una de las razones por las que se cambió el cabello a un rojo más fuerte, fue para acentuar más el tono de ojos. Estos últimos le eligieron por ser el color de ojos favoritos del creador.
  • Para la instrumental, el autor propuso una combinación de piano y guitarra eléctrica, con tal de demostrar un constaste fuerte que represente la dualidad en la esencia de Ánima.
  • Si se abren algunas imágenes remakeadas del artículo, se podrá ver en el historial su versión original. Compararlas puede ser divertido.
  • Agradecimientos a Gond SS por dejarme usar su plantilla expandible en el apartado de poder.
  • Agradecimientos a Sinidius por incentivar a hacer una cronología.
  • Agradecimientos a Dark Phantom666 por el hermoso OST.
  • Agradecimientos a Kyylla y GOKUTAAS97 por dar consejos para mejorar el personaje.

Galería

Arte conceptual

Boceto/Preliminar

GIF

Externo/Cameo

Fanart

Advertisement